Matelibros…libros en las matemáticas

Just another WordPress.com weblog

El diablo de los números noviembre 2, 2007

Filed under: El diablo de los números — Teresa @ 5:35 pm


Título: El diablo de los números
Autor: Hans Magnus Enzenserberg
Editorial: Siruela

“Realmente no se detiene ante nada, pensó Robert para sus adentros. Ya sea el cielo o la arena, el anciano lo escribe todo con sus números. ni siquiera el agua está segura ante su bastón”

A Robert no le gustan las Matemáticas, como sucede con muchas personas, por que no las acaba de entender. Pero una noche sueña con un diablillo que pretende iniciarle en la ciencia de los números…

 

1.150 Responses to “El diablo de los números”

  1. Olalla Rey Casal Says:

    “El diablo de los Números” é un libro matemático escrito por Hans Magnus Enzensberger que conta a historia dun neno (Robert) que non lle gustan as matemáticas, parte por culpa do seu mestre.

    É un libro moi sinxelo de ler, conta con moitos debuxos e exemplos o cal facilita a súa comprensión, pero paréceme un libro un pouco complicado para dar en primaria xa que hai conceptos que non se estudan neses niveis.

    Algo que me chamou bastante a atención e que defenden o uso da calculadora, pero na maioría das escolas está prohibido a súa utilización.

    Paréceme un libro esencial para que o lean mestres e futuros mestres para que poidan comprender en moitos casos a realidade das clases de matemáticas que se imparten en moitas escolas.

    En definitiva recomendaría este libro a tódalas persoas interesadas polas matemáticas (tanto xóvenes como adultas) que non tiveron unha experiencia agradable con esta materia.

  2. jorge pena (2º magisterio primaria) Says:

    El diablo de los números es un entretenido cuento de matemáticas, cuyo autor es Hans Magnus Enzensberger.
    Robert es un niño al que no le gustan y, además, le aburren las Matemáticas, porque no las acaba de entender y le parecen aburridas, sobretodo las clases de su profesor, el Señor Bockel, siempre con sus aburridas trenzas y su periódico.
    Robert todas o casi todas las noches tenía pesadillas, pero una de ellas sueña con un pequeño diablillo que se llama Teplotaxl, aunque se hacia llamar “el diablo de los números”.
    En sus sueños con Teplotaxl, éste pretendía enseñar a Robert que las matemáticas, entendiéndolas, eran divertidas y mucho más fáciles de comprender. Para que fuera así el “diablo de los números” se ayudaba mucho de dibujos, ejemplos poco comunes y mágicos, paisajes siempre distintos y palabras, o acciones y juegos determinados para que le resultaran más fáciles. Las primeras noches para Robert eran difíciles, aburridas, puesto que el no quería asistir en sueños a más clases de matemáticas… y el sueño finalizaba cuando el diablo se mosqueaba, estallaba y desaparecía.
    El chico y el anciano diablo fueron haciéndose amigos y a Robert le empezaban a llamar la atención las matemáticas y también, por qué no decirlo, le comenzaba a caer bien Teplotaxl. Robert en las aburridas clases del colegio era incluso un alumno “aventajado”.
    Durante el día le gustaba estudiarlas y esperaba y deseaba el sueño de la noche con su AMIGO para completar, aprender nuevas y DIVERTIDAS cosas sobre esta “nueva” asignatura para él.
    De esta manera, Robert comienza un recorrido nuevo y apasionante a través del mundo de las Matemáticas.

  3. Luis Piñeiro Castro Says:

    El Diablo de los Números.

    A través de diferentes sueños que va teniendo el protagonista, en cada noche el Diablo de los números aparece para hacer comprender a Robert que las matemáticas no son lo que parecen y van más allá de lo que su profesor le explica en el aula. Al igual que hemos sufrido muchos de nosotros, Robert tiene un maestro que no es capaz de transmitir a sus alumnos las verdaderas matemáticas que se deberían dar en la escuela. En cada uno de los 12 sueños del protagonista se introducen de manera “comprensible” y ”accesible” conceptos sencillos que nos hacen ver las posibilidades de una buena didáctica matemática y de la posibilidad de convertir esta asignatura en atractiva para todos en lugar de estigmatizarla como le ocurre a la gran mayoría de niños en su infancia.
    A pesar del tinte infantil que puede aparentar el libro y de las ilustraciones, no me parece adecuado para un nivel de primaria. Sin embargo sí que lo aprecio para niveles superiores como los de la ESO ,ya que aunque empieza con términos sencillos tipo: fracciones, divisiones triángulos, etc también incluye cosas más complicadas según avanzan los capítulos. A modo de reflexión me parece que este libro puede contener un elemento motivador y es que el problema que existe con las matemáticas está en el medio en que se transmiten y la forma, y no tanto en los contenidos de esta, y por ello puede hacernos sentir no tan incompetentes como pensamos ser. Sin duda un libro diferente y con bastantes posibilidades a nivel de reflexión y de “didáctica” entre comillas, aunque desde mi punto de vista menos entretenido que “El Tío Petros y la Conjetura de Goldbach”

    Luis

  4. Sandra Viéitez García, Educación Primaria (2º curso) Says:

    Ao meu parecer o diablo dos números ten como obxectivo achegar as matemáticas aos nenos (e non tan nenos) dunha maneira distinta a que se plantexa normalmente e que pretende ser lúdica e didáctica ao mesmo tempo.
    Dado que está escrita nunha tona “infantil” será comprensible para nenos de primaria en diante, ademais ao colocar a un neno que odia as matemáticas como protagonista principal fai que o lector se poida poñer no seu lugar e sentirse identificado máis facilmente.
    Por outro bando é moi interesante a maneira de estruturar os contidos que o libro propón, introducindo de maneira gradual distintos conceptos teóricos que se fan máis amenos coas explicacións que o segundo protagonista, o diablo, nos dá. Este, pretende captar a atención do neno pero tamén a do lector.
    Paréceme importante tamén o feito de situar na vida e nas experiencias cotiás do neno, a teoría que se propón, como por exemplo na octava noite, cando tratan os números factoriais e as distintas posibilidades de combinación, o diablo contextualiza as súas preguntas sobre o tema cun exemplo que ten luar no colexio de Robert e cos seus compañeiros de clase.
    Por outro lado, non creo que este sexa un libro que se deba recomendar de lectura obrigatoria para educación primaria posto que contén moita teoría matemática que se non rematan de comprender ben pode facer que perdan máis o interese na materia. Algo que si se podería facer e que sería interesante é traballalo na clase con eles de maneira que os mestres/as fixeran de guías entre o contido do libro e os nenos.
    Ademais, tamén se podería recomendar para nenos da ESO ou bacharelato para lectura obrigatoria ou ben para aqueles que teñen interese en estudar ou profundar neste campo.

  5. Carlos V. Toimil Says:

    Carlos Villardefrancos Toimil – Grao en Mestre/a en Educación Primaria (USC)

    Esta novela narra a historia de Robert, un cativo ao que non se lle dan ben as matemáticas, debido á pasividade que mostra o seu mestre. Esta situación muda cando “o demo das matemáticas” decide visitar durante ao neno nos seus soños. A súa misión principal será a de ensinarlle ao rapaz diferentes conceptos matemáticos dunha forma “distinta”, o cal provoca que Robert os asimile sen esforzo.

    Esta novela paréceme unha lectura ideal para os rapaces de primaria, xa que o vocabulario é moi sinxelo e os conceptos preséntanse de maneira clara e ordenada.

  6. Sheyla Martínez Ferreiro Says:

    Especialidad: Grado en Maestro de Educación Primaria

    “El diablo de los números” es una historia muy interesante, entretenida y fácil de leer. En ella se nos presenta a un niño, Robert, que conoce en sus sueños a un diablo de los números, Teplotaxl, que lo visita durante 12 noches. A lo largo de este tiempo, consigue que el pequeño deje de odiar las matemáticas pues, como la mayoría de los niños y niñas, considera esta ciencia como algo aburrido e incomprensible que no tiene ningún tipo de utilidad. Esto suele estar relacionado con la forma de enseñar las matemáticas en las aulas ya que todo se reduce a realizar ejercicios sin darle ningún tipo de significado a lo que se hace. Sin embargo, el diablillo fue capaz de conseguir, en tan solo 12 sueños, que Robert se interesase por las matemáticas y que viera que no son tan aburridas como le habían enseñado a él, hasta el punto de preferir quedar analizando lo que le había enseñado el diablo en lugar de ir a jugar con sus amigos o querer ir a dormir temprano para soñar y saber más cosas fantásticas.

    Creo que este libro es un recurso didáctico muy completo porque sirve tanto para aprender contenidos sobre las matemáticas de una forma diferente a la tradicional, donde todo queda reducido a lo memorístico y procedimental, como para obtener formas de enseñar esta ciencia. Con esto último me refiero a que los docentes deberían ser como el diablo de los números, es decir, ser capaces de motivar a los niños dejando que sean ellos/ellas mismos los que descubran matemáticas investigando, construyendo así su propio aprendizaje, el cual sería mucho más significativo. Para esto, opino que lo más adecuado es lo que hacía Teplotaxl: plantear una situación para que sea el propio niño, empleando su razonamiento y conocimientos, el que llegue al concepto que se le quiere explicar, tal y como lo hacía Robert con ayuda del diablillo. Al mismo tiempo, también extraigo de esta lectura la importancia de presentarle a los niños diferentes procedimientos y recursos a la hora de explicar matemáticas.

    Me parece muy interesante e importante que el diablo de los números se apoye en la realidad para explicarle cosas como los números de Bonatschi, recurriendo a la reproducción de las liebres y a la ramificación de las ramas de los árboles; los números factoriales jugando con las posibilidades que habría para la colocación de sus compañeros en las mesas de la clase; la base matemática presente en la naturaleza, por ejemplo, en la formación de los copos de nieve, etc. Esto facilita la comprensión de lo que se explica a la vez que se está mostrando la utilidad de las matemáticas y su presencia en todo lo que nos rodea.

    En esta lectura podemos ver como los contenidos siguen un proceso gradual, es decir, en diablo va aumentando la dificultad de los contenidos poco a poco en cada sueño. Además, establece siempre una relación entre lo nuevo que va mostrando y lo ya visto anteriormente para mostrarle a Robert que las matemáticas no sólo son fórmulas y cuentas aisladas sin significado, todo está relacionado. También quiero destacar el hecho de que el diablo le dejaba asimilar al niño lo que había descubierto y le permitía descansar cuando veía que ya estaba saturado, lo cual creo que es lo más apropiado.

    El vocabulario empleado en este libro no es el que estamos acostumbrados a ver u oír, ya que se utiliza un lenguaje más simple, con lo que creo que se busca facilitar la comprensión de los conceptos al mismo tiempo que quitarle importancia a la palabra o palabras con las que se nombran, lo importante es comprenderlo. Por ejemplo, para referirse a los números primos se empleaba “números de primera”; para la raíz cuadrada se utilizaba “rábano”; para las potencias, “números saltarines”, etc.

    He podido comprobar que el diablillo, con su metodología, consiguió que fuese el propio niño el que se interesaba por buscar el significado de las cosas y comprenderlas, pues vio que en realidad las matemáticas no eran tan complicadas, sino todo lo contrario, algo muy interesante y divertido. A mayores, le explicó que hay cuestiones que todavía están sin resolver en el amplio mundo de las matemáticas. Le comentó que, muchas veces, esto estaba relacionado con el carácter infinito de los números, algo muy complicado de comprender por ser un concepto abstracto, pero sobre lo que el diablo siempre insiste para comprobar que el niño lo comprendió.

    En este libro también se trata, aunque de forma muy breve, la escasa presencia de las mujeres en el mundo de las matemáticas cuando el diablo de los números lleva a Robert al “infierno de los números/cielo de los números”, dónde había muy pocas mujeres en comparación al número de hombres. Creo que esto es un tema muy interesante sobre el que se debe reflexionar y al que se le debería dedicar alguna parte más de la lectura.

    Como conclusión, quiero resaltar que el libro transmite una imagen engañosa al ver la portada ya que parece que es una lectura dirigida a un público infantil. Sin embargo, al leerlo comprobé que esto no es así porque, a pesar de que es un libro que se lee rápido y cuenta con muchas imágenes intercaladas, los contenidos matemáticos que se exponen me parecen complejos para niños de Primaria. Por esto mismo, yo recomendaría el libro a partir de la ESO. Aun así, si me plantearía la opción de presentar algunos de los capítulos más sencillos de éste en el último curso de Primaria ya que al estar divididos sería sencillo trabajar con ellos avanzando poco a poco y ayudaría a motivarlos, sobre todo a aquellos niños/as que tuvieran más dificultades con las matemáticas. Además, aprovecharía las diferentes actividades presentes a lo largo de la lectura que hacen despertar curiosidad en el lector y, al mismo tiempo, que participe activamente a lo largo de la lectura, siendo así más amena y divertida.

  7. Nerea Gil González (Educación Primaria) Says:

    Desde mi punto de vista, el principal objetivo de “El diablo de los números” es crear en el lector una actitud positiva antes las matemáticas. Robert es un niño con el que el alumnado podría empatizar al sentir desinterés por esta área curricular. La figura del diablo muestra la importancia de dicha área, así como su parte lúdica.

    Durante la lectura de este libro pude observar que se trabajan una serie de aspectos presentes en el currículum de primaria, dentro del área matemática. Se trata de conceptos como: números enteros y decimales, números capicúa, sistema de numeración romano, potencias, el valor posicional de las cifras, la división , la multiplicación, los números primos, las raíces cuadradas, los números periódicos, el área del cuadrado y el triángulo, etc. La lectura de dicha obra en el aula puede ser una buena forma de introducir estes temas. Además algunos de ellos son enfocados con una metodología que invita a la reflexión del alumnado y, por lo tanto, a una mejor adquisición del concepto. Por ejemplo, para comprobar que el área del cuadrado es la mitad que la del triángulo, el diablo invita al protagonista a que manipule dichas figuras completando dos triángulos en un cuadrado. Por otra parte, tenemos la aplicación en casos prácticos de la teoría por ejemplo para explicar que 1/3 es mayor que 1/7 lo que hace el diablo es explicarlo a través de: si la porción que se reparte de un chicle es mayor cuando se hace entre tres que cuando se hace entre siete; explicando al mismo tiempo las partes de la fracción (numerador- 1 chicle; denominador- 3 personas).

    Otro punto a destacar es el vocabulario que utiliza el diablo con Robert, es de carácter más cercano al niño que el lenguaje matemático por ejemplo, a las raíces cuadradas les llama: rábanos. También es un aspecto importante el hecho de que la forma de introducir un determinado tema es a partir de los conocimientos que el protagonista tiene adquiridos previamente. Dentro de esta metodología cabe destacar que en un principio se trabajan las teorías con cifras pequeñas y, una vez comprendido el concepto, se aplica a otras de mayores dimensiones para así hacerle ver al protagonista que no es importante la magnitud de estas.

    En relación a esto, decir que el propio libro aplica una metodología para su público adecuada para que se lleve a cabo una práctica de sus contenidos matemáticos. Dos buenos ejemplos son que cada capitulo lleva implícito contenidos de los anteriores y que a lo largo de todos los capítulos o al final de estos aparece un recuadro con un ejercicio para el lector sobre lo trabajado.

    A lo largo de la obra se puede apreciar la presencia de la magia que lo dota de un toque infantil pero, a pesar de todo esto, tengo que decir que desde mi punto de vista este libro no es el más apropiado para trabajar en primaria porque abarca temas que no están dentro de la programación didáctica como los diferentes tipos de probabilidad. Por lo que, en caso de trabajarlo, solo lo haría en profundidad con una selección de capítulos.

  8. Alejandro Vazquez 2º grado de Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números”

    El libro “El diablo de los números” es un libro que gira entorno a un niño llamado Robert, quien detesta las matemáticas, y vivía noche de frustración debido a ello ,en gran parte por culpa de su profesor de la escuela debido a que imparte clases poco entendibles; esta visión de Robert cambia cuando comienza una relación en sueños con un pequeño diablo, el cual le explica datos cuanto menos curiosos sobre los números y lo fácil y divertido que es trabajar con ellos cuando los entiendes de la manera correcta.
    Esta relación va a durar doce noches, donde el diablo va a mostrar al protagonista que no solo en los sueños hay una extraordinaria realidad digna de ser descifrada, sino que esa realidad debe tener una parte lógica o común. Es por eso que explicándole todo a Robert de la manera más lógica consigue enganchar al joven a las matemáticas.
    Por una parte llegas a empatizar con Robert ya que te sientes identificado con el, ya que nunca le encontré el gusto ni el sentido a las matemáticas pero yo no tuve la suerte de encontrarme con alguien que me enseñara las matemáticas o que me hiciera entender de una manera adecuada las matemáticas.
    Desde un punto de vista más crítico, el libro abarca diversas operaciones matemáticas como pueden ser la sencilla construcción de algoritmos, hasta la deducción o cálculo… Un punto a favor de este libro es la utilización de las imágenes a lo largo del libro, ya que hace la lectura más amena y más comprensible para reforzar la escrita. Creo que de esta forma para los lectores más jóvenes resultaría más sencilla la lectura además de hacerles ver las matemáticas como se ven raramente; como un juego de lógica.
    La lectura de este libro te deja con una sensación agridulce, ya que visto desde una perspectiva pedagógica se puede ver un esfuerzo y una buena lectura, ya que se puede leer fluidamente a pesar de la temática, pero a uno le queda la duda si el tono empleado en el libro es el adecuado para llegar correctamente a al juventud. Para mí este libro es una forma de acercale las matemáticas a lectores más maduros que para niños de Primaria o incluso primer ciclo de Secundaria, ya que el lenguaje en algunas ocasiones puede resultar complicado y para los niños no le resultará tan fácil y no comprenderá la verdadera finalidad que tiene el libro en sí.
    Yo como profesor no recomendaría la lectura de este libro para niños de primaria ya que como bien dije antes el vocabulario y la forma en que está redactado el libro está más enfocada hacia personas con mayor interpretación y más maduras.

  9. Adrián Outeda Baños (2º Grao en mestre de educación primaria) Says:

    El diablo de los números
    – Después de haber leído el libro de Hans Magnus Enzensberger he de confesar que me ha sorprendido gratamente. La primera impresión es que un libro de lectura que trata sobre las matemáticas no puede desarrollarse sin caer en el aburrimiento, pero ha resultado todo lo contrario. Creo que en la historia se muestra la realidad de muchos alumnos y muchas aulas, donde las matemáticas resultan un agobio y llevan al alumno por el camino de la amargura. El principal problema recae en las limitaciones que el propio maestro pone a sus alumnos para desarrollar un conocimiento significativo y no la mera memorización de los métodos que él impone.
    En mi experiencia personal, he tenido varios problemas porque yo sabía resolver los problemas que el maestro proponía, pero utilizando métodos diferentes a los que el quería trabajar. Mi pregunta es: ¿No es mejor desarrollar las capacidades propias de la persona que cortar a todo el alumnado por el mismo patrón?
    En el transcurso de la historia, Teprotaxl, el diablo de los números, ayuda a Robert a apreciar la utilidad real de las matemáticas, aplicándolas a situaciones cotidianas y dándole una utilidad aplicable fuera del aula, porque es un tópico que la mayoría de los conocimientos adquiridos por imposición en el aula no son útiles más que para superar el examen del tema y luego, automáticamente, son suprimidos de la cabeza del alumno. Este es el resultado de un aprendizaje memorístico y no de un proceso constructivista.
    Este libro lo recomendaría para el último ciclo de primaria o el primer ciclo de secundaria, que son los cursos en los que desde mi punto de vista el alumno comienza a perder el interés por las materias que le resultan tediosas o demasiado teóricas.

  10. Santiago Sánchez Casal (Grao en Mestra de Educación PRIMARIA) Says:

    “El diablo de los números”:
    Este libro relata la historia de un joven llamado Robert al cual no le gustaban nada las matemáticas, sin mencionar que el profesor de matemáticas de su colegio es un hombre muy serio el cual les propone muchos problemas y muy difíciles para realizar durante las clases, mientras el pasa el tiempo “leyendo el periódico”, el cual es un pretexto para comer durante la hora lectiva. El protagonista acostumbra a tener muchas pesadillas, por lo que va a dormir con miedo de que se repita su rutina nocturna de siempre, pero una noche, Robert tuvo un sueño algo diferente, en este sueño conoce a un tipo de diablo de nombre Teplotax, el cual le incita a que le empiecen a gustar las matemáticas contándole lo fácil y divertido que puede llegar a ser si los entiendes y sabes trabajar con ellos.
    El desarrollo de la historia consta de unos doce capítulos en los que cada capítulo es representado con una noche en la que Robert soñó con el diablo de los números.
    Con el paso de las noches, el protagonista va olvidándose de su odio por los números y poco a poco le gustan más, llegando a interesarse mucho por las matemáticas, hasta el punto de que le empiezan a gustar y de esta manera se relata la historia.
    En cuanto a su utilización como material didáctico de Educación Primaria diría que sí que podría utilizarse, pero solamente para sexto curso, ya que puede resultar verdaderamente difícil de entender algunas cosas del libro para los alumnos, sobretodo algunos problemas que aparecen, por lo que creo que debería enfocarse más para una actividad para Educación Secundaria, ya que resultaría de mayor provecho para los alumnos sabiendo que tienen mejor asimilados los conceptos de esta asignatura.
    De todas formas, este libro aunque los alumnos no entiendan todo lo que pone, sí que pueden coger el mensaje de que no deben de temer a las matemáticas, como pasó con Robert, el protagonista de esta historia, ya que pasó de un gran temor por esta asignatura, a que le gustasen los números. Por lo que creo que puede resultar muy entretenido para los alumnos y una forma renovada de dar clase.

  11. juanccmc Says:

    Después de haber leído este libro titulado el “Diablo de los Números”, he sacado dos conclusiones de vital importancia. La primera, Uno de los grandes fallos en la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas es la imposición por parte de los docentes de un método único para el uso de algoritmos y la resolución de problemas (seguramente por causas afines al desconocimiento de otros métodos). En mi época escolar como alumno era muy raro que existiese un profesor que permitiese el uso de otros algoritmos alternativos a los vistos en clase, y eso es uno de los motivos por el cual los alumnos podrían estar odiando las matemáticas. Y la segunda conclusión que saco es la poca importancia que se le concede al proceso y la excesiva importancia que se le da a las soluciones finales, cabe destacar aqui la prohibición de la calculadora, herramienta básica para el calculo y que optimizan los procesos al máximo.

    Mas personalmente me gustaría añadir que el libro ha sido de una lectura muy agradable para mí, y en el aspecto mas puramente didáctico sirve perfectamente como recurso para la ayuda del proceso de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas.

  12. Carlos Puga García (Ed. Primaria) Says:

    O Demo dos Números de Hans Magnus Enzensberger -Der Zahlenteufel. Ein Kopfkissenbuch für alle, die Angst vor der Mathematik haben en alemán- é un libro que, a pesar de estar orientado cara un público cativo e adolescente, sen dúbida pode entreter a lectores de moi diversas idades.

    Nel nárrase a historia de como Robert, un neno con dificultades na materia de Matemáticas e sen interese cara as mesmas, viaxa a través dos sonos da man do Demo dos Números, Teplotaxl, por un mundo matemático onde o propio demo espertará, a través de diversos cálculos e regras matemáticas disfrazas de xogos e curiosidades, o interese de Robert polas Matemáticas.

    Paréceme un aspecto importante a destacar o empeño de Teplotax en que Robert comprenda cada unha cousa das que el lle explica, a través de obxectos cotiás e dos números máis sinxelos. Isto, segundo o meu parecer, é unha crítica a moitas situacións que se viven nas aulas, inda a día de hoxe vinte anos despois da publicación do libro, onde os mestres e mestras non son capaces, en moitas ocasións, de facer que os alumnos vexan o que se lles está tentando explicar, e esa falta de comprensión é a causa principal da desidia que o alumnado desenvolve en non poucas ocasións cara a materia. Nesta liña o autor mostra un camiño como posible solución, a de facer ver e comprender os alumnos as matemáticas de forma real, facéndoa útil para o seu día a día. De aí a comparación que se pode extraer a través dos capítulos entre o profesor da escola de Robert, o señor Bockel, que a través dos seus problemas de “trenzas” non é capaz de captar a atención nin de transmitir a utilidade das matemáticas a Robert, mentres que Teplotax si é capaz de espertar a curiosidade e as ganas de aprender en Robert.

    Tamén me parece interesante ese breve repaso histórico que se fai o longo dos capítulos, e con maior intensidade no últimos, das matemáticas, tanto de persoas relevantes nos descubrimentos matemáticos ó longo dos séculos como das teorías que inda hoxe forman parte das ferramentas imprescindibles para seguir descubrindo as matemáticas, así como unha crítica que fai á pouca relevancia que se les permitiu ás mulleres desenvolverse dentro da investigación matemática.

  13. Mayra Resúa Sánchez (Ed. Primaria) Says:

    El diablo de los números:
    En este libro, el protagonista pasa a ser Robert; un niño al cual no le gustan nada las matemáticas. Pero sorprendentemente una noche empieza a soñar con un diablo que le enseña trucos sobre los números durante doce noches, de este modo dicho diablo trata de demostrarle que las matemáticas no son tan horribles como Robert las creía y que en realidad puede resultar más fácil de lo que parece.

    Personalmente, me parece un libro totalmente acertado, por el simple motivo de que la gran mayoría de los niños se sienten identificados con el caso de Robert (incluyéndome a mí misma). Nos muestra la gran importancia que posee el docente a la hora tanto de enseñar como de despertar el interés en esta materia (lo cual, yo considero fundamental).
    Creo que es un gran libro a recomendar en cursos desde quinto de primaria hasta los primeros de la Educación Secundaria, debido a que es el rango en el cual los niños se pueden encontrar confusos en este aspecto. De este modo, podemos aportar una visión al alumno de que lo que en principio puede parecer difícil en realidad puede ser más fácil de comprender de lo que se puede imaginar, simplemente, cambiando la perspectiva negativa que hoy en día sigue habiendo sobre las matemáticas.

  14. Uxía Says:

    Uxía Pérez Mosquera, 2ª curso de Educación Primaria
    Aunque al principio pensé que iba a ser un libro un poco complicado, ya que nunca antes había leído un libro de lectura que tratase de las matemáticas, me ha gustado mucho la forma en la que va desarrollando los contenidos, a pesar de que la estructura sea repetitiva, ya que en todos los capítulos ocurre lo mismo: se duerme, en el sueño aparece el diablo de los números, y luego de nuevo vuelta a la realidad. Además creo que es un libro muy realista ya que muestra la realidad de un niño, que se llama Robert, que como muchos otros, odia las matemáticas.
    La verdad es que muchos de los estudiantes asociamos las Matemáticas con una sensación de inseguridad, de miedo, pánico e incluso ansiedad en algunos casos, porque la gran mayoría de las veces nos cuesta mucho aplicarlas y sobre todo entenderlas. Para mí, lo importante que muestra este libro es la forma en el que se explican las matemáticas, porque en realidad eso es lo que cambia todo.
    Por ello, nosotros como futuros docentes, debemos saber explicarles y enseñarles a los niños las Matemáticas como lo hace “el diablo de los números”, es decir, no centrarnos tanto en la metodología tradicional basada en meros contenidos, sino por el contrario, darle mucha más relevancia a la otra parte de las Matemáticas que puede ser divertida, mágica, cautivadora, y con la que ellos puedan sobre todo entenderlas y aplicarlas no sólo en el aula, sino en la vida cotidiana, porque al fin y al cabo eso es de lo que se trata.
    En conclusión no me parece una lectura complicada para niños de primaria en comparación al otro libro, pero creo que se trabajaría mucho mejor en 1ª y en 2ª de la ESO, dónde ya tienen los contenidos mucho más interiorizados. Ya que hay conceptos del libro que no se estudian en primaria, además la terminología o empleada en ciertos casos confunde un poco como puede ser el ejemplo de “quebrados o números primeros”

  15. Paula Rodriguez González (2º Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS
    “El Diablo de los números” es una obra publicada en 1997 por Hans Magnus Enzensberger. El libro cuenta la historia de Robert, un niño que aborrece las matemáticas y a su profesor, el señor Bockel. No le encuentra sentido a la asignatura, no es capaz de ver qué utilidad tienen las matemáticas. Esto es consecuencia de la manera en que su profesor imparte las clases, pues sigue un método que no resulta nada motivante, siguiendo una metodología meramente mecánica y procedimental, sin más explicación o fundamento. Será un diablo el encargado de cambiar la concepción que Robert tiene sobre las matemáticas apareciendo en sus sueños durante 12 noches. Cada noche acerca al niño a nuevos conceptos matemáticos y a nuevas formas de observar los números estableciendo relaciones entre ellos y buscándole un sentido en la vida diaria.

    Me gustaría destacar varios aspectos que, a mi parecer, resultan de interés. La novela se presenta con un lenguaje muy accesible, de forma que cualquier tipo de público pueda alcanzar su comprensión. Algo que me llamó realmente la atención es el hecho de que altera la nomenclatura matemática pasando a utilizar diversos términos que ayuden a facilitar la comprensión de los diferentes conceptos (por ejemplo: “saltar” para elevar al cuadrado, “números de primera” para referirse a los números primos, etc.).

    Por otra parte, cabe destacar que los diferentes conceptos se presentan de forma gradual, siguen una evolución que va desde lo más sencillo hacia lo más complejo, de modo que se busca la relación de éstos últimos con los anteriores para una mejor comprensión de los mismos. En relación con esta evolución creo que también es un gran acierto que se planteen diferentes ejercicios y problemas matemáticos a lo largo de la lectura para su posterior resolución. A mi parecer es una forma de captar la atención del lector y de involucrarlo de una forma dinámica. Además, relaciona cada tema, cada concepto con la vida real, proporcionando así una mayor comprensión, un mejor aprendizaje del mismo y una mayor visión de su utilidad. Otro aspecto a subrayar es que el diablo le da a Robert la oportunidad de equivocarse, de probar y ver sus propios errores para posteriormente aprender de ellos. En la novela se transmite esta idea y considero que se trata de una forma de actuar verdaderamente beneficiosa.
    Creo que además este libro constituye un recurso extraordinario para que los maestros reflexionemos sobre nuestra práctica docente y sobre el nivel de responsabilidad que tenemos en el aprendizaje de nuestro alumnado. Nuestra didáctica, nuestra metodología de trabajo, sea cual sea, va a determinar de una manera u otra el interés, la motivación, la comprensión y el aprendizaje que realicen nuestros alumnos y alumnas.

    Si a algo le he estado dando vueltas tras finalizar su lectura es a quién va destinada esta novela. ¿Niños de Primaria, de Secundaria, adultos? Creo que no existe una edad recomendada en sí, todos podemos sacar provecho de “El Diablo de los números”. No obstante, por la complejidad de los conceptos tratados no lo recomendaría en los primeros cursos de la Educación Primaria, pues los estudiantes no lograrían asimilarlos. Creo que la edad ideal para introducirlo sería a partir de 5º de Primaria.

  16. Sofía Rodríguez Fernández (2º Grado en Ed. Primaria) Says:

    “El diablo de los números” es un libro escrito por Hans Enzensberger y publicado en el año 1997, cuya historia gira en torno a los sueños de un niño llamado Roberts, quien detesta las matemáticas a consecuencia de las enseñanzas poco motivadoras de su maestro. Una noche mientras duerme, se le aparece un pequeño hombre quien se refiere a sí mismo como “el diablo de los números” y que, en el transcurso de 12 noches, hará comprender a Roberts con sus peculiares enseñanzas que las matemáticas pueden ser divertidas.
    Es interesante la intención con la que el libro está planteado, ya que se destina a un público infantil y busca la identificación de este con el protagonista de la historia. El hecho de usar al diablo Teplotaxl como guía ha sido una idea acertada, pues es un personaje llamativo y además los animados diálogos que este mantiene con Roberts permiten una lectura más llevadera.
    También llama la atención la peculiar manera con la que se juega con los espacios, orientados en un mundo fantasioso propio de la mente de un niño, y con la que se tratan los contenidos, que abarca desde el uso del número 1 y los números irracionales hasta el teorema de Pitágoras, potencias, etc., además del simpático uso que se le da a palabras como “rábano” o “saltar” en sustitución a terminologías más técnicas que podrían ser más difíciles de recordar.
    Atendiendo al nivel de dificultad, lo veo como un recurso didáctico que el maestro podría usar en 6º de Primaria o 1º de la ESO para facilitar la comprensión del mundo matemático y como moraleja para que los alumnos entiendan el valor de esforzarse por aprender, sin embargo en mi opinión tiene una objeción importante, y es que el relato tiende a volverse repetitivo y aburrido cosa que puede llevar a perder el interés en la lectura a quien no le gusten las matemáticas.

  17. Laura Rodríguez Cortiñas (2º curso de Grao en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NUMEROS

    Esta obra nos pone en la piel de un niño (Robert) al que no le gustan las matemáticas, un perfil demasiado frecuente, actualmente, en las aulas de nuestro país. El desinterés de Robert parece ser causado por la metodología utilizada por su profesor de matemáticas en el colegio, tachada de aburrida e incomprensible. En mi opinión, profesores como el señor Bockel son la principal causa de una animadversión generalizada hacia las matemáticas en nuestra sociedad.

    El diablo de los números presenta de forma sencilla algo que, seguramente, ya lo sea de por sí: el mundo de las matemáticas. Sin embargo, siempre se nos ha mostrado como un mundo complicado, comprensible solo para unos pocos. Por este motivo, considero que el libro es una buena herramienta para la comprensión de ciertos aspectos matemáticos fundamentales.

    Esta herramienta podría ser utilizada por niños y adultos. Para los alumnos, es una forma diferente de tratar y comprender las matemáticas; sin embargo, yo lo recomendaría a alumnos y alumnas del último ciclo de Educación Primaria, ya que trata muchos contenidos curriculares que comienzan a manejarse en esta etapa educativa, y de niveles superiores. Por otra parte, me parece un recurso interesante para docentes y futuros docentes ya que se presentan conceptos matemáticos de forma sencilla y entretenida, lo que les permitirá acercar el mundo de las matemáticas a sus alumnos.

    La progresión de los capítulos, y por lo tanto de los contenidos, es un aspecto importante en cuanto a la utilidad didáctica de este libro. Los conceptos se van presentando de menor a mayor dificultad a lo largo de la historia, además el diablo de los números se refiere constantemente a conceptos tratados anteriormente lo que favorece al aprendizaje significativo de Robert y, en consecuencia, del lector.

    Por otra parte, en el libro se utiliza una terminología diferente a la empleada en las aulas de matemáticas. Considero que este aspecto tiene dos lecturas diferentes: es posible que los alumnos/as identifiquen y recuerden mejor lo aprendido con una nomenclatura más sencilla, sin embargo, esta dualidad también puede llevarles a confusión.

    En resumen, considero esta novela infantil un buen recurso didáctico para utilizar en el aula de matemáticas, quizás no tanto como una lectura obligatoria de todo el libro sino como una herramienta de gran utilidad para el profesorado a la hora de trabajar ciertos contenidos matemáticos con sus alumnos.

  18. Clara Rei García 4º Grao en Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números” pareceume un libro realmente entretido e co que se podería traballar nunha aula de Educación Primaria. Pois ben, ao ler esta obra quedamos cun concepto máis agradable sobre a aprendizaxe das matemáticas. Como case todos, eu tamén tiven problemas coas matemáticas e como Robert, os profesores que as impartían non nos motivaban o suficiente. Se chego a ler este libro nesa etapa de Educación Primaria penso que non tería máis problemas coas matemáticas e os seus contidos.
    Como futura mestra considerarei utilizar esta pequena novela cos meus alumnos/as, xa que non só se pode considerar a lectura, senón que tamén se pode tentar comprobar que o diablo dos números di é correcto. Vendo desta maneira a importancia do número un.

  19. Elia Otero Reboreda, 2º de Primaria. Says:

    Hans Magnus Enzensberger (1929, Alemania) es un poeta y ensayista alemán. Se le considera como un lo de los más importantes representantes del pensamiento de la posguerra. En su carrera ha alternado su trabajo en la docencia con la literatura, el ensayo, el periodismo y la actividad editorial.

    Hans Magnus nos cuenta en su novela El diablo de los números, dirigida a un público infantil y juvenil (aunque en mi opinión sobretodo a los maestros), la historia de Robert y su relación con las matemáticas. El protagonista tiene horribles pesadillas hasta que una noche acude a sus sueños un diablillo que conocemos como Teplotaxl. Éste a lo largo de 12 sueños y por tanto 12 capítulos, le hará perder el miedo y odio que el pequeño siente hacia las matemáticas introduciéndole en el gran mundo matemático con lecciones de la formación de los números, fracciones, números naturales, sucesiones, combinatoria… Poco a poco Robert va ganando interés, soltándose más y creyendo más en si mismo.
    De esta obra lo que más me ha gustado ha sido la identificación con el personaje que los alumnos pueden llegar a alcanzar: Robert entiende las matemáticas como una pesadilla, no se siente nada a gusto con su profesor, y muchas veces le parecía que no tenía nada que hacer en un mundo tan complicado y abstracto como el matemático. Esto puede ayudar a que los niños posteriormente también entiendan que pueden ser ellos los que lleguen a alcanzar la comprensión, dominio y visión de las matemáticas como algo sencillo que tiene Robert. Se presenta también la figura del profesor tradicional y de la didáctica tradicional y anticuada de las matemáticas: metodologías totalmente ineficaces, que lo único que hacen es que las matemáticas se ganen a pulso el rencor de todos nosotros: actitudes pasivas por parte del profesorado, escasa relación con el mundo habitual de los alumnos.

    Por otra parte, otros dos aspectos que sin lugar a dudas destacaría es el lenguaje empleado y la didáctica del diablo con la que le presenta a Robert los conceptos. En primer lugar, el lenguaje me ha parecido adecuado, porque su vocabulario es sencillo y habla de saltos para referirse a potencias, a números Pum para explicar números factoriales, rábano para las raíces de los números… Desde mi punto de vista esta técnica puede ser un arma de doble filo, ya que si no se realiza una asociación previa clara podemos hacer caer al estudiante en una confusión innecesaria, no obstante si queda bien entendida desde un principio supondrá una gran ventaja para el desarrollo de la lección. En segundo lugar, como ya dije destacaría la didáctica que aparece en los sueños del niño, llevada a cabo por el diablo: en todo momento se le presentan los conceptos desde lo más sencillo hasta lo más complicado, culminando con algunos teoremas y conjeturas de mayor abstracción. Por otra banda también se parte de los conocimientos previos y de la realidad más inmediata de Robert para cada explicación, y se le hace ver que los números y las matemáticas están presentes en muchas más cosas de las que imaginamos. Promueve siempre un aprendizaje significativo. Cabe destacar dentro de esta didáctica que siempre se le permite al niño equivocarse, porque no se entiende el error como algo malo, sino como algo de lo que podemos sacar provecho reflexionando sobre lo hecho. Algunos ejemplos que aparecen en la novela de esto son las liebres marrones y blancas que utiliza para explicar la serie de Fibonacci o la combinación y los números pum o factoriales a través de los compañeros de Robert..

    Finalmente, en cuanto a su aplicación y uso en el aula, lo trataría únicamente en el último curso de Educación Primaria y primeros cursos de la E.S.O, para hacerles ver a los niños que el cómo le enseñaron en su día las matemáticas no definen su dificultad y mucho menos su interés. Personalmente, en algunas partes me ha resultado un poco pesado y engorroso, aunque no cabe duda que es una obra de la que todos podemos aprender mucho.

    Como conclusión final, decir que le recomendaría esta obra especialmente a todos los maestros de esta asignatura que piensan que son buenos profesores solamente por ser muy buenos en el campo matemático, cuando considero igual o más importante la formación didáctica que tendrían que tener, y a nosotros, que aún no somos maestros titulados pero que soñamos con darles a los niños la mejor formación posible. Considero que es hora de cambiar el trato que han recibido las matemáticas y plantearlas como una asignatura amena, menos abstracta y aplicarlas a las situaciones diarias de los más pequeños.

  20. Pablo Miguez Sanmartin 2º Grado Maestro Educación Primaria Says:

    Este libro es extraño y difícil de analizar, ya que no sigue una línea argumental como tal. Es un libro que junta matemáticas con literatura, por lo que, si no se disfruta al menos una de las dos cosas, no recomendaría su lectura. Trata de seguir un poco lo que sería la organización de un libro de texto, ya que va comentando por temas diferentes aspectos curiosos de las matemáticas yendo de aspectos más complejos a más simples. Es un libro dedicado a un público juvenil como un modo de acercarles el mundo de las matemáticas a su realidad, aunque bajo mi parecer sin mucho éxito. Además, que esté carente de una historia con un mínimo de interés, hace que su lectura resulte complicada y tediosa. El lector, sobre todo si es joven, ya que probablemente no esté acostumbrado a leer (cosa habitual hoy en día), necesitan algún estimulo, algo que les incite a seguir leyendo. Bien es cierto, que acompañar cada una de las explicaciones teóricas con dibujos y representaciones de cada uno de los conceptos es un acierto, ya que hace que no sea tan denso y que sea mucho más fácil de entender, pero tiene una trama muy repetitiva y anodina.
    La idea y el objetivo del libro me parecen muy interesantes, junto con varios de los conceptos que comenta, pero creo que no se enfoca de la mejor manera y menos para el público al que va dirigido. Bien es cierto que no es fácil despertar el interés de los jóvenes, y que ni la lectura ni las matemáticas acostumbra a suscitar su interés, pero gracias a la cantidad de dibujos y esquemas, creo que no es una lectura complicada que quizás en ciertos lectores pueda alcanzar su objetivo. Como obra literaria la verdad es que no ofrece demasiado. Personajes poco o nada profundos, de los cuales se obvia por completo su historia, y una trama carente de emoción. Personalmente solo lo emplearía para niños de los últimos cursos de primaria, ya que en edades más tempranas se desconocen muchos de los conceptos básicos tratados.
    o interés. Pero trata conceptos matemáticos sencillos y curiosos, que pueden ofrecer otra forma de entender conceptos matemáticos como las raíces, las potencias o las fracciones.

  21. Carlos Teira Perez (primaria) Says:

    “El diablo de los números”, es un libro que fue escrito por Hans Magnus Enzensberger en 1997.
    Este narra la historia de Robert, un niño que carece de interés por el aprendizaje de las matemáticas. Este niño, comienza a tener pesadillas habitualmente, hasta que un día, en una de sus pesadillas, se le aparece un “diablo de los números”, quien se le aparecerá en sueños, doce días (en los que se dividen los 12 capítulos) para adentrar a Robert en el mundo de las matemáticas, y así, cambiar su visión sobre ellas, dándole a este, diversas lecciones sobre; los números, las multiplicaciones, las divisiones, las fracciones, “los números triangulares”, etc.
    Con cada sueño, el diablo lograba suscitar el interés de Robert por las matemáticas, llegando a un punto en el cual, él mismo quería irse a dormir para aprender algo nuevo, o incluso reflexionaba sobre aspectos matemáticos fuera de sus sueños.
    Ya en los últimos dos capítulos, el diablo invita a Robert entrar en el infierno, para ser aprendiz y le presenta a otros diablos (figura usada como representación de grandes matemáticos) que habitan allí.

    Considero que este libro emite mensajes implícitos por medio de metáforas, como por ejemplo, la aparición de las matemáticas en las pesadillas de un niño, entendiéndolas así como uno de los miedos de frecuentes en estudiantes de la vida real, o el uso de la figura del diablo, para referirse a grandes matemáticos, gente que estudió el lenguaje matemático creando teorías que después resultan quebraderos de cabeza para los niños.

    Además, se realiza una crítica a la figura del profesor tradicionalista, reflejado en el personaje del señor Bockel en el libro, quien se dedica única y
    exclusivamente, a mandar tareas en clase sin repararse en la explicación de las lecciones, ni muestra interés por el progreso de sus alumnos.

    Desde un punto de vista crítico, el libro me parece bueno, pues su lectura es bastante rápida y sencilla, y su contenido didáctico es bastante amplio y representativo.
    Sin embargo, algunas de las explicaciones emitidas no me parecen las más adecuadas, pues en ocasiones considero que se debían enfocar de otro modo para que su comprensión resultase más sencilla.

    Considero el libro, útil como material escolar para últimos cursos de primaria (quinto y sexto) o primeros de la ESO (primero y segundo), pues algunas de las reflexiones, sobre todo las de los últimos capítulos, no resultan sencillas para unos lectores aún en formación primaria.

  22. Beatriz Dono García Says:

    Si tuviera que recomendar a alguien dicho libro, sería a todos aquellos que temen a las matemáticas, bien sean niños o adultos. Considero que El diablo de los números trata cuestiones matemáticas de la manera más sencilla e ilustrativa posible, además de ofrecer un primer acercamiento a nombres importantes del área. A lo largo del libro se repiten además numerosos principios que quedan en la mente del lector, como es el caso de la cuestión del infinito, donde el propio protagonista repite “los números siempre conducen al infinito”.

    Por un lado, quiero resaltar el tratamiento que se hace de algunos conceptos matemáticos, destacando “los números de Bonatschi” o la sucesión de Fibonacci con las liebres, “los números de primera” o números primos y los números triangulares con los cocos. Aun así, sin duda cada una de las doce noches ofrece una cuestión matemática para aprender de manera divertida y sencilla y, en algunos casos, con nombres muy curiosos.

    Por otra parte, el libro no enseña solamente contenidos matemáticos. En él se representa también de manera muy verosímil la figura del profesor de matemáticas, como una figura aburrida y temida (solo hay que echar un vistazo a una de las pesadillas del protagonista donde se ve perseguido por su profesor). También podemos apreciar al inicio ese rechazo por las matemáticas en Robert, el personaje principal. Al entrar en contacto con el diablo de los números y a través de todos los hallazgos matemáticos que va haciendo, va descubriendo el maravilloso mundo de las matemáticas. Se ve al final cómo su perspectiva ha cambiado totalmente, pasando a considerar uno de los problemas que el profesor le pone como algo tremendamente sencillo, cuando en otras circunstancias ocurriría justamente lo contrario.

    En mi opinión, por las funciones didácticas que ya he mencionado y todas las demás que se tocan a lo largo de la obra (números primos, fracciones, fractales, exponentes de un número, la sucesión de Fibonacci, combinaciones…) considero que el libro podría recomendarse perfectamente a alumnos de los últimos niveles de educación primaria y, por supuesto, a otros de mayor edad que, como ha sido en mi caso, descubrirán cosas que no sabían.

    Para finalizar me gustaría destacar dos elementos del libro. Por un lado, el homenaje que hace a la escuela pitagórica, tanto a la sociedad secreta como a sus ideales, véase por ejemplo en el capítulo dedicado al número áureo. Por otro lado, las actividades que complementan algunos capítulos y que animan al lector a practicar sobre lo que se ha tratado. En definitiva, tanto la gran cantidad de cuestiones explicadas de manera sencilla y lúdica como todos esos guiños que se hacen en referencia a cuestiones y grandes matemáticos, hacen que la obra sea entretenida, amena y, sobre todo, muy instructiva incluso para aquellos que ya estamos en cursos muy elevados.

  23. Patricia Martí Maté. Grao en Mestra de Educación Primaria. Says:

    El diablo de los números, escrito por Hans Magnus en el 1997.

    El libro está dividido en 12 capítulos, que corresponden a las noches en las que Robert, un niño que detesta las matemáticas, sueña con “el diablo de los números”. Este diablo (Teplotaxl) le explica en cada sueño un concepto matemático, relacionándolo con situaciones cercanas a la vida del protagonista. Así, a medida que se avanza en la lectura, Robert va dejando atrás su miedo por las matemáticas hasta llegar a interesarse por ellas y comprenderlas.

    Este libro podría ser una lectura recomendada para los últimos cursos de Educación Primaria, a pesar de que hay conceptos algo complicados para esas edades, les puede servir para tener otra visión de los conocimientos matemáticos así como para ampliar información. Es un libro orientado para un público infantil-joven, ya que tanto la distribución de capítulos, siguiendo una estructura lineal donde cada uno corresponde a una noche y a un concepto, como el vocabulario y la gran cantidad de ilustraciones que acompañan al texto, hacen de su lectura algo fluido y fácil de leer.

    La primera reflexión que me pasa por la mente al leer este libro es la necesidad de dotar con significado aquéllo que le queramos enseñar a los niños, que encuentren utilidad en los conceptos. Ésta es una reflexión obvia pero que no se suele llevar a cabo en la vida en las aulas. A los niños de Primaria todavía les cuesta comprender lo abstracto, y las matemáticas a esos niveles no tienen porqué serlo; no se les deberían presentar a los niños como algo más difícil de lo que son. Esta historia también les puede servir a la hora de sentirse identificados con Robert, que vean que no son los únicos a los que les cuesta comprender las matemáticas tal y como se las explican en la escuela o que el diablo de los números le resuelve dudas a Robert que ellos mismos tienen y se hagan conscientes de que van más allá de los libros y el colegio, ya que se pueden aplicar a casi cualquier ámbito de la vida.

    Tanto este libro como “El tío Petros y la Conjetura de Goldbach” me han servido para tener en cuenta la literatura a la hora de enseñar y aprender conocimientos científicos. Con libros como “El diablo de los números”, el alumnado puede aprender conceptos matemáticos “sin darse cuenta”, ya que lo hacen de forma indirecta mientras disfrutan de una historia entretenida.

  24. Martín Sampedro Rañó (primaria) Says:

    “El diablo de los números”
    Este libro trata sobre Robert, un rapaz de primaria que, como moitos de nos, tiña a asignatura de matemáticas atravesada. O seu profesor mantén unha actitude pasiva en canto a ensinanza. Nos seus soños aparece o demo das matemáticas o cal vai mostrando conceptos matemáticos de forma “simplificada” e con asociacións dos números para a súa mellor comprensión. Os capítulos do libro seguen unha estructura bastante repetitiva mostrando conceptos matemáticos progresivamente.
    É un libro que xa tivera a ocasión de leer cando era pequeno, máis en concreto en 1º E.S.O. Como moitos rapaces eu tamén tiña as matemáticas atravesadas, os meus pais regaláronme este libro para que fora capaz de ver as matemáticas con outros ollos. Nun principio enganchoume xa que é bastante ameno, pero non fun capaz de rematalo. Agora mesmo despois de telo leido penso que é unha lectura bastante recomendada para os rapaces, pero pola contra non demasiado amea. Axudaralles a comprender os conceptos matemáticos dunha forma máis simplificada, e abrir a mente a traballar con métodos alternativos á resolución de problemas.

  25. Estefanía Vera Rodríguez Rouco // Grado en Maestro/a de Educación Primaria (2º) Says:

    “El diablo de los números”:

    “El diablo de los números” es un libro que, aunque de primeras parezca infantil o juvenil debido a su portada llamativa, tras de sí oculta mucho más. Aun así, creo que se trata de un libro que puede entender cualquier tipo de público, también aquel que no posee conocimientos previos sobre las matemáticas.
    Hoy en día, la mayoría de los niños han dejado de querer ser grandes científicos o empresarios, optando más por ser, por ejemplo, deportistas o famosos como los que ven en la televisión. Por ello, pienso que es muy importante que existan libros como este para intentar interesar a la juventud sobre la ciencia y sus herramientas.
    Este libro escrito por Hans Magnus Enzensberger nos cuenta la historia de un niño llamado Robert que odia las matemáticas debido a la mala didáctica de su profesor a la hora de dar la clase; hasta que un día, en uno de sus tantos sueños, “miró a su alrededor y vio, justo delante de él, a un señor bastante viejo, bastante bajito, más o menos como un saltamontes, que se mecía sobre una hoja de acedera y le miraba con ojos brillantes” (capítulo 1). Se trataba del diablo de los números, un personaje que promete hacerle entender y descubrir los misterios y curiosidades que contienen las matemáticas.
    Durante doce noches, Robert y el diablo de los números mostrarán al lector algunas de las relaciones más extraordinarias ocultas tras las matemáticas, desde las operaciones más sencillas a la construcción de algoritmos, pasando por la deducción, el cálculo, la geometría…
    Una de las cosas que más me ha llamado la atención de este libro ha sido la utilización de un lenguaje simple y diferente para referirse a los conceptos tratados. Por ejemplo, “rábano” en vez de “raíz cuadrada”, “números saltados” en vez de “potencias”, “números de primera” en vez de “números primos”, etc. Considero que es una manera original para llamar la atención del lector y, además, estos términos ayudan a comprender mejor la idea de dichos conceptos. También me ha sorprendido la poca importancia que se le da a las medidas cuando el diablo de los números se refiere a todas ellas llamándolas “cuang”, puesto que recuerdo que en el colegio eran un punto relevante de la asignatura y que en los exámenes no te podías olvidar de poner qué medida era cada número.
    Por otra parte, creo que es un libro que le da mucha importancia a sus ilustraciones. Bajo mi punto de vista, el autor intenta desarrollar la imaginación del lector, por lo que todas las imágenes que explican determinadas situaciones que se dan en el libro aparecen siempre después de plantear dichas situaciones a través de la narración. Así, se le está dando al lector la oportunidad de formar su propia imagen, proporcionándole a continuación un referente visual.
    Como conclusión, he de decir que tras leer este libro me pregunto si es apropiado para niños de primaria, ya que tanto la exigencia de los contenidos como los requisitos cognitivos necesarios para su cómoda comprensión pueden ser excesivos para la edad a la que formalmente parece dirigido. Aunque me parece un libro muy interesante y que despierta curiosidad hacia las matemáticas, puede que lo vea más adecuado para alumnos de la ESO, puesto que al tener una base más fuerte sobre esta disciplina podrán entender con mayor facilidad el desarrollo del libro.

  26. David Rosende Martínez // Grao en Mestre de Ed. Primaria (2º) Says:

    “EL DIABLO DE LOS NÚMEROS”
    Este libro narra a historia de Robert, un rapaz ó cal non lle gustan as matemáticas. Un día, nun deses pesadelos que tanto sufría apareceulle o “Demo dos Números”, o cal lle irá ensinando as matemáticas dende un punto de vista máis lúdico, achegando a Robert cara estas.
    Baixo a miña opinión penso que a intención do autor vai no camiño do anteriormente dito: amosarlle ós lectores (sobre todo a aqueles que lle temen ás matemáticas) o sinxelas que poden resultar cando se explican con claridade, exemplificacións e, máis que nada, cando se explican dende o inicio da cuestión a tratar e dun xeito tan visual e tan real como neste relato se executan.
    Dende que era pequeno sempre me gustaron moito as matemáticas. Pola contra teño que dicir que houbo diferentes conceptos que nunca entendín… ata chegar á lectura deste libro. Isto é algo que fala moi ben desta lectura e non tanto dos mestres que me impartiron clases dende primaria ata o bacharelato.
    A lectura do libro resultoume sinxela, exceptuando os termos que usaba como símiles das denominadas raíces cadradas, potencias… onde a veces tiña que voltar atrás para determinar o que eran, xa que nun primeiro momento non caía.
    Aínda pensando que a lectura é narrativamente básica, non sei moi ben a que idades vai dirixida. Si é certo que nos primeiros capítulos os temas a tratar poden pertencer á educación primaria, máis por outro lado, os números de Bonatschi, os números triangulares e algún que outro máis, poden resultar complexos inclusive para nenos a punto de obter o título do graduado.
    Resultoume unha lectura cómoda, amena por momentos e repetitiva por outros (os capítulos tenden a usar a mesma estrutura), didacticamente útil e sobre todo aconsellable para todas aquelas persoas que ven as matemáticas como cousa doutro mundo, sempre abstractas e polo tanto pouco aplicables á realidade. Este é un motivo polo cal tamén llo recomendo a mestres de todo tipo, xa que poden coller como referencia este tipo de didáctica realista que facilitará e amenizará as clases non só de matemáticas, senón de todas aquelas materias que soen ser moi conceptuais, provocando polo tanto unha significatividade que debe ser prioritaria para a asimilación e entendemento de conceptos.

  27. Alejandro Varela Rodríguez (2º; Grao en Educación Primaria) Says:

    A diferenza do libro anterior, este libro a través dunha primeira ollada xa se ve que é mais chamativo xa que ten imaxes en cor. As imaxes reforzan o que din as palabras polo que reforza a mensaxe, e a lectura é máis interactiva desta maneira.
    Por outra banda ao tratarse dun pequeno que soña pola noite, esta figura pode representar a moitos nenos/as polo que se poden ver identificado/as con él. Interesandose así pola historia.
    Dende a primeira noite ata a duodécima, o diablo dos números aparéceselle con diferentes temáticas relacionadas coas Matemáticas (cálculo, xeometría…).
    Non obstante, a pesar de que este libro incorpora imaxes, a súa lectura resultoume ser un pouco, ao igual ca conjetura de Goldbach, monótono, repetitivo en canto a estrucura. A historia non foi capaz de “abstraerme”, facendo que non me sumerxira completamente nela.
    Non sabería describir aspectos técnicos para valorar este libro, solo quizáis pola temática ou por como se desenvolve a historia non me chegou a gustar, “facerme esas gañas de ler o libro constatemente”.
    Este libro, a diferenza do anterior, a nivel educativo penso que pode ser máis útil porque trata de problemáticas coas que un neno/a se pode atopar nunha aula na actualidade. Polo que lle pode servir para a vida cotiá.
    En resumidas contas, os libros non me chegaron a gustar moito. Básicamente porque non son do meu “estilo”, temática. Aínda que non me gustaron, fixeronme ver dende outra perspectiva as matemáticas. A idea de que a moitos neno/as non se lle dan ben as matemáticas e por iso non lle gustan, está globalizada polo que como futuro mestre, é un reto tentar buscar ese gusto polas matemáticas nos cativos/as para sexan o menos perxudicados posible pola influencia que podo ter como futuro docente.

  28. Olga Ricoy Castro. Educación Primaria. Says:

    El diablo de los números es un libro que fácilmente se podría denominar para “todos los públicos”, porque sin importar la edad lo más seguro es que aprendas algún concepto nuevo o refresques la memoria sobre algo que anteriormente te costó asimilar.
    Un aspecto que me gustaría resaltar es el hecho de que el protagonista “odie” las matemáticas, situación común a gran parte del alumnado de educación primaria y secundaria, por lo que al leer el libro podrían sentirse identificados con Robert, hecho que podría tener una repercusión positiva en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
    En cuanto a la posible utilización de este libro en la etapa de primaria, hay que tener en cuenta que trata ciertos conceptos complejos inaccesibles para los niños/as de los ciclos más bajos. Sin embargo, sí podría resultar beneficioso para el alumnado del tercer ciclo, previa selección de capítulos por parte del docente.
    Asimismo, es preciso destacar que el uso de nombres inventados para denominar ciertos conceptos podría provocar cierta confusión, sobre todo tratándose de niños, dificultando tal vez el entendimiento y el progreso del aprendizaje.

  29. Laura Vidal Muñiz (Grao en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números”, es una novela infantil y juvenil escrita por Hans Magnus Enzensberger en 1997. En este libro, dicho autor nos cuenta la historia de Robert, un niño que cada noche sufre las mismas pesadillas, hasta que un día un pequeño diablo se cuela en sus sueños…
    Robert es un niño con miedo a las matemáticas, ocasionado por las insípidas técnicas de enseñanza empleadas por su profesor del colegio, Bockel. Por esto, en un primer momento, los sueños de Robert seguían siendo pesadillas. Durante 12 noches, el diablillo le enseña conocimientos, habilidades y actitudes relacionadas con la competencia matemática. Éste, parte la enseñanza con el 1, número clave para todo el aprendizaje. Continua con el 0, haciéndole ver que este número es esencial y que sin él todo resultaría más complicado (como le sucedió a los romanos). A partir de aquí, aumenta la dificultad de la lectura, ya que, por ejemplo, utiliza términos inventados como números que saltan (números elevados/potencias), números de primera (números primos), rábanos (raíces cuadradas)… Con todo esto, Teleplotaxi consiguió lo que su profesor del colegio no fue capaz, despertar en Robert el interés por el campo de las matemáticas.
    Respecto al análisis didáctico, veo favorable que se traten los temas matemáticos de manera tan visual, puesto que mediante los dibujos se facilita la comprensión del lector. Aún así, su lectura me resulta excesiva para alumnos de Educación Primaria, ya que en cada capítulo hay gran cantidad de contenidos matemáticos. Por ello, lo recomendable podría ser que los alumnos lean un capítulo por día, siendo estupendo que éstes esten distribuidos por noches y temas. A pesar de ello, el mayor interés de este libro se encuentra en profesores o futuros profesores, tomando como ejemplo algunas de estas actividades, para más tarde conseguir despertar una motivación en los alumnos. Todo docente tendría que dejar atrás la manera tradicional de enseñar matemáticas, acabando con el tópico de que se trata de una asignatura aburrida y complicada basada en aprendizajes memorísticos. Puesto que, como este libro enseña, se puede producir un aprendizaje significativo, recurriendo a conocimientos previos (sueños anteriores) para reforzar el aprendizaje de las nuevas lecciones (sueños actuales/posteriores). Además, también nos muestra como las matemáticas pueden ser presentadas de manera misteriosa e interesante, como si de magia se tratase.
    De esta manera, “El diablo de los números” nos deja ver entre líneas que se trata de una obra más inspiradora y no tan educativa.

  30. Iria Sueiro Cortizo (Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números es un libro de literatura infantil escrito por Hans Magnus Enzensberger publicado en el año 1997 en el que se narran los sueños del protagonista, Robert, el cual presenta un rechazo hacia los números, y es por eso por lo que un diablo llamado Teplotaxl se le aparece en sueños para llevarlo al mundo de las matemáticas. De esta forma se consigue que Robert se sienta atraído por los números y deje de tenerle odio, debido a la enseñanza tradicional que recibe en la escuela por parte de su profesor de esta asignatura.

    En cuanto al libro, pienso que conforme pasan los capítulos se hace muy monótono y aburrido, y creo que a una persona que no le apasionan las matemáticas y le tenga cierto odio no le ayuda en gran medida a que esto cambie. Por otra parte, al utilizar una nomenclatura diferente a la realidad como saltar que significa elevar, puede provocar que los niños entren en confusión, pues no se usan las mismas palabras para designar una operación matemática en el libro que en la vida diaria de las escuelas.

    Con todo, creo que el libro comienza a explicar conceptos matemáticos desde los más sencillos hasta otros más complejos, lo que facilita a interpretar mejor lo que se está a explicar. Estos se apoyan de dibujos que hacen que sea más fácil la comprensión del tema que nos está a enseñar el diablo. Además, cuando Robert tiene un nuevo sueño en el que aparece el diablo de los números, este le vuelve a recordar lo visto en el sueño anterior y le introduce en un nuevo concepto matemático, ayudando al lector a reforzar los contenidos vistos en los capítulos anteriores.

  31. Tomé Mouriño (2do curso do Grao en Mestre de Educación Primaria) Says:

    El Diablo de los números.

    Unha visión entretida, fácil de entender e cun fío condutor das aprendizaxes das Matemáticas en forma da historia dos soños de Roberto é o que nos presenta Hans Magnus Ensensberger neste libro para nenos.
    De forma xeral podería dicir que é unha historia que abre os ollos dalgunha forma a unha concepción da aprendizaxe das Matemáticas (tanto o recurso do libro en si como a propia forma de contar a historia) diferente á metodoloxía tradicional que segue ligada á materia de Matemáticas e que incluso empregan como realidade de Roberto no libro.
    Por outro lado, pareceume que ao ser un libro con un léxico e estrutura sinxela, ao compoñerse por unha historia lineal e sinxela de entender e apoiada por imaxes… saco de conclusión que é un moi bo recurso didáctico para traballar ao longo dun ano escolar e empregalo como fío condutor de distintas aprendizaxes, como inicio ou nexo dunha ou varias unidades.
    Tamén non quero deixar de destacar o nivel de costumbrismo e cotidianidade ca que contan as aprendizaxes, o nivel de realismo que lle outorga as aprendizaxes, as cales poñen en situación.
    Por último, engadir, como moitos dos meus compañeiros/as criticaron, a pouca presenza que se lle da ás personaxes femininas dentro das Matemáticas. Unha realidade que afirma a sociedade machista e que pode dar pé, sempre falando en termos de docencia, a unha unidade transversal sobre a igualdade de xénero que, dende a miña opinión debería ser tratada en calquera materia indistintamente.

  32. Brais Pedreira Taboada.primaria Says:

    O diablo dos números

    O diablo dos números é un libro que nos conta a historia de un neno, Robert, que non ten apenas motivación polas matemáticas, que fala do seu mestre como un señor gordo obsesionado por comer, e ao que en soños se lle aparece un diablo que lle plantexa dilemas matemáticos. Ao principio do libro o neno ten unha actitude reticente ás matemáticas pero ao final, nos últimos capítulos, cando a veces o diablo non aparece, móstrase procupado e acaba por desenvolver unha relación afectiva coas matemáticas e co propio personaxe.

    O libro pretende que o neno se identifique co personaxe principal, a través da súa desmotivación polas matemáticas e da identificación do mestre como unha persoa que non mostra paixón polas mesmas e que se adica a poñer tarefas pouco adecuadas e significativas para el. Persoalmente sorprendeume moito que moitas das leccións que o diablo dos números lle plantexaba ao neno eran dilemas descoñecidos para min tamén, quizais tamén porque o meu desinterese na primaria polas matemáticas viña dada por circunstancias pareceidas.O feito de que a personaxe motivadora neste caso sexa un personaxe fantástico pode facer deste libro un material adecuado para traballar as matemáticas nas idades máis temperás da educación primaria.

    Tamén me chamou a atención a importancia das ilustracións ao editar o libro, ao ser un libro que intenta desenvolver a imaxinación e a capacidade de abstracción do neno ou nena lectora, estas ilustracións explicaban con imaxes situacións determinadas que se dan no libro, mais sempre o fan logo de plantexar a situación a través da narración. Desta maneira, primeiro favorécese que o neno ou nena lectora forme a súa propia imaxe e logo dáselle un referente visual, unha vez que a imaxinación xa fai un traballo de significación propia. Ademais a progresión na que cada capítulo é unha noite tamén resulta interesante, por ser progresiva, de temas máis sinxelos a máis complexos, incluso mediado o libro prevén o cansancio que poida sentir o neno ou a nena cando lee e tamén propicia que o personaxe estexa un pouco cansado e polo tanto a significación sexa maior.

    Finalmente, tamén resulta moi interesante como conecta a motivación que lle provocan estes encontros co diablo dos números co ámbito da aula, dicíndolle que agora na clase pode poñer en práctica o que sabe e aceptar de mellor forma as tarefas que lle propón o sue mestre, aínda que poidan ser inadecuadas. Desta forma non desliga o coñecmento informal fora da aula do formal dentro da mesma.

  33. Silvia Morgade (2º Grao en Mestre de Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números.

    El diablo de los números es un libro que por su portada, parece estar dirigido a un público infantil debido a su estructura inicial y su portada llamativa ilustrada con dibujos infantiles.
    Sin embargo, no hace falta leer muchos capítulos para darse cuenta de que el público al que está destinado realmente, en mi opinión, es a un lector con un conocimiento mínimo de las matemáticas, conocimiento que se adquiere en la etapa obligatoria de la educación para poder seguir el desarrollo del libro con facilidad (aunque si no se poseen estos conocimientos, también se puede leer el libro perfectamente y entenderlo).

    El libro se presenta como una lectura “para todos aquellos que temen a las matemáticas” literalmente, en el que un niño de primaria odia las matemáticas debido a la incompetencia del profesor que le imparte la asignatura. De repente, una noche este niño llamado Robert, recibe la visita onírica del diablo de los números, un personaje que promete hacerle entender y descubrir los misterios y curiosidades que contienen las matemáticas. Robert, poco convencido acepta, y cada noche de un total de doce, recibe su visita, en la que le explica cada vez un misterio, una curiosidad…etc que hará que Robert comprenda y le guste esta asignatura que en un primero momento odiaba.

    Según va transcurriendo la historia, podemos comprobar como Robert va adquiriendo los conocimientos que el diablo le va enseñando y poco a poco va creando el su propio conocimiento, realizando un aprendizaje por descubrimiento, como por ejemplo, cuando descubre por sí mismo que todos los números pares están formados por la suma de dos números primos. Además, en cada capítulo, se tratan temas nuevos, siempre relacionando con capítulos anteriores, lo que hace que Robert tenga una visión global pero relacionada y enlazada de las matemáticas y no simples conceptos sin sentido.

    El diablo de los números, con sus curiosidades sobre las matemáticas, hace que Robert poco a poco vaya introduciéndose en este mundo, pasando de odiar las matemáticas por culpa de su profesor del colegio, a admirar esta ciencia. Algunas noches, Robert se ve saturado con tanta información, momento en el que el diablo decide finalizar su sesión para continuar la siguiente noche, dejando a Robert descansar y clarificar sus recientes aprendizajes, pero siempre motivándolo a seguir aprendiendo.

    Me parece muy interesante cómo se utiliza un lenguaje simple para facilitar la comprensión de la idea de los conceptos que se tratan en el libro. Por ejemplo, “rábano” en vez de “raíz cuadrada”, “números saltados” en vez de “potencias”, “números de primera” en vez de “números primos”… etc son denominaciones que favorecen el entendimiento al lector de lo que el diablo quiere explicar. Otra cuestión que en la que me he fijado es en la poca importancia que le da el diablo de los números a relacionar una cifra con algo, es decir, Robert siempre intenta determinar el significado de una cifra: “¿3 qué? ¿3 centímetros, 3 metros… 3 qué?”; y el diablo de los números le contesta “da igual, imagínate 3 cuang”. Con esta contestación quiere darle a entender al lector que no importa la variable que le da significado al número ya que con todo pasará lo mismo.

    Utiliza además, en cada explicación, objetos que a Robert le son familiares, como por ejemplo, la utilización de los conejos para explicar los números de Bonatschi, los cocos para los números triangulares, los números factoriales con la posibilidades que los niños de su clase tienen para sentarse en las sillas del aula…etc que permiten una mejor comprensión de lo que el diablo quiere expresar, tanto para Robert como para el lector.

    También un aspecto interesante que se trata en el libro, concretamente cuando Robert se encuentra en la gran cena (en el infierno de los números/cielo de los números) y el diablo de los números hace referencia a lo restringido que tenían las mujeres en aquel entonces el mundo de las matemáticas, puesto que en la cena, todos los invitados eran hombres.

    Algo que me llamó bastante la atención fue la referencia que hace el diablo de los números a la programación que los profesores deben cumplir durante el curso académico. El hecho de tener una programación con un contenido mínimo bastante completo a dar en todos los cursos hace que los profesores comiencen una carrera de fondo a contrarreloj hasta el final de curso para dar todo lo previsto. De esta forma, las matemáticas se vuelven estresantes y aburridas, tal y como las describe Robert en sus clases de matemáticas con el profesor Bockel, pues no hay tiempo para pararse en lo verdaderamente motivante e interesante de las matemáticas.

    En cuanto a la aplicación didáctica de este libro en un aula como futuros profesores debemos tomar como importante la base de la narración, pues todos deberíamos tener un diablo de los números que nos mostrase el mundo de las matemáticas de una forma más activa y contextualizada en el colegio, con ejemplos conocidos y que investigásemos sobre ello, creando la información de nuestra propia mano, estableciendo como punto opuesto las clases del profesor Bockel, que por desgracia, suelen ser las más comunes, hecho que provoca que la mayoría de los alumnos enfoque las matemáticas como algo “aburrido e incomprensible”.

    Como conclusión, me parece un libro que genera interés y curiosidad hacia las matemáticas, pues contiene conceptos que todos conocemos pero con curiosidades detrás de ellos que nos hacen pensar y nos motivan a conocer más sobre esta disciplina. Aún así creo que es un libro poco apropiado para niños de primaria, más bien lo destinaría a alumnos de la ESO, pues ya tienen una base matemática más fuerte con la que podrán entender perfectamente el desarrollo del libro.

  34. Alba Pérez Says:

    “EL DIABLO DE LOS NÚMEROS” (Grao en mestre/a de Educación Primaria)
    Escrito por Hans Magnus Enzensberger, poeta y ensayista alemán, este libro nos cuenta la historia de Robert, un niño que odia las matemáticas debido a la mala didáctica del profesor a la hora de enseñarlas en clase. Este odio por las matemáticas se vio transformado por fascinación hacia ellas gracias a la aparición de un diablo en sus sueños. Éste era el encargado de hacerle ver en cada sueño algo importante de las matemáticas como los números irracionales, la importancia de saber que hay números infinitos, el significado del cero, etc. Todo desde una perspectiva lúdica para que las pudiera entender mejor y viera que no son difíciles sino que aprender matemáticas es divertido.
    Recomiendo la lectura de este libro a todos los niños y niñas de Educación Primaria que sientan lo mismo que Robert por culpa de una mala enseñanza de las matemáticas. Es un libro muy entretenido pese a que algunas noches o capítulos se me hicieron muy largos y un tanto aburridos.
    Lo que más destacó de este libro son los ejemplos tan curiosos y creativos que hay en el, igual que decir “números saltarines”a las multiplicaciones, números cocos que son los números triangulares, etc además de ser un libro muy fácil de leer, ameno y con un vocabulario adaptado.

  35. Ander Bellido Says:

    En muchas ocasiones vimos como las matemáticas no resultaron una materia interesante para la gran parte de los alumnos, resultan difíciles, o simplemente no gustan. Con este libro, observamos en primer lugar, ese profesor que hace las clases poco amenas, repetitivas, en las que consigue aburrir a los alumnos con respecto a las matemáticas. Pienso que el objetivo de la lectura de este libro es que las matemáticas se empiecen a ver como una materia interesante atrayente. Por otro lado tenemos el diablo de los números que aparece en los sueños del protagonista de esta obra, Robert. El diablo, a pesar de que Robert odiaba las matemáticas logró conseguir su interés. Esto, lo consiguió mostrando las matemáticas desde su verdadero punto de vista, como una disciplina llena de retos y curiosidades por resolver. Pienso que es lo que se debería hacer en los colegios para que así los niños aprendan de una manera dinámica y divertida, por lo que creo que este libro podría ser un buen material didáctico para los alumnos de primaria, además, las explicaciones son dirigidas a un niño por lo que resultan fáciles de entender..

  36. David Castiñeiras (2º do Grao en Mestre de Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números nos habla de una manera desenfadada y un poco infantil de los conceptos matemáticos básicos que nos acompañaron en nuestra época estudiantil.
    En él, Robert, un niño de primaria que está harto de las matemáticas por culpa de su profesor, un maestro estereotipado y que su didáctica de la materia es mala, empieza a soñar con un diablo que comienza a explicarle diferentes temas, como la importancia del número 1, las raíces cuadradas, la serie de Fibonacci y los números primos entre otros. Tras vivir estas aventuras oníricas, Robert acaba adquiriendo una gran competencia en matemáticas, siendo capaz de resolver los problemas más difíciles que le plantea su profesor, adquiriendo también un gusto por la materia que jamás pensaría que la tendría.
    Leer este libro me ha hecho pensar en la sencillez de muchos conceptos matemáticos que en mi juventud me explicaron de manera complicada e incomprensible. Pese a que siempre me han gustado las matemáticas, muchas veces me resultaba imposible no aborrecer ciertos temas, pero veo que se trataba de la incompetencia del docente más que de lo aburrido que pudiese ser el tema.
    Tengo que reconocer que, pese a que este libro expone estos temas de manera más clara y fácil de entender, su lectura fue un poco repetitiva y agobiante, puesto que en los capítulos sucedían situaciones similares y que muchas veces desembocaban en resultados vistos en el capítulo anterior.
    Tras su lectura, he reflexionado sobre la finalidad de este libro, que no es otra que la de acercar las matemáticas a los que no les gustan, pero a qué edad ya me parece más difícil de esclarecer. En primer lugar, me planteé que podría ser un libro infantil, pero una parte de la materia tratada no se ve en primaria y exige una adquisición del pensamiento abstracto que los niños todavía no han obtenido. Después pensé en que podría ser un libro juvenil, para adolescentes, que ya son capaces de entender la abstracción que implican los temas matemáticos, pero la narrativa me pareció demasiado infantil. Realmente pienso que la intención del autor es la de acercar las matemáticas a adultos que, por malas experiencias escolares, tienen fobia a todo lo relacionado con ellas.
    Este libro me ha servido para concienciarme de que si quiero que los estudiantes que en un futuro pasarán por mi aula les guste lo que yo enseño, tengo que mostrar pasión por los temas que explico e intentar mostrar las cosas de manera sencilla y fácil de entender, porque si no, los alumnos se frustrarán y acabarán odiando las matemáticas.

  37. Abigail Patiño Keppel Says:

    Este libro, escrito por Hans Magnus Enxeberger, publicado en el año 1997 es un libro tanto para niños como para adultos, que relata de una forma entretenida e interesante un mundo de conceptos, ideas, y problemas matemáticos.

    Para los más pequeños, el hecho de que un diminuto diablo comienza a aparecerse en los sueños de un niño cuyo conocimiento en matemáticas no sólo es escaso, sino que tiene un cierto rechazo hacia éstas; capta su atención ya gracias a las características de este personaje, se sienten parte de esta aventura, implicándose al completo; entendiendo hasta la forma de pensar del niño como sus preguntas por muy “insignificativas” que sean.

    Personalmente, muchos de los datos y problemas matemáticos que aparecen, han sido interesantes, algo sorprendente pese a mi escaso entusiasmo por las matemáticas. Entre ellos, destaco aquellos relacionados directamente con la naturaleza. Un ejemplo se encuentra en el capítulo 6, la actividad en el que se multiplicaban los conejos. Aquí Robert pudo aprender la serie de Fibonacci (conocida en el libro por los números de Bonatschi) de una forma cercana a él y realista. Sin duda, son curiosidades de este mundo, que el ser humano no puede encontrar una explicación lógica.

    Del mismo modo, destaco un diálogo que aparece en el capítulo que resume lo más importante de este libro. Para ello, recordamos que Robert era un niño que detestaba las matemáticas, pero que acaba sintiendo curiosidad por estas gracias a los trucos del diablo de los números, haciendo así que el niño quisiera saber más de las matemáticas. El diablo a tal insatisfacción, le dice: “cuando vean la luz (hallen la respuesta a sus preguntas), nos alegraremos como niños con zapatos nuevos. Entonces somos felices.”

    Esta es la enseñanza que debemos recoger, procurar buscar en el niño la curiosidad, las ganas de aprender, y presentarle las matemáticas, no como lo hacía el profesor de Robert, Bockel, sino de forma entretenida y haciendo que el niño interactúe con la realidad que lo rodea.

    Didácticamente hablando, una de las ideas que me ha interesado y que podría ser una idea interesante si se llevara a cabo de forma correcta, sería tal como aparece en el último capítulo del libro, es decir, en el capítulo 12.
    Este proyecto se llevaría a cabo si todos los docentes se comprometieran con la idea de representar durante un día a un/una matemático/a destacado. Cada uno debería no solo lucir como ellos/ellas sino que deben explicar en un tiempo lo que consiguieron en el este campo de conocimiento. Con esto, los alumnos no solo relacionarán el nombre de los matemáticos/as con logros conseguidos, sino que podrán interactuar con ellos, preguntándole toda curiosidad que tengan. Por ello, docente no solo tendría que tener claro su personaje, sino que deben explicar tales conocimientos a un grupo de alumnos de diferentes edades: desde los 6 años hasta los 12 años, donde vemos una gran diversidad de nivel matemático.

    Por último, he de decir que los aspectos que ha dificultado dicha lectura, es a la hora de utilizar nuevos términos, como “saltos”, “rábano, “quebrados”, entre otras, ya que he aprendido cada uno de estos conceptos con otras palabras. Por eso, hizo que me parara más a pensar acerca de lo que quería significar. Pese a esto, pienso que los alumnos no tendrán ningún tipo de problema con estos conceptos, ya que en muchos casos no los conoce, siendo así más fácil para ellos.

  38. Amanda Rodriguez Álvarez (educación primaria) Says:

    Este libro cuenta la historia de Robert un niño que refleja la realidad de muchos alumnos a los que no le gustan las matemáticas por no entender lo que enseñan sus profesores o por no ver su atractivo. Robert tiene una actitud de rechazo hacia las matemáticas por las clases tan aburridas de su profesor Bockel pero un noche sus extrañas pesadillas se transforman en sueños en los que aparece el diablo de los números. El diablo le presenta a Robert las matemáticas de una forma muy amena e interesante, y el niño acaba por cogerle el gusto a estas.
    El diablo de los números es un libro muy interesante y de lectura sencilla. A medida que va avanzando, el libro te cautiva hasta el punto en el que te sientes tentado a realizar todos los ejercicios que se presentan en el.
    Es un recurso muy atractivo para enseñar matemáticas ya que a lo largo de los sueños de Robert se presentan todo tipo de contenidos matemáticos como los números primeros, los números romanos, el origen del 0, la gran utilidad del 1, los números irracionales, teoremas y teorías matemáticas de grandes autores (Pitágoras, Fibonacci, Klein…), etc.
    Lo que me llamó más la atención de este libro y lo que, sin duda, me gustó más fue el uso de ciertos términos como “rábano”, “saltar”o “pum” que sustituyen a términos y conceptos matemáticos para facilitar su comprensión al lector, que junto a la gran utilidad del número 1, me parecen las herramientas más importantes que se presentan en el libro para enseñar matemáticas.
    Este libro también se presenta como una objeción al mito de que las matemáticas son aburridas y demuestra que la forma de enseñar matemáticas va a influir mucho en la perspectiva que los niños tengan de ellas. Como le pasa a Robert – que aburrido de las clases del Sr. Bockel descubre en las explicaciones del diablo lo interesantes que pueden ser las matemáticas- a cualquier niño le pueden gustar las matemáticas si aprender de una forma dinámica, sencilla e interesante.

  39. Alba Rubio Castelo (2º Grado en Mestre de Educación Primaria) Says:

    “El Diablo de los números” nos cuenta la historia de Robert, un niño al que no le gustan mucho las matemáticas ni tampoco su profesor. Una noche sueña con el diablo de las matemáticas, que se las explica desde otro punto de vista, haciendo el proceso más ameno y lúdico, con ejemplos de la vida cotidiana. Así noche tras noche y en cada sueño aprende un concepto diferente.
    En el libro se trata todo tipo de conceptos matemáticos como las potencias, la importancia del 0 y el 1, números primos, irracionales, fracciones, números romanos…
    Me pareció un libro con conceptos interesantes, pero demasiado monótono, siempre se repetía la misma historia: Robert soñaba con el diablo, discutían sobre lo aburridas que eran las matemáticas, él le enseñaba algún concepto nuevo a Robert y después se despertaba e iba a clase, Así capítulo tras capítulo. Sinceramente, un poco aburrido.
    En mi opinión, no es un libro que yo recomendaría a niños de Ed. Primaria, realmente me parece para gente de más edad, ya que tiene algunos conceptos un poco difíciles de entender para niños de 6 a 12 años. Está bien porque tiene muchas ilustraciones para ellos y todo está representado, pero sinceramente no lo veo muy enfocado para niños de esta edad en lo que se refiere al contenido del libro e incluso al vocabulario.
    Debo decir que una de las cosas que más me llamó la atención fue que cada ejemplo que el diablo ponía para explicar algún concepto, estaba relacionado con la vida cotidiana.

  40. Sara Arias (Segundo de Grao en Mestre de Educación Primaria). Says:

    Nunca ha sido bueno el exceso de expectativa, pues suele venir acompañada decepción, de un desajuste entre lo ideal y lo real efectivo. Esto es quizás lo que me ha ocurrido con El diablo de los números, un libro del que había oído hablar y nunca me había animado a leer pero del que esperaba demasiado. A pesar de todo podría decir también que quizás se trate de un libro cuyas virtudes de despliegan con el tiempo y la reflexión, por lo que considero que aunque no ha sido lo que esperaba posee un enorme potencial entre líneas.

    Pero, ¿a quién va dirigido todo ese potencial? Aunque en un primer momento El diablo de los números parezca estar dirigido a los niños, considero que después de todo no es así, pues en él se desarrollan conceptos bastante abstractos todavía inaccesibles para ellos. ¿Y para alumnos de Secundaria? Aunque los elementos matemáticos contenidos en el libro sean más adecuados a su nivel, creo que la manera de narrar podría resultarles ligeramente infantil. ¿A quién va dirigido entonces el libro? Considero que a aquellos adultos que nunca se han llevado bien con las matemáticas y desean reconciliarse con ellas o bien a aquellos que -como nosotros- tienen que enseñar matemáticas a muchos niños que no muestran ni el más mínimo interés por la materia. Creo que precisamente el acabar con la figura del profesor de matemáticas aburrido y “rancio” es uno de los objetivos principales del libro. Frente al odiado –e intencionadamente odioso- profesor Bockel se nos presenta a un Diablo de los Números dinámico y divertido, cuya realidad onírica dista mucho del tedio escolar. Quizás así se intente transmitirnos la importancia de respetar la realidad individual de los niños frente a lo estricto de la vida diaria –la académica en particular-, pues tras los encuentros de Robert con el Diablo el propio rendimiento académico del niño mejora, y es que por primera vez siente algún tipo de interés por las matemáticas.

    Aunque me he posicionado del lado del escepticismo, he de reconocer que las tres primeras de las doce noches que se narran en el libro fueron un gran descubrimiento para mí. El tratamiento del número uno como principio del que parte todo, la infinitud –de lo grande y de lo pequeño- la naturaleza particular del cero y su tardío descubrimiento y la Conjetura de Goldbach son excelentes, pero creo que a partir de ese momento la narración se oscurece y aspectos como los números periódicos, las raíces cuadradas, la probabilidad, los números factoriales, el número áureo o la Lógica Matemática considero que en vez de ser aclarados son presentados con demasiada superficialidad y apenas se explican, simplemente se les cambia el nombre. Y entonces me surge una pregunta, ¿por qué las cosas se nombran como se nombran en el libro y qué implicaciones tiene este hecho a la hora de estudiarlas o enfrentarse realmente a ellas? Creo que no aporta simplicidad sino más bien al contrario, pues lo realmente importante es iluminar y presentar de un modo accesible los conceptos, no simplemente cambiarles el nombre.

    A pesar de las carencias que hemos destacado, me resulta interesante la contraposición que se lleva a cabo entre Matemática y Academia (escuela más bien) y la Realidad Efectiva y el Sueño, los Ideales individuales de cada alumno que todo maestro debe tener en cuenta a la hora de enseñar, además de la idea subyacente de que el mundo está escrito en lenguaje matemático.

  41. Ivana Iglesias Says:

    2º Grao en Mestre de Educación Primaria

    Derribando tópicos

    El libro matemático El diablo de los números de Hans Magnus Enzensberger que, paradójicamente, no es matemático, ha escrito un libro dirigido a todos aquellos que temen a las matemáticas. El libro trata la enemistad de un alumno con las temidas matemáticas ya que al protagonista, llamado Robert, con el que seguramente muchos estudiantes nos sentiremos identificados al leerlo, no le gustan las matemáticas porque no las entiende y, además, se siente totalmente desligado a su profesor y consecuentemente a las matemáticas. Sin embargo, todo cambia cuando conoce a su diablo que aparecerá en sus sueños y que a lo largo de 12 noches consecutivas conseguirá que Robert sea un gran aprendiz de las matemáticas abandonando así tópicos como que las matemáticas son aburridas, son difíciles o no son útiles.

    Después de leer este libro, creo en la necesidad de enseñar que las matemáticas pueden ser entretenidas e interesantes si le muestras al alumno lo útiles que resultan en su vida diaria, sólo necesitas ese pequeño “diablillo” que te muestre lo útil que puede ser lo que estás aprendiendo, es decir, se necesita de un profesor que haga de las matemáticas un aprendizaje significativo para el alumno. También es interesante destacar que el diablo de los números ejerce el papel de guía y compañero, acompañando a Robert en el proceso de aprendizaje, dejando que se equivoque y que vuelva a comenzar, proporcionándole al alumno un aprendizaje constructivista.

    Otra valoración sobre este libro es el referido al lenguaje que utiliza, ya que se trata de un lenguaje didáctico y a pesar de ser matemático, es muy sencillo para los lectores, aunque sea principiante en las matemáticas. También, me llama la atención como crea su propio lenguaje matemático: la serie de Fibonacci, rábano, cuag, números de primera, etc. consiguiendo así aproximarse más al lector y no aburrirlo teniendo que leer conceptos matemáticos que seguramente a muchos de los lectores les traerá malos recuerdos.

    El autor además es muy positivista en sus relatos ya que muestra como el diablo de los números nunca da por perdido un alumno al que le cuesta más las matemáticas, sino que lo motiva y ayuda en su proceso de aprendizaje proporcionándole en cada instante los momentos didácticos que necesita. Asimismo, el libro es muy interactivo, incluso para el lector pues sorprende que el autor invite al lector a participar en las actividades que se proponen por lo que muchas veces me he sentido también protagonista de este libro y pienso que a cualquier persona que lo lea le pasará lo mismo quedando impresionada por todos los datos, explicaciones y procedimientos curiosos que descubres y de los cuales no eras consciente a pesar de lo simples que son.

    Si llevamos este libro al terreno de la Educación Primaria pienso que sería un buen libro para el último ciclo de Primaria para que comprendan cómo las matemáticas están ligadas a su vida real y la importancia que tiene aprenderlas y así poder comprender un poco mejor el mundo que les rodea, siguiendo también el ejemplo de las estrategias didácticas del diablo, ya que es capaz de enseñar desde lo más simple hasta lo más complejo ayudando al alumno en cada pequeño avance matemático y basándose en el Learning by doing , pero también apelando al esfuerzo que debe hacer el alumno por entender lo que está aprendiendo pues, aunque a veces cueste más, no deben rendirse en el intento. Consecuentemente, también tendría otra aplicación didáctica para los maestros para que así fuesen más conscientes de que el profesor también debe enseñar matemáticas, al igual que cualquier otra asignatura, haciendo partícipe al alumno y mostrando todo lo interesante que puede tener lo que estás enseñando.

    Definitivamente El diablo de los números es el libro perfecto para aquellos que temen a las matemáticas ya que cuando uno ve el sentido de lo que está aprendiendo se evita que se creen este tipo de tópicos, pero esto debe ocurrir por ambas partes, profesor y alumno, ya que cuando uno de los dos no es consciente de esta realidad, no se produce ese proceso de feedback imprescindible en los procesos de enseñanza aprendizaje.

  42. Ainoa Raya Fajula (Educación Primaria) Says:

    Roberto sueña con cosas horribles, hasta que una noche un anciano irrumpe en sus sueños. Este anciano pertenece al mundo de los números y se hace llamar “El Diablo de los números”. Como sucede en la vida real, es un maestro que cumple órdenes de sus superiores e intenta enseñar a sus alumnos las diferentes teorías o cuestiones importantes que deben conocer. A Roberto le sucede lo que a muchos niños de su edad con esta asignatura, todo le parece complicado y de difícil comprensión, y sobre todo le resultan las matemáticas muy aburridas. Por ese motivo desde un principio, las clases del anciano profesor pierden para él todo clase de motivación y estímulo. En los primeros sueños el anciano le enseña unas matemáticas más dinámicas, no como hace su profesor (en la realidad) de matemáticas del colegio. Todo lo que le enseña es muy básico, iniciándole siempre en aspectos sencillos y, que a él le fomenten interés.
    Otra de las realidades que intenta enseñar este libro es la manía que tienen los docentes en el manejo de la calculadora en las aulas. Lo más normal es ver a los alumnos durante las clases haciendo cuentas muy farragosas y operaciones que llevan mucho trabajo en su elaboración. Al finalizar la enseñanza obligatoria y estén en cursos superiores, las operaciones matemáticas serán más complicadas de realizar, y es aquí precisamente cuando es menester el uso de la calculadora.
    También descubre que las matemáticas explicadas de otra forma son mucho más divertidas y sirven para otros muchos usos en la vida cotidiana, o la relación que existe entre las matemáticas y los animales (Números de Bonatschi).
    Tanto es el interés que demuestra por las matemáticas, que cuando se despierta de los sueños sigue pensando en ellas, incluso deja de ir a jugar con sus amigos por la curiosidad tan grande que tiene por conocer si todo lo que el diablo de los números le enseña es cierto.

  43. María Teresa López Pereira (Grado en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    Este libro nos cuenta la vida de Robert, un niño que no le gusta las matemáticas.
    Está dividido en doce capítulos, cada capítulo es un sueño de Robert.
    Esta visión que el tiene va cambiando a partir de los sueños que el va teniendo contando en el libro con el Diablo de los números.
    Me gustó este libro porque tiene mucho que ver con la realidad aunque pienso que si lo lean niños de primaria deberían leerlo con un adulto o con el profesor para guiarlos y por si no entiendan algunos conceptos. Además, usa muchos ejemplos para que los niños lo entiendan mejor.
    Me parece un buen recurso para los niños porque este libro les podría ayudar a comprender mejor las matemáticas y no tenerlo tanto miedo hasta les podrían gustar más de después de leerlo.

  44. Marta Rodríguez Barreira (2º do Grao en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números”, Hans Magnus Ensensberger.

    Hans Magnus Ensensberger (1929) ensayista alemán y uno de los principales representantes del pensamiento de posguerra, es el escritor de la obra “El diablo de los números” (1997), además de otras muchas obras literarias, lo cual combina con su trabajo de profesor.

    ”Un libro para todos aquellos que temen a las Matemáticas” es el comienzo de una gran historia, la de Robert, un niño al que no le gustan las clases de matemáticas ni las propias matemáticas, quizás debido a que no le han ayudado a comprender realmente todo lo que engloban, lo divertidas que pueden ser o que están presentes en su día a día, esto todo añadido a las posibles inadecuadas técnicas educativas que acostumbra a ver en su aula. Pero esta concepción que tiene Robert de las matemáticas cambiará a consecuencia de 12 sueños y un peculiar guía, el diablillo Teleplotaxl.

    Esta historia nos permite explorar y conocer los números a través de la lectura de una forma cercana al niño, ya que su protagonista es otro niño que va encontrando la curiosidad e interés por las matemáticas gracias al diablo que se le aparece en sueños y le explica varios temas matemáticos de una forma entretenida. Desde mi punto de vista, la idea principal que me transmite es que para explicar las matemáticas a nuestros alumnos tenemos muchas técnicas para hacerlo, pero debemos de elegir siempre la más adecuada y en este libro se aportan muchas ideas, ya que el Diablo a través de instrumentos y representaciones cercanas al niño le enseña de una forma divertida y al niño no le cuesta tanto comprenderlo, por ejemplo, el Diablo Teleplotaxl traslada lo abstracto a lo concreto con diferentes instrumentos como una gran calculadora, o le explica la infinitud de los números con una enorme serpiente que nunca se termina.

    Me parece interesante la conexión que se hace entre los sueños, ya que se va recordando lo aprendido en los anteriores, así se le muestra al niño que todo está relacionado y se puede ver de una forma más sencilla cuando vas avanzando que si se explicara cada contenido por separado. En el último sueño, el diablillo invita a Robert a una cena en la que se encuentra con muchos personajes importantes del mundo de las matemáticas como Pitágoras o Bonatschi, familiarizando al niño con estos genios matemáticos. También me gustaría destacar que en el libro se van desarrollando muchos conceptos matemáticos de una forma lúdica y visual, facilitando que el lector comprenda de forma más sencilla de qué se está hablando. Un factor que le encuentro en contra a este recurso es el hecho de que se cambien algunos nombres como por ejemplo a la raíz cuadrada se le llama rábano porque puede provocar cierta confusión en el lector.

    Me parece un libro orientado a los niveles más altos de primaria, pero que se podría incorporar perfectamente al aula, y a través de él podemos profundizar en los contenidos matemáticos. Sería una gran ayuda y apoyo para las explicaciones de la parte más abstracta de las matemáticas, además es un libro muy entretenido que creo que les puede gustar a todos los niños y niñas y despertar un poco más el gusto por las matemáticas.

  45. Tania Muñiz Martis (Grado en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    El Diablo de los Números narra a historia dun neno chamado Robert, ao cal non lle gustan as matemáticas, problema que soen ter a maioría dos nenos. Isto débese á forma que ten de ensinar o seu profesor Bockel, o cal non presenta de forma atractiva as matemáticas aos seus alumnos polo que estes acaban aborrecendo a materia e non comprendendo o que o profesor transmite. Esta situación comeza a cambiar cando unha noite nos seus sonos aparece un pequeno demo chamado Teplotaxl que consegue espertar o interese de Robert polas matemáticas e facerlle ver que estas poden ser fáciles e divertidas se son explicadas adecuadamente.
    Síntome moi identificada co protagonista da historia xa que desde sempre se me deron mal as matemáticas e nunca me gustaron. Esta situación débese principalmente a que ningún dos meus profesores conseguiron que vira a parte positiva desta materia e que me divertira á vez que aprendía matemáticas.
    O que máis me gustou deste libro é que non ten nada que ver coa metodoloxía típica que utilizan os mestres baseada na mecanización e na aplicación dunhas determinadas fórmulas. O que nos transmite este libro é o papel do alumno como o protagonista da súa propia aprendizaxe, que aprende facendo e, sobre todo, pon en marcha a súa capacidade de razoamento o que lle permite entender e interiorizar de mellor forma os contidos.
    En definitiva, é un libro moi recomendable para os alumnos de educación primaria xa que a súa lectura permite cambiar a percepción que teñen sobre as matemáticas e poden así mostrar un maior interese por elas e incluso pasalo ben mentres aprenden. Ademais, é moi fácil de entender e o seu vocabulario é sinxelo polo que os rapaces non terán ningún problema en lelo, e seguramente se entreteñan coa súa lectura e descubrindo os fantásticos trucos dos que nos falo o demo.

  46. María Montes Vesteiro Says:

    María Montes Vesteiro ( Grado en Magisterio de Educación Primaria)

    Este libro presenta la historia de un niño llamado Robert que odia las matemáticas (en especial los quebrados) y que una noche, en uno de sus sueños recibe la “visita” del diablo de los números, un ser que le explicará durante doce noches lo que son las matemáticas, yendo más allá de lo que es el contenido y centrándose también en la funcionalidad e importancia de las mismas, para ayudarle a comprenderlas y tratar de que le gusten, o al menos, que se interese más por ellas.

    En la trama argumental pueden observarse ciertas similitudes con la realidad de la educación de hoy en día: el profesor que matemáticas del protagonista y su forma de enseñar matemáticas, el señor Bockel, no ayuda a que Robert encuentre sentido ni utilidad a esta asignatura y hace que las odie todavía más y no las entienda. En una parte de la historia, en uno de los sueños de Robert, es perseguido por muchos señores Bockel hasta que el diablo de los números lo rescata. Cuando Robert ve cuantos Bockel hay dice “no sabia que hubiera tantos señores Bockel por el mundo”. Pienso que esta frase simboliza claramente a la gran mayoría de profesores (no solo de matemáticas, sino de todas las materias) que enseñan ciñiéndose a los contenidos y no se interesan y ni siquiera tratan de intentar que sus alumnos sientan interés, curiosidad, motivación, ni que les guste lo que les están enseñando. Actualmente no puede decirse que las matemáticas se enseñan bien. Se les explica a los alumnos que 2+2=4 pero se les dice que es así y punto, no se les explica el porqué, ni se les plantea que traten de averiguarlo, simplemente se les dice y tienen que saberlo. Los contenidos matemáticos deben plantearse mostrando la funcionalidad que tienen en la vida cotidiana de los alumnos, deben solucionar problemas que reflejen su realidad diaria.

    “El diablo de los números” es un libro en el que se tratan las matemáticas de forma totalmente diferente a lo convencional, de distinta manera a los libros de texto de matemáticas que todos hemos tenido que utilizar en nuestros años de Educación Primaria. A lo largo de las doce noches el diablo le enseña diferentes cosas sobre las matemáticas, empezando por lo más sencillo y avanzando a contenidos más complejos, desde los números naturales, racionales y primos hasta los números triangulares e incluso algunos teorías matemáticas. Al principio, Robert se muestra muy reacio a tener que aprender matemáticas, pero a medida que van pasando las noches, le van gustando cada vez más y tiene más curiosidad, hasta que llega la décima noche y se queja al diablo de que, sí, es cierto que le ha enseñado muchas cosas nuevas, pero no le ha demostrado ninguna y quiere que lo haga. Según el diablo, ese interés por conocer la demostración de principios matemáticos es propio del pensamiento de un auténtico matemático. Con esto saco una conclusión y es que como futuros maestros debemos tratar de enseñar a los alumnos/as de forma que, por un lado, sientan la suficiente curiosidad al igual que Robert por las matemáticas, y no solo quieran saber o memorizar principios matemáticos, sino querer saber cómo se descubrieron esos principios y porqué son así; por otro lado debemos enseñarles de forma que, al finalizar la etapa de Educación Primaria se inicien en el razonamiento matemático, de forma que en la etapa de Secundaria consigan llegar a deducir por sí mismos procesos y soluciones matemáticas y acabar sabiendo realizar deducciones lógicas y demostraciones de esos principios.

    En lo referente a mi opinión del libro, ,e gusta el argumento y creo que es muy interesante ya que enseña contenidos matemáticos de una manera diferente y sería un recurso que utilizaría en una clase de matemáticas de primaria (de 5º o 6º curso)

  47. Alba Vilariño Silva (Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” é un conto escrito no por Hans Magnus Enzensberger no que se nos conta a historia de como Robert, un neno ó que non lle gustan nada as matemáticas, remata sendo todo un amante delas. Isto ocorre grazas a que durante 12 noites soña co demo dos números, Teplotaxl, o cal lle ensina as matemáticas a través de diferentes retos que espertan a curiosidade e o interese de Robert por introducirse neste mundo, e facéndolle ver así que as matemáticas si que lle gustan de verdade pero o seu mestre, o señor Bockel, fai unhas clases tan maxistrais e repetitivas que fai que os alumnos/as aborrezan todo o que ten que ver cos números.

    Na miña opinión, este libro podería ser empregado coma un recurso didáctico dentro das nosas aulas para propoñer unha tarefa diferente no mundo das matemáticas e que, ademais, lle axudara ós rapaces/as a deixar algúns conceptos moito máis claros e explicados dunha maneira que eles/as poden entender mellor os conceptos abstractos que se lle presentan coas matemáticas. Penso tamén, que este material debe ser empregado, no caso de Educación Primaria, no último ciclo, pois se se utiliza antes e os nenos/as non comprenden de todo as explicacións que dá o demo para resolver os distintos acertixos, é probable que os rapaces/as se frustren e o conto remate por provocar neles o efecto inverso ó esperado ou desexado.

    Con todo, penso que o libro enteiro faise un pouco repetitivo, xa que reproduce unha e outra vez a mesma estrutura aínda que varíen os retos propostos polo demo e a información dada. Ademais, non é ata o último capítulo cando Robert pon en práctica na realidade o que lle ensinara o demo dos números, polo que durante todo o libro semella que é quen de aprender moito e comprender moitos conceptos pero non de poñelos en práctica na vida real, cando é o principal factor para que o alumnado se interese polo que están aprendendo: ver a relación entre os contidos e a vida cotiá.

  48. Laura Pose Suárez (Primaria) Says:

    “El diablo de los números” é un libro que a simple vista parece infantil polas ilustracións (para min moi acertadas) e co que logo tes das conta de que, inclúe a un público máis grande.
    Este libro trata de facernos ver que todo pode ser máis fácil do que parece, pois cando somos máis pequenos/as, a maioría toma as matemáticas con medo e ademais de forma aburrida polos método tradicionais e memorísticos empregados nas escolas. De feito, o que máis me chamou a atención en xeral do libro, é que o demo emprega outros termos para facerlle doada a comprensión ao protagonista. Por exemplo, chama “saltar” a elevar ao cadrado ou “números de primeira” aos números primos. Isto, se se leva á aula, igual pode levar á confusión con respecto á súa nomenclatura real, por iso sería preciso aclarar estes termos.
    O que nos produce este libro é un pouco o contrario ao que sucede nas aulas. Lévanos á vida real coas matemáticas. É por isto, que os nenos e nenas poden atoparlle un sentido máis práctico a esta ciencia, pois lévanos á realidade. Un exemplo claro é cando fai alusión aos números de Bonastchi (serie de Fibonacci) na natureza coas lebre e coas pólas das árbores.
    Outro aspecto dende o meu punto de vista moi acertado é que vai progresando pouco a pouco, dende conceptos máis sinxelos a máis complexos, e que ademais, fai un repaso dos mesmos capítulo tras capítulo. Algo que non se fai demasiado nas aulas, pois moitos termos rematamos por esquecelos. Ademais, fai alusión a grandes matemáticos, que non está mal que sonen, como foron Pitágoras, Gauss e Euler entre outros.
    Este libro creo que estaría ben para os últimos cursos de Primaria (5º e 6º), pois para cursos inferiores vexo máis complicado de aplicar pois hai conceptos que aínda non comprenden nin corresponden á súa idade. Eu propoñeríao como lectura para casa e logo ir comentando cada semana un capítulo entre todos xuntos e poder aclarar, comprobar e mesmo sacar algunha conclusión.

  49. Andrea Pérez Says:

    Andrea Sabela Pérez Pérez. 2º Curso -Grao en Mestre de Educación Primaria-.

    El Diablo de los Números es un libro enfocado al tratamiento de las matemáticas de manera pedagógica, intentando acercarse a los lectores con un lenguaje sencillo y cercano a la cotidianidad de los niños/as.

    Robert es un niño al que no le gustan en absoluto las matemáticas, por lo que su rendimiento académico no es del todo deseable en este aspecto. Un día durante un sueño se le aparece un pequeño diablillo que poco a poco y a lo largo de doce días (doce sueños), consigue cambiar la concepción que éste tiene de las matemáticas. Poco a poco Robert se adentra en un mundo hasta ahora desconocido.
    En este punto Teplotaxl (el diablillo), consigue amenizar la comprensión del mundo matemático con un lenguaje muy accesible, llegando incluso a relacionarlo con el día a día del niño.

    El autor nos quiere transmitir que las matemáticas no son tan complicadas como alcanza su fama, y que con una buena didáctica y estrategias, podemos conseguir que nuestros niños y niñas lleguen a los diferentes niveles de aprendizaje.
    A lo largo de este libro se nos quiere inculcar la importancia que tienen (tenemos) los maestros en la vida de nuestros alumnos y alumnas. ¿ A quien no se le atragantó una o varias asignaturas por esta causa? Esta manera de que nos adentremos en un mundo matemático de una manera tann sencilla, es pues la clave para acercarnos a nuestros pupilos/as y que se interesen un poco más por la materia.

    En último lugar me gustaría destacar la inexistencia de figuras femeninas destacables a lo largo de la obra (algo que también ocurre en El tío Petros). En un futuro me gustaría que mis alumnos y alumnas pudiesen sentirse identificados con este tipo de libros, algo que sin duda no ocurriría al tener en cuenta que todos los personajes que hemos conocido en estos dos libros son del género masculino. No comprendo el porqué de hacer ver a los más pequeños que son los hombres los que más conocimientos tienen en ciertas áreas y los únicos que pueden resolver problemas.
    Es por este motivo por el que, en principio, no recomendaría este libro.

  50. Paula Nebril Nebril Says:

    “El diablo de los números” cuenta la historia de un niño llamado Robert, el cual odia las matemácias. Un día en sueños se le aparece un pequeño diablo con bastón, y le enseña el increíble mundo de las matemáticas, haciendo así que su perspectiva cambie totalmente
    .
    Este libro me parece un gran acierto para niños que, como Robert, tengan dificultades para la materia. Yo nunca lo llegara a leer, aunque si que es cierto que mi profesor de matemáticas en 3º curso de la ESO nos lo recomendara como libro optativo. Aun así, creo que es un libro que vale tanto para niños como para adultos, ya que con esta lectura yo he aprendido bastante (también es cierto que las matemáticas nunca se me dieron muy bien).

    En primer lugar creo que es un libro dinámico y divertido donde se incluyen actividades, pidiendo así al lector que colabore en la propia historia y muchos dibujos para que ayudar a la comprensión del mismo. También tengo que decir que resulta algo repetitivo al saber que es lo que va a suceder en cada capitulo, ya que tiene una estructura monótona donde Robert se queda dormido y el diablo le enseña una lección.

    Una cosa que me ha gustado del libro es que las lecciones que en seña el diablo además de estar relacionadas entre sí, van de conocimientos más fáciles a más difíciles, lo que nos permite abarcar desde los cursos medios de primaria hasta la Educación Secundaria.

    Lo que este libro ofrece es una forma de ver las matemáticas totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados, y es por eso por lo que tiene tanto éxito. Por eso creo que además de ser un libro que engloba un amplio abanico de conocimientos matemáticos y geométricos también invita a la reflexión.
    Por ello me he fijado en dos hechos relacionados, donde no solo aparece en el libro sino que la situación en la vida real es la misma: es el hecho de que Robert odie a las matemáticas y por lo tanto también a su profesor, el cual utiliza un método poco efectivo (como al que estamos acostumbrados a ver). Cuando llega el diablo de los números, la manera de enseñar y de aprender no es la misma, y es por eso que triunfa tanto. Le enseña a partir de contextos y situaciones reales, aplicando metáforas y captando la atención de Robert en todo momento. Lo que me ha gustado es que no solo se juega con el contenido, sino que también se interesan en el “por que”, relacionan conceptos, hacen preguntas, muestran teoremas y hacen ver nombres tan conocidos como Pitágoras, Euler o Gauss.

  51. Fátima Willisch Elorduy (Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números es un libro escrito por Hans Magnus Enzensberger en el año 1997. En el momento en el que vi las dos lecturas, este título me tenía buena pinta y me daba mejor impresión que El Tío Petros y la Conjetura de Goldbach y así fue, ya que este libro lo leí mucho más rápido y me resultó mucho más entretenido y fácil de entender. Esto me sorprendió ya que la mayoría de mis compañeros con los que hablé de esto le resultó mucho más entretenido El Tío Petros y la Conjetura de Goldbach.

    Este libro cuenta la historia de un chico llamado Robert, quien como muchos otros niños, odia las Matemáticas y a su profesor, el profesor Bockel, por su manera de impartirlas, una didáctica aburrida, basada en aprendizajes memorísticos y procedimentales. Una noche, en sus sueños se le presentó un diablo de los números, Teplotaxl, quien durante doce noches lo visitó en sus sueños para enseñarle algunos conceptos matemáticos que normalmente en la escuela habría aborrecido. El diablo de los números consiguió en esas doce noches lo que ningún profesor había conseguido con Robert durante toda su vida, que consiguiera ver el lado bueno y divertido de las Matemáticas e incluso que le acabasen gustando.

    De esta lectura quiero destacar varios aspectos positivos, como es el hecho de que las actividades y los temas se presenten de manera gradual, es decir desde los más sencillos hasta los más complejos, algo que ayuda a Robert y al propio lector, en este caso yo, quien para ser sincera aprendí muchas cosas en esta lectura que no sabía o que me resultaban difíciles de entender con anterioridad. Otro aspecto que considero positivo es que todas las actividades están conectadas y cada noche, además de enseñar y mostrar conceptos nuevos también introduce lo anterior, por lo que ayuda a su afianzamiento. También quiero destacar el hecho de que conecte todas y cada una de las actividades que se realizan con la realidad. Este es uno de los principales problemas que tiene hoy en día la didáctica de las Matemáticas en la escuela, ya que los profesores no consiguen hacer que los alumnos/as vean su utilidad ni lo prácticas y divertidas que pueden resultar, algo que sí consigue este libro con sus lectores y el diablo de los números con Robert. Algo que me llamó la atención es el hecho de que en ocasiones, al final de cada capítulo, propone actividades para que, si alguien se quedó con curiosidad o sigue sin entender alguno de los conceptos, pueda así entenderlo mejor o saciar su curiosidad. También me llamó mucho la atención el hecho de que no llame a las cosas por su nombre, por ejemplo “rábanos” a las raíces cuadradas, “saltar” a elevar a la potencia, “números de primera” a los números primos… creo que es algo que hace que te olvides de lo aburrido que puede resultar ya solo el hecho de escuchar “raíces cuadradas” por su relación con las cuentas Matemáticas que se realizan en la escuela, aunque bien es cierto que creo que a veces puede llevar a confusión. También considero positivo el hecho de que emplee dibujos a la hora de explicar los conceptos, ya que ayudan a una mejor comprensión.

    Creo que este libro podría leerse a partir de los últimos cursos de Educación Primaria e incluso primeros de Educación Secundaria, ya que a pesar de utilizar dibujos y un vocabulario bastante sencillo, creo que hay conceptos que pueden resultar complejos a unas edades más tempranas.

  52. Aurora Rodriguez (2º de Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números” é un libro escrito por Hans Magnus Enzernsberger. Nel preséntannos a un neno chamado Robert que non parece ter moito interese nas matemáticas debido ás malas experiencias que lle ocorren no seu colexio. Unha noite un diaño preséntase nos seus soños e durante 12 noites cambia a concepción que o neno tiña sobre as matemáticas, introducíndoo nunha espiral de novos conceptos e formas de observar aos números, ata chegar ao punto dun total interese de Robert nesta disciplina.
    Utiliza o personaxe do diaño Teplotaxl unha linguaxe matemática moi accesible, e a forma na que nomea procesos, ao meu entender cunha dificultade medianamente notable, faise moi entretida. Tanto os números primos, irracionais, triangulares, etc. , como teoremas, xeometría, e incluso grandes personalidades desta ciencia son mencionados nos diferentes capítulos. Ademais, cara o final, tamén é tratado o feito da existencia de mulleres matemáticas, case inexistentes ou esquecidas polas comunidade, aínda que me decepcionou que non se estendera un pouco máis neste punto.
    Teño, como futura docente, as miñas dúbidas sobre se esta sería unha lectura adecuada para nenas e nenos de Educación Primaria, xa que no caso de que o fora, gustaríame introducilo cara o curso de 6º, de camiño a que abran a mente aos coñecementos que nun futuro terán e sexan capaces de non establecerse nos conceptos superficiais e repetitivos, tal e como a maioría de nós seguramente fixemos. De todas formas, ten unha complexidade elevada a súa lectura, incluso a min me custaba seguir o ritmo do libro. Non penso tampouco que se nos recomendara ler este libro para enfocalo exactamente igual nas aulas, senón para ter unha referencia de contidos e procedementos, e abrir a mente a novas formas de pensamento. Creo que é un bo método para perder o medo ás matemáticas no seu conxunto e unha alternativa ao despopularizadas que se atopan nos centros educativos, incapaces de asimilar, comprender e moito menos reflexionar sobre un campo que abarca tanto como este.
    Menciónase moito tamén a figura do profesor tradicional que lles obriga a ser repetitivos coas matemáticas e os somete a multitude de probas sen razón clara, non os motiva e non existe un espírito investigativo sobre o que eles mesmos están estudando. Supoño que esa situación, en certo modo, debería facernos ver ás persoas que nos formamos para docentes a necesidade de abrirlles camiños aos nenos e satisfacer os seus “por que” aprendendo nós tamén continuamente. Isto foi case ao que lle din máis importancia, supoño que por vivir de primeira man esta situación na educación.

  53. Rebeca Núñez García, Educación Primaria Says:

    El diablo de los números fue escrito en 1997 en alemán por Hans Magnus Enzensberger. Pertenece al género de novela infantil-juvenil.

    Aunque este dirigido a niños de Educación Primaria, considero que tiene ciertos contenidos demasiado complicados para que ellos entiendan, lo que puede provocar que abandonen la lectura o lo lean sin motivación. A pesar de llevar ilustraciones, ciertos aspectos son complejos para niños de tan poca edad. Al tener tantas imágenes, puede provocar que un público más mayor como pueden ser alumnos de Educación Secundaria, consideren que es demasiado infantil y no les preste atención. Ciertos contenidos me resultaron difíciles a mi también, a pesar de estudiar Matemáticas hasta 2 de Bachillerato, que se supone que debería conocer estos conceptos desde Primaria por lo menos.

    Un rasgo que quiero salientar, es que en cada capítulo hace referencia a lo anterior, por lo que los contenidos están interrelacionados entre ellos. Además, hacia el final, hace referencia a Matemáticos importantes, lo cual está muy bien para que los niños conozcan nombres importantes, además de autores o escritores de literatura.
    Me gustaría hacer hincapié en la utilización de otros nombres para conceptos más técnicos como llamarle “rábano” a la raíz cuadrada, “saltar” a elevar. Se busca la inquietud y la motivación, sobre todo en aspectos como dejar a Robert con ciertas dudas o sin la respuesta alaguna pregunta para que piense y el mismo busque la solución.
    Trata temas muy interesantes que en la escuela no se trabaja, como la importancia del número cero o el uno y de donde vienen los números.
    Se trabaja de una manera constructivista, donde todos los contenidos están relacionados entre ellos y forman una gran red.

    El libro se compone de 12 noches y por lo tanto 12 sueños, donde su protagonista Robert, descubre las matemáticas de una forma más lúdica gracias a su “diablo de los números” llamado Teplotaxl. Robert odia las matemáticas a causa de que su profesor en la escuela utiliza un método tradicional y aburrido que desmotiva a los alumnos y hace que pierdan el entusiasmo y las ganas por una material.
    En esas doce noches, el diablo le explica desde conceptos más básicos como el número uno, el número cero, los números negativos, a conceptos más complejos como números irracionales, serie de Fibonacci, etc. Teplotaxl utiliza situaciones reales para explicar ciertos contenidos, como por ejemplo ocurre en la octava noche, donde Robert es llevado a su clase de la escuela y el diablo reúne a sus compañeros de clase de múltiples formas para enseñarle los números factoriales.

  54. Javier Quintairos Rodríguez. 2º de Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números” é unha novela que permite explorar as matemáticas dunha forma entretida. Sobre todo, o relevante as formas xeométricas e os números fraccionarios, pois estes están explicados dunha forma sinxela e ilustrativa.
    A historia conta as aventuras que vive Robert, un neno ao que as matemáticas non lle gustan debido ao seu profesor, xunto con Teplotaxl, un demo dos números. Nesta viaxe, Robert explorará o marabilloso mundo das matemáticas a través de diferentes soños -12 soños en concreto, o mesmo ca o número de capítulos do conto- nos cales coñecerá os números racionais, triangulares, así como as formas xeométricas, entre outros contidos.
    Pola contra, en algunhas explicacións como a dos números triangulares, volvíase un pouco confusa e apenas se entendía nalgúns anacos. Ademais, sorprendeume negativamente que non aparecese ningunha personaxe feminina exceptuando a amiga de Robert.
    Malia a isto, a lectura foi comprensible e fíxoseme amena, polo que me parece unha lectura 100% recomendable para os nenos de terceiro ciclo de primaria así como para os de primeiro ciclo da Educación Secundaria. Tanto para estes últimos así como para os de terceiro ciclo de primaria, podería ser unha gran ferramenta para repasar a materia de matemáticas.
    Ademais, sería interesante introducir capítulos deste libro no alumnado de 4º de primaria, pois pode axudar a aprendizaxe de algúns conceptos difíciles de asimilar.

  55. Pablo Martinez Alonso - Educación Primaria Says:

    El diablo de los números a primera vista parecía un libre simple y aburrido para niños, pero con muchos dibujos que es lo único que entretendría. Sin embargo, me sorprendió mucho el libro, hace tener otra visión más atractiva de las matemáticas. Se adapta muy bien a los últimos cursos de primaria y también a algunos de la ESO ya que trata algunos contenidos un poco complejos para los primeros cursos de primaria.

    Es un libro que hace pasar a las matemáticas de aburridas y difíciles a entretenidas y curiosas. Cuenta con un lenguaje también muy vistoso, poniendo otros nombres a las operaciones como “rábano”, “quang” o las liebres. Este diablo que entra en el sueño de Robert cada noche hace que Robert pase de odiarlas a que cada noche espere con ansia la llegada del diablo para saber algo más de matemáticas. Al principio, Robert se resistía y seguía con su odio a ellas por culpa de su profesor Bockel pero termina apreciando las matemáticas, sobre todo con términos y situaciones que entienda y viva, por ejemplo, cuando le propone un problema con el agrupamiento de sus compañeros de clase.

    Por último, me parece que los niños que tengan problemas con las matemáticas o le sean muy aburridas, este libro puede darles otra visión sobre ellas y empezar a interesarse en clase por ellas y mejorar sus habilidades matemáticas.

  56. Jesús Montero González. 2º Educación Primaria Says:

    El libro El Diablo de los Números, escrito por Hans Magnus Enzensberger me pareció interesante porque nos hace reflexionar que es posible cambiar la idea de los niños sobre las matemáticas. Así mismo, nos enseña a ver que las situaciones matemáticas se pueden resolver de distintas formas, con planteamientos más divergentes.
    En esta historia se cuentan los sueños de doce noches que tuvo un niño Robert, que le tiene miedo a las matemáticas con un diablo de los números llamado Teplotaxl. A lo largo de las páginas vemos como ese niño que tiene constantes pesadillas empieza a soñar con ese diablo que le sugiere cuestiones matemáticas caracterizadas por situaciones y lenguaje fantásticos y diferentes a las clases rutinarias de su profesor, señor Bockel. Ese diablo le propone, enseña y muestra trucos para resolverlas. De esta manera hace más asequibles los conocimientos matemáticos que trata como: la importancia del número uno, del cero, las potencias, las raíces, el valor de las cantidades, los números de Bonatschi, fracciones, construcción de figuras, la importancia de las matemáticas en la naturaleza y en la vida.…
    El autor reclama la atención del lector tanto a través de las historia que cuenta, que lleva a realizar las propuestas didácticas, como a través de las actividades que al final de algunos sueños, plantea realizar y da la solución para comprobar los resultados. Así mismo, con esta finalidad ilustra el texto y añade los comentarios en los dibujos. Aún así me parece un poco complicado para que el alumno de Primaria pueda leer este libro sin una ayuda guiada. Sí sería interesante ponerlo como lectura de clase y realizar las actividades que se plantean. Considero que puede ser una manera de que los alumnos poco a poco cambien su imagen e interés por las matemáticas, como le pasó al protagonista de la obra.
    En los sueños, tanto el diablo como Robert tienen momentos de crispación y enfado, con amenazas del diablo de no volver y decisiones del niño de seguir con el diablo como una alternativa al principio de no tener otras pesadillas más angustiantes. Hacia el final del libro esto cambia y en concreto en el undécimo capítulo, ya vemos el reconocimiento del niño por el gusto de las matemáticas, pues ahora que conoce trucos, sabe cosas pero quiere saber cómo son, por qué y por que así. La relación con el diablo pasó de ser la alternativa a otras pesadillas a llegar a plantearse cuestiones de un verdadero matemático y a ser un iniciado y aprendiz del diablo de los números de Teplotaxl y al mismo tiempo amigo.
    En toda la historia y en la duodécima noche se nos va mostrando que las matemáticas es algo vivo, dinámico y que no todo está demostrado por lo que hay que seguir investigando como se hace referencia a los egipcios, árabes, matemáticos de gran prestigio en la humanidad como Pitágoras, Gauss, Klein…. También se alude a la falta de mujeres matemáticas por considerar que no eran asunto suyo. Según el diablo eso cree que va a cambiar. Se compara la vivienda de los diablos de las matemáticas con el cielo de los números y al mismo tiempo con el infierno cuando no se encuentra la solución.
    En el libro también se hace una crítica a la didáctica del señor Bockel, a los planes de estudio que marcan mucho el ritmo de las clases, corrección de deberes por parte del profesor en su casa y lectura del periódico en la clase.
    El final me pareció sorprendente y muy didáctico para que las expectativas de los alumnos hacia el éxito en esta materia sea mayor al creer en sus posibilidades.
    Podríamos preguntarnos si amar las matemáticas será una manera para dejar de tener pesadillas?, como le pasó a Robert.

  57. Manuel Joaquín Otero Triñanes Grao Mestre E. Primaria - 2º Curso Says:

    “El Diablo de los Números.´´

    É un libro moi interesante desde a miña perspectiva. Todos os contidos que trata versan sobre as matemáticas e introdúceos de forma que o lector vaia aplicando o que le anteriormente cos seguintes capítulos, o que resulta de gran utilidade.

    Non só trata os números nin as contas como poden ser as fraccións, senón que tamén nos introduce na xeometría, nos procesos, nas bases xerais das matemáticas e mesmo o relaciona coa natureza, algo que me pareceu moi interesante e de gran aplicación didáctica.

    A lectura faise moi amena e resulta reflexiva, xa que o tratarse dun libro con diálogo e debuxos o lector párase máis e tenta entender todo para non toparse con dificultades, cuestión que nalgúns capítulos me sucedeu, onde me ía parando nas partes que me resultaban máis complicadas, pero lendo co interese suficiente non houbo problema.

    En canto ao contido, cabe dicir que a forma en que o vai expoñendo e introducindo é moi utilitario, xa que comeza falando nun primeiro momento do número 1, dos números romanos, do número 0, da súa aparición e formación na historia, das potencias… e vaise integrando en contidos máis complexos de forma que todo teña relación co anterior, igual que os números triangulares, por exemplo. Outro aspecto a destacar, é o nome que lle asigna as diferentes operacións ou números, como pode ser chamarlle rábano a raíz cadrada, ¡pum! aos números factoriais ou cuang a unha unidade de medida, xa sexa un centímetro, un metro ou un quilómetro.

    Até o día de hoxe, non tiña nin idea deste tipo de libro, nunca escoitara falar del, nin mo propuxeran ler durante a miña etapa na Primaria nin na Secundaria, polo que a partir de hoxe recomendaríallo a todo o mundo, a mestres e mestras en formación coma nós mesmos e tamén ao alumnado, para ver como se plantexan as matemáticas desde outro punto de vista e a forma na que se aplican.

    Con este libro tamén chegamos a conclusión de que as matemáticas non son tan difíciles como parecen, senón que coa suficiente atención e empeño todo se desenvolve sen problemas, chegando a derrubar o tópico de dicir que a min non se me dan ben, polo que pode dicirse que todo problema radica no proceso e non na aplicación. Isto pode deberse a que nas nosas etapas educativas anteriores aprendíamos matemáticas sen entender e poder aplicar os procesos necesarios, dando lugar á frustración e rexeitamento desta área e materia.

    Por último, gostaríame facer unha pequena crítica a que a figura da muller neste campo ao longo da historia sempre estivo de lado e nun segundo plano, nunca se lle deron as mesmas oportunidades nin recursos que calquera outro matemático, dado que si facemos un percorrido cara atrás, todos os nomes de figuras importantes neste campo corresponden coa figura masculina sen aparecer ningunha feminina.

  58. Damián Otero Rodríguez (Primaria) Says:

    “ El diablo de los números” pareceume un libro bastante entretido e moi recomendable para utilizar nas aulas de educación primaria, sobre todo no último ciclo (5º/6º), xa que pode ser complexo para nenos con menor idade ao falar sobre unha gran cantidade de contidos matemáticos.
    Como aspectos positivos do libro, destacaría que é moi realista á hora de mostrar a situación dun neno que non comprende as matemáticas e a visión que ten do seu profesor. Por esta razón e moi bo para aqueles nenos aos que lle resulten complicadas as matemática xa que os aproxima un pouco máis a elas. As actividades ao final de cada capitulo fan que intentes realizalas e así o libro e máis entretido.
    Por mostrar algún aspecto negativo, o que menos me gustou foi que se lle cambie o nome a diferentes termos, xa que isto pode confundir bastante aos alumnos.

  59. Micael Méndez Martínez (Grado de maestro en Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números

    En este libro, el autor mezcla realidad y fantasía e intenta explicar, a través de los sueños de un niño con un diablo, la ciencia de los números, la simplicidad y sencillez de la utilización y aplicación de los mismos en las matemáticas. Al niño no le gustan las matemáticas ni las entiende, pero a medida que se van sucediendo los sueños y las explicaciones del diablillo, va interesándose más por las matemáticas.
    Este libro para mi ha sido un claro ejemplo de que si se afrontan las matemáticas de una forma divertida en vez de una forma monótona, el alumnado se interesará más por ellas.

  60. Carmen Omil Nogales Primaria Says:

    El diablo de los números

    Una vez acabada la lectura del libro “El diablo de los números” me dispongo a dar mi opinión sobre el mismo.

    En primer lugar, decir que este libro me pareció muy bueno para los niños y niñas de tercer ciclo de Educación Primaria y la ESO ya que los conceptos que trata no son muy difíciles y les puede ayudar a entender pero, sobre todo, a disfrutar mucho más el mundo de las matemáticas. Esto es así ya que los problemas que plantea son interesantes, muy diferentes a las aburridas actividades que se plantean en los centros educativos, como dice Robert, el protagonista y ayuda a enfocar las matemáticas como un juego donde los números son los protagonistas principales. Relacionado con esto podemos ver una crítica a los deberes que se proponen en los centros educativos (por ejemplo, los ejercicios sobre trenzas del señor Bockel) ya que, para el diablo de los números, lo más importante no es saber hacer complicadas operaciones matemáticas con la cabeza sino ser capaces de entender el procedimiento y, una vez hecho esto, poder seguir este procedimiento con los números que siguen.

    También se puede ver la idea de que en clase de matemáticas no es habitual que suelan dejar usar la calculadora y como Teplotaxl le dice a Robert que usar la calculadora es bueno ya que no tiene sentido calcular una gran cantidad de números de cabeza porque así lo único que se consigue es perder el tiempo. Estas ideas pienso adaptarlas a mi futura clase, en el caso de la calculadora, que la puedan usar siempre y cuando se le dedique un tiempo a practicar el cálculo mental ya que es una habilidad que también me parece de gran importancia.
    La historia que se relata es amena y engancha al lector con bastante facilidad porque uno siente curiosidad por entender los problemas que le plantea Teplotaxl a Robert y el hecho de poder resolverlos a medida que lo va haciendo el protagonista hace que la historia vaya siendo cada vez más amena.

    Por otra parte, me resultó muy interesante el lenguaje usado por los personajes como “rábano” en lugar de “raíz”, “números saltarines”, “cuangs”, “pum”… Con el objetivo de aproximar las matemáticas al mundo de los niños y niñas para que estos las vean como algo más próximo a ellos/as y las puedan entender mejor.
    Además, un aspecto muy importante de este libro es que ayuda a reflexionar sobre conceptos que teníamos plenamente interiorizados como la suma “1+1=2” o el número 0. E informa también sobre el desarrollo que tuvieron las matemáticas a lo largo de la historia y como todos los descubrimientos se apoyan en descubrimientos anteriores, idea que en mi opinión es muy importante para que los alumnos y alumnas puedan entender mejor este procedimiento y sean capaces de hacer los suyos propios.

    Además, el método de aprendizaje que sigue Teplotaxl con Robert es efectivo porque le da la oportunidad de equivocarse, darse cuenta de sus errores, recapacitar y reflexionar sobre ellos para que, finalmente, pueda aprender de los mismos y el aprendizaje sea mucho más útil que si fuese el propio diablo el que le dijese todo de primeras.

    Otro aspecto que me pareció muy positivo de este libro es que explica las matemáticas de una forma diferente a como se suelen dar en una clase tradicional ya que en el libro se estimula el interés de Robert mediante pruebas, juegos… Todo ello usando ejemplos que van más allá de simples operaciones aritméticas como puede ser el uso de representaciones gráficas. De aquí se deduce también la importancia de poner ejemplos visuales para entender las matemáticas más que simples operaciones, cosa en la que concuerdo totalmente ya que pienso que muchas veces ayudan más a entender el concepto que es lo realmente importante y lo que se debe aprender. Un recurso que usa el libro y que me pareció muy útil para aplicarlo en las clases es el triángulo de números y las propiedades y utilidades que encierra dentro de él.

    En esta historia podemos ver como a Robert, al que inicialmente no le gustaban las matemáticas, estas comienzan a interesarle más y más debido a que su autoestima va subiendo a medida que ve como es capaz de entender conceptos que pensaba que no llegaría a dominar. Desafortunadamente, es habitual que los niños y niñas se desmotiven y comiencen a odiar las matemáticas porque sienten que no son capaces de entender todo lo que se busca en los libros que dominen y esto va bajando su autoestima. Como futura profesora, sé que debo tener esto muy en cuenta e intentar que todos los niños y niñas comprendan lo que explico y darles refuerzos positivos a todos y cada uno de ellos/as para que sigan motivados.

    Sin embargo, aunque me parecen muy interesantes los trucos propuestos por el diablo de los números, eché de menos que estuvieran más relacionados con los temas que se dan en el colegio y que hubiese más ejemplos relacionados con el día a día de Robert ya que a excepción de los chicles y de las posiciones de sus compañeros de clase, los demás poco tienen que ver con esta realidad.
    Para finalizar, decir una vez más que me pareció un libro muy interesante del que se pueden extraer muchas enseñanzas como las que nombré anteriormente.

  61. Lucía Roque Rivera- Educación Primaria Says:

    Este libro me pareció de primeras (igual que otros libros relacionados con matemáticas) monótono, aburrido. Sin embargo, considero que esta obra ha sido entretenida. Nos habla eso sí, de aspectos simplemente relacionados con ellas pero siempre dándole un enfoque mágico ya que todo tiene lugar en el mundo de los sueños.

    El diablo de los números escrito por Hans Magnus Enzensberger (1929, Alemania) es “un libro para todos aquellos que temen a las matemáticas”. Cuenta la historia de un niño, Robert, que odia esta asignatura. Este odio hacia esta disciplina es culpa de sus antiguos profesores, en concreto del profesor de este curso llamado señor Bockel. Para cambiar esto, aparece es sus monótonos pero a la vez terroríficos sueños un diablo, concretamente el de los números. Este personaje aparece 12 noches y le explica a Robert aspectos relacionados con las matemáticas cada vez más complicados.

    Cómo dice al principio del libro “en los sueños, todo es diferente al colegio o a la ciencia” y el autor tiene razón. En este libro no se le llama a las cosas por su nombre y es algo que me llamó bastante la atención. Algunas palabras que cambian son por ejemplo elevar al cuadrado que se dice saltar o números de primera para referirse a los números primos.

    El libro podría utilizarse en Educación Primaria, quizás en los últimos cursos. Sin embargo, algunos problemas deberían de dejarse para la secundaria. Es un libro muy entretenido, ayuda a ver otra forma de enseñar las matemáticas. Si nos fijamos es totalmente distinta a la enseñanza del señor Bockel, por lo tanto podemos decir que la enseñanza del diablo de los números es innovadora nada que ver con la enseñanza tradicional del actual profesor.

  62. Helena Pombo Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚEMROS
    El Diablo de los números es un libro infantil y juvenil escrito por Hans Magnus Enzsensberger que describe un viaje por le mundo de las matemáticas.
    El libro cuenta la historia de Robert, un niño que detesta las matemáticas considerándolas innecesarias y aburridas. Esto, se suma a las técnicas pedagógicas que utiliza su profesor en el aula que hacen que las matemáticas sigan un proceso demasiado abstracto, lo que las hace muy difíciles de entender. Esta concepción tan negativa que tiene el protagonista sobre las matemáticas sufrirá un cambio radical a partir de la intervención de un diablo llamado Teplotaxl que se le aparecerá en sus sueños durante doce noches. Este diablo trata de explicarle a Robert diferentes conceptos matemáticos que aparecen en situaciones de la vida cotidiana hasta conseguir que el protagonista se interese por las matemáticas haciendo desaparecer el miedo que le tenía a estas.
    En el libro se tratan diversos conceptos matemáticos como son los números primos, las raíces así como diferentes teoremas y demostraciones. Comparándolo con el Tío Petros , creo que el Diablo de los números es un libro juvenil adecuado para la etapa de educación primaria haciéndole ver al lector que las matemáticas pueden ser muy útiles y divertidas. Además, el hecho de proponer actividades y plantear diversos problemas para que el lector resuelva me parece una buena manera de conseguir que la lectura se convierta en una actividad entretenida y amena ya que muchos niños tiene una concepción de la lectura como una actividad aburrida que realizan únicamente por obligación.
    Otra cosa que me llamó la atención fue la referencia que se hace a las mujeres matemáticas, una figura que históricamente ha estado desprestigiada en este campo, así como en muchos oros relacionados con la ciencia. A pesar de que se mencionan, creo que se debería comentar algo más sobre ellas y sobre su importancia en las matemática rompiendo esa relación entre matemáticas y hombres que excluye al género femenino

  63. Lara Pouso Martínez (primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    ‘El diablo de los números’ (1997), é unha obra de Hans Magnus Enzensberger, que narra a historia de Robert, un rapaz que odia as matemáticas pola forma en que son impartidas polo seu mestre na escola (cousa que nos pasou a moitos de nós), ata que comeza a recibir en soños a un demo chamado Teplotaxl, que lle fai ver en 12 noites e polo tanto doce soños diferentes, outra perspectiva das matemáticas moito máis amena e fácil de comprender. Pouco a pouco Robert vai collendo máis gusto polos números a pesares da nefasta didáctica do seu mestre. Deste xeito, cada noito o protagonista vai pasando por diferentes temas relacionados coas matemáticas como poden ser os números dende o 1, a clasificación dos números, as probabilidades, etc.

    Este libro gustoume por diversas razóns. A primeira é que fixo (para a miña sorpresa) que fose sinxelo para min comprender moitas cousas que antes non sabía, deste xeito, metinme moito no libro xa que a medida que Robert aprendía e collía soltura, eu avanzaba con él e iso fíxome facer moi partícipe da historia en todo momento. Facer que me gusten a min as matemáticas é moi complicado e este libro conseguiuno, o que ten moito mérito. Algo que tamén me chamou a atención e me gustou deste libro foi o avance que se pode observar nel, os contidos van de simples a complexos nunha progresión que pode ser perfectamente seguida por Robert e os lectores coma el. Ademáis considero importante destacar o feito de que uns conceptos esten conectados cos anteriores e de que se realice un repaso do xa aprendido cada noite, o que fai non só que se vaian aprendendo novos coñecementos senón que tamén se vaian afianzando os anteriores. Finalmente un punto a destacar dende o meu punto de vista é o da relación entre matemáticas e realidade, algo que considero moi importante na aprendizaxe non só no campo das matemáticas senón en calquera ámbito do coñecemento. Ademáis de todo isto, a historia tamén vai acompañada de ilustracións e exercicios que facilitan a comprensión.

    Considero este libro axeitado para os cursos máis altos da primaria ou para a ESO, porque a pesares da forma de redacción dun estilo un pouco máis infantil, as ilustracións e os exercicios prácticos que axudan a unha mellor comprensión, hai conceptos que poderían escaparse ao entendemento dalguns alumnos de menor idade xa que lles suporía unha dificultade que está por riba do seu nivel. Por outra parte, utilízanse novas nomenclaturas para algúns conceptos matemáticos coa intención de facilitar a comprensión como poden ser os rábanos (raíces) ou os saltos (potencias), o que considero que pode ser máis perxudicial que beneficioso xa que pode levar a confusión a algúns alumnos.

    Finalmente, gustaríame recomendar este libro, non só a aqueles aos que non lles gusten as matemáticas, tamén a docentes, xa sexa en formación ou formados. Este libro aportanos como docentes boas formas de transmitir as matemáticas, sinxelas, de novas formas e tamén nos fai querer non ser coma o mestre de Robert para non atormentar aos nosos alumnos coas matemáticas, facer que lles gusten, ser os seus Teplotaxl.

  64. Esther Polonio Aparicio Says:

    Nuestro protagonista, Robert, es un niño que tiene pesadillas horribles todas las noches hasta que un día se le aparece el “Diablo de los números”. Este diablo es un anciano señor el cual tiene como propósito enseñar a Robert que las matemáticas no son siempre aburridas además de darle lecciones magistrales cada noche.
    El libro consta de 12 capítulos divididos en doce noches, y por lo tanto doce sueños diferentes cada uno con una temática distinta relacionada siempre con las matemáticas básicas.
    La diferencia que vemos en el protagonista es abismal, en un primer momento no quería saber nada de esta materia aborrecida por las clases de su profesor de matemáticas, y al final es en lo único que piensa distrayéndole incluso de sus labores cotidianas.
    Personalmente es un libro que me ha gustado, ya que, aparte de entretenido debido a su historia narrativa, es muy claro y visual en cuanto a las explicaciones matemáticas. Didácticamente hablando es un recurso muy interesante a la hora de la enseñanza de esta materia, además de trabajar el fomento a la lectura de un modo transversal.
    En mi opinión, sería adecuado la utilización de esta historia a modo de libro de texto de la asignatura con apoyo de explicaciones del profesor/a, además de la realización de ejercicios propuestos por el mismo, siguiendo la misma metodología.

  65. Marcos Says:

    A principal pregunta que se me ven á cabeza ao rematar o libro non é matemático… é, ¿cál é o público obxectivo deste libro? Nenos dos últimos cursos de primaria? Rapaces de secundaria ou bacharelato? Adultos?

    Supoño que para nenos de primaria non é,xa que hai conceptos demasiado complexos, e aínda que esta escrito baixo a estructura de conto, que o protagonista sexa un neno é se desenrolle durante os soños, e de que a súa lectura fágase moi “visual” (está apioado en moitos debuxos), dame a sensación que a un neno de primaria se lle fará demasiado complexo. Cóstame crer que se o comezan a leelo de forma voluntaria non abandonen a sua lectura.

    Estará dirixido principalmente a alumnos de secundaria ou Bacharelato? Pode ser, ainda que tanto a sua estructura de conto coma as ilustracións que ten, pode facelo pouco atractiva para eles, que o poden ver coma demasiado infantil… Pero si que lles gustarán as preguntas, “os retos” que lle pon o diablo dos números a Robert, e pode ser que estes os tenten resolver. Supoño que algún rapaz ou rapaza destas idades o leera e lle gustará, pero supoño que non moitos…

    A os adultos? Tamén pode ser que o libro esté orientado para estes, pero… o que menos me gustou do libro, é o de non chamar aos conceptos polo reu nome… Rábanos!!? O de “Cuang” pareceme interesante… Pero rábanos? Os conceptos que explica son interesantes… Gustoume especialmente o capítulo dos coellos, das ramas das árbores, e creo que a un adulto ao que lle gusten ás matemáticas, ou polo menos que non lle disgusten pode disfrutar do libro. Agora, non creo que sexa un libro para a xente que odia as matemáticas, como creo recordar que pon na portada.

    Eu, coma adulto ao que lle gustan as matemáticas (non apasionan pero si gustan) disfrutei de algúns capítulos, e aburrinme con outros, supoño que non sería un libro que eu leese enteiro se non tivera obriga de facelo.

  66. Lucía Rodríguez Brea (2º Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números (1997) é unha novela da autoría de Hans Magnus Enzensberger, un poeta e ensaísta alemán que pretende facerche comprender algúns conceptos matemáticos básicos que xeralmente nos costa moito entender ao cen por cento nas clases, tales coma o rábano (raíz de un número), os saltos (potencias) ou os números Pum! (números factoriales).
    Utiliza unha linguaxe sinxela (incluso a veces cambiando os nomes dos conceptos matemáticos para que sexan más divertidos e fáciles de reter, aínda que isto poida implicar unha confusión), e introdúcete no mundo das matemáticas ao mesmo tempo que a Robert, o neno que protagoniza a historia.

    O libro está composto por doce capítulos, que equivalen ás doce noites nas que transcurren os soños de Robert. Cada unha destas noites é coma un conto con principio e final, e paréceme moi interesante a maneira na que cada noite garda unha secuencia lóxica coa anterior, nos temas que aborda, e como relaciona os conceptos matemáticos que vai explicando, empezando desde os máis sinxelos (formación de los números, el valor de infinito…) ata os máis complexos (números triangulares, combinatoria…).

    Outro aspecto que me pareceu de interés é que, ao final de algúns dos soños, se plantexan problemas sinxelos que sirven como reforzo para quen está interesado en aprender con este libro. Polo tanto, a lectura non só é recreativa, se non que tamén ten unha gran base didáctica.

    Como conclusión, podo dicir que neste libro, o autor aborda o tema dunha maneira amena e divertida, acercando as Matemáticas a un mundo de conto, con personaxes imaxinarios que chaman a atención do lector, logrando que quen o lea, se aproxime máis ao mundo das Matemáticas que se o fixera desde un texto especializado.

    Como futura docente, si que vexo interesante utilizalo como recurso extra nas miñas clases, tanto dos últimos cursos de Educación Primaria como de cursos superiores, porque incluso a min, con 20 anos de idade, axudoume a aclarar conceptos matemáticos e descubrir algúns novos dos que non se soe falar nas aulas. Creo que é un libro moi útil para aqueles que “temen” ás Matemáticas, pois preséntaas desde un punto moi diferente a como se poderían ensinar nunha clase tradicional.

  67. Cristina Fernández, Educación Primaria Says:

    En El diablo de los números se presenta una historia sencilla, en la que un niño que odia las matemáticas (como la odian tantos niños en la realidad), ve en sueños al diablo de los números, el cual le enseña sobre distintos conocimientos, la mayoría de ellos no se imparten de forma habitual en el colegio.
    Considero muy importante dos puntos sobre este libro: que el niño odie las matemáticas y que el diablo no le imparta clase cual maestro, no le enseña lo dado en el currículum. Me parecen dos hechos directamente relacionados, ya que como sabemos al leer el libro, el protagonista, Robert, no soporta a su profesor de matemáticas, y confirmamos, como era de esperar, que no es un gran profesional. El diablo es un buen profesor, porque provoca a Robert para que aprenda y el contenido que propone está siempre en forma de reto, intentando que el niño se interese por lo que está haciendo. Me parece que esto es lo que tiene que conseguir el profesor de primaria con sus alumnos, en general, todos los profesores y profesoras tienen que buscar el interés de sus alumnos y alumnas. El profesor tiene que enseñar y asegurarse de que los niños aprendan, tienen que tener las herramientas necesarias para seguir aprendiendo, algo que el diablo hace (como vemos, muchas veces un contenido está relacionado con otro anterior). Las teorías matemáticas que se enseñan, ¡son interesantes! Se ven, el niño las manipula, sabe quién las ha descubierto, trabaja con los conceptos, se buscan metáforas para explicar… Es interesante. Los niños y niñas están cansados del mismo contenido repetitivo que tragan sin masticar, y el diablo le da a Robert la posibilidad de discutir, manipular e incluso ignorar lo que le dice. Esta posibilidad me parece algo muy interesante para enseñar a los alumnos/as.
    Por otro lado, me parece un libro interesante para los alumnos y alumnas de primaria. Para empezar, en matemáticas nunca piden que se lean novelas, sólo se mandan ejercicios repetitivos para casa, igual que los hechos en clase. Además, propone una actitud hacia los números distinta a la del aula, así que es complementario y puede ayudar a explicar contenido.
    Para terminar, me parece que tiene un defecto fundamental: es repetitivo. Son un sueño tras otro, sabiendo que va a aprender algo nuevo, habrá algún gran dibujo explicativo.
    . El diablo de los números me parece un libro propio de tercero de primaria, por ejemplo, para leer un capítulo por semana, o uno cada dos, y trabajar el contenido matemático en clase, dedicándole un tiempo a explicar, para aquellos que no les haya llegado la explicación del libro. Una lectura conjunta y calmada me parece que evitaría el aburrimiento o la repetición que puede provocar leerlo en poco tiempo.

  68. Rocío Trillo Leis ( Grao en mestre/a de Educación Primaria) Says:

    El libro “ El diablo con los números” cuenta la historia de un niño, Robert, al que no le gustan las matemáticas porque no logra entender nada en las clases de su profesor, como le sucede a muchos otros. De repente. una noche, en uno de sus sueños, aparece un señor que se se presenta como el diablo de los números que le va a enseñar cada noche algo nuevo relacionado con los números y las matemáticas. Es gracias a este señor que a Robert le van empezando a gustar las matemáticas y que llegue a clase y sea capaz de resolver los problemas que su profesor le plantea.

    El libro se desarrolla en doce capítulos, uno por cada sueño que tiene Robert y en el que cada uno aprende algo nuevo. Resulta un libro sencillo de leer, ya que está bien estructurado, el lenguaje empleado es sencillo y puede resultar interesante para cualquier lector.

    Considero que puede ser un buen libro para tratar con el alumnado en los últimos cursos de Educación Primaria, pues sería una manera de acercar a los alumnos a las matemáticas de una manera más lúdica, dejando un poco de lado el libro de texto para que puedan darse cuenta de que las matemáticas están en prácticamente todos los aspectos diarios de nuestra vida.

    Con todo, hay que tener especial cuidado con algunos conceptos tratados en el mismo, pues son demasiado complejos para niños y niñas de Primaria y que, de momento, no le van a ser de interés.

    En conclusión, pienso que el libro muestra una manera diferente de enseñar matemáticas y que nos puede servir para reflexionar acerca de como impartir una clase para que sea atractiva y significativa para el alumnado.

  69. Luzia Pardo Abuín Says:

    El diablo de los números (1997) é unha novela infantil e xuvenil de Hans Magnus Enzensberger, que axuda ao lector/a a explorar as matemáticas.
    Nela cóntasenos a historia de Robert, un neno que aborrece as matemáticas debido ás prácticas e á pedagoxía que emprega o seu profesor nas clases. Mais, un día, Robert muda os seus pesadelos nocturnos por soños cun pequeno demo chamado Teleplotaxl. Este, ao longo de 12 noites, explícalle segredos e curiosidades das matemáticas que fan que Robert vaia abandonando, paseniño, o seu odio e o seu medo cara estas.
    Ao ser un libro de índole xuvenil, podemos observar a sinxeleza da súa lectura debido ao vocabulario empregado. Ao mesmo tempo, a presenza de ilustracións e de actividades que pode desenvolver o propio lector/a, favorecen ao dinamismo da lectura e ás ganas de seguir coñecendo as propostas do pequeno demo. Por exemplo, no meu caso, eu ía descubrindo e aprendendo cousas novas á vez que Robert, aínda que, así e todo, considero que a explicación de algúns dos conceptos poden ser un pouco máis complexos para algúns lectores/as.
    Deste xeito, aínda que é unha lectura recomendábel para calquera franxa de idade, ao meu parecer, a súa utilización didáctica sería máis axeitada para os últimos cursos de Primaria ou ou máis baixos da ESO. Considero que é un bo apoio para complementar as clases e para afianzar os conceptos que se expliquen nelas. Ao mesmo tempo, este libro pode axudar a comprender que a nosa percepción das matemáticas pode mudar e que estas poden chegar a ser algo divertido e interesante para todas/os.

  70. Javier Troitiño Jordedo (Grao en mestre de Educación Primaria) Says:

    Nesta novela, o seu autor trata de presentar as matemáticas dende un punto de vista diferente ao que normalmente é habitual ver nos centros educativos, pois amósanos a utilidade ou a aplicación que teñen na realidade e ofrece argumentacións e explicacións relativamente sinxelas de comprender. Aínda que a novela está calificada como infantil – xuvenil, opino que a lectura da mesma resultaría algo dificultosa en canto a comprensión para un neno ou nena de Primaria (de aí o significado do relativamente dunhas liñas máis arriba), xa que hai termos e expresións que non son doadas de entender nestas idades e fálase dalgúns conceptos que non se ven na Ed. Primaria. A pesares deste inconveniente, o libro é tamén útil para o lector adulto, sobre todo para os docentes (tanto en formación como experimentados), pois proporciona unhas estratexias e metodoloxías que son adaptables ás clases de matemáticas.

    O libro cóntanos a historia dun nenos chamado Robert, que amosaba o seu inconformismo con respecto dous aspectos da súa vida diaria: os pesadelos ós que estaba exposto cada noite e o seus problemas coas matemáticas ou coa forma de dar clase do seu mestre. Todo cambiaría coa aparición en soños de Teplotaxl, un demo que ó longo de doce noites axudaríalle a comprender o porqué das matemáticas e a proporcionar estratexias para a resolución de problemas. No avance da lectura trátanse numerosos temas como a formación dos números a partir do un, a importancia do cero, as sucesións, as clasificacións dos números (irracionais, primos, triangulares…), as potencias, probabilidade, etc., todo elo presentado cunha linguaxe sinxela e cercana ao público infantil (dar saltos, rábanos…). De todos os temas tratados, os que máis me gustaron foron a concepción do infinito ou do cero, pois son aspectos que a simple vista non parecen importantes e non son tratados como tales, ao igual que a tipoloxía de números existente.

    A súa lectura transmítenos unha forma de ver as matemáticas máis amena e comprensíbel, posto que nos ensina unha forma diferente de vivilas a través de estratexias e explicacións sinxelas, fai referencia en numerosas ocasións á realidade próxima, noméanse diferentes aportacións de populares matemáticos… mais reitero que para a gran maioría dos nenos sería difícil de seguir e entender.

    Ó meu parecer, o autor ofrécenos a través da figura do profesor de Robert unha critica da ensinanza predominante hoxe en día nos centros educativos, sobre todo no campo das matemáticas, xa que existe a concepción de que esta ciencia pode ser ensinada por calquera persoa nos niveis inferiores (Ed. Primaria), e como consecuencia, prodúcese unha transmisión dos coñecementos deficiente ou errónea. Aínda que os contidos tratados nestas idades poden ser aparentemente sinxelos, non se están ensinando da forma correcta, é dicir, búscase unha aprendizaxe por repetición, sen atender a practicamente ningún tipo de reflexión, o cal provoca unha falta de motivación ou aburrimento no alumnado, tal como nos describe Hans Magnus Enzensberg co profesor de matemáticas. Ademáis, debemos ter en conta que a aprendizaxe das matemáticas ten unha forma de pirámide, onde a base debe ser a parte máis importante, o cal implica unha aprendizaxe significativa dos conceptos básicos.

  71. Inés González Pardal (2º Grado Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números”, de Hans Magnus Enzensberger (1997), es un libro que narra la historia de Robert, un niño al que no le gustan las matemáticas y al que, durante doce noches se le aparece en sueños el diablo de los números. Este diablo, trata de explicarle conceptos matemáticos (uno por cada sueño) relacionados con situaciones y elementos cotidianos, hasta que Robert comienza a interesarse por las matemáticas y a disminuir su aversión por ellas.

    El libro ha sido fácil de leer, pero es un poco repetitivo en cuanto a la estructura a seguir, a pesar de eso, puede ser de utilidad tanto para los propios niños y niñas como para los adultos.

    Para aquellos a los que no les gustan las matemáticas es un libro sencillo en el cual se encuentran explicados ciertos conceptos básicos, relacionados directamente con realidades al alcance de todos. Esta manera de explicar las matemáticas, además del acompañamiento de las ilustraciones, puede resultar más entretenida para los niños y niñas que la manera tradicional, puesto que considero que al explicarles cualquier concepto de una manera que les entretenga y no aburra, lo comprenderán y adquirirán mejor.

    Por otro lado, personalmente podría llegar a trabajar con los alumnos este libro, aunque sería en la propia clase y poco a poco, no les mandaría que lo leyesen solos a no ser que ellos mismos quisieran, porque en la clase se podrían trabajar esos conceptos que aparecen en el libro y así combinar la lectura con actividades en las que tuviesen que emplear los conceptos presentes en el libro, además de que existe la posibilidad de que alguno de los conceptos no les resulten sencillos y podríamos volver sobre ellos. Con esto, también considero que se podría utilizar este libro en sexto, y aún así habría conceptos que ellos no comprenderían, por lo tanto, en mi opinión, este libro estaría más recomendado para los alumnos de la ESO.

    • El diablo de los números, de Hans Magnus Enzensberger es un libro que cuenta la historia de Robert, un chico al que no le gustan las mátematicas, como a muchos otros, que conoce al diablo de los números. Tras tener algunas pesadillas, una noche se encuentra con el diablo, que se le aparece durante 12 noches en sueños. Noche tras noche el diablo le va enseñando diferentes conceptos matemáticos de una forma diferente y entretenida. Desde los números negativos o las raíces hasta conceptos más complicados como los números irracionales. Robert va perdiendo el miedo al diablo y cada vez se va interesando más por las matemáticas.
      En mi opinión es un libro que a cualquier lector le puede atraer y gustar, independientemente de la edad. Personalmente nunca había leído un libro así y creo que es muy interesante como se habla de matématicas de una manera más lúdica y entretenida, sobre todo para los niños, y a nivel educativo.

  72. Lucas Torres Collazo (Grao en Mestre de Educación Primaria) Says:

    O libro de Hans Magnus Enzensberger El diablo de los números (1997), narra as historias dun rapaz chamado Robert, que nun principio aborrece as matemáticas. Unha noite, nun dos seus soños, aparece un diaño que lle amosa o interesante e divertidas que poden chegar a ser as matemáticas. Este feito repítese durante doce días, nos que Robert vai gañando interese neste novo mundo ata agora descoñecido.

    Ao longo das doce noites, a narración transcorre en diversos espazos, manexando diversos conceptos e creando – o diaño xunto con Robert – a súa propia e extravagante nomenclatura matemática. Logo de tratar os números primos, as raíces ou a combinatoria a historia chega ao soño número once. Neste punto, prodúcese unha pequena pausa narrativa coa que se salta a falar de conceptos xa non tan concretos (teoremas, demostracións…) e da profundidade que abarcan as matemáticas. No último dos capítulo, faise un percorrido a través dos grandes diaños dos números da historia (matemáticos e matemáticas), que rematan motivando a Robert a esforzarse no seu retorno á cotidianidade das clases do señor Bockler.

    É un libro eminentemente xuvenil, tanto pola súa linguaxe sinxela, como polas numerosas ilustracións, como polo modo no que se dispón a historia. Nela, sucédense en todo momento elementos fantásticos e, as principais personaxes están profundamente caracterizadas para que poidan funcionar como guías da historia. O número dos mesmos é moi reducido e os saltos no tempo ou cambios de contexto son mínimos e seguen sempre a mesma rutina (cambiar o escenario coa chegada de cada soño). A división das noites por capítulos facilita tamén seguir o fío da historia.

    Por todo isto, considero El diablo de los números un bo libro para empregar nos últimos cursos de Educación Primaria. É unha boa maneira de achegar as matemáticas ao alumnado, desvinculándoas do mero feito académico e dotándoas de significatividade dentro do seu día a día. Gustoume tamén o feito de que no libro se propoñan actividades para o lector ou lectora, conseguindo levar as matemáticas fóra do propio libro. Con todo, atópolle varios “peros” cos que hai que ser coidadosos. Algúns dos conceptos que se tratan non son especialmente relevantes para o neno ou nena que lea o libro e outras explicacións fanse especialmente confusas.

    Para rematar, resúltame especialmente chamativa a reflexión que se fai no libro sobre certas prácticas docentes, aínda habituais a día de hoxe en relación coas matemáticas e que supoñen unha barreira no aprendizaxe e motivación do alumnado. Coido que a cotidianidade e a significatividade son elemento a reforzar na didáctica das matemáticas no noso futuro traballo como docentes.

  73. Breixo Solla García ( Educación Primaria - USC) Says:

    El diablo de los números

    O libro ‘El diablo de los números’ é unha obra narrativa que trata sobre a relación que mantén un rapaz chamado Robert con un demo que recibe o nome de Teloplotaxl. Nun momento da vida de Robert e, durante 12 noites seguidas, apareciaselle en soños un demo que axudáballe a comprender conceptos matemáticos que non fora capaz de entender ou que ainda non vira. Todos estes conceptos eran explicados de forma curiosa dentro de un mundo fantástico propio do que se produce nos soños. No último soño, o noso protagonista visita unha reunión de todos os demos dos números e alí el recibe unha medalla que o fai pertencente a Escola Pitagórica. Ó día seguinte, Robert é capaz de resolver un problema que lles pon na aula o seu detestado mestre de matemáticas, en moi pouco tempo.

    Non me parece un libro moi apropiado para nenos de primaria pola complexidade dalgúns dos conceptos tratados. Penso que moitos deles son máis propios da educación secundaria e incluso de nivel superior. Por exemplo, moitos deles a min costoume entendelos e tiven que recurrir nalgún momento a unha folla e un lápis para poder comprendelos.

    De todos xeitos, creo que o libro mostra unha forma distinta a habitual de explicar as matemáticas que pode levarte a reflexión para poder construir o teu propio método didáctico. As matemáticas, na ensinanza, e coma outras disciplinas do currículo, hai que facelas o máis significativas posibles para así restarlle a dificultade ós nosos alumnos de comprendelas.

  74. tamara pereiro martinez Says:

    Este es un libro escrito por Hans Magnus Enzensberger para niños a partir de 10 años. La verdad es que en este libro se tratan las matemáticas desde su punto más básico hasta llegar a complicarlo a medida que se va avanzando en la explicación.
    Considero que es un libro muy fácil de leer y muy dinámico ya que además de aparecer la explicación matemática, el libro se va ayudando de dibujos que amenizan la lectura. Permitiendo así que los lectores no pierdan el interés. Es un libro muy fácil de leer y creo que es un complemento muy apropiado para la enseñanza de las matemáticas en la vida cotidiana de los niños. Una manera adecuada de acercarlas para que las comprendan de manera sencilla.
    Busca la enseñanza dinámica de las mismas y por ello creo que sería muy interesante que se utilice en el aula como complemento. Se aprenden conceptos básicos sobre el número, su descomposición, el valor que adquiere y además, de vez en cuando aparece una especie de retos para que el lector los resuelva según la explicación que se le ha dado previamente.
    Además creo que los alumnos se pueden sentir identificados con el libro ya que existe una realidad y un contexto que claramente puede ser el de cualquiera de los lectores. Problemáticas que hayan podido tener en sus mentes y que quizá no las hayan sabido o querido exteriorizar. Cuestiones importantes que pueden ser resueltas gracias a la lectura y comprensión de dicho libro.
    Bajo mi punto de vista, yo utilizaría este recurso con mis alumnos de primaria ya que es posible que comprendan mejor y se acerquen más a las matemáticas gracias a recursos como estos.

  75. Alberto Ricardo Sueiro Fernández Says:

    El diablo de los números.
    A continuación falaremos sobre o libro “el diablo de los números”. Comezaremos realizando un breve resumo deste. Trata a historia dun neno chamado Robert que sempre tiña pesadelos ata que un día comezou a soñar co diaño dos números. Cada noite que se lle aparecía, explicáballe algún concepto ou procedemento matemático. Na última noite este diaño levouno a ver ó resto dos diaños, e condecorárono cun colgante que tras desapertarse seguía levando posto. Ao día seguinte na clase, o mestre de matemáticas plantexoulles un problema aparentemente difícil que Robert resolve rapidamente grazas ao que aprendera do diaño dos números.
    Esta historia está claramente relacionada coas matemáticas, dende o comezo ata o final. Tras a lectura do mesmo, comprendemos que lle chama diaños aos propios matemáticos, isto ímolo descubrindo ao longo da historia e será confirmado na última noite cando soña que o diaño o leva onde viven os seus compañeiros, en realidade, sabemos que é a escola dos pitagóricos porque cando condecoraron a Robert déronlle unha estrela de cinco puntas que é o símbolo deste colectivo. Tamén me chamou moito a atención que fai referencia as mulleres matemáticas, isto non é moi habitual, xa que pouco se fala delas. A pesar disto, deberíase falar algo máis delas, xa que simplemente se menciona que había mulleres, pero non quen foron estas.
    Tratando o libro dende un aspecto didáctico diría que non é moi apropiado para nenos de Educación Primaria. Por un lado penso que no libro trátanse demasiados aspectos matemáticos e non de forma moi clara, pois a min costábanme comprender algúns, ademais moitos deles non serán significativos para os nenos porque non lles verán utilidades. Por outro lado, algúns conceptos tiñan unha complexidade elevada para os nenos.
    Para rematar, dende o meu punto de vista, gustoume o libro por varios motivos. Non é un libro que te atrae dende o comezo e tes a necesidade de seguir lendo, senón que cada vez que acabas tes certa intriga por saber o que explicará o diaño no seguinte soño. O que tamén me pareceu interesante foi que puidera recoñecer algúns aspectos porque xa os víramos na clase, como construción de figuras en 3D a partir de 2D, o teorema de Klein sobre a botella que non tiña puntos interiores nin exteriores, o signos dos pitagóricos, etc. Tras a lectura deste libro comprendín conceptos matemáticos que seguramente me serán de axuda nun futuro.

  76. Elena Otero Román (Grao en Mestra de Educación PRIMARIA) Says:

    El diablo de los números, escrito por Hans Magnus Enzensberger en 1997, cuenta la historia de Robert, un niño que en sueños se encuentra con un diablillo llamado Teleplotaxl que le enseña algunos secretos de las matemáticas que, poco a poco, consiguen que Robert vaya perdiendo su odio hacia éstas.

    Aunque se trata de literatura infantil, considero que El diablo de los números es un libro que puede resultar interesante también para adultos. Todo lo que el diablo de los números le va descubriendo a Robert a lo largo del libro, me lo descubría a mí también. Me ha gustado encontrar un sentido a aspectos de las matemáticas que siempre utilicé en el colegio pero que no comprendía realmente aunque los emplease todos los días; y es que yo soy una de esas personas a las que va dirigido el libro, a “todos aquellos que temen a las matemáticas”.

    A lo largo del libro, a través del protagonista se alude al frecuente miedo a las matemáticas y a los números en general (“¿Por qué te asustas siempre que sale una cifra grande?” p. 40), y a cómo esa fobia o rechazo se debe a prácticas sin sentido recurrentes en las escuelas, como los problemas irrelevantes o que “en el colegio siempre tengo mi calculadora a mano. En secreto, claro, porque el señor Bockel no puede soportar que trabaje con ella” (p. 155). Por otra parte, el diablo muestra la otra cara de la moneda, diciendo del profesor de Robert que “tiene que pasarse el día peleando con vuestros deberes, y no puede dar saltos de una piedra a otra como nosotros, sin plan de estudios, simplemente a capricho. El pobre me da verdadera pena.” (p. 221), ya que la práctica en la realidad es muy distinta a aquella que se puede llevar en sueños con el diablo de los números. Ese miedo que sufre Robert va desapareciendo a lo largo del libro hasta convertirse en una asombrosa curiosidad por los números tras haber visto que estos son mucho más fáciles de lo que él creía. Así, esta historia puede servirnos de ayuda para aproximarnos a esos alumnos/as con el mismo problema que Robert.

    Para esta tarea, para facilitar la comprensión matemática del lector, el libro presenta muchísimas ilustraciones explicativas, ejemplos visuales, figuras y operaciones que, personalmente, me fueron de verdadera utilidad. Incluso crea su propia nomenclatura. En este sentido, también me ha parecido muy útil que el libro se dirija al lector proponiéndole continuar con tareas como en el caso de averiguar cuáles son los números primos entre el 1 y el 50 (Tercera Noche) o la construcción de modelos con diferentes figuras en papel (Décima Noche), porque así se fomenta tanto la curiosidad como la implicación al conseguir resolver una tarea.

    Otra característica de este libro que me ha gustado es que en cada sueño, en cada capítulo, se recuperan aprendizajes de otro anterior. Un factor importante para que Robert vaya perdiendo su miedo a las matemáticas es que va descubriendo que en ellas todo está interconectado, que de unos aprendizajes se derivan otros, por lo que es todo más fácil de lo que puede parecer si se trabajan de forma inconexa. Aunque en la enseñanza, las matemáticas se van aprendiendo de manera gradual y para llegar a cada aprendizaje es necesario haber conquistado el anterior, creo que es necesario hacer este hecho explícito, como ocurre en este libro, en el que se le recuerdan al protagonista aprendizajes anteriores continuamente para que pueda derivar de ellos los nuevos.

    Al margen de este tema, creo importante enfocar este libro desde la perspectiva de género, sobre todo teniendo en cuenta el fin educativo de éste y el público al que se dirige especialmente. Al final del libro se hace una breve referencia al papel de las mujeres en las matemáticas a lo largo de la historia: “Robert estaba asombrado de cuántos diablos de los números había y qué pocas mujeres había entre ellos. Vio como máximo seis o siete figuras femeninas, y al parecer tampoco se les tomaba especialmente en serio” (p. 242).

    No está para nada mal que se haga una referencia a las figuras femeninas y a su inferioridad en número en comparación con los hombres en el campo de las matemáticas. Sin embargo, ya que se trata sólo de “seis o siete”, bien se podrían dar también sus nombres, así como se da el de tantos hombres y se habla de sus logros. Flaco favor hace el autor a la igualdad que pretende promover en este fragmento, sobre todo teniendo en cuenta que a lo largo de todo el libro los pocos personajes femeninos que se mencionan no son precisamente agradables: la madre de Robert, que se retrata como una mujer que le resulta pesada o agobiante, y su compañera Bettina, como una niña repelente, además de mencionar a “la tonta azafata que siempre le ofrece a uno juguetes de plástico y cuadernos para colorear” (p. 234).

    En conclusión, creo que El diablo de las matemáticas cumple con su objetivo de intentar hacer perder el miedo a aquellos que las temen pero, desde un punto de vista personal, me gustaría que tratase de otra forma a los personajes femeninos, sobre todo tratándose de un libro educativo, ya que como educadores tenemos la importante tarea de acabar con la falsa idea de que las ciencias son cosa de niños.

  77. Ainhoa Tranche Martínez (Alumna de geometría de 2º de Educación Primaria ) Says:

    El libro “El diablo de los números” cuenta la historia de un niño llamado Robert. A Robert no le gustan las matemáticas, las odia, y eso le provoca no pesadillas por la noche. Gran parte de la culpa de lo que le pasa la tiene su profesor de matemáticas del colegio, ya que no se implica en la enseñanza de estas. Pero todo esto que siente hacia las matemáticas cambia cuando Robert empieza a soñar con un pequeño diablo llamado “El diablo de los Números”.

    Este diablo ayudará a Robert a ver las matemáticas como un buen entretenimiento y como algo interesante. Le ayudará a entender y a adquirir conocimientos y habilidades básicas de las matemáticas de una manera muy entretenida y clara. Esos conocimientos se irán complicando a lo largo del libro, según van avanzando la historia. Para introducir todos los temas, el Diablo de los Números utiliza el número 1, al que luego sigue con el número 0, explicando su gran utilidad. Después, esos conocimientos se irán complicando hasta llegar a conceptos como los números primos, “los números de Bonatschi”, números irracionales…

    Me ha parecido un libro muy interesante y recomendable para alumnos/as de avanzados cursos de primaria e incluso para alumnos/as de secundaria. Además, creo que sería de gran utilidad para trabajar en clase, ya que las técnicas y actividades que utiliza el Diablo de los Números para explicar los diferentes conceptos son muy interesantes. De todos modos, veo necesario que el profesor explique en clase esos procedimientos, porque algunos de ellos son difíciles de entender. En mi caso, en varias ocasiones he tenido que prestar más atención de la habitual para poder interiorizarlas. Por ello recalco la importancia de que el/la maestro/a dé las explicaciones necesarias.

    Además, puede ser una buena manera de que los propios/as profesores/as de matemáticas puedan ponerse en el lugar de muchos/as de los/as niños/as que tienen en clase, pudiéndoles entender.
    Hablando sobre el futuro, como futura maestra, creo que es un buen recurso para poder utilizar en clase, y que ayudaría mucho a mis futuros alumnos/as a la interiorización de los conceptos básicos matemáticos. De esta manera, lo aprenderán de manera más entretenida, atractiva y autónoma.

    Para acabar, creo que es un libro que ayuda a quitarle el miedo a las matemáticas y consigue acabar con el rechazo que provocan, ayudando a verlas como un juego y algo entretenido. Como bien dice el propio autor, es un libro “para todos los que temen a las matemáticas”.

  78. Paula Santiago (alumna de Geometría de 2º de Educación Primaria) Says:

    En este libro, a Robert no le gustan nada las matemáticas, ya sea porque su profesor no pone mucho entusiasmo en clase o porque no conseguía entenderlas bien. Gracias al diablo de los números, que pone empeño en enseñarle otras formas más divertidas de aprender matemáticas, el niño consigue entenderlas y disfrutarlas, al menos más que antes.

    “El diablo de los números” es un libro muy útil para niños/as y niñas que tienen un concepto erróneo sobre las matemáticas. A consecuencia de esto los/as alumnos/as cogen una predisposición a pensar que son aburridas, difíciles o quizá que no sirven. Esto puede llevarles a no esforzarse o a no aprenderlas como deben.
    La lectura de este libro ayuda a cambiar este punto de vista, es decir, hace comprensibles conceptos que a muchos nos asustan y te hace interiorizarlas de una forma divertida, didáctica y curiosa. Aprendes también que las matemáticas nos rodean en muchos aspectos que ni pensabas; en la naturaleza, la arquitectura… Y que todo tiene algo que ver con los números.

    Mediante problemas, dibujos y acertijos hace una relación completa de los aspectos de las mates y provoca con eso ganas de seguir aprendiendo más.

    Como futura profesora, también te hace ver lo importante que es la forma de enseñar. Depende de cómo lo hagas, vas a conseguir la motivación del alumno o no. La implicación hace que los/as alumnos/as se interesen. Además hay que transmitir a los/as niños/as el gusto por lo que estás enseñando, para que de esta manera ellos/as también lo desarrollen. Cuando haces algo por gusto y con ganas, aprendes el doble.

  79. Noelia Mella Perol (2º curso de Educación Primaria) Says:

    “EL DIABLO DE LOS NÚMEROS”
    En este libro de Hans Magnus Enzensberger, trátase o tema das Matemáticas dunha forma mais sinxela e lúdica, de maneira que poida ser comprendida por un público amplo e no cal que se plantexan pequenos retos que posteriormente son perfectamente explicados mediante exemplos claros. Concretamente, abórdanse os conceptos de infinito e número, vendo algúns aspectos da historia das matemáticas; a aparición do número 0 e 1, os cales son imprescindibles; as repercusión que pode ter a inexistencia do cero, como se ve no caso dos números romanos; explicación de fraccións, potencias, descomposicións, ordes de unidade, números primos, irracionais, probabilidade, figuras tridimensionais, Pitágoras, a idea da perfección do círculo, a complexidade das demostracións, etc. É dicir, trátanse contidos moi presentes durante a vida escolar así como datos curiosos que poden axudar a comprensión da materia.
    Aínda que persoalmente non me pareceu moi entretido, penso que ten unha especial relevancia no sentido de ver os problemas cos que se encontran os nenos a hora de enfrontarse a esta ciencia e na importancia de explicar os contidos de forma clara e situada, é dicir, con exemplos que comprendan e tratando de explicarlle a súa utilidade na realidade en vez de quedarse únicamente no aspecto teórico da materia.
    Finalmente, comentar que sería un libro interesante para ver en Primaria, xa que ofrece unha visión das matemáticas mais positiva e entretida que lles pode servir para superar o común temor que produce esta ciencia, así como para repasar ou ter un mellor entendemento da mesma.

  80. Ánxela Silveira Felpete (Grado en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    Este libro narra la historia de Robert, un niño que cada noche sueña con un Diablo de los números, aprendiendo noche tras noche una lección diferente, por ejemplo, a nivel geométrico se tratan temas como las raíces cuadradas a través de dibujos de cuadrados o los números triangulares. A nivel didáctico veo como un punto a favor que se traten muchísimos temas matemáticos de forma muy visual y fáciles de entender, ya que las explicaciones están acompañadas por dibujos, pero como punto negativo diría el hecho de que se cambien de nombre a los números o a las operaciones, por ejemplo, números de primera en lugar de primos, o rábano en lugar de raíz, hace que pueda causar equivocaciones. En mi opinión creo que para algunos niños y niñas puede resultar un poco pesada su lectura ya que presenta en cada uno de sus capítulos una gran cantidad de contenidos, pero que es un libro para leer un capítulo cada día, al contrario de otros libros, ya que así no resultaría tan pesado, de hecho creo que la distribución de los capítulos por noches hace que sea ideal para ello.

  81. Jessica Martínez Breijo (2º Educación Primaria) Says:

    Este libro nos lo mandó leer nuestra profesora de Matemáticas cuando íbamos en uno de los primeros cursos de Educación Secundaria. Ya no recordaba muy bien la historia, así que al volver a leerlo, volví a descubrir lo interesantes que pueden ser las matemáticas, además de esta vez fui capaz de analizarlo mucho mejor que en aquel momento. Es uno de los libros que más me gustó y me sigue gustando. Creo que tanto este como otros, son un recurso muy bueno para que los alumnos puedan llegar a verlas de otra manera, sin embargo, debemos hacer que sean ellos los que se interesen por leerlos, ya que sino no dejaría de ser una tarea que se les obliga. El Diablo de los Números es capaz de proporcionar mucha teoría de una forma más divertida como puede ser cambiando el nombre a los diferentes términos, así saltar sería elevar a una potencia, un rábano sería una raíz, un nudo equivale a un ángulo, o un ¡pum! a un factorial. Probablemente ejemplos o términos más técnicos les haría pensar que siguen en la rutina de cualquier otra clase.

    Robert es un niño que le teme a las matemáticas, debido a que su profesor se las enseña de una manera muy aburrida. Noche tras noche tenía pesadillas y nunca lograba dormir bien hasta que un día apareció Teplotaxl, el diablo de los números. En las primeras noches, el niño quería huir, sin embargo se quedaba para ver si así conseguía no aburrirse con su profesor y evitaba así las continuas pesadillas. Al pasar los días, Robert se fue interesando más por los números, seguía sin hacer los deberes pero intentaba comprobar si era cierto todo lo que el diablo le contaba, incluso llegó a hacerse muchas preguntas del porqué de las matemáticas y de los números. El diablo siempre le gritaba y el niño decía que no le dejaba descansar ni mientras dormía, pero en la duodécima y última noche se dio cuenta de lo mucho que lo iba a echar de menos. A pesar de que nadie confiaba en que le sirvieran de algo estos sueños, finalmente, después de la última noche con Teplotaxl, Robert fue capaz de resolver uno de los problemas que parecían imposibles del señor Bockel, todo gracias a los números triangulares (números figurados). Gracias al hilo de esta historia podemos sacar con nuestros alumnos la conclusión de que nunca podemos decir que no nos gusta algo o que le tenemos miedo sin realmente saber a lo que nos enfrentamos. Además también a nosotros como profesores nos hace ver las diferencias entre enseñar únicamente teoría y hacer ejercicios, con buscar la manera en la que las matemáticas resulten atractivas para los niños.

    En algunos capítulos el libro da la opción de participar al lector, unas veces con actividades de recortar desarrollos y formar las figuras, otras da una serie de ejemplos y te manda comprobar si el que te plantean se sigue cumpliendo, o mismo salir de casa y observar las matemáticas en la naturaleza, por ejemplo en los árboles, ya que podría sorprender a cualquiera lo presentes que están en nuestro alrededor y día a día. El dejar que el lector participe de una manera más activa le hace ver lo fascinantes que son los números y las matemáticas, que él también es capaz y así tenga su propia experiencia.

    En cuanto a conceptos teóricos podemos aprender cosas que parecen muy obvias y tienen su complicación, como el caso de B. Russell que quiso demostrar que 1+1 era igual a 2. O casos opuestos, es decir, teorías o números que parecen ser muy complicados y tienen todos ellos algo en común que los hace más sencillos. No todo lo que aparece en este libro corresponde con lo que se da en Educación Primaria pero puede iniciarlos bien en las matemáticas, aprendiendo por ejemplo que con el 1 se puede hacer todo (los demás números se crearon a partir de él) o que el cero fue el último en aparecer, que los números son infinitos sean del tipo que sean (primos, impares, pares, decimales, etc.), que fue Pitágoras quien creo la palabra “Matemática”, o mismo que en las matemáticas no se adivina nada ya que se necesita mucha exactitud. Tanto aborda este libro que hace referencia al “cualquier número par mayor que 2 es la suma de dos números de primera (primos)”, recordándonos esto a otro libro: El tío Petros y la Conjetura de Goldbach. Desde mi punto de vista, es muy positivo para los niños que usen un vocabulario adaptado y les demuestren de donde viene cada fórmula, principio, tipo de número, etc. así siempre serán capaces de resolver lo que se les proponga sin tener que recurrir a haber estudiado, a la calculadora, entre otros.

    Puede resultar sorprendente para los niños, y para cualquier adulto, como sin que nadie lo creara puede, por ejemplo, contener el triángulo de números (triángulo de Pascal) los números de Bonatschi, los números triangulares (números figurados), que los múltiplos de cualquier número o los pares o impares creen triángulos dentro del triángulo más grande, etc. Las matemáticas son una historia interminable que siempre nos llevarán a algo nuevo, incluso los errores nos llevan a nuevos descubrimientos. No todo es fácil de demostrar, esto nos podría llevar muchos años y quizás nunca encontremos una solución, también es posible probar que no hay prueba. Otro dato relevante del libro es el interés de Robert por saber dónde están las mujeres matemáticas, las cuales apenas había, sin embargo el diablo deja ver que cualquiera es capaz de probar y hacer descubrimientos sin importar esto. ¡Quién sabe si el número 1 lo descubrió una mujer!

    El autor se despide con sus agradecimientos y una frase muy importante: “en las matemáticas predomina el placer y no el espanto”.

  82. Iria Soto Martínez, 2º Grao en Mestra de Educación Primaria Says:

    “Un libro para todos aquellos que temen a las matemáticas”

    Hans Magnus Enzensberger (Kaufbeuren, Alemania, 11 de noviembre de 1929) nos cuenta en este libro la historia de Robert, un niño que detesta las matemáticas, son para él una pesadilla. De hecho, no descansa por las noches. Pero esto cambiará gracias a un pequeño diablo que se colará en sus sueños.
    Este diablo será el perfecto profesor y amigo de Robert, ya que le enseñará conocimientos, habilidades y actitudes relacionadas con la competencia matemática e incluso tocando otros temas sobre el mundo real. Respecto a las matemáticas, parte del 1. Destaca la importancia de este número, clave para todo lo demás. Sigue con el 0, haciendo entender a Robert lo difícil que era la vida de los romanos sin este número. A partir de aquí, introduce términos con nombres inventados, haciendo que el lector tenga que relacionar lo que la historia cuenta con lo que éste sabe. Nos habla de números que saltan, es decir, números elevados (potencias), de números de primera (números primos), rábanos (raíces cuadradas), números irrazonables (números irracionales)… El libro va aumentando la dificultad de comprensión a medida que avanza la lectura, llegando a ser bastante complicado en los últimos capítulos, en los que se introducen temas como los números triangulares, “los números de Bonatschi” (sucesión de Fibonacci)… Llega a algunos temas que hemos tratado en nuestras clases de Enseñanza y Aprendizaje de la Geometría como por ejemplo la Banda de Möbius, la idea de fractal, dejando caer la diferencia entre comprobación- demostración, presentando actividades que trabajan las habilidades de visualización… Al final, se conocen a algunos de los grandes “diablos de las matemáticas” donde Robert puede conocer a Pitágoras, Gauss, Klein… Y donde Teplotax, su mentor diablo de los números, le explica que en las matemáticas hasta los más grandes pueden equivocarse, pero que nosotros tenemos la suerte de que otros diablos ya nos han allanado el camino. Finalmente, Robert entendió que las matemáticas eran mucho más que lo que intentaban instruirle en la escuela.
    Introduce muchos temas interesantes. Empiezo destacando uno que me parece importante resaltar en la Educación Primaria… No sirve de nada aprenderse las tablas de multiplicar de memoria si no entiendes el proceso. Además, con cada tema (que en este libro, se presenta en forma de sueño) hay actividades interesantes para llevar al aula que harán que los niños piensen que los números son magia. El hecho de que cambie los nombres de las realidades matemáticas que el lector conoce puede parecer confuso, pero en mi opinión hace que el lector conozca lo que sabe sin necesidad de ponerle un único nombre. También me llamó la atención que se añada el tema de que las mujeres no tuvieron las mismas oportunidades que los hombres a lo largo de la historia, tampoco en el campo de las matemáticas. Aunque dejan el tema algo en el aire.
    En definitiva, como maestros este libro nos enseña que las matemáticas no tienen por qué ser aburridas ni inteligibles. Nos hace entender que debemos desterrar la enseñanza tradicional de las matemáticas y hacer la materia tan interesante como lo hace el diablo de los números. Respecto a los alumnos y alumnas, en mi opinión el libro como lectura es bastante pesado. Eso sí, sería muy interesante tomar como ejemplo actividades y razonamientos que en él podemos ver para motivar a los niños y niñas. Todo profesor o profesora debería leer este libro para concienciarse e intentar hacer siempre todo lo posible para no convertirse en un profesor Bockel dominado por el currículum, sino en un profesor o profesora que utilice el currículum a su favor y el de alumnos y alumnas, de forma flexible y no relegando las matemáticas a ser una asignatura rígida y aburrida, además de difícil.

  83. Lorraine C. R. 1º Ed. Primaria Says:

    Este libro sobre matemáticas tiene como objetivo acercar las matemáticas a todos, de forma que aquellos que le tienen miedo, asco o tirria lo enfoquen desde un punto de vista distinto. Robert tiene pesadillas muy a menudo (posiblemente causadas por la ansiedad que siente hacia las matemáticas). Un día sueña con el diablo de las matemáticas que poco a poco despierta su curiosidad por las mismas. Hasta el momento la única experiencia que ha tenido Robert con las matemáticas han sido malas debido a que, como nos da a entender el diablo, su profesor no explicaba realmente lo que son ni hacía que las entendiesen.
    A lo largo de los capítulos se nos ofrece un repaso de los conceptos matemáticos básicos que sientan las bases generales de lo que suponen las matemáticas a lo largo de nuestra escolarización, aunque lo cierto es que muchas de ellas no las hemos conocido como tal. En cierto modo esto puede deberse a que tal vez sean complicadas de explicar y/o entender o porque por otro lado, no consideran que sea necesario que el alumno deba conocerlas. Los primeros capítulos por ejemplo nos hablan de que todo número está compuesto por la suma de unos, es decir, que cualquier número se puede alcanzar simplemente sumando 1+1+1+1…etc. En el segundo nos explican el concepto de y que no hemos abordado como tal durante nuestra escolarización. A raíz de la lectura de este libro te vas dando cuenta de que conceptos básicos que consideramos como obvios tal vez no lo son. La introducción del cero (posicional) en la numeración dio lugar a entender las matemáticas de una forma muy distinta y que ha dado lugar a un cambio en la forma de pensar e interpretarlas.
    A medida que van avanzando los capítulos se nos presentan muchos otros conceptos como los números primos, el concepto de multiplicación, los números Fibonacci y muchos otros que hacen a las matemáticas interesantes, asombrosas y en cierta medida, inexplicables.
    Por todo lo dicho anteriormente, considero que el libro es recomendable para despertar el interés de los niños por las matemáticas pero siempre y cuando esta lectura vaya de la mano de la explicación del profesor/a. Llega un punto en el que hasta para personas adultas nos resulta complicado de seguir. Menos mal que han puesto ilustraciones que nos ayudan a entender lo que nos explica el diablo.
    Como recomendación creo que sería interesante que este libro se vendiese con un cuaderno que permita aplicar de forma práctica lo que se va explicando de una forma algo más extensa que en las ilustraciones pero en general considero, como he dicho anteriormente, que este libro puede despertar cierto interés en el lector por las matemáticas y descubrir que jugando con los números se pueden llegar a combinaciones curiosas como lo son los números Fibonacci. A un nivel más pedagógico habría estado bien que apareciesen más personajes femeninos y obviaría algún comentario que escriben como por ejemplo que a las madres a veces es mejor no contarles todo. Por lo demás estoy muy contenta con la lectura y la recomendaré a mis amigos.

  84. María Pardo Fernández (2º Ed. Primaria) Says:

    El diablo de los números es una novela mayormente gráfica pensada para presentar de una forma lineal y consecuente los contenidos y razonamientos principales dentro de las matemáticas de una manera sencilla y fácil de entender para los alumnos de primaria.

    En muchos aspectos este libro me resultó más pesado de leer que el otro, El tío Petros y la Conjetura de Goldbach. La razón, principalmente, es la falta de costumbre. No suelo leer libros de este tipo, ni tan enfocados a las matemáticas ni enfocados a un público infantil. Sin embargo, he de decir que me parece que cumple con su cometido. El libro es colorido y todos sus esquemas y razonamientos son comprensibles a un nivel muy básico. El contenido va escalando en dificultad, siempre enlazando con lo anterior; esto da un sentido de continuidad muy valioso ya que en las aulas no siempre es fácil dar esa sensación de que las lecciones son parte de un todo.

    La trama es también fácil de entender y de simpatizar con ella; la mayoría de alumnos se sienten de natural algo ”alejados” de la asignatura de matemáticas y este enfoque puede hacer más ameno el libro, sobre todo al principio cuando es necesario algo que los mantenga inmersos en la lectura.

    Pese a todo esto, le veo una dificultad principal a la hora de llevarlo a las aulas. ¿En qué grado introducirlo? En los primeros cursos de primaria los alumnos podrían entender menos de la mitad del libro y en los últimos el estilo y la prosa lo harían demasiado simple como para llamar su atención de forma eficaz. La única solución que veo es utilizarlo por capítulos a lo largo de toda la primaria, acompañando así las lecciones que el libro describe con las explicaciones más pormenorizadas que se dan por lo general. Esto podría hacer que varios alumnos leyesen el libro por su cuenta, lo que es algo positivo. Además de eso, puede resultar un cambio en la rutina de vez en cuando, algo más relajado. Puede resultar una introducción para algunos juegos matemáticos o un debate sobre las posibilidades del contenido. En resumen, una sesión más relajada e informal de vez en cuando, como preludio a la verdadera materia.

  85. El diablo de los números, Hans Magnus Enzensberger

    Hans Magnus Enzensberger (1929, Alemania), es un escritor alemán considerado uno de los más importantes de la posguerra. Alterna su trabajo como profesor de literatura, con su faceta de poeta, ensayista y novelista. Además, también tiene un hueco en la actividad editorial. Ha sido galardonado con numerosos premios, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el año 2002.

    El diablo de los números es una novela infantil y juvenil escrita en 1997 con alemán como idioma original. La historia gira sobre la figura de un niño de edad no especificada llamado Robert que comienza presentando las terribles pesadillas que le invaden cada noche. Repentinamente, esto cambia el día en que aparece en su mente la figura de un anciano entre una frondosa pradera. Este era Teplotaxl, un pequeño diablo que lo introduciría al mundo de las matemáticas (que Robert tanto odiaba debido a las técnicas de enseñanza insípidas y anticuadas de su profesor en el colegio). La novela se desarrolla en doce capítulos, correspondiente cada uno con un sueño, en los que el niño, de la mano del diablillo, comienza desde los conceptos matemáticos más sencillos hasta los más complejos, enfocados ahora de una forma mucho más divertida que en sus clases habituales. Los números cobran progresivamente significado para Robert, quien se adentra en lecciones de fracciones, números naturales, combinatoria, sucesiones… partiendo del nacimiento y formación de los números.
    En la historia, puede considerarse el co-protagonismo del diablo junto con el niño, dado que lo que permite el correcto desarrollo de esta es tanto las pesadillas nocturnas del pequeño como los conocimientos científicos de Templotaxl. El vocabulario que se emplea es en gran medida sencillo si tenemos en cuenta que estamos hablando del campo de las matemáticas, tratando de llegar al mayor número de lectores posibles. De hecho, es frecuente que el diablo cambie los nombres de algunos conceptos matemáticos por otros más sencillos, pero que al lector pueden resultar un tanto confusos, como cuando llama nabos a las raíces cuadradas o saltar a elevar, entre otros. Esto permite por un lado que el lector y cualquier niño en el que nos centremos (si tenemos en cuenta el valor del libro a nivel educativo) puede hacer que sea en un primer momento más fácil de comprender, pero por otro si no se realiza adecuadamente y con cuidado puede hacer que se de una mayor confusión en el momento en el que surge la necesidad de aprender la nomenclatura convencional.
    Trascienden en el libro rasgos que suelen ser comunes entre los alumnos del sistema educativo actual, que rechazan las matemáticas ya de pleno al encontrarse con metodologías tradicionales, la actitud desganada de los profesores de la materia que han tenido, o la poca relación que ven de los contenidos que se les presentan con la realidad. Por contra, Teplotaxl trata de presentar a Robert todos los contenidos desde una perspectiva que le permita ver que los números forman parte, y además una gran parte, están presentes en nuestra realidad. Por ejemplo, le muestra cómo las liebres marrones y blancas se reproducen siguiendo la serie de Fibonacci, o cuando emplea a los compañeros de clase de Robert para explicar las posibilidades de combinación y los números factoriales. Termina además Teprotlaxl mostrando al niño, y con esto a todos los lectores, los acontecimientos y descubrimientos más relevantes de la historia de las matemáticas, así como las figuras que los llevaron a cabo (introduciendo personajes como Russell, Gauss, Klein, etc. y presentando a Pitágoras como uno de los más grandes).
    Otro de los aspectos educativos del libro que me parece relevante destacar es que se sigue en el libro una progresión lógica de los contenidos, de forma que se comienza por lo sencillo, que es la formación de los números, hasta llegar a conceptos mucho más abstractos en los capítulos finales. Además, el diablo constantemente recurre a los conocimientos dados en los anteriores sueños para reforzar las nuevas lecciones. Esto permite que el aprendizaje que tiene lugar en Robert sea significativo, conectando los conocimientos previos con los nuevos; algo que por consiguiente debería también estar presente en toda aula de cualquier asignatura en general, y de matemáticas en este caso particular.
    En cuanto a su uso en Primaria, me parece excesivo como lectura para los alumnos, dado que se requiere un nivel bastante avanzado de conocimientos en la materia para comprender el libro (aunque puede que algunos niños y niñas de últimos cursos pudiesen seguirlo de forma guiada). Su interés está más en nosotros como maestros, para que reparemos en que el enfoque tradicional que se da en la escuela de las matemáticas resulta aborrecedor para los niños y derivemos por tanto en ser conscientes de la necesidad de enfocarlas desde puntos más significativos y con actividades que resulten más atractivas a sus ojos. De estos últimos podemos sacar varias ideas del texto, que en este sentido se trata de una obra inspiradora.

  86. Patricia Villar Penas Says:

    Patricia Villar Penas 4º curso Grado de Educación Primaria para maestros/as.
    “El diablo de los números”
    A pesar de toda esa buena intención de fomentar las matemáticas y de verlas o relacionarlas con cualquier cosa de nuestro mundo diario es, para mí, otro intento frustrado.
    Desde siempre fui una de esas personas que con tan solo escuchar la palabra matemáticas se volvía loca, así fue llevándolas siempre a rastro y mal, y por eso le tengo hoy en día tanta rabia ( y gracias también a algún que otro maestro).
    Sí es cierto que el libro hace un intento muy bueno para todos aquellos niños y niñas que estén empezando en el “deseado” mundo de las matemáticas; y digo empezando porque para gente como yo, que aborrece las matemáticas es muy complicado que llegue alguien y te haga cambiar de idea.
    Es un libro bueno para los niños y niñas de Educación Primaria, aunque seguro que muchos de ellos le buscarían la parte retorcida para mostrar su insatisfacción cuando alguien le mandara leerlo.
    Desde mi punto de vista el autor supo perfectamente como extrapolar los sentimientos de cualquier niño o niña(incluso adulto ya) con su personaje, ya que Robert se muestra sensible, confuso y aborrecido por las matemáticas y eso es algo que refleja a las mil maravillas muchos de los sentimientos de los alumnos/as.
    La verdad es que cuando leí detenidamente el título del libro sentí una especial curiosidad por ver reflejadas dos de palabras que deberían ir siempre juntas, diablo y números, y es por ello que comencé la lectura con entusiasmo.
    Conforme iba avanzando la lectura se me hizo cada vez más pesada y terminé abandonándolo en repetidas ocasiones hasta terminarlo(¡por fin!) recientemente.
    La historia es, en mi opinión, bastante repetitiva y aburrida… ya que el fondo es siempre la misma historia: Sueño-matemáticas-realidad.
    Pero lo que sí me gustaría destacar es uno de los puntos importantes del libro, del cual su autor ha sabido reflejarlo de una manera casi brillante, me refiero al mundo de los sueños.
    Por todos es sabido que a cualquier persona le intrigan los sueños, que pocos saben qué hacer con ellos y que otros tantos se vuelven locos por tener.
    En este caso, me gustaría creer que el autor utiliza los sueños porque, en una etapa como la de Robert, con una severa maduración en camino de completarse, los sueños son algo que calan en los más hondo de los niños/as ya que tienen una importantísima carga emocional y se encargan a su vez de fomentar su creatividad e imaginación, aspectos tremendamente importante en ellos en estas etapas.
    Como sentía curiosidad por saber si esta novela iba o no a gustar entre los más pequeños decidí prestarle el libro a uno de mis primos más pequeños, pasado un tiempo al preguntarle por la lectura, su cara fue un poema.
    Le había encantado ( a él ya le gustaban mucho las matemáticas ) y aunque se le hizo un poco repetitivo, consideraba que era muy bueno para que todos los de su clase lo leyeran y aprendiesen que las matemáticas están en la vida real y que son tremendamente útiles, además de que me dijo que así todo parecía más fácil de lo que era, y que muchos niños y niñas pensarían lo mismo que él.
    Me sorprendió bastante escucharlo con tanta madurez, y me sorprendió más aún que yo supiera que él tenía razón pero que siguiera pensando en lo aburridas e inútiles que son las matemáticas.
    Y para ir ya terminando y a modo de conclusión diré que el libro, muy a mi pesar no me ha hecho ver las matemáticas de la manera que seguramente buscaba el autor. Aunque sí estoy de acuerdo en que la mates, como todo en esta vida, pueden enseñarse de una manera divertida, amena y sobretodo útil, pero siempre desde el primer momento en el que un alumno/a pisa nuestras aulas, ya que si no, después será completamente imposible.

  87. Lara Noya Sanchez Says:

    El diablo de los números:
    Es un libro interesante sobre todo para niños de primaria y también para más adultos, dado que intenta expresar el “miedo” o indiferencia que pueden llegar a tener los niños por las matemáticas. Este sentimiento hacia las matemáticas y demás temas relacionados viene dado por una mala educación y enseñanza por esta materia.
    En este libro a un niño, Robert, se le presenta en varios sueños el diablo de las matemáticas y le va adentrando poco a poco en este mundo de los números. Robert poco a poco se va interesando más y más en las matemáticas y en todos los problemas que tiene que resolver.
    libro de gran riqueza dado que nos mente a los lectores en el mundo y curiosidad de las matemáticas, dado que nos enseña a nosotros también hacer varios problemas y ejercicios de la asignatura. Me gusta en si el libro dado que se ve que está dedicado sobre todo a los niños para enseñarles cómo se explican los problemas y acertijos que nos van poniendo en cada momento de la lectura.
    Se muestra una metáfora del diablo de los números como si fuera un peculiar maestro de la materia, que poco a poco con su perspicacia y su afán de conseguir nuestra atención, va creando un ambiente de suma astucia por engancharnos a saber más y a querer saber y aprender más sobre las matemáticas.

    En definitiva que es un libro de gran ayuda pienso yo en las aulas, sobre todo en las materias de ciencias y en especial las de matemáticas para que los niños se interesen un poco más en este mundo de los números.

  88. Nadine Maria Kiernan (Grado en educación primaria, 2° curso) Says:

    La novela, El diablo de los números, es una buena lectura tanto para los niños como los maestros para reflexionar y mejorar la experiencia de las matemáticas en la educación primaria.
    El libro en sí se trata de un niño de diez años, Roberto, que tiene dificultades para comprender y aprender las matemáticas en el colegio. A comprender las matemática, se desanima Roberto, llegando él decir en las primeras páginas que las odia. Por suerte, empieza a tener sueños sobre ellas que poco a poco le ayuda comprender los qués y cómos de las matemáticas.
    Roberto tiene tiene doce sueños (uno cada noche) en que un diablo le enseña diferentes conceptos matemáticos: el uso del número uno y la existencia de una infinidad de números en las dos direcciones ( cada vez más pequeños y cada vez más grandes), la función y utilidad de la existencia del cero, números racionales e irracionales, “el milagro” y función de los números triangulares, los números de Bonatschi, los números impares y pares, el Teorema de Pitágoras, entre otros. La última noche Roberto sueña que es invitado a la cena del diablo, donde descubre su nombre y se reúne con muchos matemáticos e inventores de conceptos matemáticos como: Pitágoras, Bonatschi, el inventor del cero, etc. Allí le regalan una figura estrellada de cinco puntos, un símbolo importante en tiempos antiguos para la Escuela de Pitágoras, que era un símbolo que llevaba sus miembros para reconocer unos a otros que pertenecía esa sociedad secreta.
    Este libro en global sirve para empatizar con la experiencia de muchos niños en el aprendizaje de las matemáticas y mejorarla a través de diferentes maneras de enseñar y explicarlas entre los muchos ejemplos y la propia narrativa del libro.

  89. El diablo de los números habla de la historia de un joven llamado Robert que se aburre en el colegio y sufre ansiedad matemática. A lo largo del libro tiene diferentes sueños hasta que una noche aparece un “diablillo´´, que va conocer como tal hasta que al final descubre su nombre: Teplotaxl, y que le van a integrar en su vida conceptos matemáticos a través de 12 sueños (uno por capítulo) entre los cuales le va a enseñar los números negativos, las raíces cuadradas…

    Me parece un libro interesante que los niños y niñas pueden empezar a leer ya en Educación Primaria debido a que expone los conceptos matemáticos de una manera muy clara y divertida a través de dibujos y un vocabulario bastante sencillo.
    Me gustó la forma que tiene el autor de tratar el aprendizaje de todos los temas de una manera tan sencilla y lineal y al mismo tiempo entretenida para el lector.

  90. María Carballo Gómez (grao en mestre/a de Educación primaria) Says:

    “El diablo de los números” conta a historia dun neno chamado Robert que odia as matemáticas e que, durante 12 noites, soña cun diablo que lle ensina que as matemáticas non son o que parecen.
    Paréceme un libro moi útil para empregar na primaria, pois axuda a pensar e a ver que non todo é o que parece. Ademais, tamén é moi interesante para mudar a mala imaxe que temos desta materia, que pode ser moi entretida, aparte de ser un dos piares fundamentais na formación do alumno. Os motivos que me fan pensar isto son os seguintes:
    En primeiro lugar, gustoume moito a estrutura que emprega este libro para explicar os diferentes contidos matemáticos, pois faise máis ameno e axúdanos a relacionar esta nova información coa que xa coñecíamos.
    En segundo lugar, o feito de empregar o diálogo para explicar estes novos contidos facilita a súa comprensión, pois o neno que o protagoniza tamén ten dúbidas e ensina aos alumnos que non é algo malo, senón que axuda á comprensión da materia. Ademais, tamén axiliza a lectura do libro.
    En terceiro lugar, ofrece unha cantidade importante de coñecementos e moi ben explicados, con diferentes debuxos, táboas, exemplos moi claros… Oferta tanta información que ata ampliou os meus coñecementos dentro desta ciencia, pois non coñecía a relación que gardaban os números triangulares e pareceume moi interesante.
    En conclusión, este libro é unha boa opción para cambiar a idea xeralizada de que as matemáticas son unha materia complicada e sen relación co mundo no que vivimos, pois como vemos con diferentes tarefas que podemos realizar cos nosos alumnos, podémolas atopar en calquera lugar.

  91. alvaro fernandez alvarez mestre educacion primaria Says:

    Este libro me pareció más pesado y más adecuado para niños que para adultos, al final su lectura me aburría y estaba deseando acabarlo, aunque creo que me puede ser más útil que el otro para educar y enseñar matemáticas a los niños de primaria, ya que los contenidos tratados son más parecidos a lo que el curriculum trata.
    Este libro intenta que veamos las matemáticas de una manera más simple y con un nivel de dificultad menor a lo que realmente es. Esto lo introduce con un diablo de los números, que es una figura imaginaria que a los niños les puede parecer entretenido.
    La dificultad del libro aumenta con los sueños, ya que empieza con el 1 y su importancia y acaba resolviendo el número de combinaciones posibles en una clase.
    Por eso creo que este libro nos ayuda a nosotros a ver las matemáticas de una manera más sencilla y que luego podremos aplicar cuando enseñemos a los niños, ya que podemos entender una manera más práctica y menos teórica y así transmitir los conocimientos para que los alumnos los entiendan mejor.
    Para finalizar creo que este libro es mucha más útil para un profesor que el del tío Petros pero desde el punto de vista de un lector es mucho peor que el nombrado anteriormente. Para un profesor creo que es completamente todo lo contrario, ya que como ya dije antes el diablo de los números te ayuda a comprender a los alumnos y su pensamiento.

  92. Paula Meizoso Pereira (2º Grao de Educación Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS. HANS MAGNUS ENZENSBERGER.

    “El Diablo de los Números” es una obra que relata la historia de Robert, un niño al que no le gustan las matemáticas y que refleja el descontento generalizado de los pequeños (y no tan pequeños) con esta disciplina.

    A menudo, Robert muestra su descontento por las matemáticas y por todo aquello que tenga que ver con ellas, incluyendo por supuesto la figura de su profesor Bockel, al que Robert no aprecia excesivamente ya que según él “sus clases son poco entendibles”.

    Una noche, y como por arte de magia, Robert conoce a Teplotaxl, un pequeño diablillo que será el encargado de mostrarle a Robert, durante doce noches, el atractivo que pueden llegar a tener las matemáticas si trabajamos con ellas de forma adecuada.

    Así, y en cada sueño, Robert entra en contacto con alguno de los distintos aspectos de las matemáticas, llegando a trabajar conceptos tales como la importancia del número cero, el número uno, las potencias, los números primos o la sucesión de Fibonacci.

    Algo que destacaría del libro, es el hecho de que va de menos a más, de forma que Robert aumenta su capacidad de compresión y relaciona los contenidos nuevos con los que el diablo ya le había mostrado anteriormente. Además, también me parece muy acertado el hecho de incorporar distintos acertijos al final de cada capítulo, ya que de esta forma el lector puede seguir descubriendo y profundizando en el mundo de las matemáticas.
    Por último, debo decir que utilizaría este libro en los últimos cursos de educación primaria (concretamente en 5º y 6º curso), así como también en la ESO. El motivo de emplear este recurso en dichos cursos se debe a que considero que el libro explica distintos conceptos de forma clara, así como también al hecho de que cada explicación viene acompañada de distintas imágenes ilustrativas, y esto podría ayudar a los más pequeños a la hora de comprender mejor aquello que se les quiere transmitir. Sin embargo, considero que la terminología empleada en el libro podría confundir a los niños y a las niñas, por lo que trataría de utilizar la terminología oficial.

  93. Sindy Fagín Fariña (Primaria) Says:

    Se trata de un libro aconsejado para niños/as a partir de los 10 años y que, por tanto, es adecuado para los alumnos/as de los últimos cursos de Educación Primaria.

    Centrándome en las matemáticas, resulta interesante ver como se explican, por ejemplo, los números primos. Se hace de un modo claro y entretenido y que, a la vez, se puede aplicar en el aula. Esto resulta importante ya que permite que, una vez se lea en el aula, se puedan realizar algunos ejemplos siguiendo los pasos que realizaba el diablo de los números con el niño.

    Cabe decir que sí hay un aspecto que me desconcierta. Se trata de la utilización de términos diferentes a los oficiales. En este caso particular no veo claro si el hecho de emplear términos inventados facilita la comprensión o si puede suponer una complicación añadida.

    Otro aspecto interesante es el hecho de mencionar a las mujeres matemáticas que hicieron grandes descubrimientos. A lo largo de unas páginas pone en valor la importancia de las mujeres matemáticas y, además, hace una clara alusión y crítica a la falta de estas dentro de este ámbito.

    “Antes no querían saber nada de ellas. Las Matemáticas, se decía en el palacio, son cosa de hombres. Pero creo que eso va a cambiar”.

  94. Uxía Cerbán Tuñas Says:

    Cerbán Tuñas, Uxía

    El diablo de los números

    Antes de comezar a dar unha visión e facer unha crítica acerca deste libro, aclarar que me parece unha xenialidade e unha forma diferente á vez que orixinal tratar as matemáticas a través dos soños, algo do noso inconsciente que nos ocorre a todos.
    Este volume axuda a comprender as matemáticas dende outro punto de vista, polo que logra que Robert, o protagonista que odia profundamente esta ciencia, se vexa involucrado e interesado nas mesmas. Polo tanto, arrastra consigo un significado importantísimo que podemos aplicar a nosa vida cotiá xa que, cantas veces nos preguntamos para que servían múltiples fórmulas? Teorías que non lograbas entender? Problemas aos que non lle vías unha aplicación no teu día a día? Pois ben, mediante este ensaio, Hans Magnus logra romper con esta desconexión co mundo real. E tanto é así que a miúdo que imos avanzando na lectura, vemos como Robert se fai protagonista da súa propia aprendizaxe, chegando incluso a precisar da figura do diaño para poder coñecer e saber máis acerca dos números, eses conceptos que nos ensinaron na escola de forma regrada e rigorosa. Por isto, considero que se trata dun libro con múltiples posibilidades didácticas, tanto para alumnado como para profesorado.
    Por último, aclarar que foi un libro que me gustou, sinxelo e ameno debido a que está estruturado en doce noites e isto facilita a lectura. Creo que podo botar man deste libro tanto como futura docente como na miña vida cotiá, xa que agora atópome con máis ganas e con máis curiosidade por indagar e saber qué se esconde detrás de todos eses números e fórmulas que nos viñeron ensinando ata o de agora.

  95. Sara Martínez Casal Says:

    Sara Martínez Casal. 2ºPrimaria

    El Diablo de los Números.

    En mi opinión, creo que al igual que se comenta en el libro muchas personas, y en concreto, los niños temen a las matemáticas y las odian ya desde la escuela. En particular, porque no entendemos lo que el maestro quiere enseñarnos y porque no conectamos los contenidos de las clases con elementos reales y cercanos a nosotros. Además, las matemáticas siempre nos fueron enseñadas en las escuelas como algo abstracto que no se podía manipular y que no tenía nada que ver con nuestro día a día. A lo largo de los sueños de Robert con el diablo de los números, se puede observar como se parte de la idea de número para ir llegando a las diferentes operaciones, método que es contrario al que se sigue en la mayoría de las aulas, pues a nosotros desde pequeños nunca nos han enseñando la relación que existe entre los números y nos explicaban cada tipo de operación como si casi no tuviera que ver con las demás.

    En referencia a la parte física del libro, se puede observar que es un libro ameno y apto para mucha gente por su forma sencilla de presentar los contenidos, apoyados en imágenes, y exponer los problemas que tienen los niños con respecto a las matemáticas. Me parece interesante también que como futuros docentes sepamos identificar los problemas de los niños en esta área. Y este libro, es una manera de hacerle ver que sus pensamientos sobre las matemáticas no le abarca solo a ellos sino a muchas más personas.

  96. Manuel Lagoa Entenza (2º Educación Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    O libro trata dun neno chamado Robert ao que non lle gustan nada as matemáticas porque lle resultan incomprensibles por culpa do profesor. Sen embargo, as súas noites convértense en especiais cando comeza a soñar (ocorre durante 12 noites) cun ser chamado Teplotaxl (o diablo dos números) que lle vai ensinando diversos “trucos”, curiosidades e coñecementos das matemáticas que lle axudan a Robert a comprendelas e a interesarse un pouco máis, chegando incluso no final do libro a agradecerlle a este Diablo todo o aprendido despois de ser quen de resolver un problema en clase.

    Creo que o libro trata de facernos ver que as matemáticas non son algo tan complexo e alonxado da nosa vida como realmente se pensa, senón todo o contrario, e ademais ao falar dun neno e tratar de cambiar a súa percepción sobre isto, sitúanos aínda máis preto da realidade xa que hai moitos nenos que comezan a odiar as matemáticas dende pequenos e non consiguen que isto cambie. O libro pareceume bastante innovador neste sentido e creo que sí sería adecuado para nenos de primaria pero na miña opinión para 6º curso, e sempre asegurándose de que os alumnos teñan ben interiorizados os conceptos das matemáticas de cursos anteriores. Ademais resalto que sería unha boa dose extra de motivación para afrontar as matemáticas da ESO tanto para alumnos que a necesitan como para os que non.

  97. Mauro Durán Carlín (ed primaria) Says:

    El libro trata de un chico que se llama Robert, que como otro cualquiera de su edad, odia las matemáticas, pero esto se debe a que su profesor no hace esta materia nada llamativa ni llevadera (algo que suele pasar dentro de las aulas de educación primaria).
    A raíz de esto y durante doce noches, a Robert, cada vez que duerme, se le aparece un diablo (Teplotaxl) que le muestra el mundo de las matemáticas de una forma adecuada a el y que, por lo tanto, hace que las matemáticas empiecen a ser atractivas para este. (todo esto desde un punto constructivista, es decir, los ejercicios o aspectos matemáticos que nos va mostrando son cada vez mas “complejos”). pero llegado un punto de la historia, la cual es la décimo segunda noche, el niño deja de tener sueños, ya que en el ultimo sueño, el diablo le explica que a partir de ahora es el quien debe aprender y descubrir este mundo por su cuenta.
    Considero que este libro esta muy bien para tratar con los niños (además de que me ha gustado), ya que se les hará bastante atractivos (ademas de emplear expresiones que los niños verán mas atractivas, como lo de saltar dos veces y de mas…), ya que como dije al principio, el libro refleja que las matemáticas son odiadas porque los maestros no logran hacerlas atractivas, así que por lo tanto considero que este libro puede ser un buen apoyo para la asignatura de las matemáticas.

  98. Carla Del Río García Says:

    “El diablo de los números”

    Este libro narra a historia de Robert, un neno que odia as matemáticas debido ao profesor, que fai as clases pouco entendibles e atractivas. Unha noite ten un soño especial onde coñece a un demo. Este explícalle cousas curiosas sobre os números e o fácil e divertido que é traballar con eles cando unha persoa os aprende dunha maneira adecuada.
    O libro está dividido en doce capítulos, onde cada un deles é unha noite, nas cales Robert aprende un truco novo sobre o mundo das matemáticas. Nun primeiro momento, Robert non se interesaba moito polo que lle contaba o demo pero pouco a pouco comeza a interesarse e a gustarlle as matemáticas.
    Pareceme un libro apropiado para os alumnos apartir de 3º ou 4º de primaria, xa que ao longo da historia utilizanse moitos exemplos simples que favorecen a comprensión da lectura e de termos matemáticos. De todas maneiras pareceme necesario que o mestre/a lle axude a realizar a lectura e traballar o libro na aula.

    • María Teresa López Pereira Says:

      Este libro nos cuenta la vida de Robert, un niño que no le gusta las matemáticas.
      Está dividido en doce capítulos, cada capítulo es un sueño de Robert.
      Esta visión que el tiene va cambiando a partir de los sueños que el va teniendo contando en el libro con el Diablo de los números.
      Me gustó este libro porque tiene mucho que ver con la realidad aunque pienso que si lo lean niños de primaria deberían leerlo con un adulto o con el profesor para guiarlos y por si no entiendan algunos conceptos. Además, usa muchos ejemplos para que los niños lo entiendan mejor.
      Me parece un buen recurso para los niños porque este libro les podría ayudar a comprender mejor las matemáticas y no tenerlo tanto miedo hasta les podrían gustar más de después de leerlo.

  99. Yago Balsa Educación Primaria Says:

    El diablo de los números es un libro que cuenta las intensas noches y los sueños que en ellas acaecen de un niño llamado Robert. En un principio, los primeros sueños que tiene se pueden clasificar como pesadillas y sueños raros pero un día comienza a soñar con un ser, Teplotaxl, que se hace llamar Diablo de los números. A partir de ese momento y durante doce noches, Robert irá cambiando su opinión a cerca de las matemáticas, en parte debida a la influencia de un profesor mediocre y gracias a la intervención de Teplotaxl.
    Considero que es un libro bueno para utilizar con los alumnos por el tratamiento que se hace de las matemáticas dentro de él, alejándose un poco del tratamiento convencional que tienen dentro de las escuela. Además es una buena manera de adentrar a los niños en la lectura, sin llegar a obligarlos a que lean el libro.

  100. Simón Muñiz Pérez (2º grado de Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números

    Este libro está dividido en 12 capítulos, cada un representa unha noite diferente. Robert é o protagonista desta historia, un neno o que non lle gustan as matemáticas. Ata este momento estaba canso de ter sempre os mesmos soños, aburridos e sen o protagonismo, ata que empezou a soñar cun ancián, o diaño dos números.

    Durante as 12 noites que soña con él aprende moitos conceptos novos, que o axudarán a comprender mellor as matemáticas dadas polo señor Bockel, o seu profesor de matemáticas no colexio ( na realidade).

    Recomendo este libro a alumnos de 1º e 2º de ESO, tamén o poderían ler os nenos/as de 6º de educación primaria pero necesitarían que o libro se lese na clase, sendo o profesor o guía. Creo que se debe ler na clase posto que hai conceptos matemáticos que non aprenden ata máis adiante.

    Fan alusión numerosas veces a matemáticos e a teorías moi importantes. No libro explícanse algúns conceptos de matemáticas de forma distinta que no colexio, dunha forma un pouco máis entretida: a sucesión de Fibonacci como sucesión de Bonastchi, os números exponenciais como números saltaríns, os números primos como números de primeira, os números fraccionais como quebrados, e os irracionais como irrazoables.

    O formato do libro é o adecuado, pois de vez en cando ten ilustracións, a letra ten un tamaño visible e a división dos capítulos está clara. A historia transcorre de forma lineal.

  101. Domingo M. Ferreira Vázquez (2º de Grao en Mestre Ed. Primaria) Says:

    Libro entretido no que, da man do seu protagonista e do diaño das matemáticas que o visita nos seus soños, podemos ir descubrindo como nas matemáticas todo está estreitamente relacionado.
    A explicación dos conceptos matemáticos relacionándoos con elementos da vida real e dun xeito tan gráfico e fácil de entender como se fai en todo o libro, axuda a que se comprendan moito mellor, polo que este libro, me parece un moi bo recurso para nenos/as de primaria.
    A lectura do libro considero que pode axudar a que os alumnos/as vexan que as matemáticas teñen relación con todo canto nos rodea e que, ademais, poden ser moito menos complicadas do que nos poden parecer nun primeiro momento. Pode incluso axudar a vencer ese medo ante as matemáticas e espertar un pouco e a curiosidade dos alumnos/as polas mesmas.

  102. Lidia García (2ºGrado de Educación Primaria) Says:

    Este libro nos cuenta la historia de un niño llamado Robert, al cual no le gustaban las matemáticas, ya que les resultaban muy aburridas. Esta visión va cambiando a partir de los sueños que él va teniendo con el diablo de los números.

    En mi opinión,pienso que la mayoría de los estudiantes nos identificamos con Robert. Ya que es un niño que no le gustan las matemáticas, como a muchos de los niños/as de hoy en día. Pero gracias al diablo de los números y a sus experimentos que va haciendo en cada capítulo, hacen que a Robert le vaya gustando más las matemáticas y que sobretodo las vayan entendiendo.

    Por lo tanto, pienso que estos experimentos, los cuales ha utilizado el diablo de los números, es un buen método de enseñanza. Y debo decir que lo deberían utilizar todos los maestros que imparten esta asignatura,ya que hace que los alumnos tengan una nueva visión de cara a esta.

    Y para finalizar, decir que recomiendo este libro a cualquiera niño/a ya que es un libro que es fácil de leer, ya que está distribuido en capítulos y contiene bastantes imágenes, con lo cual facilita su comprensión. También, cabe destacar, que no es un libro destinado solo a los niños, sino que también lo recomiendo a las personas adultas que no le gustan las matemáticas, ya que es una nueva forma de aprender matemáticas.

  103. Silvia Mañá Varela (2º Grao Maxisterio Primaria) Says:

    O diaño dos números é un libro infantil que achega os contidos básicos desta materia dun xeito diferente, mesturando realidade e ficción. Robert, o protagonista, é un neno que, como a maioría, odia as matemáticas, deste xeito moitos rapaces e rapazas poderán sentirse identificado con el; o seu mestre o profesor Beckel preséntallas dun xeito pouco atractivo, sen embargo, todo muda a partires duns soños- pesadelos que comeza a ter, estes soños perdurarán durante doce noites. Durante estas noites o “diaño dos números” presentaránse como fío condutor para a comprensión de diversos retos matemáticos que se lle prantexan a Robert. No tempo que dura este proceso, Robert vai adquirindo habilidades de razoamento que lle fan posible mergullarse no mundo das matemáticas dun xeito moi diferente ao das aulas. Durante os soños empréganse elementos comúns coma cocos ou imaxinarios que axudaran a Robert a entender máis profundamente o mundo das matemáticas. A historia vai avanzando de xeito que cada soño, corresponde a un novo coñecemento, tendo sempre ou a maioría das veces o concepto anterior. Ao estar dividido en doce capítulos, pode trasladarse as aulas e afondar máis, deste xeito podemos chegar a construír pequenos proxectos relacionados con cada un dos capítulos e as actividades finais que propón.

  104. Robert es un niño al que se le dan fatal las matemáticas. Empieza a soñar con ellas. Cada noche sueña con el diablo de las matemáticas, que le va explicando las matemáticas de una forma amena, con ejemplos, dibujos, gráficos, etc… hasta conseguir que Robert entienda las matemáticas y le resulten más fáciles. Este es el resumen escueto del libro.
    Este libro da mucho que reflexionar sobre el papel de los profesores de matemáticas, sobre todo en las primeras etapas de la enseñanza. Cuando un alumno o alumna se enfrenta a un profesor que explica las matemáticas como un autómata, sin intentar que el alumnado reflexione sobre lo que está haciendo, sin utilizar ejemplos prácticos cercanos, gráficos o material manipulativo, dicho alumno o alumna tendrá que enfrentarse a un tema que le resultará abstracto y por eso mismo, de difícil compresión, puesto que en las primeras etapas de la enseñanza el alumnado aún no cuenta con suficiente capacidad de abstracción para entender temas tan complejos.
    Tras la lectura de este libro podemos concluír que el papel del profesor puede llegar a ser de vital importancia en la relación entre los alumnos y las matemáticas, puesto que las matemáticas explicadas de forma conveniente, con explicaciones adaptadas a la edad del alumnado y con recursos didácticos adecuados pueden enganchar a los alumnos, hasta llegarles a parecer una especie de juego, o, por lo menos, puedes non producir el gran rechazo que suelen producir casi a nivel general.

  105. Érica García. 2º Educación primaria Says:

    “El diablo de los números” invita ao lector a adoptar un novo enfoque das Matemáticas e mergullarse nunha historia de ficción que achega elementos prácticos e contidos imprescindibles da materia. A historia está contada dende unha perspectiva intelixente que mistura elementos honíricos e fantásticos con outros reais e conceptuais.
    É moi común que os nenos e nenas cos que nós traballaremos nun futuro na escola, poidan amosar rexeitamento de cara ás matemáticas por consideralas supérfluas no entendemento da vida. Ao non atopar relación práctica entre o pedido no aula e o mundo no que están inmersos, esta materia remata por ser para eles e elas un aborrecemento que moitas veces, provoca malestar no alumnado por se veren obrigados a estudala.
    Robert, un neno que odia as matemáticas, vive uns episodios de terror nocturno que o inmiscúen en sensacións desagradables. Un día, isto cambia e no tocante de ser engulido por un peixe ou de ser vítima dun milleiro de formigas que suben polo seu corpo, soña que se atopa nun prado con frondosa herba onde se atopará cun vello anciá que abrirá ás portas de cara un novo mundo por descubrir: as matemáticas.
    A historia transcorre ao longo de doce noites, e por conseguinte doce soños, nos que Robert na compaña do diabliño, vai adquirindo o proceso de razonamento lóxico que lle fai posible o entendemento das matemáticas. Emprega de xeito constante a conexión entre os elementos dados (saltos cara adiante nas potencias, saltos cara atrás nas raíces, reprodución de lebres e a súa eliminación, ter os chicles de dous ou repartilos entre varios…) e coa realidade na que vive. Parte do inicio, do nacemento dos números e da súa configuración. É posible que no cole non se fale nunca do número 0, nin do 1, nin de que a partir deste chegan todos os demáis. O aprendizaxe debe producirse de xeito constructivo, de xeito que para acoplar novos conceptos deben existir uns esquemas previos que constitúan a base de todo o aprendizaxe.
    O alumnado debe comprender cal é a finalidade das ciencias, o “para qué”. O método científico parte da formulación dun problema, ao que se lle intenta dar unha solución que explica o fenómeno que se cuestiona. Porén, o científico que vai invertir tempo neste experimento, débese amosar realmente desacougado por non coñecer a explicación que demostra porqué algo se produce. Seguindo esta lóxica, non podemos pretender que un neno ou nena, amose interese por coñecer as barras de pan que un panadeiro fabrica se eles mesmos non o cuestionaron nin amosan interés por sabelo. Este é o elemento que subxace na historia. Primeiramente espértase o interese en Robert por coñecer a explicación mediante un reto ou interrogante que o desacouga, logo, como solución a ese problema plantexado, amósase unha solución e explicación coherente que lle transmite a seguridade ao neno de que a parte de mundo que se constitúe fundamentalmente de xeito numérico, non debe dar medo, pois é algo completamente predecible, que sempre funciona igual, que nunca nos vai dar un golpe inesperado.
    Ademáis, emprega un linguaxe completamente coloquial e achegado ao vocabulario propio da etapa evolutiva na que se pode atopar un neno ou nena que estea a aprender estes conceptos matemáticos. Así pois, tomaremos como exemplo o emprego do termo idiotez para referirse a operacións que non nos axudan en exceso a comprender a realidade, e utiliza elementos da vida cotiá (como rábano) para facer referencia a descomposición do número.
    É unha maneira alternativa de achegar o alumnado ao mundo das matemáticas, de xeito que mesmamente se poidan sentir identificados co neno. Empatizar con el, permitirá consecuentemente mergullarse na historia de xeito máis profundo.
    Sen apenas darse conta, ao longo da historia trátanse todos os piares das matemáticas. Ofrece a explicación clara de conceptos base, que moitas veces resultan complexos de ser entendidos en Primaria, como por exemplo, o concepto de infinidade. Isto é conseguido, ademáis, a través dunha relación divertida de elementos que conseguen manter viva a atención do lector.

    • Lorena Gende Pazos grado en Educación Primaria (2º curso) Says:

      EL DIABLO DE LOS NÚMEROS HANS MAGNUS ENZENSBERGER
      Este libro nos presenta a un niño, Robert, al que no le gustan nada las matemáticas porque no entiende nada de lo que su profesor le explica. Un día aparece en su vida un pequeño diablo que durante doce noches se presenta en sus sueños para cambiar su idea de las matemáticas partiendo siempre de la lógica y utilizando los números de forma amena, como si fueran las piezas de un juego. De este modo el diablo consigue que el interés de Robert por los números crezca día a día.
      El libro me parece interesante porque puede hacer los jóvenes cambien la visión que tienen de los números y puedan ver que todo tiene una explicación y todo está relacionado. Precisamente pienso que el motivo de que muchas veces no nos guste las matemáticas es porque se nos presentan de una forma abstracta y sin ayudarnos a buscarle su lógica. Aunque por otro lado, para nuestro uso cotidiano de las matemáticas tampoco es imprescindible tener conocimiento de dónde salen todos los conceptos matemáticos sino saberlos utilizar para resolver problemas de nuestro día a día.
      Me pareció muy interesante cuando explica la importancia del 0 y los números de Bonastchi, aunque estes me resultaron difíciles de entender.
      El libro en general es ameno y se lee pronto sobre todo porque es muy visual aunque en algún momento podría tener algo más de historia además de lo relacionado con los números. Pienso que para niños de 11 o 12 años en algún momento resultaría pesado, me parece más adecuado para jóvenes y adultos.

  106. Carla Pardo González (Educación Primaria) Says:

    “El diablos de los números” pareceume unha historia bastante adecuada para aprender sobre as matemáticas, xa que está totalmente relacionado con elas. Trata sobre un neno, Robert, que odia as matemáticas, e eso é un bo recurso para aproveitar, porque moitos nenos e nenas se poden sentir identificados. Robert, ten un soño no que se lle aparece un diabliño e lle explica trucos ou datos interesantes sobre as matemáticas. Esto ocorre 12 veces, que son os capítulos que ten o libro, e en cada un se explica algo novo.
    Ademáis, aínda que en cada soño ocorre algo diferente, a historia vai seguindo linealmente, polo que en cada capítulo se explica algo máis “complicado” ou máis avanzado. Paréceme un bo libro para explicar que aínda que che aborrezan as matemáticas ou non che gusten, podes ter unha boa iniciativa e traballar con elas ata entendelas, xa que moitas veces son as profesoras/os, que non saben motivar ao alumnado neste ámbito. Polo tanto, creo que desta maneira podemos ver que si te interesas por un tema ou unha aprendizaxe, podes conseguir entendela e pódeche acabar ata gustando.
    No libro explícanse moitos conceptos matemáticos que son básicos e moi interesantes para as alumnas e alumnos de primaria, creo que este é un bo libro para traballar na aula. Ao estar dividido nos 12 capítulos, sería moi fácil traballar con el porque o trataríamos como temas illados pero avanzando á súa vez, e non sería tan monótono como cun libro de texto con actividades, que aos nenos e nenas pódelles resultar máis aburrido ou pesado.
    Tamén ademáis, o libro propón algunhas actividades que o neno e a nena que o lea, va sentir a curiosidade de realizar, porque penso que está moi ben enfocadas. Tamén me gustou que utilizase elementos reais, coma os cocos, para explicar algún dos temas.
    Creo que é un libro moi completo e que se podería utilizar directamente na aula con nenas e nenos de primaria.

  107. Sara Miramontes Varela (Ed. Primaria) Says:

    Sara Miramontes Varela (2º Educación Primaria)

    Después de leer este libro me quedo con una buena sensación, ya que, como le pasó a Robert, me fui convenciendo de la parte “mágica” de las matemáticas.
    Está claro que no estamos acostumbrados a ver en la escuela las matemáticas de este modo, pues, aunque no es muy comprensible, tienden a plantearnos las cosas de una manera más enrevesada y difícil, en lugar de optar por la vía sencilla para propiciar que se entienda. En las matemáticas, como en otras ciencias, ya comprobamos que hay muchas técnicas que fomentan la comprensión, y una de las más importantes es relacionarlas con la realidad, con lo que es más cercano para el niño/a. En este caso, la relación con la realidad es algo que se repite, por ejemplo cuando se explican los números de Bonatschi con la reproducción de las liebres.
    Además del anterior, hay otros motivos, por los que considero que este libro es un buen recurso para reforzar el aprendizaje significativo, como por ejemplo, el hecho de que sea el Diablo de los números, un personaje ficticio, quien simplificará las explicaciones adaptando el vocabulario a los intereses del niño (como decir “hacer saltar dos veces” para referirse a elevar al cuadrado). También se adapta a la edad de los más pequeños en detalles, como cuando juega con la ficción dando vida a los números, o también al escenificar la acción en el aula escolar. Asimismo, en distintos capítulos se hacen apelaciones al lector, lo que es interesante porque lo hace partícipe al invitarlo a resolver tareas relacionadas.
    Por último, en referencia al argumento, cabe decir que El Diablo de los Números es adecuado para incorporar en las clases de educación primaria, ya que se tratan temas propios de esta etapa. Por ello, como futuros docentes podríamos basarnos en capítulos del libro para apoyar las explicaciones, acercándonos a los intereses del niño/a con los sueños de Robert. Además, se habla por ejemplo de Pitágoras, que aunque no se encontraría entre los contenidos propios de esta etapa, puede ser interesante para que los niños/as se vayan familiarizando y se promueva su entendimiento.

  108. Alexandra García Millán (2º Grado Educación Primaria) Says:

    Este libro trata de diferentes problemáticas que hoy en día existen sobre las matemáticas, como pueden ser la mala enseñanza de las matemáticas por parte del docente ya que lo hacen desinteresadamente y descontextualizada lo que produce en los niños una sensación de aburrimiento y de bajo interés hacia dicha asignatura. En segundo lugar y debido a lo explicado anteriormente trata también la dejadez que tienen los alumnos hacia las matemáticas ya que les resulta una asignatura complicada.
    Nuestro personaje Robert, es un niño al que no le gustan las matemáticas y que en sueños se le aparece el diablo de los números que le ayudará a comprender de mejor manera las matemáticas y sus conceptos.
    La función que tiene el diablo es como de guía que se preocupa por enseñarle a Robert diversos conceptos sobre las matemáticas que el anteriormente no conocía por que se los habían explicado mal.
    A la hora de explicar conceptos matemáticos debemos tener en cuenta en primer lugar que cada alumno aprende de diferente manera y que para unos adquirir dichos conocimientos será más sencillo y para otros más complejo. Para esto sería necesario barajear diferentes opciones de explicar el mismo ejercicio siempre tratando de relacionarlo con la vida cotidiana del alumno para que el mismo aplique la experiencia o tratar de relacionar con alguna experiencia ya vivida o también enseñarlo de una manera lúdica (a través de juegos, por ejemplo).
    Para finalizar los alumnos deben comprender que el aprendizaje de las matemáticas no es imposible y que con esfuerzo y ayuda pueden llegar a comprenderlas en su totalidad.

  109. Paula Capelo Souto ( Primaria) Says:

    O diaño dos números é unha novela dirixida a un público infantil , pero este feito non exime que calqueira adulto poda extraer unha útil explicación.
    Xa dende o comezo do libro o autor avisa os posibles lectores que as explicacións alí recollidas poden conter palabras ou expresións que ningunha persona maior ou profesor vaia a usar neste ámbito, o que fai que a lección se convirta nunha maneira grata de aprender.
    O argumento , sin ningún tipo de dúbida, é un dos factores que máis chama a atención do libro, xa que nos presenta a un rapaz que sufre ansiedade matemática debido a que se aburre no colexio polo que durante doce soños recurrentes cada noite, o diaño Teplotaxl brindalle a oportunidade de aprender matemáticas de maneiras moi amenas. Cambiando en cada soño de escenario ,de materia e incluso de compañia que se lle presenta a hora de aprender , o autor xoga coa posibilidade de que as matematicas non se convirtan nunha simple lección máis a memorizar , senón que chegue a comprenderse e a sintetizar.
    Un dos factores que sin duda me sorprendiu gratamente é que o autor non só parte de explicacións e ensinanzas sinxelas, senón que gradualmente comeza a subir o nivel e tocar temas moito máis interesantes e complexos, incluíndo referencias a matemáticos de renome como Fibonacci, Bertrand Russell ou Gauss

  110. María Lago Cascudo (2º Grado en Maestro de Educación Primaria) Says:

    Antes de nada, tengo que decir que aborrezco las matemáticas, y que la idea de leer “El diablo de los números” no me atraía en absoluto. Me esperaba algo aburrido e intragable, pero nada más lejos de la realidad.
    El protagonista es Robert, un niño que odia las matemáticas. Es muy interesante (y acertado) que el libro se contemple desde el punto de vista de un niño como Robert, porque así mucha gente (no sólo los más pequeños) puede sentirse identificada con él. Esto,en mi opinión, hace que surja la curiosidad por seguir adelante con el libro. Por lo menos fue lo que me pasó a mí.
    A Robert se le aparece en sueños el diablo de los números, el cual se dedica básicamente a introducirlo de manera amena en el mundo de las matemáticas. Al principio Robert no tiene muy claro que le guste soñar con este personaje, pero poco a poco va sintiendo más y más curiosidad, hasta el punto en el que le disgustan las noches en las que no consigue soñar con él.
    Otra cosa que me gustó del libro fue que enseña yendo de menos a más, de lo más sencillo a cosas más complicadas, de manera que uno puede seguir el hilo y entender lo que el diablo de los números quiere explicarle a Robert sin ningún problema.
    Con este libro creo que queda claro que la postura de los niños hacia las matemáticas depende muchísimo de cómo se les sean transmitidas. Nosotros, como futuros profesores, tenemos que ser conscientes de esto e intentar que los niños vean las matemáticas como algo sencillo, manejable y útil en el día a día.

  111. Ignacio Beltrá García (2º Grado Educación Primaria) Says:

    El Diablo de los Números es un libro muy interesante tanto si lo vemos desde la perspectiva de alumno como desde la del profesor. Cuenta la historia de Robert, un niño al que (como a la mayoría) no le gustan las matemáticas hasta que empieza a soñar con este personaje que, a través de sus sueños, le hará correr divertidas aventuras en las que aprenderá matemáticas de una forma más amena.

    Volviendo al principio, desde la perspectiva del alumno, este libro puede ser muy interesante pues puede ayudar a comprender mejor las matemáticas y desde la perspectiva del profesor, nos hace darnos cuenta de lo aburrida que se le puede hacer una materia al alumnado (en este caso las matemáticas) si no se explican de una manera entretenida y que se pueda entender.

    Si le puedo poner una pega a este libro, es que el vocabulario que en muchas ocasiones utiliza puede llegar a confundir al alumnado respecto al que se utiliza en el aula.

  112. Clarisa Díaz (Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” es un libro que narra en doce capítulos historias únicamente relacionadas con las matemáticas y da cabida no sólo a contenidos básicos que nos enseñan durante la infancia, niñez y adolescencia, sino a otros que aparentemente están fuera del alcance de los niños y niñas, en un formato completamente entendible.
    El protagonista, un niño que aborrece y teme a las matemáticas, refleja la situación por la que pasamos muchos/as durante nuestro período escolar; una circunstancia que logra que el lector empatice, se sumerja todavía más en la lectura y simpatice con la figura principal; Robert.
    El libro nos enseña que no existen malos o buenos estudiantes de las matemáticas sino niños/as más o menos predispuestos a aprender y maestros/as con creatividad para enseñar.
    El diablo, es la figura de maestro opuesta a la del señor Bockel, un profesor que no acaba de averiguar cómo potenciar el aprendizaje en niños como Robert, con poco interés por esta área. En contraposición, el diablo logra despertar interés en Robert e incluso la facilidad para resolver problemas matemáticos.
    Comienza con situaciones más sencillas, todas ellas muy visuales para que alcanzar un mayor razonamiento antes de llegar a la solución.
    Es un libro muy completo, provocando continuamente en el lector conflictos cognitivos que lo llevan a extrapolar lo leído a la realidad, haciéndole sentir a su vez la necesidad de realizar las actividades que el mismo propone para comprobar que sea cual sea el número sucesivo la solución seguirá siendo la misma o variará en función de lo que ocurre con los anteriores.
    Todos los problemas que plantea están relacionados con elementos reales, como los cocos utilizados para explicar los “números triangulares” (números figurados) o las liebres para hacerlo con los “números de Bonatschi” (serie de Fibonacci).
    De igual modo, lo lleva a conocer a grandes matemáticos y a sus grandes descubrimientos como Gauss, Klein o Euler, entre otros, valorando el trabajo y esfuerzo que dedicaron durante años a sus hallazgos.
    El diablo convierte a Robert en el protagonista de su propio aprendizaje, provocando tal giro que es éste quien reclama la presencia del diablo para aprender más y resolver dudas que comienza a plantearse sobre los números.
    Es primordial ayudar al niño/a a entender que los números no sólo están pensados para un grupo reducido de personas, sino para todos/as que tengan interés en averiguar hasta dónde pueden llegar y plantearse nuevas preguntas para buscar nuevas respuestas; al fin y al cabo el eso constituye una parte fundamental para el aprendizaje.
    Un contra que podría resaltar tras la lectura del libro es que el lenguaje utilizado no sea el verdadero y sea uno inventado. Es cierto que la designación teórica es más complicada de relacionar con las transformaciones que hacen los números y no está del todo mal que se les identifique de forma que establezca más relación con dicha transformación, pero pienso que al mismo tiempo podía decir el nombre real, pues al no ser así puede causar confusiones en los niños y niñas.

  113. Martín Basoco Says:

    En este libro se narra la historia de un joven, Robert, al cual no le gustan las matemáticas debido en parte a la falta de interés que muestra su profesor y que acostumbra a tener unos sueños extraños sobre caídas por toboganes interminables y se engullido por peces gigantes. Un día comenzó a soñar con un personajillo que se autodenominaba como el diablo de los números. Cada noche que pasaba ese pequeño personaje le iba explicando a Robert conceptos matemáticos, partiendo desde los conceptos más obvios y sencillos hasta temas de mayor complejidad hasta que una noche por fin el diablo de los números da su aprendizaje por finalizado. Es digno de mención lo completamente útil que me parece este libro, pues explica de una forma sencilla una gran variedad de conceptos matemáticos, además introduciendo a Robert en unas determinadas situaciones diferentes de cada vez, pero de lo más adecuadas para mejorar la explicación de los mismos. También para el lector me parece un buen libro no sólo entretenido sino con un gran potencial de aprendizaje, pues explica con ejemplos claros y visuales los diferentes conceptos e incluso relacionando unos con otros para encontrar esa conexión que tienen todos en común y que quizás a simple vista no hayamos podido percibirla.

  114. Fátima Mecías Says:

    El diablo de los números.
    En moitas ocasións vimos como as matemáticas non resultaron unha materia interesante para a gran parte dos alumnos, resúltanlles difíciles, ou simplemente non lles gustan. Con este libro, observamos en primeiro lugar, ese profesor que fai as clases pouco amenas, repetitivas, nas que consegue aborrecer aos alumnos con respecto as matemáticas. Pero, por outro lado, temos o demo dos números que aparece nos soños do protagonista de esta obra, Robert. O demo, a pesar de que Robert odiaba as matemáticas logrou conseguir o seu interese. Isto, conseguiuno mostrando as matemáticas dende o seu verdadeiro punto de vista, como unha disciplina chea de retos e curiosidades por resolver. Penso que é o que se debería facer nos colexios para que así os rapaces aprendesen dun xeito dinámico e divertido, polo que creo que este libro podería ser un bo material didáctico para os alumnos de primaria, ademais, as explicacións son dirixidas a un neno polo que resultan sinxelas de entender.

  115. Fátima Mecías Says:

    El tío Petros y la conjetura de Goldbach
    El tío Petros y la conjetura de Goldbach é unha obra que conseguiu manter viva a miña atención. A novela, acércanos ao mundo das matemáticas como unha disciplina interesante, e non como unha serie de fórmulas sen sentido, que temos que memorizar, que non comprendemos e que non sabemos a súa utilidade para a vida real. Achéganos a esas persoas que senten interese polas matemáticas e dedican a súa vida a elas, a eses xenios que cos seus descubrimentos nos fan a vida mais fácil. Unha vez lido o libro quedaríame con tres cousas:
    A primeira, que o mundo das matemáticas non é un mundo fácil, como ben di o libro, as matemáticas so recoñecen aos grandes e hai que saber se merece a pena o esforzo. Moitos dos autores que se mencionan nesta obra non lograron ter unha vida persoal mais ou menos feliz, o propio sobriño de Petros chega a conclusión de que en caso de ter o don para as matemáticas non quere padecer un suplicio persoal.
    En segundo lugar, quedaríame con que non hai que ser competitivos e moito menos deixando escapar as oportunidades que nos ofrece a vida. Cando Petros descobre o “Teorema de particións de Papachristos” non o quixo publicar para non beneficiar a outros matemáticos e que estes se lle adiantaran co descubrimento da conxectura, cando o quixo facer xa se lle habían adiantado. “ Mais vale paxaro en man que centos voando, e mentres el perseguía os cen, perdeu o que tiña”
    Por último que o éxito na vida mídese cos obxectivos que te fixas, pero, hai que fixarse metas alcanzables.
    Como conclusión dicir que, é un libro cheo de contido, introduce ao lector en temas relacionados coas matemáticas e presenta autores ilustres desta ciencia, e ademais, dun xeito entretido que capta a atención do que o esta lendo. Por iso, creo que podería ser obxecto de lectura para os alumnos, lograría interesalos e estarían aprendendo diversas cousas, iso si, non para alumnos de primaria, xa que me parece que lles resultaría difícil de comprender.

  116. Adriana Angueira Otero (2º Grao Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” é un libro que relata a historia de Robert, un rapaz que odia as matemáticas ata que comeza a soñar co demo dos números. Robert atópase na mesma situación que moitos nenos e nenas reais, que odian as matemáticas debido á maneira na que os mestres e mestras a plantexan.

    Persoalmente, non me gustou demasiado este libro, pois fíxoseme unha lectura un tanto pesada. Aínda así recoñezo as posibilidades didácticas do mesmo, tanto para nós, futuros mestres e mestras, coma para os nenos e nenas. Creo que o feito de utilizar termos como “rábano” ou “saltar” aos ollos dos nenos/as converte as matemáticas en algo totalmente distinto ao que están acostumados, o que pode que incremente o seu interese polas mesmas. De igual maneira parécenme moi interesantes os exemplos que o demo lle pon a Robert para explicar distintas cuestións matemáticas, como a serie de “Bonatschi” ou a probabilidade.

  117. Lorena García Andrade (Ed. Primaria) Says:

    Robert é un neno ao que non lle entusiasman demasiado as matemáticas e o seu profesor non axuda a que sexan máis fáciles. Unha noite o rapaz, comezou a soñar co “demo dos números”. Este curioso personaxe parece que sabe todo sobre os números e grazas a el, Robert descubriu un mundo novo, máis sinxelo e divertido mediante máxicas demostracións matemáticas.
    Este libro paréceme adecuado tanto para os nenos/as de primaria como para os propio mestres/as e un bo recurso dentro das aulas como axuda para que os nenos/as comprendan mellor certos conceptos.
    Por un lado, considero que se un neno/a lee este libro, poden quedarlle claros moitos conceptos matemáticos, dunha maneira que lles interese, xa que o libro e bastante ameno, incluso a min mesma me sorprenderon moitos razoamentos.
    Por outro lado, creo que este libro é ideal para que un mestre/a entenda o difícil que poden chegar a ser as matemáticas para un alumno/a se non son ben explicadas ou para aprender a ensinar de diferentes maneiras esta materia, dunha forma máis sinxela e incluso chamativa para os rapaces, usando un vocabulario axeitado a súa idade e desta maneira facilitar que os alumnos/as cheguen aos seus propios razoamentos.

  118. Paula Lois Martinez. Educación Primaria. Says:

    Las matemáticas suelen ser una asignatura que se le resiste a muchos niños ya desde muy pequeños. Es súper importante llevar una buena base en esta asignatura ya que su aprendizaje es progresivo y si algo no queda bien entendido resultará más difícil aprender el siguiente tema.
    La organización y disposición actual de las aulas hacen que sea muy difícil que un único profesor pueda pararse a explicarle a cada niño aquello que no entiende. Por ello, el proceso de enseñanza-aprendizaje es más de carácter general que personalizado o individualizado como debería ser.
    Con este libro podemos ver como un viejo diablo de los números le explica a un niño de primaria de dónde vienen los números a través de diferentes relaciones y series numéricas que tengo que afirmar que personalmente desconocía.
    En conclusión, a través de este libro vemos reflejado que las matemáticas son una asignatura que bien explicada y trabajada les gustaría a todos los niños puesto que siempre hay problemas que resolver y la curiosidad los llevaría a querer resolverlos.

  119. Sara Arredondo Blanco (Educación Primaria) Says:

    Este libro titulado “ Diablo de los Números” es de Hans Magnus Enzensberger, siendo interesante, más que el libro del “ tio Petros y la conjetura de Golbach”.

    Por lo que como futura maestra recomendaria este libro para niños de Educación Primaria, ya que es fácil de leer y entendible, ya que trata de un niño que se llama Robert que odiaba las matemáticas pero mediante los sueños que tuvo durante las 12 noches le gustaron mas por lo que mostó interés por ellas.Ya que en las clases de Matemáticas impartia la clase un profesor, que la hacia aburrida y haciendo que los niños y las niñas no mostraran mucho interés por ellas.
    El diablo de los números ayudó a Robert a abrir su mente y a encontrar un mundo lleno de retos que le valió para tomar las clases de matemáticas del colegio con otro punto de vista. Gracias a eso en la duodécima noche, en la que descubrió que el diablo se llamaba Teplotaxi, le llevó de invitado al infierno de los números/cielo de los números, por donde pululaban los grandes matemáticos de todos los tiempos.

  120. Cristina Fariña Martínez. (2º curso del grado en maestro/a de educación primaria) Says:

    El diablo de los números es un libro que cuenta la historia de un niño llamado Robert, el cual aborrecía las matemáticas escolares. Este sentimiento cambia, cuando una noche en sus sueños se cuela el “diablo de los números”, un personaje que le hace ver a la ciencia que nos convoca desde otra perspectiva. A medida que va descubriendo la realidad de las matemáticas y va entendiéndolas, se da cuenta de que estas van más allá de lo que él aprende en su escuela. Durante las primeras noches, el diablo muestra a Robert nociones sencillas, pero a medida que el libro avanza, se ve como los conceptos cada vez son superiores, pero aun así el niño los entiende, porque recibe una buena explicación.

    Este libro me parece interesante y recomendable para que lo lean los futuros docentes, por dos principales razones. La primera de ellas es porque puede ser un buen recurso para utilizar como material en las aulas de primaria, ya que en él se explican conceptos matemáticos de forma sencilla y con vocabulario infantil, ya que, por ejemplo, en lugar de decir elevar al cuadrado, dice saltar, algo que resultará más sencillo y ameno para los niños.

    Por otra parte, y como segunda razón, considero esta lectura recomendable tanto para aquellos que ya ejercen la profesión como para futuros maestros, ya que de ella se puede extraer la conclusión de que a la hora de enseñar matemáticas, debemos ser diablos de los números, tenemos que hacer sencillo aquello que lo es, ya que si las matemáticas se explican bien y de una manera divertida, los niños las entenderán y dejarán de lado el temor que hoy en día se le tiene a esta ciencia, para pasar a disfrutarán de ella, y con ella.

  121. Judit Says:

    Judit Pérez Negreira (mestra educación primaria )

    O Demo dos Números
    O relato preséntanos a Robert, un asombrado neno que ao inicio do libro odia as Matemáticas e pouco a pouco, a medida que transcorren os seus máxicos sonos, remata encantado cos números, os símbolos e as súas combinacións, que acaban parecéndolle cousa de feitizo.
    Entre o protagonista e o demo dos números, establécense, cada noite, unha serie de diálogos amenos e ás veces sorprendentes.
    Unha dos logros da novela é que certamente resulta doada de seguir. As explicacións (dalgún xeito, tal e como adianta o “subtítulo” do libro: Un libro para aqueles que temen ás Matemáticas), son moi sinxelas aínda cando en ocasións tratan temas que non parecen selo tanto: series numéricas, números primos, proporción áurea… O autor aposta pola busca de formas diferentes de ensinar Matemáticas, sendo a súa máxima prioridade esperta a curiosidade polos números.
    É unha obra perfecta para o último ciclo de primaria por a súa sinxela composición.

  122. Sara García Camino (Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números
    Robert es un niño inquieto que por las noches tiene sueño extraños. Un día se le aparece un anciano diablo conocido como “el diablo de los números”. Este curioso personaje irrumpe en sus sueños con el objetivo de conseguir que Robert deje de odiar las matemáticas y demostrarle que no son más que un juego sin fin.
    Así, el diablo empieza a hacerle ver las matemáticas de un modo diferente, a través de objetos y guiándolo para que llegue él solo a los razonamientos matemáticos. Todo este proceso empieza con el número 1 y su importancia, pues todo surge de él. Poco a poco van avanzando las explicaciones pasando por la suma, la resta, la multiplicación, la división, los números triangulares, los números primos, los polígonos, la construcción de figuras, etc.
    A lo largo del libro se utilizan una gran cantidad de ejemplos para hacer más simple la comprensión de los términos matemáticos. Por esto considero que es un libro muy interesante, sobre todo para un docente a la hora de saber cómo explicar determinados conceptos de forma más sencilla para alumnos de Primaria. Aun así, no creo que sea un libro que debieran leer los niños sin la ayuda o guía de un adulto que les ayude a comprender algunos conceptos.

  123. Tania Muñiz Martís (2º Grado en Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    El Diablo de los Números narra a historia dun neno chamado Robert, ao cal non lle gustan as matemáticas, problema que soen ter a maioría dos nenos. Isto débese á forma que ten de ensinar o seu profesor Bockel, o cal non presenta de forma atractiva as matemáticas aos seus alumnos polo que estes acaban aborrecendo a materia e non comprendendo o que o profesor transmite. Esta situación comeza a cambiar cando unha noite nos seus sonos aparece un pequeno demo chamado Teplotaxl que consegue espertar o interese de Robert polas matemáticas e facerlle ver que estas poden ser fáciles e divertidas se son explicadas adecuadamente.
    Síntome moi identificada co protagonista da historia xa que desde sempre se me deron mal as matemáticas e nunca me gustaron. Esta situación débese principalmente a que ningún dos meus profesores conseguiron que vira a parte positiva desta materia e que me divertira á vez que aprendía matemáticas.
    O que máis me gustou deste libro é que non ten nada que ver coa metodoloxía típica que utilizan os mestres baseada na mecanización e na aplicación dunhas determinadas fórmulas. O que nos transmite este libro é o papel do alumno como o protagonista da súa propia aprendizaxe, que aprende facendo e, sobre todo, pon en marcha a súa capacidade de razoamento o que lle permite entender e interiorizar de mellor forma os contidos.
    En definitiva, é un libro moi recomendable para os alumnos de educación primaria xa que a súa lectura permite cambiar a percepción que teñen sobre as matemáticas e poden así mostrar un maior interese por elas e incluso pasalo ben mentres aprenden. Ademais, é moi fácil de entender e o seu vocabulario é sinxelo polo que os rapaces non terán ningún problema en lelo, e seguramente se entreteñan coa súa lectura e descubrindo os fantásticos trucos dos que nos falo o demo.

  124. Yaiza González (2º Curso Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números:

    Cuando comencé a leer este libro, pensé: “Un libro para niños, con dibujos… No sé si llegará a resultarme divertido o interesante para mí”. A medida que seguí leyendo descarté esta idea principal, ya que fui descubriendo pequeños trucos o ideas sobre las matemáticas que no sabía y que en colegio no siempre te enseñan.
    Esto hizo que aumentara mi curiosidad y mis ganas por seguir leyendo, por eso que para los niños debe ser el doble de interesante, ya que son conceptos que están aprendiendo en ese momento o que ya han aprendido, por lo que lo tienen mucho más cercano.
    Pienso que es una buena propuesta ya no solo para aprender cosas nuevas sobre los números, operaciones y demás, sino también sirve para crear en los niños el “hambre” por los libros y la lectura.

  125. Marcos Gianzo Vidal Says:

    Este libro, a diferencia del anterior, me resultó menos interesante ya que se me hizo bastante aburrido y, sobre todo, repetitivo. Aún así pienso que este libro tiene un gran peso didáctico y considero que es muy interesante para trabajar con él en las aulas de Primaria ya sea para la lectura de dicho libro o para extraer las técnicas que utilizaba el Diablo de los números para enseñar a Robert los diferentes trucos de las matemáticas convirtiéndolas en más simples, entretenidas y amenas a diferencia de cómo las abordaba el profesor Bockel.
    En mi opinión, como futuro docente, aconsejaría leer este libro a los/as niños/as de Primaria no sólo para fomentar la lectura sino que puede ser un buen punto de partida para establecer una base para las matemáticas ya que en él también están presentes los mejores matemáticos de la historia que deben conocer todo el alumnado.
    Por último, me gusta a división por noches ya que permite al profesor/a poder concretar mejor los contenidos y así explicar y prestar más atención a las posibles dificultadas generadas en el alumnado.

  126. Rebeca Fernández Rosende Says:

    “El diablo de los números”

    Es un libro interesante en el que debemos pensar si queremos que nuestros hijos o alumnos aprendan de manera dinámica y divertida. En él se exploran todos los misterios de las matemáticas desde una perspectiva simple y divertida. Es ideal para niños a los que les cueste trabajo entender los conceptos matemáticos, pues es a mi manera de ver un libro meticuloso a la hora de explicar los contenidos además se presenta como la historia de un niño al que no se le dan muy bien las matemáticas.

    Lo que más me gusto del libro es cuando el diablo le explica a Robert porque el 0 es tan importante aunque no tenga ningún significado, diciéndole que la serie numérica tendría diferente aspecto sin el 0 porque si decimos que la diferencia entre 1 y 2 es 1; entre 4 y 3 es uno y entre 1 y -1 es 2 nos hace falta un número para que esto sea correcto, por ello los Romanos tenían tantas dificultades a la hora de escribir números grandes. También me pareció muy interesante cuando el diablo le habla de los números Bonatschi de los cuales no había escuchado hablar antes.

  127. Carla Antelo Pereira (Grao en Educación Primaria) Says:

    Este libro está protagonizado por Robert, un neno que odia as matemáticas, principalmente polo seu profesor, xa que non lle sabe explicar ben as cousas e só se centra no que a él lle interesa.
    unha noite, coma outras moitas, Robert empeza a soñar pero esta vez é con algo distinto, cun demo, o que máis tarde se presentaría como o demo dos números. Aínda que ó principio Robert se asusta, pouco a pouco vai facendo amizade con él e vai aprendendo cousas sobre as matemáticas que para él serían imposibles si llas explicase o seu profesor. Cada vez que chega a noite e se deita na cama, quédase durmido e empeza a soñar co seu gran amigo, aínda que as veces discutan. Pouco a pouco Robert empézase a obsesionar cos números e xa fala deles sen estar soñando.
    Neses soños, o demo insistía nunha cousa, todo empeza por 1. O ún é o número indispensable das matemáticas. Con él pódense facer tantas cousas…. incluso triángulos!.
    Tras moitas demonstracións matemáticas, Robert queda abraiado ante tal maravilla, que despois de eses soños, súa nai o despertaba porque estaba berrando ou falando en soños.
    É o milagro dos números.

  128. Paula Muíño Vilas Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS
    Este libro narra a historia dun neno chamado Robert que, como a maioría, odia as matemáticas porque o seu mestre as fai moi difíciles. Pero unha noite, farto de soñar sempre o mesmo, ten un soño no que aparece o Demo dos números quen, co transcurso de doce noites, vai ensinándolle ao neno o fáciles e divertidas que en realidade son as matemáticas cando as aprendes da maneira correcta. O Demo é o seu guía no transcurso da historia e van aprendendo xuntos, dende que este lle ensina a chegar a calquera número a partir do 1 ata os quebrados máis complexos, o que nos dá a sensación como lectores de que tamén aprendemos del, á vez que o fai Robert.
    Ademais, o libro emprega conceptos diferentes aos que se adoita usar na clase, o que se pode entender tamén como unha certa crítica cara a forma de ensinar tradicionalmente na aula, que conleva o odio dos alumnos cara a materia e a sensación de frustración e abandono. Na miña opinión, isto non está de todo ben, pois aínda que sexa unha historia surrealista, deberíaselle chamar ás cousas polo seu nome.
    Por outra banda, como libro pareceume moi diferente aos que lera antes pois, ademais de entreter, este libro trata de desmontar o mito de que as matemáticas son difíciles e aburridas achegando unha visión máis atractiva e entretida das matemáticas aos ollos do lector.
    Con todo isto, sería un libro que si recomendaría ler en primaria, sobre todo nos cursos máis altos e incluso tamén na Educación Secundaria, pois a esas idades os alumnos serían capaces de entender aínda mellor todos os conceptos mencionados no libro.
    Penso que as clases de matemáticas nas aulas debería parecerse máis ás “clases” que o Demo lle daba a Robert, pois como vimos esperta interese e ansia por aprender nel, o que é esencial para desenvolver unha aprendizaxe significativa.

  129. Clara Vilaboa Says:

    El libro “El diablo de los números” trata de Robert, un niño al que no le gustan las matemáticas y al que se le aparece en sueños el diablo de los números, que durante doce sueños le explica de manera interesante y curiosa diversos conceptos matemáticos.
    Este libro plantea dos de los principales problemas que se da en la enseñanza de las matemáticas. En primer lugar, la negativa actitud que los alumnos tienen hacia esta materia, ya que a menudo aparece desvinculada de la realidad y suelen resultar complejas. Otro problema es la inadecuada actitud de muchos maestros, que continúan con esta explicación descontextualizada y no buscan la comprensión de los alumnos, sino la memorización.
    Me parece especialmente interesante como presenta los contenidos matemáticos, ya que a través de un personaje guía (el diablo de los números) se van introduciendo explicaciones sencillas de diversos conceptos matemáticos. Como se señala en el libro, “lo diabólico de los números es lo sencillos que son”; todos los conceptos que se explican son conceptos sencillos pero que, en muchos casos, no son comprendidos por ser mal explicados (como el concepto de infinito explicado con el ejemplo de los chicles, por ejemplo).
    Respecto a su aplicación en el aula, creo que es recomendable que los docentes lo lean, ya que proporciona una visión distinta de cómo explicar conceptos aparentemente sencillos pero cuya explicación puede resultar difícil, además de que muestra como un alumno que presente inicialmente una cierta aversión a las matemáticas puede acabar interesándose más por ellas.
    Por último, me gustaría señalar que no lo incluiría como una lectura esencial para los alumnos, ya que puede parecerles una lectura un poco pesada, pero sí me parecería interesante que leyesen algunos capítulos para comprender algunos conceptos y trabajar con ello en el aula.

  130. Micael Méndez Martínez (Grado de maestro en Educación Primaria) Says:

    En este libro, el autor mezcla realidad y fantasía e intenta explicar, a través de los sueños de un niño con un diablo, la ciencia de los números, la simplicidad y sencillez de la utilización y aplicación de los mismos en las matemáticas. Al niño no le gustan las matemáticas ni las entiende, pero a medida que se van sucediendo los sueños y las explicaciones del diablillo, va interesándose más por las matemáticas.
    Este libro para mi ha sido un claro ejemplo de que si se afrontan las matemáticas de una forma divertida en vez de una forma monótona, el alumnado se interesará más por ellas.

  131. Eva María García González Says:

    Este libro me ha parecido muy interesante para la incorporación de éste en las aulas de matemáticas, una nueva forma para que los niños aprendan las matemáticas de una forma diferente y a través de los sueños de una persona. Los sueños son imágenes que se proyectan todas las noches en las personas y que mejor manera que introducir las matemáticas en los niños a través de algo que ellos conocen, algo con lo que se sienten familiarizados.
    Me parece una propuesta muy interesante ya que introduce el tema de las matemáticas de una forma más amena y divertida, logrando que las personas de aproximen a las matemáticas no de una forma mecánica y aburrida, como puede ser utilizando el libro de texto o por fichas que en ocasiones no tienen sentido para los niños.
    Pienso que este libro permite introducir a las personas en las matemáticas, en esos sueños que se hablan en el libro, nos hace pensar que las matemáticas no son tan terroríficas y que cualquier persona con un poco de esfuerzo puede aprenderlas. Cada uno de los capítulos intenta generar un aprendizaje en todas aquellas personas que lo leen de una manera más atractiva y lúdica y además se nos plantean una serie de problemas al final de los capítulos para hacernos pensar un poco, que bajo mi punto de vista está muy bien, ya que no estamos acostumbrados a pensar como matemáticos, nos dedicamos a hacer las cosas mecánicamente y sin pensar porque las hacemos.

  132. El diablo de los números

    El diablo de los números, que se aparece siempre en sueños, viene curiosamente a despertar a Robert de esa pesadilla que son las matemáticas para él en la realidad. A través de sus aventuras nocturna el personaje diabólico le va enseñando a este niño, que como muchos otros odia las matemáticas del colegio, algunos de los conceptos más importantes de la historia de las matemáticas, diferentes grupos de números con los que solemos operar, así como las bases de nuestro sistema numérico decimal.

    Basándonos en sus características, el hecho de que el personaje principal sea un niño, el personaje guía que es el diablo, los cambios en las nomenclaturas de ciertos conceptos para hacerlas más cercanas al lector (números irrazonables, los números de Bonatschy…), así como en la forma en que está editado: letra grande, muchos dibujos, planteamiento de actividades intercaladas en la lectura…; todo parece indicar de que se trata de un libro para niños. A mí, sin embargo me parece una obra muy versátil, que puede ser empleada tanto para captar la atención de niños y adolescentes (cursos finales de Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria), como para clarificar y refrescar ciertos conceptos a adultos que no cuentan con una buena base en la materia de matemáticas. Lo importante es que en este libro se aborda el estudio de las matemáticas desde una nueva perspectiva que rompe con el aprendizaje escolar tradicional, aburrido, rígido y poco práctico para utilizar en situaciones reales.

    Es importante que si pensamos utilizarlo como recurso como futuros docentes, lo cual me parece una buena idea, tengamos en cuenta que a pesar de su apariencia “infantil”, se trata de un libro denso, en tanto que aporta gran cantidad de información. Por ello creo que en el caso de Primaria, más que recomendarlo como lectura libre, se podría utilizar en la propia clase en la que el profesor pueda actuar como guía. El libro parte de los conceptos considerados básicos, pero que muchos aún siendo adultos no comprendemos en su totalidad, como la explicación de los números naturales, los números racionales, la idea de infinito o la importancia del descubrimiento del cero. Pueden parecer nociones sencillas pero cada una de ellas entraña cierta dificultad y es necesario que nosotros como docentes sepamos trabajar con estos términos si queremos enseñárselos de forma exitosa a nuestros alumnos.

    Al hecho de utilizar nomenclaturas alternativas inventadas pero con cierto grado de parecido a las reales le encuentro pros y contras. Por una parte ayuda a los niños a recordar más fácilmente los conceptos pero, por otra, luego van a tener que aprenderse los nombres reales y esto puede generar confusión entre unos y otros. La idea de introducir en algunos capítulos actividades para que el lector las realice por su cuenta me parece muy positiva, ya que como profesores nos dará cierto feedback acerca de la comprensión de los alumnos y, además ayudan a fijar los conocimientos explicados a la vez que hace la lectura más amena y entretenida.

    • Santiago Rodríguez Rodríguez Says:

      “El diablo de los números” es un libro que cuenta la historia de Robert, un niño poco amigo de las matemáticas. Robert comienza a soñar durante doce noches con un diablo de los números, un personaje que ayuda a nuestro protagonista con trucos matemáticos, los cuales le ayudan a resolver problemas del día a día e incluso comprender y realizar tareas de forma sencilla en sus clases de matemáticas de la escuela. El diablo enseña a Robert que los números y las matemáticas son cruciales ya que se encuentran en todos los lados, de manera que forman parte de todo lo que le rodea, de esta forma el niño aprende a apreciar los números y en Robert va apareciendo una creciente curiosidad por este marabilloso mundo. Este libro nos presenta un método de enseñanza de las matemáticas más creativo, apartado de la enseñanza tradicional, en mi opinión puede ser una lectura aconsejable para alumnos de distintas edades. Puede servirles de mucha ayuda para liberar falsas creencias sobre la complejidad de las matemáticas.

  133. Daniel Guerreiro Domínguez (Primaria) Says:

    O Diablo dos Números trata sobre Robert, un neno ao que non lle gustan as matemáticas e, ao longo deste relato e grazas ao “Diablo dos números”, comeza a collerlle gusto. O libro en si gustoume bastante, xa que explica de forma amena e divertida conceptos matemáticos que nun primeiro momento poden ser difíciles de asumir (tanto para un neno sen base en matemáticas como para un adulto cunha base matemática pésima).

    Personalmente, grazas a este libro aprendín bastantes conceptos que descoñecía e me fixo plantexar que as matemáticas pódense ensinar dunha forma sinxela e informal, cortando drasticamente coa ensinanza que moitos de nós levamos durante a nosa etapa escolar.

    No fondo, máis que un libro do cal poder aprender conceptos matemáticos básicos, véxoo como unha crítica hacia o sistema educativo actual, no que os nenos non se sinten cómodos aprendendo esta ciencia e, máis que collerlle cariño, cóllenlle medo e asco.

    Como futuro docente, recomendo e recomendarei este libro a quen nalgún momento non se sentiu a gusto con esta asignatura e, sobre todo, aos futuros ou non tan futuros docentes. Está nas mans destes últimos que as novas xeracións cambien a súa forma de ver esta asignatura e proxecten nela sensacións optimistas e positivas. As matemáticas, como calquer outra asignatura, non debe ser un suplicio para o alumnado, senón unha forma de ampliar coñecementos e sentirse cada vez máis libre, ampliando o seu saber e as súas ganas de aprender máis. Por iso, hai que romper os esquemas e facer que cada clase de matemáticas sexa, como para Robert, un soño.

    • Laura Insua Piñeiro 2º curso Ed. Primaria Says:

      Para mi, la lectura de este libro tiene un doble significado, o doble finalidad:
      – Por una parte, me ha aclarado gran cantidad de conceptos que, durante roda mi vida discente he oído pero que nunca terminé de entender o que solo me “chapé” la demostración o definición sin conocer realmente para que lo hacía, ni los usos que estas fórmulas o postulados tienen.
      – Por otra parte, hace una crítica y habla sobre la necesidad de que los profesores expliquen los conceptos, que se encarguen de que los alumnos no solo memoricen, sino que realicen aprendizajes significativos.
      Me parece muy importante la lectura de este libro como futura docente ya que, muchos de mis profesores a lo largo de mi vida no me han enseñado los fundamentos básicos de, en este caso las matemáticas.
      Es un poco lo que hablábamos en Aritmética el año pasado: nosotros tenemos que saber que operaciones están detrás de las cosas tan básicas que realizamos y enseñamos a los niños ya que, si no las conocemos no podremos enseñar con conocimiento y por lo tanto, el niño aprenderá un concepto sin fundamento, que olvidará en un periodo de tiempo.
      Siendo sincera, a pesar de que el otro libro me pareció mucho más interesante a nivel gramatical, manera de redactarlo, el tema que se trata… para una persona de mi edad, este libro, aunque sea de lenguaje más simple, más… infantil por así decirlo, ha ejercido más influencia en mi que el primero.
      Quiero decir que, el de Goldbach ejerció una influencia en mi sobre la historia de las matemáticas, despertó mi interés sobre las diferentes conjeturas y sobre todo lo que desconocemos y está por conocer; pero este ejerció una influencia a nivel docencia en mi, que creo que es también de gran relevancia: es que quiero ser una profesora de verdad para mis futuros alumnos, saber que las cosas que les explico realmente las entienden y que después en niveles superiores, no tengan tantas dificultades para entender otras cosas.
      Lo cierto es que me parece algo de lo más relevante. A parte de aprender cosas sobre el número uno como base, importancia del cero, fracciones, números irracionales, números triangulares, formas geométricas, principios y demostraciones etc, también he establecido uno de los pilares básicos en lo que espero que sea mi docencia: primero conocer yo para podérselo transmitir de la manera más significativa a ellos.

  134. Raquel Bonilla González (Ed. Primaria) Says:

    “Odio las matemáticas” es una de las expresiones que más se utilizan por muchos jóvenes e incluso adultos cuando se les habla de esta rama de la ciencia. Los falsos conceptos o las experiencias negativas pasadas pueden crear miedo y rechazo hacia esta materia, por esa razón el libro parece mucho más cercano al existir un personaje con el que nos identificamos muchos lectores.

    Pág. 15: “La mayoría de los grandes matemáticos no sabe hacer cuentas. Además, les da pena perder el tiempo haciéndolas, para eso están las calculadoras”

    Y es que al final nos damos cuenta de que en la escuela únicamente se trabajan cálculos. La base es una buena enseñanza, perder el miedo y disfrutar.

    En mi opinión, es un libro didáctico pero para leer por adultos, los cuales puedan sacar ideas para un aprendizaje diferente acerca de los números para los jóvenes. Creo que un niño que “odie” las matemáticas no disfrutaría ni entendería este libro solo.

  135. Eva Correa Martínez Says:

    En este libro, Hans Magnus Enzenserberg nos cuenta la historia de Robert, un niño al que no le gustaban las matemáticas hasta que un día empezó a soñar con un diablillo que le iba enseñando diferentes aspectos de la matemática, así como los números primos, la división, la figura del 0 en nuestro sistema numérico,… de una manera bastante creativa y dinámica.
    Por lo tanto, me parece un libro muy ameno de leer, ya que por página nos encontramos pocas palabras y bastantes ilustraciones reflejando las explicaciones que le ofrecía el diablo de los números a Robert. Debido a su poca complejidad y a sus abundantes ilustraciones, considero que sí es un libro apto para niños de primaria en cuanto a la adquisición de algunos conceptos como la división o mismo los números primos.
    También me gusta la manera en la que el autor interactúa con el lector, ya que en la mayoría de los capítulos de este libro acaba con una tabla en la que nos incita a seguir investigando sobre el tema tratado anteriormente, explicándonos el método e incluso sorprendiéndonos del resultado.
    Otra cosa positiva a este libro es que empieza con un niño de primaria al que no le gustan las matemáticas y creo que es una muy buena comparación con lo que está pasando actualmente, por lo que un niño en la misma situación, al leer eso, se sentirá más identificado y lo leerá con más ganas.
    Así que como conclusión, es un libro muy bueno para la adquisición de algunos conceptos matemáticos por la manera interactiva e ilustrativa que están hechas las explicaciones. Por lo tanto, espero que en un futuro pueda utilizarlo en mi clase de matemáticas.

  136. Nuria Castelo Pérez. 2º Grado en Maestro de Educación Primaria. Says:

    En la portada del libro de Hans Magnus Enzensberger podemos leer: un libro para todos aquellos que temen a las matemáticas. Esto fue lo que más me sorprendió del ensayo, que es perfecto para todas aquellas personas que desde siempre odian o a las que no le gusta esta ciencia, entre las que me incluyo.
    En las aulas nos adentran en el mundo de las matemáticas de una forma muy poco atractiva, lo que causa que muchos de los estudiantes odien esta asignatura ya desde muy pequeños. Este libro me parece perfecto para tener otro punto de vista sobre el aprendizaje de los número y sus operaciones y, desde mi modo de ver, sería muy interesante que los maestros lo tuviesen en cuenta antes de comenzar una clase de matemáticas.
    Otro aspecto que destacaría del libro es la figura del diablo. Me parece una idea fantástica (que también se utiliza en muchos colegios) crear un personaje ficticio que lleve a los niños “de viaje” a través de los conocimientos que queremos que adquieran, como le ocurre a Robert con los sueños. Esta es una forma mucho más atractiva y que activa la curiosidad de los estudiantes de una manera más fácil que mediante una explicación tradicional del maestro.

  137. Kevin Cherre Says:

    En el libro conocemos a Robert, un niño al que no le gustan las Matemáticas, como sucede a muchas personas, porque no las acaba de entender. Pero una noche él sueña con un diablillo que pretende iniciarle en la ciencia de los números. Naturalmente, Robert piensa que es otra de sus frecuentes pesadillas, pero en realidad es el comienzo de un recorrido nuevo y apasionante a través del mundo de las Matemáticas. Es un libro realmente interesante ya que nos muestra las matematicas como si fueran algo más que numeros si no con diferentes intrigas realmente interesantes, además de esto hace criticas sobre por ejemplo los diferentes aprendizajes que san en la escuela y que el de las matematicas al ser un concepto abstracto resulta unos de los más dificiles y que muchos profesores no se molestan en fomentar.

  138. Almudena García Casás Says:

    El diablo de los números me ha resultado un libro interesante y completo ya que resume de una forma muy satisfactoria algunos contenidos y habilidades presentes en la base de las matemáticas. Por lo que si queremos estudiar nociones más avanzadas y complicadas y nos cuesta entender muchos de los términos que se nos plantean y creemos que puede ser debido a la base que tenemos de estos términos, este libro es un buen método para alcanzar estas metas. Así ha sido mi caso, ya que muchos de los conceptos que he estudiado se encuentran explicados de una forma tan sencilla que no me hubiera atrevido a imaginar.
    Este tomo está narrado por un niño llamado Robert que se encuentra en la etapa de Primaria, quizás para que los niños que lo lean se sientan identificados con el protagonista, en mi opinión y según el desarrollo del libro. Robert se encuentra con el diablo de los números en sueños y aprende matemáticas hasta el punto de pasar de aborrecerlas a prácticamente adorarlas. A largo del relato se va alternando una narrativa sencilla compuesta por frases y tiempos simples, y explicaciones y ejercicios matemáticos. Estas explicaciones son muy claras y algo que se debe destacar es la utilización de otros términos para facilitar la comprensión de los más pequeños, es decir, cuando el diablo le está explicando a Robert las potencias, no se menciona el concepto de potencia, sino el de número saltarín, relacionándolo con un adjetivo que conocen del día a día, y con una propiedad que los niños hacen prácticamente todos los días. Además, esa propiedad se cumple en las potencias, por lo que el aprendizaje es mucho más significativo porque el vocabulario está relacionado con algo que ya saben de antemano.
    Visualizar las matemáticas mediante ejemplos concretos también es un recurso socorrido a lo largo del libro, y muy efectivo, ya que algo abstracto que se puede concretar, resulta mucho más sencillo de entender; este es el caso de las liebres para explicar los números de Bonatschi. Al principio Robert no presta atención ya que no entiende el sentido de la serie y no le ve utilidad en la vida cotidiana, sin embargo, el diablo hace aparecer un par de liebres, que se reproducen siguiendo los números de Bonatschi. Robert va viendo y contando las liebres para entender del todo estos números, además de mostrar más interés por aplicarse directamente sobre la naturaleza.
    Los ejercicios de apoyo que aparecen al final de algunos capítulos me parecen muy interesantes ya que refuerzan lo que se ha explicado a lo largo de la lección y favorecen la participación activa del lector, convirtiéndolo en otro aprendiz del diablo de los números.
    Este libro puede ser un muy buen recurso para aprender nociones por libre o para explicar las matemáticas de una forma más divertida y sencilla, y no solo para los niños, sino también para los adultos, ya que, al menos en mi caso, he aprendido y entendido mejor muchas nociones de las que aparecen en el libro, incluso he recordado términos que hacía mucho tiempo que no veía. Es muy recomendable para prácticamente todas las edades.

  139. Martín Sampedro Rañó (Primaria) Says:

    “El diablo de los números”
    Este libro trata sobre Robert, un rapaz de primaria que, como moitos de nos, tiña a asignatura de matemáticas atravesada. O seu profesor mantén unha actitude pasiva en canto a ensinanza. Nos seus soños aparece o demo das matemáticas o cal vai mostrando conceptos matemáticos de forma “simplificada” e con asociacións dos números para a súa mellor comprensión. Os capítulos do libro seguen unha estructura bastante repetitiva mostrando conceptos matemáticos progresivamente.
    É un libro que xa tivera a ocasión de leer cando era pequeno, máis en concreto en 1º E.S.O. Como moitos rapaces eu tamén tiña as matemáticas atravesadas, os meus pais regaláronme este libro para que fora capaz de ver as matemáticas con outros ollos. Nun principio enganchoume xa que é bastante ameno, pero non fun capaz de rematalo. Agora mesmo despois de telo leido penso que é unha lectura bastante recomendada para os rapaces, pero pola contra non demasiado amea. Axudaralles a comprender os conceptos matemáticos dunha forma máis simplificada, e abrir a mente a traballar con métodos alternativos á resolución de problemas.

  140. Lago Sampedro, Cristina. Primaria Says:

    El protagonista de esta obra es Robert, un niño que no siente ninguna simpatía por las matemáticas, problema que le viene dado porque su maestro las explica que una forma tan compleja que nunca entiende lo que le intenta transmitir. Paralelamente a él, tenemos el diablo de los números, que aparece en los sueños del niño (distribuido en doce sueños, el cual forma cada capítulo del libro), enseñándole el lado bonito de esta materia. Poco a poco el pequeño Robert se deshace del odio que les procesaba a las matemáticas consiguiendo incluso que le gusten.
    Para lograr esto el diablo en ningún momento se limita a enseñarle superficialmente cada apartado como hace su maestro, sino que utiliza la magia y los trucos guardados bajo la manga para que cada enseñanza sea significativa y el niño no la olvide nunca. Ejemplos de estas estrategias son tan maravillosamente sencillas como llamarle números saltarines a los exponenciales, los números de primera a los primos, los irrazonables a los irracionales; también quiero destacar la explicación de la importancia del número 0 o que a partir del 1 nacen todos los números, etc.
    Opino que esta obra guarda una metodología y terminología que se pueden aplicar en muchos temas de la educación primaria (sobre todo en cursos más avanzados dentro de primaria), siendo posible extraer algunas partes que más nos interesen para nuestra propia explicación como maestros. Es interesante el juego que se le puede sacar a esta obra para intentar romper los antiguos prejuicios y estereotipos de la materia de matemáticas como una asignatura aburrida. Finalmente, estoy bastante segura de que usaré la “condecoración de aprendiz de diablo”, o en su lugar un premio parecido, para intentar motivar a mis alumnos a conseguir una enseñanza mejor (recalco ENSEÑANZA, no cualificación), y de este modo, aficionarlos a la materia.

  141. Andrea Míguez Rodríguez. 2º educ.primaria Says:

    El diablo de los números es un relato apasionante y dinámico que permite que los pequeños desarrollen una conciencia más favorable de cara a la materia de matemáticas.
    La historia se centra en Robert, nuestro personaje principal, un pequeño que cree que jamás podrá sentir ningún tipo de interés hacia dicha materia, además de que no la entiende, debido a que su profesor no se esfuerza ni tan siquiera mínimamente por explicarla de forma clara ni muchos menos de hacerla divertida e interesante. Con él que creo que muchos niños se identifican, por un odio, aburrimiento y temor a todo lo que se relaciona con dicha materia.
    Por otro lado, tenemos al diablo de las matemáticas, un singular personaje que se le aparece en sueños al pequeño, haciéndole cambiar de parecer y desarrollando en Robert el gusto por el conocimiento de los números.

    El relato se desarrolla a lo largo de 12 capítulos que coinciden con 12 sueños que tiene el protagonista en los que el diablo comienza por enseñarle contenidos básicos como que todo los números surgen del 1 o la importancia del 0, para irse complicando hacia la topología o la sucesión de Fibonacci tratados hacia el final.

    Cabe destacar la manera en la que se tratan los contenidos presenten en el relato, incluso dotándolos de una nueva terminología que a pesar de no estar reconocida dentro del mundo matemático, a mi parecer constituye una manera excepcional de acercarse a los niños mediante el juego de palabras. Ejemplos claros de esto son:
    Los números saltarines (exponenciales), los irrazonables (irracionales) o los números de primera (primos) ,entre otros

    Este libro me parece un excelente recurso didáctico que creo que se podría implantar al final del 2º ciclo de primaria con una lectura en el aula en la que el profesor actúe de guía y este presente para aclarar las dudas que se puedan generar en el momento y por supuesto en 3º ciclo para que los niños trabajen ya de forma mucho más autónoma.

    Para finalizar, decir que este libro personalmente además de gustarme mucho, me hizo reflexionar sobre lo olvidadas y descuidadas que están las matemáticas durante todos los cursos de primaria y ESO, baso mi afirmación en que a través de la lectura, me fui dando cuenta de que muchos de los contenidos que se iban enumerando habían caído en el olvido en mi memoria y otros jamás había sido capaz de entenderlos, por lo tanto este relato me hizo reflexionar sobre la importancia de la didáctica y para que en un futuro no cometa los errores que un día cometieron conmigo.

  142. Vanessa Romero Caramés Says:

    En general es un libro fácil de leer, resulta entretenido y considero que es un recurso adecuado para el alumnado de los últimos cursos de Primaria. Concreto en que debería ser utilizado en los últimos cursos de primaria porque considero que en algunas ocasiones se juega con operaciones un tanto complejas para ser comprendidas por niños y niñas más pequeños.
    Cabe destacar la magnífica forma que tiene el autor de tratar los contenidos. Siempre de forma minuciosa, práctica y entretenida. Consigue relacionar varios contenidos y, lo que para mí es muy importante, concreta por qué eso es así.
    En muchas ocasiones los docentes se centran en enseñar conceptos matemáticos para que posteriormente los alumnos los reproduzcan de forma mecánica, y de esta forma, se olvidan de dar una justificación y reflexión de por qué eso se utiliza así. En mi opinión ese hecho hace que los alumnos no vean una aplicación real a las matemáticas, las consideren totalmente abstractas y, como consecuencia de esto: no acaben de comprenderlas, no les apasionen e incluso las aborrezcan (al igual que Robert, el protagonista de la historia).
    Por otro lado, también me ha gustado que en varios capítulos aparezcan ejercicios que puede hacer el lector. Esto hace que nos involucremos mucho más con la lectura y crea en nosotros una fuerte curiosidad e interés en averiguar la respuesta a las preguntas y acertijos.
    Me han gustado mucho todos los capítulos pero uno de ellos me ha parecido un poco complejo, debido a la condensación de todos los conceptos tratados en anteriores capítulos. Si este libro se utilizase en un aula, lo mejor sería que el maestro diera algún refuerzo o ayuda en esta parte para que al alumnado no les resulte demasiado confuso.
    También me ha llamado mucho la atención que las operaciones y los ejemplos estuviesen impresos como si alguien los escribiera a mano.
    Finalmente, me gustaría recomendar un libro llamado Universo Pitágoras de Rocío Leira Castro. Cuando empecé a leer El diablo de los números mi cabeza recordó al instante este libro ya que tiene algunas similitudes bastante notables.
    Al igual que en El diablo de los números, tenemos de protagonista una niña a la que no le gustan mucho las matemáticas y una noche sueña con un fantástico personaje que la va guiando por un universo que se rige por las matemáticas.
    Es muy entretenido y curioso porque los capítulos del libro no están ordenados y para saber por dónde debes continuar debes resolver una especie de acertijo matemático

  143. Jonathan Cendón González (Primaria) Says:

    Este libro me parece muy interesante, es una manera distinta de abordar las matemáticas, nos sirve para trabajar tanto en primaria como en secundaria, es un libro del que podemos sacar muchas conclusiones y muchos fragmentos.

    Personalmente es un libro que me gustó, me sorprendió mucho, ya que cada noche que pasaba siempre había algo nuevo que aprender, me ofreció una visión totalmente distinta de las matemáticas que no conocía. En este libro aprendí muchas cosas de las que no tenía ni idea, por lo tanto creo que fue muy fructífero para mí.
    Veo interesantes las distintas aportaciones de las que podemos sacar de este. Una de ellas por ejemplo, es la de usar distinta terminología para referirse a distintos aspectos como en el caso de la raíz cuadrada, que en vez de llamarle así, usa rábano, es un aspecto que pienso que nos puede ser útil para trabajar en clase, usar distintas terminologías, tener distintas variables, ver que los alumnos si no entienden algo, podemos facilitárselo con distintos términos o símiles.

    Me gusta mucho también la composición del libro, ya que no tienes que usar todo el libro con un curso, si no que puedes sacar “trozos” de este y trabajar con él, esto se debe a que cada uno de ellos por separado nos puede servir para complementar una explicación de cualquier elemento matemático. Puede servirnos de apoyo para que los alumnos comprendan mejor como realizar ciertos aspectos matemáticos.

  144. Elisabeth Rey González (Educación Primaria, Grupo de la tarde) Says:

    “El diablo de los números” se trata de una lectura dinámica y entretenida que conseguirá que los niños vean con otros ojos las matemáticas. Cabe destacar que su vocabulario sencillo y su trama fantástica agiliza la lectura del libro provocando que éste se acabe muy rápido pero a la misma vez se tenga una fácil comprensión de los conceptos que en él se tratan.

    La historia comienza con Robert, nuestro personaje principal, el cual odia las matemáticas, ya que su maestro se las enseña de una manera complicada y enrevesada, de tal manera que el niño no entiende y mucho menos aprende nada en clase.

    La trama fantástica está dada por nuestro segundo personaje, el diablo de los números, Teplotaxl, el cual se le presenta a Robert a través de sus sueños una noche cualquiera, con la intención de cambiar la opinión del niño sobre este ámbito de estudio. A partir de esa noche Teplotaxl se le aparece en sus sueños hasta completar un total de doce noches.

    Cada noche el diablo de los números le explica a Robert un tema o concepto matemático, pero no se lo explica de cualquier manera, sino que estas explicaciones son siempre originales y mágicas. Consiguiendo al final, gracias a éstas, que el niño pierda ese rencor hacia las matemáticas e incluso consigue que le gusten.

    Desde un punto de vista didáctico es un libro muy interesante para trabajar de otra manera diferente a la convencional la materia de matemáticas, en la cual los niños se diviertan y se entretengan. Además podríamos emplear los capítulos del libro para introducir un nuevo tema en matemáticas, lo que resultaría innovador, ya que los niños realizarían una lectura antes de comenzar el tema.

    El problema surge cuando algunos de los conceptos son llamados en el libro de una manera y en el ámbito escolar (libro de texto) son llamados de otra completamente diferente. Puesto que podemos causarle a los niños conflictos y éstos pensar que estamos hablando de cosas diferentes.

    Por otra parte podríamos trabajar la lectura de este libro en otra asignatura como es lengua castellana, compactando una actividad entre estas dos asignaturas tan diferentes.

    Como futura maestra en educación primaria apuesto por el uso de libros como éste en los cuales se integren la lectura de espacios o personajes fantásticos relacionados con un ámbito de la realdad como son las matemáticas. Además debemos fomentar el uso y la motivación de los niños con respecto a las matemáticas, para que las use en su día a día y para que en su futuro quiera estudiar alguna carrera dirigida a éste ámbito de estudio.

  145. Raquel Bugarín De Oliveira Says:

    El libro de El Diablo de los Números me pareció muy diferente y a la vez interesante. Me gustó mucho y, aunque en menor medida que el otro libro (El tío Petros e la Conjetura de Goldbach), me enganchó bastante. Digo que en menor medida, porque aunque me apeteciese leer ese libro, e me costase dejarlo en algún punto para continuar al día siguiente, sabía que todos los capítulos rondaban a lo mismo, Robert volvería a soñar con el Diablo de los Números a pesar de que este le enseñaría cada noche algo nuevo y eso es lo que me llamaba a leerlo día tras día. Sinceramente a medida que leía los diferentes capítulos me imaginaba que es una manera muy creativa de enseñar los diferentes conceptos matemáticos y no como se enseñan y muestran normalmente en los colegios. Y aunque me gustaran todos los capítulos muchísimo, si tuviese que resaltar uno de ellos, diría que el que más me gustó fue en el capítulo 4, cuando el diablo de los números presenta un cuadrado normal con una línea roja en diagonal desde un vértice al otro contrario y le pregunta a Robert que adivine cuánto mide esa diagonal si cada lado del cuadrado mide uno, mientras que este se vuelve loco primeramente porque no sabe si es un metro, un centímetro y lo qué es, ya que es a lo que está acostumbrado en el colegio, sin darse cuenta, que eso no es lo importante, que realmente no importa en absoluto. Me gusta mucho de la forma en que lo explica, porque se entiende muy fácilmente, así como todas las cosas que explica.

    Este libro sí que lo propondría a niños de primaria, más que nada a los del último curso, aunque en mayor medida lo implantaría también en la ESO, porque creo que no todos los contenidos que se tratan aquí no se llevan a cabo totalmente en educación primaria por lo que no lo entenderían al completo, pero sí que quizás sería un libro que leeríamos en clase conjuntamente en relación a cosas que se fueran dando en clase, es decir, les contaría en un primer momento a los niños de primaria como empieza el libro, en la que es un niño que no le va muy bien en esta asignatura y por lo tanto, la odia, y por las noches le aparece el Diablo de los Números, que lo ayuda a superarlo e se convierte en el mejor de la clase. A partir de ahí, les hablare de algún capítulo del libro, por ejemplo, cuando hablemos de las divisiones o fracciones, leeremos en clase el capítulo que le corresponda, porque puede que lo comprendan mejor de esa forma que de manera memorística como suele ser más habitual. Lo propondría en secundaria de manera que lo leyese cada alumno de manera individual para hacerlos pensar sobre lo importantes y relevantes que son las matemáticas y lo fáciles que pueden llegar a ser si son bien explicadas.

  146. Iria Mosquera Ferreiro Says:

    Este libro explica conceptos matemáticos para niños y jóvenes. Lo hace a través de un personaje fantástico que visita a Robert en sus sueños. Robert odia las matemáticas y sobre todo, odia a su profesor, pues hace que estas sean aburridas. Gracias al diablo de los números, empieza a sentir interés por las matemáticas y, sobre todo, empieza a entenderlas, puesto que con el profesor de la escuela no las entiende. Después de 12 intensas noches acompañando al diablo de los números, Robert es condecorado como el aprendiz de este.
    El libro explica las matemáticas de una manera sencilla y con una terminología diferente a la aceptada en las matemáticas. En el libro, el diablo de los números le habla a Robert del número 1, con el que empieza todo. También le explica los ceros y los números negativos, así como los números saltarines y los números de primera. En el libro también se hace referencia a la conjetura de Golbach, aunque no la nombre directamente. Después se presentan los números quebrados e irrazonables. Los números triangulares son los siguientes en ser presentados, así como algunas de las curiosidades que presentan estos números. También se explican la sucesión de Fibonacci y el triángulo de los números.
    Estas son algunas de las cosas explicadas en el libro. Como se puede observar, el autor emplea términos diferentes a los se estudian en la escuela para que a los niños les resulte más fácil entender lo que se está explicando. Aparecen así los números saltarines (exponenciales), los de primera (primos), los quebrados (fraccionales) y los irrazonables (irracionales). En algún momento del libro, esto fue un poco confuso para mí puesto que al no estar acostumbrada a emplear esa terminología, tenía que hacer memoria y recordar a qué números se refería.
    El libro me parece una lectura estupenda para los niños puesto que les explica conceptos matemáticos como la sucesión de Fibonacci (muy relacionada con el número áureo) o la conjetura de Goldbach (uno de los grandes problemas matemáticos sin resolver). Todo esto lo hace de una manera sencilla, fluida y entretenida. Considero al libro, no solo interesante para los niños, sino también para los adultos, puesto que yo he descubierto algunas cosas que no me habían enseñado en la escuela, como que de la suma de dos números triangulares consecutivos se obtienen cuadrados. En algún momento de la lectura, recuerdo estar con la boca abierta, asombrada con la “magia” que poseen las matemáticas. Por otro lado, como docente también puedo emplear este libro para coger ideas sobre cómo enseñar ciertos conceptos matemáticos.
    En resumen, la lectura de este libro ha sido una grata sorpresa para mí, así como también una fuente de aprendizaje de cosas acerca de las matemáticas que después de 15 años estudiándolas todavía desconocía.

  147. Mi opinión personal sobre este libro ha sido muy buena. Me ha parecido un libro muy interesante. Creo que después de leer el libro, todos hemos llegado a la reflexión de que un libro sobre matemáticas no es tan aburrido. Antes de comenzar a leerlo supongo que no he sido la única que he pensado que iba a ser un libro aburrido por su temática. Mientras leía cada uno de los capítulos o “noches” me iba dando cuenta que había hecho un error prejuzgándolo. Pienso que es importante eliminar esta concepción. Esta es una forma de hacerlo, en todo momento el libro intenta acercar a las matemáticas a la vida cotidiana del protagonista y a la nuestra como lectores haciéndolo de una forma atractiva y diferente. Nos expone ejemplos y juegos muy reales intentando que sean fáciles.
    Las Matemáticas son muy importantes en nuestro día a día, muy útiles. Los niños y niñas de ahora solo lo logran ver como una asignatura más, y además de las más complicadas. Un recursos como libros de este tipo, me parece muy aprovechable para comenzar a cambiar esta perspectiva de las matemáticas, y es en las aulas dónde tiene que comenzar.
    En especial, recomendaría este libro para los niños, por la gran claridad con la que explica las cosas. El diablo, de forma muy ordenada y sencilla, quiere que Robert entienda el sueño de cada noche, y para ello utiliza como ya dije ejemplos con los que cualquiera niño puede llegar a entenderlo sin una gran complicación. Para terminar, lo que me ha parecido más sorprendente es que yo misma he aprendido cosas y sobretodo razonamientos leyéndolo, por eso además de recomendarlo para niños, también lo hago para adultos. Nunca está mal aprender cosas nuevas o refrescarlas!

  148. JOSE MAYO LESTON (Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS. Hans Magnus Enzenberger
    Unha vez lido este pequeno ensaio, podo dicir que non o considero únicamente un libro dirixido ós nenos, xa que véxoo axeitado para aquelas persoas adultas que non lles gusta ou que non lles interesa o mundo das matemáticas. Paréceme unha xenial forma de ver as matemáticas doutro xeito, xa que elimina totalmente a idea de que as matemáticas son pesadas e complicadas empregando tácticas creativas que fan que o lector quede enganchado e mesmo abraiado coa facilidade ca que o diaño lle ensina as matemáticas a Robert nas súas aventuras nos soños.
    En cada un dos soños, o diaño ensínalle un aprendizaxe práctico ó protagonista, empregando estratexias e exemplos moi sinxelos, que o final todos van tendo relacións entre si (12 capítulos, 12 soños). Ademais ó final de algún dos soños plantéanse simples problemas que fan que reflexionemos sobre o que acabamos de aprender.
    O emprego da personaxe – guía (o diaño) é unha estratexia moi ben pensada e utilizada comunmente nas aulas, xa que trátase dunha figura (normalmente inventada) que fai máis amena as explicacións e logra acaparar o interese dos máis pequenos.
    Penso que este libro demostra que un simple ensaio logra aproximar máis ás matemáticas e ós números que calquera outro libro de texto especializado na materia, xa que a forma de narralo engancha e fai que o lector se interese polos demais aprendizaxes e curiosidades que nos vai a ensinar o diaño durante os soños de Robert.

  149. A diferencia del otro libro, este lo cogí con más ganas, y la sensación que tengo después de leerlo es bastante gratificante. Me pareció muy interesante, útil, práctico y completo, tanto para mí como futura docente de educación primaria como para los alumnos de entre 6 y 12 años.
    La idea de que la historia esté centrada en la vida de un niño que detesta las matemáticas, que a través del sueño y de conocer al famoso diablo de los números se va interesando cada vez más y más por esta ciencia me parece una forma ideal para que los alumnos entiendan que las matemáticas pueden llegar a ser muy entretenidas dependiendo de la perspectiva y la manera de aprenderlas, y esto considero que es la parte del libro que más me llamó la atención: explicar las matemáticas desde cero de una manera tan gráfica y ejemplificada, hace que este libro consiga que el lector se meta totalmente en él y quiera aprender más acerca de ellas, por no decir la brillante idea de que en algún capitulo( cada capítulo es un sueño nuevo) hay actividades para que el lector compruebe por sí mismo la explicación dada anteriormente por el diablo de los números.
    Creo que es ideal para los niños porque el libro empieza completamente de cero, explicando primero como el número uno es la base para todo los demás números, siguiendo con la existencia del cero como salto entre números, y llegando hasta la idea de los números triangulares.
    Sin duda, considero que a través de este libro los niños no se formarán solo a nivel académico, sino que gracias al diálogo que se plantea al final del libro en el cual el diablo de los números le da a entender a Robert, el protagonista, que en las matemáticas siempre hay por hacer, considero que abre los ojos y las ganas a los niños para querer aprender, experimentar y reflexionar acerca de las matemáticas.
    Con respecto al formato, es un libro fácil de leer, cargado de imágenes que hacen que ya no solo te resulte más ameno continuar leyendo, sino que también consigue que tanto el niño como cualquier lector entienda más lo que se está explicando gracias a la idea de representar gráficamente todo lo que se va explicando.
    Sin duda, me parece un recurso didáctico muy apropiado para la época de primaria, tanto para los niños de 1º como los de 6º, ya que dispone de una variedad de conceptos que pasan por distintos niveles de complejidad.
    Es un libro que recomiendo a todo docente de matemáticas, porque aparecen recogidas de forma muy dinámica explicaciones que muchas veces se dan por supuestas y que los niños no entienden.

  150. Zaira Fernández Taboada Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS
    Este libro pareceume bastante bo a pesar de que non son ningunha partidaria do mundo matemático. Penso que podería empregarse progresivamente a través das diferentes idades do rapaz, pois ao meu parecer empeza con cousas moi sinxelas (como o truco de 11×11=121, 111×111=12321 e así progresivamente) e no transcurso do libro asemella que se van complicando pouco a pouco, polo que, incita a pensar que se podería empezar con métodos básicos en idades máis temperás e a medida que subimos de curso avanzar co libro tamén.

    Os puntos fortes deste libro creo que se concentran nese cambio que trata de dar o transcurso da historia, onde un rapaz totalmente apartado e ao que non lle gustan as matemáticas se vai acercando a elas e reconciliandose grazas á figura do diablo dos números. Deste maneira tamén penso, que é, en certo modo, unha crítica ao sistema actual e a forma na que se dan as clases de matemáticas, onde os mestres en certo modo sempre fan o mismo, incentivando así que os rapaces perdan o interese total pola materia chegando a desmotivarse e a odiar as matemáticas. Por isto último, o libro emprega a figura do diablo dos números dunha maneira bastante acertada, aportando unha nova visión de posible mestre ideal das matemáticas e unha nova forma de ensinalas, facendo que ao alumno (neste caso o rapaz) lle atraiga de novo o mundo das mates e recupere a credibilidade en elas.

    Quero destacar tamén o aprendizaxe que obtén o rapaz non como algo aislado á vida cotiá, onde as matemáticas non se limitan a meras operacións e resolución de problemas, se non que van máis alá e este mesmo e capaz de relacionalas.

    Finalmente dicir, que, como futuros docentes, deberíamos tomar moito exemplo deste libro na forma en como deberíamos actuar e en como non deberíamos facelo.

  151. Óscar García Gaciño Says:

    El diablo de los números narra la historia de Robert, un niño al que no le gustan y no consigue entender las matemáticas en el colegio, pero las aprende en sueños ya que se le aparece un diablo que se las explica mientras duerme, empezando a despertar un gran interés por ellas.

    Me parece que es una forma realmente interesante de plantearle las matemáticas a niños que les tienen cierto miedo o resquemor, ya que suele ser una asignatura famosa por su complejidad y ser un rompedero de cabezas. Este libro, emplea unas formas sencillas de explicarlas que puede hacer que los niños aprendan matemáticas de una manera entretenida y divertida. Además, lleva esta disciplina a un contexto real, lo cual hace que los alumnos les encuentren una utilidad a las matemáticas que muchas veces creen inexistente.

    Por otro lado, este libro nos hace ver a todos que las matemáticas son sorprendentes y, sobretodo, muy útiles, algo que en la escuela no nos hacen ver. Con lo cual, considero que cambiando la forma de ver y explicar esta materia, se dejarían a un lado calificativos como “aburridas” que muchas veces se le atribuyen, comenzando a darle sentido a las actividades que se llevan a cabo.

    Para finalizar, cabe decir que las matemáticas no son tan “infernales” como las conocemos, sino que encontrando la manera adecuada de mostrarlas y enseñarlas podemos hacer que estudiarlas sea más ameno e, incluso, llegue a ser divertido ya que realmente son bastante curiosas e interesantes y, en la vida real, tienen una gran utilidad.

  152. Francisco Monterroso Gómez Says:

    El diablo de los números es un libro que trata de enseñar a un niño que odia las matemáticas la manera en la que estas le pueden servir el día de mañana. Podemos ver, que las matemáticas las podemos encontrar en cualquier cosa y que te pueden servir para todo. A Robert, el protagonista, no le gustan las matemáticas, las detesta, pero con la ayuda del diablo de los números que se le va pareciendo en sueños con el paso del tiempo le va cogiendo gustillo y comprendiendo que estos sueños le favorecen en las clases de su profesor de mates. Todo lo que aprende este niño, son trucos para calcular más rápido, maneras más amenas para la práctica de las matemáticas.
    Como opinión personal, me parece un buen libro, ya que como profesores nos puede ayudar para hacer alguna práctica más divertida con nuestros alumnos el día de mañana o simplemente a mi me sirvió para aprender cosas que ni sabía. Es una buena obra para que los niños de primaria se aventuren con este libro, además pueden llevar las actividades que se van experimentando a la práctica.

  153. Adrián Abelenda Says:

    Siendo conscientes de que se trata de un libro matemático, lo verdaderamente importante después de leerlo es lo que podemos recoger o substraer del mismo para un futuro docente. En mi opinión, no se trata de adaptar este libro a una edad concreta en Educación Primaria, sino dotarnos de los métodos de trabajo y resolución de ejercicios que en él se reflejan; me han parecido muy interesantes algunas noches, o capítulos, como por ejemplo ejemplo la 6ª o la 11ª. También me ha gustado mucho la relación entre matemáticas y naturaleza, o entre matemáticas y relaciones de la vida cotidiana, pues me parece que es la única y verdadera forma que existe para llegar a los alumnos/as cuando intentamos explicar cualquier teoría u ejercicio relacionado con esta asignatura. Creo que este libro me ha abierto los ojos a la hora de poder afrontar una clase de matemáticas como algo casual, en dónde debo encontrar las relaciones pertinentes a la hora de explicar ciertas cosas, como se hace en el libro cuando se habla de saltos de liebres para explicar sucesiones, y sobre todo, como relaciona la mayor parte de los capítulos tratando en los capítulos anteriores concepciones que luego se van a volver a explicar a posteriori.
    Por último, el final me ha parecido bastante adecuado, pues en él se hace una pequeña referencia a los grandes matemáticos de todos los tiempos, a los cuales debemos de estarles agradecidos por la labor que han ejercido para con el desarrollo de la humanidad; pues aunque no queramos creerlo, la labor que han desempeñado ha favorecido al desarrollo y a la especialización de nuestra especie.

  154. Alba Iglesias Susavila; Segundo del grado en Educación Primaria. Says:

    Dando una opinión personal sobre la historia que se cuenta en el libro, me ha gustado bastante y creo que muestra una realidad latente en la enseñanza, la figura del señor Bockel, un profesor de matemáticas que se limita a hacer que sus alumnos resuelvan operaciones o problemas que no suscitan ningún interés en los niños, sino que todo lo contrario, hace que estos sientan un rechazo hacía los números y todo lo que tengan que ver con estos. Por el contrario, el personaje del diablo de los números (Teplotaxl) le muestra al protagonista que los números no son tan aburridos como parecen y que todos tienen una utilización real y tienen un porqué, además de que no son tan aleatorios como parecen. Este personaje fue capaz de trasmitir el conocimiento de manera muy amena y divertida, demostrando que los niños comprenderán mejor las matemáticas de este modo y no les creará tanto rechazo, por lo que en la docencia se debería buscar eso. Por último, tenemos el personaje de Robert, que es la imagen de la mayoría de los niños en edad escolar, ya que en la escuela no le explican lo suficiente o de la manera correcta, como para que exista un vínculo entre las matemáticas y el niño. Por suerte, el protagonista encontró con alguien que supo trasmitirle las matemáticas de manera comprensible y le hizo ver que son muy entretenidas.

    Me pareció destacable las referencias que se hacen a los matemáticos más importantes como Pitágoras, Bonatschi o Gauss, aunque si tuviera que decir lo que menos me gustó es que hubo algunas partes que me crearon bastante confusión ya que no entendía bien lo que me quería decir, o no lo comprendía del todo por el hecho de cambiar los nombres a la tipología de números, como por ejemplo los números de primera o los saltarines. Lo que este libro explica es algo muy útil para trasmitir a los niños en una clase de matemáticas para que entiendan bien el concepto que se les explica y no se aburran. Yo recomendaría que este libro se leyera en clase, con el apoyo de un docente o bien, trabajarlo en grupos de varios alumnos, ya que en algunas partes los niños no entenderían ciertas cosas ya que no se explican muy detalladamente o lo hacen de manera incompleta por lo que se necesitaría un poco de ayuda para comprender todo de manera eficaz.

    Este libro me ha parecido una propuesta muy interesante ya que existe cierta aversión hacía las matemáticas en sentido general, y más hacia un libro que nos hable de este tema que tanto “miedo” nos produce ya que lo vemos como algo aleatorio. Este lectura nos demuestra que se puede dar una visión más lúdica y amena a esta asignatura, y, opino que, manifiesta que hay multitud de formas de enseñar y que pueden ser llevadas a la escuela para, no solo que los niños aprendan a hacer ejercicios, sino que le encuentren el sentido a lo que hacen.

  155. Andrea Castro García, Segundo: Educación Primaria. Says:

    Este libro paréceme unha xenialidade polo feito de aproximar ás matemáticas á calquera persoa mediante o seu idioma sinxelo e intelixente. O máis curioso para min foi descubrir que o autor Hans Magnus Enzenberger, un prestixioso poeta e ensayista da Alemaña, non é matemático, e malia isto, consegue crear un libro que consegue atrapar no mundo dos números tanto a xóvenes como a adultos.
    É un libro perfecto para apartar os prexuízos nesta materia e comezar a entender e valorar a importancia de cada número. No meu caso descubrín a relevancia do cero e do un, que en ocasións pasa por alto no día a día das aulas.
    Nas doce noites das que se compón o libro, Robert vai realizando unha viaxe polo mundo das matemáticas nas que se acerca aos números e tamén á algúns dos matemáticos máis importantes da historia, coñecendo así as súas aportacións. Pareceume moi importante tamén que o diaño animara en todo momento a Robert a seguir descubrindo e reflexionando sobre as matemáticas, pois nesta ciencia non está todo feito, sempre quedan cousas por descubrir e sobretodo por demostrar, algo esencial nesta materia.

    Para finalizar, creo teríamos que atacar ao problema dende a súa base, ensinándolle xa aos máis pequenos que as matemáticas poden ser algo divertido e ameno, incluíndo material audiovisual como vídeos, xogos, e libros coma este, referidos ás matemáticas que nos aproximen á eles e que lles fagan ver que se pode aprender xogando.

  156. A diferencia del libro El tío Petros y la Conjetura de Golbach, es un libro tremendamente entretenido, con matices históricos y teóricos que hacen referencia a los grandes pasos dados en el universo matemático. No se numeran punto por punto fechas de gran relevancia en el mundo de las matemáticas, ni se biografían los personajes destacados.
    Es una obra de gran riqueza didáctica que se podría aplicar sin menor duda en el aprendizaje de los futuros alumnos.
    Explica de manera simple y sencilla, los distintos tipos de números que existen y las operaciones a realizar con estos para conseguir posteriores resultados (triangulares, primos, enteros, irracionales, imaginarios… potencias, raíces, sumas, multiplicaciones, restas y divisiones) entrando en el terreno tan trabajado en el aula de la aritmética básica.
    También, se trabaja la geometría pitagórica que se introduce en la historia de una manera exquisita haciéndole ver a Robert un mundo entero de pensamientos y reflexiones.
    La contextualización en situaciones cotidianas facilita en gran medida, la adquisición de estos conocimientos de una manera enteramente significativa; las liebres, el desierto, los cocos, el bosque de unos, consiguen mantener al discente atento en la lectura ya que se trata de elementos reconocibles por ellos.
    Por otro lado, la elección de los personajes es muy acertada ya que sitúa al lector en una posición familiar, que lo incita a cuestionar los distintos sucesos que van ocurriendo en el entramado de la historia.
    A nivel estructural, la división en capítulos permite no perderse en la narración de los hechos ya que estos están marcando un principio y un final en las diferentes situaciones que se producen durante el transcurso del libro.

  157. Adriana Casal Fernández (2º curso educación primaria) Says:

    El libro del diablo de los números me parece un buen libro para que lean los niños en el colegio y así poder dejar atrás los prejuicios típicos sobre las matemáticas que tiene la mayoría de la gente. Es un libro que te hace pensar y reflexionar sobre la razón y la utilidad de las matemáticas en la vida real, poniendo en práctica los conceptos matemáticos. Esto es algo que a veces se echa de menos en la enseñanza escolar.

    En este libro se explican de forma sencilla muchos conceptos matemáticos, a algunos incluso le cambia el nombre como lo de utilizar cocos para los números triangulares o saltar para elevar al cuadrado, entre otros. De esta forma los niños comprenden mejor las matemáticas y las ven más accesibles, ya que en ocasiones cuando escuchan el nombre de algunos conceptos ya se asustan pensando en su complejidad cuando no tiene porque así.

  158. Paula Ferreiro Sabín (2º Curso de Educación Primaria) Says:

    Matemáticas es una de las palabras que más aterroriza a los niños y niñas, así como a Robert, el protagonista de “El diablo de los números”. A este no le gustaba ir a la clase del señor Bockel ya que no hacía las matemáticas atractivas. Por eso, empezó a soñar con el diminuto diablo de los números que llevaba por nombre Teplotaxl. Sin embargo los primeros sueños no eran del todo agradables para nuestro protagonista debido a su odio hacia todo lo que tenía que ver con los números, pero a medida que se sumergía en ese mundo Robert mostraba cada vez más interés.

    A raíz de esto, considero que el problema principal de que los alumnos “odien” las matemáticas, al igual que Robert, radica en la metodología usada. La forma de enseñar las matemáticas condiciona que los alumnos aprendan o no aprendan. Por esta razón, considero que los profesores y, nosotros como futuros maestros, debemos hacer desde un primer momento atractivas las matemáticas. Empezar, como en el libro, desde lo más sencillo y, a partir de ahí, ir aumentando la dificultad, pero teniendo en cuenta las características de los alumnos y sus ritmos de aprendizaje, con el objetivo de que nadie se quede atrás.

    Así mismo, este es un libro adecuado tanto para los adultos como para los niños con el objetivo de introducirse plenamente en las matemáticas, aprendiendo de una forma diferente ya que tienen como maestro al “diablo de los números”, lo que provoca una mayor atención en la lectura. Por otro lado, lo que puede dificultar la comprensión en algún momento son los diferentes nombres que se le dan a ciertos términos matemáticos, como por ejemplo “sacar rábanos” que se traduce en las raíces o “números de primera” conocidos como números primos. Aún así, esto no sería ningún impedimento para comprender el libro.

    Por último y al igual que Robert, veo las matemáticas como un “infierno” ya que la forma de enseñar, teórica y mecánica, no favorece el razonamiento. Por eso, el libro intenta presentar las matemáticas desde otro punto de vista, haciéndolas atractivas hasta en sueños. Por este motivo, considero que el libro es perfecto para indagar en este mundo y hacer reflexionar a los niños sobre la importancia de las matemáticas en la vida cotidiana, a través de la metodología del diablo, y sin olvidar que las imágenes son de gran ayuda para comprender a la perfección al diminuto maestro.

  159. Alejandro González Gil (Ed. Primaria) Says:

    El diablo de los números es un libro que me trae recuerdos de mi primer año en el instituto, cuando un compañero de clase me lo prestó para que lo leyese. Tal vez fue gracias a este libro que me interesé por las matemáticas durante el resto de mi etapa escolar, y hasta el día de hoy.
    El libro, que habla de los sueños de un niño en los que un diablo de los números (que personalmente creo que tiene un nombre bastante impronunciable) le enseña todo tipo de cosas sobre las matemáticas, es una lectura bastante amena en la que se muestran una pequeña cantidad de conjuntos de números bastante conocidos y empleados, así como varios casos de curiosidades matemáticas, de una forma que es bastante fácil de ver.
    Si bien no explica de forma matemática el porqué de algunas cosas, sí que muestra el resultado de esas cosas, lo cual lo hace perfecto para niños de los últimos años de primaria o primeros años de secundaria como una aproximación al mundo de las matemáticas, para lograr que le cojan el gusto a esta materia que, desgraciadamente, no tiene muy buena aceptación entre los alumnos de estas edades por considerarlas aburridas o carentes de sentido (como en el caso del protagonista del libro).
    Según avanza el libro, el diablo va mostrando cada vez números y realidades más complejas, pero siempre basándose en lo anteriormente explicado. Un detalle que me encanta es el tono fantástico del relato, dado que al fin y al cabo, son todo sueños que el niño tiene, y cómo por otro lado trata temas que se dan aún en cursos muy superiores de forma bastante sencilla (véanse los números irracionales). Además, da un par de pinceladas a la historia de las matemáticas, y ofrece al lector algún que otro truco rápido (como la suma de una serie de números, cosa que sin duda en su momento me sirvió de bastante, y que aún ahora sigue siendo un truco recurrido para sumar grandes cantidades de números).
    En definitiva, una lectura recomendada para todos aquellos a los que no les acaba de convencer las matemáticas.

  160. Doa González Gómez Says:

    “EL DIABLO DE LOS NÚMEROS”:

    O libro “El Diablo de los Números”, ten como obxectivo explicar ao lector como funciona o noso sistema numérico, o decimal, que é o máis complicado da historia do ser humano.

    A través de numerosos exemplos, tratando temas gradualmente máis complexos a medida que avanzamos na lectura vainos ensinando todos os aspectos máis relevantes deste, nunha linguaxe sinxela e distendida, de xeito que non resulte demasiado académico. Primeiro explica por que hai 9 números diferentes máis o cero, logo o sistema posicional, os números primos pasando tamén polos números bonatschi, probabilidade, fraccións,etc. Trata pois, de achegarnos ás razóns polas cales ás veces facemos cálculos aos que non lles atribuímos un valor significativo, pero que en realidade teñen unha explicación lóxica, e moitas veces moi sinxela.

    Entre medias tamén hai lugar para curiosidades matemáticas, principios e regras descoñecidas para unha inmensa maioría da poboación.

    A principal pretensión é polo tanto, romper o mito de que as matemáticas son complexas, senón que as estamos plantexando dunha forma inocua, carente de significado, o que ten como resultado a falta de interese e de ganas de estudalas por parte dos alumnos.

    Baixo o meu punto de vista, vexo moi positiva a repercusión da lectura deste libro nos nenos/as de primaria e incluso etapas posteriores, xa que dun xeito entretido e ameno van descubrindo a orixe de tódolos cálculos que fan na clase, pero tamén coido que non deberíamos vernos nesta situación, xa que se estamos nela é por unha carencia de didácticas eficaces e útiles no sistema educativo en canto á ensinanza das matemáticas. Todos os contidos que neste libro aparecen, deberían estar presentes nas clases tanto de primaria como de secundaria, para asegurarnos de que os alumnos as aprenden de xeito significativo.

  161. Patricia María Villar Penas Says:

    Patricia Villar Penas 4º curso Grado de Educación Primaria para maestros/as.
    “El diablo de los números”
    A pesar de toda esa buena intención de fomentar las matemáticas y de verlas o relacionarlas con cualquier cosa de nuestro mundo diario es, para mí, otro intento frustrado.
    Desde siempre fui una de esas personas que con tan solo escuchar la palabra matemáticas se volvía loca, así fue llevándolas siempre a rastro y mal, y por eso le tengo hoy en día tanta rabia ( y gracias también a algún que otro maestro).
    Sí es cierto que el libro hace un intento muy bueno para todos aquellos niños y niñas que estén empezando en el “deseado” mundo de las matemáticas; y digo empezando porque para gente como yo, que aborrece las matemáticas es muy complicado que llegue alguien y te haga cambiar de idea.
    Es un libro bueno para los niños y niñas de Educación Primaria, aunque seguro que muchos de ellos le buscarían la parte retorcida para mostrar su insatisfacción cuando alguien le mandara leerlo.
    Desde mi punto de vista el autor supo perfectamente como extrapolar los sentimientos de cualquier niño o niña(incluso adulto ya) con su personaje, ya que Robert se muestra sensible, confuso y aborrecido por las matemáticas y eso es algo que refleja a las mil maravillas muchos de los sentimientos de los alumnos/as.
    La verdad es que cuando leí detenidamente el título del libro sentí una especial curiosidad por ver reflejadas dos de palabras que deberían ir siempre juntas, diablo y números, y es por ello que comencé la lectura con entusiasmo.
    Conforme iba avanzando la lectura se me hizo cada vez más pesada y terminé abandonándolo en repetidas ocasiones hasta terminarlo(¡por fin!) recientemente.
    La historia es, en mi opinión, bastante repetitiva y aburrida… ya que el fondo es siempre la misma historia: Sueño-matemáticas-realidad.
    Pero lo que sí me gustaría destacar es uno de los puntos importantes del libro, del cual su autor ha sabido reflejarlo de una manera casi brillante, me refiero al mundo de los sueños.
    Por todos es sabido que a cualquier persona le intrigan los sueños, que pocos saben qué hacer con ellos y que otros tantos se vuelven locos por tener.
    En este caso, me gustaría creer que el autor utiliza los sueños porque, en una etapa como la de Robert, con una severa maduración en camino de completarse, los sueños son algo que calan en los más hondo de los niños/as ya que tienen una importantísima carga emocional y se encargan a su vez de fomentar su creatividad e imaginación, aspectos tremendamente importante en ellos en estas etapas.
    Como sentía curiosidad por saber si esta novela iba o no a gustar entre los más pequeños decidí prestarle el libro a uno de mis primos más pequeños, pasado un tiempo al preguntarle por la lectura, su cara fue un poema.
    Le había encantado ( a él ya le gustaban mucho las matemáticas ) y aunque se le hizo un poco repetitivo, consideraba que era muy bueno para que todos los de su clase lo leyeran y aprendiesen que las matemáticas están en la vida real y que son tremendamente útiles, además de que me dijo que así todo parecía más fácil de lo que era, y que muchos niños y niñas pensarían lo mismo que él.
    Me sorprendió bastante escucharlo con tanta madurez, y me sorprendió más aún que yo supiera que él tenía razón pero que siguiera pensando en lo aburridas e inútiles que son las matemáticas.
    Y para ir ya terminando y a modo de conclusión diré que el libro, muy a mi pesar no me ha hecho ver las matemáticas de la manera que seguramente buscaba el autor. Aunque sí estoy de acuerdo en que la mates, como todo en esta vida, pueden enseñarse de una manera divertida, amena y sobretodo útil, pero siempre desde el primer momento en el que un alumno/a pisa nuestras aulas, ya que si no, después será completamente imposible.

  162. Lucía Álvaerez Gromaz- 2º Maxisterio Primaria Says:

    Lucía Álvarez Gromaz 2º curso Maxisterio de Primaria
    Antes de comezar a lectura, inspirada polos debuxos da portada, tiña a idea de que ía ser un libro moito máis infantil do que en realidade foi. En liñas xerais saco en claro varias ideas. Por unha banda o seu contido é un punto de apoio para limpar a imaxe tortuosa que sempre acompañou a materia das matemáticas. Ao empregar eses doce soños como medio de transporte, fainos entender que non sempre hai que ver os números como un pesadelo, senón como algo que está inmerso en todo o que facemos, no que nos rodea; e hai que aprender a entendelo e a sacarlle partido. Por exemplo o momento no que Robert aplica a probalidade para tentar contentar aos compañeiros que querían cambiar de cadeira. Particularmente fascinoume o exemplo das lebres. Non é o mesmo ver a serie de Fibonacci mediante esta representación, que vela redactada nun cadro amarelo dun libro. Tamén coñecín o mundo dos número triangulares, que me pareceu moi interesante.
    Así mesmo, esta lectura axudoume a dar conta da grande importancia do 1 e do 0, algo que sempre se pasou por alto nas aulas, polo menos no meu caso, sempre foron ensinados como calquera outro número. Pero en realidade establecen un precedente dentro da numeración. Relacionando contidos que xa viramos en Aritmética, pregunteime como podía ser posible que unha civilización tan prominente como fora a romana, non se deixara influenciar por outras anteriores como os maias, quen si incluían o cero na súa numeración.
    Por último gustaríame destacar aspectos relacionados coa forma. Dada a abstracción deste campo do coñecemento, paréceme unha idea moi acertada falar de soños, xa que é cando máis traballa a imaxinación, que é o que lle fai falta ao neno para poder visualizar as representacións que están detrás de todos os enunciados matemáticos, tanto dos problemas como dos conceptos en si. Por outra banda a linguaxe propia que se crea neste libro, como saltar, sacar un rábano, números de primeira; parécenme uns recursos orixinais e moi útiles que axudan a entender mellor a teoría.
    En definitiva, a boa ensinanza faise nun contexto adecuado, facéndolles ver aos nenos que son capaces de solventar problemas reais, axudándolles a crear imaxes mentais, empregando materiais adecuados. A pesar da miña mala relación coas matemáticas este libro motivoume para facer as cousas doutra maneira. Penso que coñecer algúns dos atallos e os segredos que están detrás dos números, foi o que máis me gustou. Fixo que espertase a miña curiosidade de novo. Como pega, facer referencia á masculinización que impera tanto no libro como no mundo das matemáticas. Digo eu que tamén podían por unha diabla dos números ou falar dalgunha matemática recoñecida. O tema da paridade tamén é moi importante, non só aquí, en todos os ámbitos.

  163. Carmen García García (2º curso. Grao Mestre de Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” es un libro muy recomendable para todos los niños/as, ya que nos muestra una forma totalmente nueva de enseñar y aprender matemáticas. Considero que esta materia es vista por la gran mayoría del alumnado como un área densa y difícil. Es muy fácil de leer, ya que cuenta con dibujos explicativos y mucho diálogo entre Robert y el diablo de los números.

    Con la ayuda de este libro, considero que es más fácil y didáctico para los alumnos/as, entender ciertos aspectos de las matemáticas, que explicados por el profesor en la clase resultan más aburridos y complicados, puesto que en la mayoría de los casos no le encontramos sentido a lo que hacemos, pues es un área de conocimiento muy abstracta. Por otro lado, el libro relata como el niño que sueña con el diablo de los números, no siente un gran afán por este campo, pero gracias a las hazañas del diablo va mostrando más interés por ellas, hasta el punto de dársele bien y gustarle, algo que puede ocurrirles a los alumnos/as que leen el libro.

    También creo que la utilización de los dibujos es una muy buena elección, dado que todo lo que esté representado se ve mucho mejor que algo que se explica de manera abstracta, lo que provoca que el alumno entienda las operaciones que lleva a cabo Robert en sus sueños. Al mismo tiempo, el autor te da la oportunidad de que compruebes todas las actividades que explica en el libro, para que él que lo esté leyendo se dé cuenta de que no es ficticio sino que el objetivo es aprender matemáticas, como lo hace Robert.

    En definitiva, no se puede juzgar un libro por su portada y aún menos uno de matemáticas, dado que este libro exteriormente no capta la atención del lector, no obstante cuando empezamos a leerlo descubrimos un mundo matemático que nos interesa cada vez más y que nos invita a soñar con Robert.

  164. Cristina María Mourelos Jurjo (2º, Grado Educación Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS
    Para empezar, nunca hubiera pensado, ni imaginado; que se podía hacer un libro que tenga por tema central las temidas Matemáticas y que sea tan diferente a todos los libros que yo conozco. No tiene nada que ver con un típico libro en el que aparecen fórmulas, números, problemas aburridos y cuestiones que no suelen cautivar. A veces, todo eso puede resultar pesado porque lo vemos como una obligación, puede no entenderse y como resultado hace que la mayoría de las veces no nos gusten las matemáticas y que no frustremos, o bien que las evitemos lo más que podamos porque suelen resultar poco atrayentes.
    El Diablo de los números, escrito por Hans Enzensberger gira en torno a un niño llamado Robert, él detesta las matemáticas, ya que su profesor Bockel hace las clases poco interesantes y entendibles. Una noche; mientras soñaba, se le aparece un pequeño diablillo, llamado Teplotaxl, quien le explica datos muy curiosos sobre los números, lo fácil, divertido e interesante que es trabajar con ellos cuando los aprendes de una manera significativa y adecuada. El libro se divide en 12 capítulos, los cuales representan cada una de las doce noches que el diablillo se le aparece en sueños y le enseña a Robert un nuevo truco sobre el mundo de los números.
    La presencia física del libro es mucho más atractiva que la del El tío Petros y la conjetura de Goldbach, en referencia a alumnos de primaria. El primero posee dibujos muy ilustrativos sobre lo que está viviendo Robert en sueños (cuando está en el desierto, encima de los árboles, el juego de los cocos…) y además, muchas operaciones matemáticas aparecen representadas en forma de dibujo lo que resultará mucho más sencillo y representativo a la hora de leer e intentar realizar los problemas que le va proponiendo el diablo al pequeño Robert.
    Es un libro my fácil de leer, interesante y dinámico para cualquiera. Afronta los problemas que tienen Robert, y muchos niños con las matemáticas. Es una asignatura que muchos profesores hacen que parezca complicada, lo que provoca el rechazo completo y absoluto de los niños hacia ellas. Pero, gracias a esta obra, se pueden descubrir muchos recursos, formas diferentes y variadas para enseñar las matemáticas de una manera mucho más entretenida, significativa y fácil de entender para los niños.
    Como ya he comentado anteriormente, la lectura del libro me parece sencillamente fácil de ojear. La obra trata de los problemas que muchos alumnos tienen en la actualidad con las matemáticas. La verdad, me siento identificada con Robert porque, lo a que a él le ocurre a mí también me pasaba en cierto modo con las matemáticas. El título del libro considero que es muy acertado porque lo que le está pasando a Robert es un “infierno” pero cuando comienza a soñar parecen pesadillas y un algo terrorífico, ya que encima recuerda las matemáticas ¡hasta durmiendo!. Pero gracias al diablo que se las comienza a explicar desde una base sencilla (“todos los números parten del 1”), él las llega a comprender y a medida que van sucediendo los capítulos ve con otros ojos a esta materia y le va gustando tanto que hasta desea que el pequeño diablillo se le aparezca. En cuanto al término “magia”, utilizado para dar una explicación a las mates como magia de los números, es muy acertado, ya que la magia parece difícil de elaborar y percibir cuando nos la muestran, pero si nos revelan el truco y practicamos diariamente llegamos a comprender cómo se ha hecho y a poder realizarlo por nosotros mismos.
    Un aspecto muy positivo que le veo a este libro es bastante es que te incita a pensar e intentar comprobar que lo que dice el diablo es correcto. Es bastante curioso el llegar a la conclusión de que si los productos de una multiplicación están compuestos ambos por el mismo número de unos, el resultado es igual a los números de la recta numérica colocados en orden y como cuando llega al número de la recta numérica que es la misma cantidad de unos que multiplican, siguen apareciendo los números pero esta vez contando hacia atrás. Es algo que en el momento que lo leí en el libro y me di cuenta de que Teplotaxl estaba en lo cierto aluciné.
    También me llamó mucho la atención el momento en el que, el diablo le explica a Robert los números de Bonatschi, ya que antes no había oído hablar de estos números pero me parecieron interesantes, y sobre todo la forma en la que el Teplotaxl le explica los números de Bonatschi al pequeño Robert mediante un ejemplo de liebres en el cual le explica que estos números pueden ser infinitos positivos y también a la inversa, es decir, números infinitos negativos.
    Es fácil de aplicar en un aula, ya que podrías seguir las indicaciones, explicaciones y ejercicios que le propone el pequeño diablo a Robert y planteárselas así a los alumnos, ya que este lo hace de una forma más interactiva y fácil de comprender para los niños. Además, al igual que Teplotaxl hizo con Robert se puede tener un “vocabulario secreto” por el que nombrar las distintas operaciones que se realizan con los números (“en vez de saltar, se dice elevar al cuadrado o elevar a la potencia y en lugar de denominar a las raíces cuadradas de esta manera, llamarlas rábano […] Los números de primera se llaman en la clase de matemáticas números primos” pág 2) y aunque no es una manera correcta y adecuada de denominar a las distintas operaciones matemáticas es un buena forma de comenzar a explicar cada contenido.
    Para mí, lo singular que encontré en este libro es que él mismo es un ejemplo de la rara parte de las Matemáticas que casi nunca solemos ver, esa parte que puede ser divertida, mágica, cautivadora y que se da cuando las Matemáticas son explicadas y después de un esfuerzo se logran comprender consiguiendo cosechar en uno un sentimiento de satisfacción.
    Lo único que me desilusionó un poco fue su final. Me hubiera gustado alguna otra conclusión más sorprendente e inesperada. Me quedé un poco descontenta en este aspecto pero por lo demás me gusto mucho la historia y la forma de introducirnos las Matemáticas.

  165. Cristina María Mourelos Jurjo (2º, Grado Educación Primaria) Says:

    EL TÍO PETROS Y LA CONJETURA DE GOLDBACH
    El tío Petros y la conjetura de Goldbach es una novela de 1992 escrita por el griego Apóstolos Doxiadis. En la historia participan personajes de la vida real, famosos matemáticos contemporáneos, como G. H. Hardy, Kurt Gödel, Alan Turing y Srinivasa Ramanujan.
    La obra trata la relación de un joven griego; con su tío, un hombre retirado que en el pasado fue un gran matemático y cuyo único fin en la vida fue demostrar la “Conjetura de Goldbach”. El joven intenta realizar varias averiguaciones sobre su tío, sorprendido porque, a pesar de las condiciones sus excepcionales, nunca había llegado a publicar nada relevante dentro de la investigación matemática.
    En esta obra se tratan diversos temas relacionados con las matemáticas, algunos totalmente desconocidos para mí: el teorema de la incompletitud de Godel, la conjetura de Goldbach, el cual es el verdadero problema protagonista del libro. Es una de las dificultades abiertas más antiguas en matemáticas. Su enunciado, y el que trajo por el camino de la amargura al pequeño protagonista, es el siguiente: Todo número par mayor que 2 puede escribirse como suma de dos números primos. Otras cuestiones matemáticas aparecidas en la obra son: la criba de Erastótenes, el Principia Mathemática de Russel y Whitehead, la hipótesis de Riemann, el último teorema de Fermat, los 23 problemas de Hilbert…
    Cuando pienso en las matemáticas, veo (o tras leer el libro; veía) un conocimiento que es ajeno a mí, difícil de comprender y, muchas veces, carente de sentido (por todas esas fórmulas que nos han mandando memorizar para hacer unos determinador ejercicios). Además, la mayoría de la gente piensa que estudiosos de la matemática, como “antisociales”, debido a que muchos de estos intelectuales estaban aislados del mundo dedicados en cuerpo y alma a su pasión más grande: el estudio de esta ciencia. Tal y como le ocurrió a Petros Papachristo. Algo que me llamó mucho la atención fue la edad de fallecimiento de los matemáticos, ya que bastantes de esas muertes eran producidas por suicidio, puesto que se daban cuenta de que su lucidez mental iba en decadencia.
    Tampoco pensaba que las matemáticas, pudieran expresarse en forma de una novela; con una trama, para mi gusto, interesante y que atrapa al lector una vez comienza su lectura, ya que a medida que ibas leyendo el libro te entraba la curiosidad y las ganas de saber qué pasaba con Petros y su “sobrino favorito”. Desde el punto de vista educativo, esta obra literaria puede ser usada como elemento motivador, y para que los estudiantes puedan ver las Matemáticas desde un punto de vista distinto al que están acostumbrados a ver: números, fórmulas a aplicar sin sentido alguno, incógnitas… o también, como punto de partida para tratar algunos tópicos fundamentales relacionados con la Teoría de Números. Aunque, para niños de Primaria considero que es una obra un poco compleja y pretenciosa; en cuanto al gran vocabulario elaborado y el contenido que trata, que en muchos aspectos es desconocido para los alumnos, puesto que no han trabajado con nada de eso en el aula.
    Pensé que sería un libro muy aburrido, difícil de entender y que seguro que no me gustaría, pero este pensamiento fue cambiando a medida que leía la historia. En ocasiones, se lee como una novela de aventuras que tiene como eje central la matemática y las relaciones personales/profesionales de cada uno de los dos protagonistas. Por decir algún inconveniente de la novela, en determinados momentos, un lector ajeno completamente a las matemáticas, como lo soy yo, se pueda sentir perdido en algún momento de la obra en la que habla de la historia de las matemáticas o de algún matemático…. Pero aún así, permite introducir al lector en temas relevantes de la matemática y en personajes ilustres de esta ciencia que son tratados en todo momento de una forma rigurosa y correcta.
    Me identifico en algunos aspectos con el sobrino de Petros, ya que él había admirado las matemáticas y supo que estaba negado para ella, según lo que le había comentado su tío. Por que se dio por vencido en el momento en el que se le presentó el problema de Goldbach y no quiso saber más. A mí me pasa lo mismo con las Matemáticas, las veo difíciles en algunos aspectos. Pero, como ya he comentado anteriormente, este libro me ha gustado bastante, ya que tenia hecha una idea en la cabeza de las matemáticas y la obra me la ha cambiado por completo; hacia mejor, por lo tanto ha superado y con creces mis expectativas. Toda la historia es presentada como un reto, algo por lo que hay que luchar y no darse por vencido, pero sin que estas te atoren, ya que a mí opinión, también hay que saber disfrutar de los pequeños placeres que te da la vida.
    En cuanto al final de la obra, considero que es abierto. Ya que, en mi opinión hay dos posibles vías de interpretarlo: una primera, en la que se considere que sí ha conseguido resolver la ansiada conjetura y por eso necesitaba a varios matemáticos para que pudieran probar y verificar su hazaña. Y, por otra parte, la segunda vía, lo contrario a la primera, no pudo conseguir resolverla pero de tanto que trabajó por y para ese problema se autoengañó y se hizo creer así mismo que había podido resolverlo. Supongo que sería para poder morir (aunque también cabe la opción de que se suicidara, debido al descontrol que le produjo el estudio de Goldbach) feliz, pensando que había conseguido resolver algo con lo que llevaba mucho tiempo soñando.

  166. Tania Rivadulla Domínguez Says:

    Tania Rivadulla Domínguez – Grao en Mestra Educación Primaria

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS (Hans Magnus Enzensberger)

    É un deses libros que a maioría da xente debe ler, sobre todo sería moi interesante que os alumnos e alumnas que comezas a Educación Secundaria Obrigatoria e aínda non teñen moi ben asentadas moitas cuestións sobre matemáticas. Dende o meu punto de vista este libro tamén pode agochar certa crítica cara a forma en que se soe ensinar matemáticas, o diabro dos números realmente o que lle quere facer ver e ensinar ao seu aprendiz Robert son as matemáticas enfocadas dende outra perspectiva totalmente distinta e moi afastada da que se dan na maioría das aulas .O que trata e de primeiro ensinarlle realidades concretas, para que o pequeno Robert trate de entender o por qué e o cómo diso, facéndolle razoar, para logo explicarlle posteriormente o concepto, explicación ou problema matemático relacionado con iso. Eu particularmente lendo esta obra puiden quedarme con ideas interesantes de explicacións que non sabía nin o porque se facían, nin sucedía así. Por exemplo como a través da aparición das lebres por parellas, ían saíndo a sucesión de números de Bonatschi, ou a través dos cocos que formaban triángulos chegaba a explicar os números triangulares. Con todo isto quero concluír que me pareceu un libro moi interesante, recomendado totalmente, con ideas abstractas convertidas con debuxos e obxectos concretos en ideas sinxelas de entender, e familiarizarse con elas, na miña opinión as matemáticas desde este enfoque sería totalmente distintas, podo dicir pola miña experiencia que me gustaría que as explicacións fosen como a que o diabro dos números lle daba ao seu amigo, e non como os profesores ma daban a min.

  167. Eva Loureiro Vázquez (2º Grao Mestre/a de Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números, Hans Magnus Enzensberger

    ¿Leer un libro sobre matemáticas? ¡Que aburrido! Eso es lo primero que pensamos cuando nos proponen leer un libro sobre esta temática. No obstante, “El diablo de los números”, es un libro diferente, recomendado tanto para niños/as como adultos/as que sienten cierto rechazo hacia las matemáticas. En él, el lector/a, agarrado de la mano de Robert, se sumerge en el mundo de las matemáticas de manera lúdica, provocando curiosidad e interés por este campo de conocimiento tan odiado por muchos. No cabe duda de que para la mayoría de los niños/as el área de matemáticas es su peor enemigo; sin embargo, el hecho de que en este libro las explique un “diablo” provoca una mayor atracción para el lector/a. Además, el diablo también se asocia al infierno que supone para muchos niños/as el mundo matemático. Así, todo este cúmulo de aspectos capta nuestra atención desde las primeras páginas, convirtiéndose en un libro sencillo de leer.

    Confieso que me siento identificada con Robert, ya que desde siempre he odiado las matemáticas por verlas sumamente complejas y, por ello, no entenderlas (“infierno de los números”). Las matemáticas suelen presentarse como algo abstracto y mecánico, algo sin sentido donde la mayoría de los niños/as no consiguen ver el “cielo de los números”. Aquí las matemáticas son atractivas para los alumnos/as y encuentran la relación que vincula esta temática con su vida cotidiana.

    Desde mi punto de vista y pensando como futura maestra, considero que el libro recalca que si se cambia la metodología comúnmente utilizada para enseñar matemáticas se romperá rotundamente con el falso tópico de que esta materia es aburrida. En El diablo de los números, nos encontramos con los diferentes métodos que utiliza el señor Bockel y el Diablo Teplotaxl. Recordando mi experiencia con las matemáticas, debo decir que mis profesores respondían al patrón de Bockel, pero nosotros como futuros docentes tenemos que conseguir desterrar esta figura para que los niños/as disfruten aprendiéndolas.

    Como conclusión, tenemos que decir que para una buena lectura es recomendable reflexionar sobre todas las explicaciones que da el Diablo, puesto que la terminología que utiliza puede provocar que el público lector se pierda en las exposiciones. Por todo ello, este libro hay que leerlo con ganas de pensar, reflexionar y meditar. En contraste, los ilustraciones que vamos encontrando en las páginas ayudan a que la comprensión matemática de lo explicado previamente resulte más sencilla.

  168. María Álvarez Nogueiras (2º curso del grado de educación primaria) Says:

    Cuando comencé con la lectura de este libro pensé que iba a ser una obra para niños pequeños, con sus dibujitos, sus explicaciones… ahora mismo me doy cuenta de que era lo que el autor me quería hacer creer, a mí y a todos los que lean este ejemplar, pero lo que pretende, en realidad, es conseguir que principalmente la gente que perdió el gusto por las matemáticas, lo vuelva a encontrar. Y en parte, conmigo al menos, lo ha conseguido, ya que jamás me imaginé leyendo un libro de matemáticas y mucho menos que me gustase hacerlo.

    Después de haber leído este libro, puedo señalar que la clave para que la gente entienda y se sienta atraída por las matemáticas es la manera en que las aprenden. En El diablo de los números, Robert, un niño al que no le gustaban nada las matemáticas, cambia de opinión después de que Teplotaxl se las explique de manera que le resulten interesantes. Por ello, considero que no solamente los alumnos tienen que leer esta obra, sino también los profesores, ya que al hacerlo se van a dar cuenta de que la clave es cómo se enseña, y si esto cambia, también lo harán los prejuicios y las malas opiniones que se tienen sobre las matemáticas.

    En el libro podemos apreciar que se nos mezcla realidad con imaginación. Los sueños de Robert no eran simple fantasías, tenían mucho más realidad de la que el niño creía. Al igual que debemos hacer nosotros con las matemáticas, tenemos que ir más allá de lo que vemos a simple vista, fantasear para llegar a la solución correcta… Para Robert, muchos de los acertijos que el diablo le proponía le resultaban bastante complicados de resolver, pero él no paraba hasta conseguirlo. Debo decir, que muchas veces mientras leía el libro hacía en una libreta lo que Teplotaxl estaba diciendo para comprobar si era cierto o no, ya que nunca me lo había planteado.

    En relación con esto puedo señalar que hasta el título es una mezcla de realidad con imaginación. El diablo de los números a primera vista no lo parece, pero es un poco metáfora ya que el diablo es como el típico profesor que tiene que enseñar la peor asignatura, en demasiados casos, la pesadilla de los estudiantes, pero finalmente y gracias a su metodología, este es capaz de hacer que Robert las comprenda.

    En el transcurso de la lectura, Teplotaxl va enseñándole a Robert las matemáticas desde lo más simple, la construcción de los números a partir del número 1, hasta operaciones matemáticas más complejas como las que le enseñaba con la serie de Bonatschi. Lo que me pareció muy curioso en esto fue que le explicaba las cosas como si fuera un juego en el que tenía que utilizar la lógica y no como hicieron conmigo a través de libros de textos, problemas memorísticos..

    Como conclusión puedo decir que ya no me siento tan rara al saber que mucha más gente de la que creía es reacia a las matemáticas porque no las entiende. Sobre todo, me siento identificada con Robert porque como ya dije antes, en casi toda mi vida como estudiante, las matemáticas para mí eran una pesadilla.
    Este libro, también me va a servir para mi futuro como docente ya que intentaré (si soy profesora de esta asignatura) no hacer que mis alumnos caigan en el tópico de que las matemáticas son un rollo.

  169. Alba Rivas Carral / 2º Educación Primaria Says:

    “Temos tan concienciado dende toda a vida que a materia de matemáticas é unha das peores que nos podemos atopar, polo menos en canto a dificultade e explicación, que cando lemos este libro e nos damos conta de que todo pode ser diferente quedamos asombrados.
    Neste libro podemos descubrir que as matemáticas non son tan horrorosas como nós pensamos nun primeiro momento xa que moitos dos sucesos en matemáticas son algo sorprendente, curioso, inexplicable e incluso algunhas veces interesante e divertido. Podemos ensinarlle ao noso alumnado que con elas podemos aprender xogando, que non sempre son tan difíciles como poden parecer a primeira vista, tal como o “diablo de los números” lle mostra a Robert, xa que se nos adentramos no seu mundo e investigamos podemos darnos conta de que todo é máis sinxelo do que pensamos.
    Como puidemos comprobar, a medida que fomos lendo o libro, vemos que son un medio de abreviación xa que existen trucos e segredos ocultos nos números que nos axudan a simplificar as operacións. Por outra banda, debemos ter claro que para ensinarlles matemáticas a un nenos debemos facelo dunha maneira visual, significativa, con moitos exemplos e manipulando, que eles mesmos se dean conta do que sucede e que sexan capaces de implicarse á hora de solucionar unha operación ou problema matemático.
    Se eles aprenden entreténdose e de forma que entendan o que se lles está explicando poden chegar a sentirse atrapados por elas, mostrarán interese verdadeiro por aprendelas e gustaralles utilizalas cambiando o típico concepto de matemáticas aburridas e mecánicas que todos levamos entendendo durante moitos séculos.”

  170. Andrea val lamas Says:

    Nunca hubiera pensado ni me hubiera creído que se podía hacer un libro que tenga por tema las matemáticas y que sea tan diferente a todos los libros de matemáticas que conocemos. No tiene nada que ver con un típico libro en el que aparecen fórmulas, números, problemas aburridos y cuestiones que no suelen atraer.
    A veces, las matemáticas pueden resultar pesadas porque las vemos como una obligación, pueden no entenderse y como resultado, la mayoría de las veces no nos gustan y nos frustramos mucho o bien las evitamos porque nos cansan y no nos resultan atrayentes.
    Este libro por el contrario consigue hablar y contarnos temas y cuestiones de las matemáticas de una manera bastante atractiva y de la que no podemos huir. Nos transmite y hace que sintamos esa misma sensación de curiosidad que Robert siente con todos esos asuntos matemáticos, porque a pesar de que al principio no los entiende y se siente muy confundido e impotente, al final nosotros, junto a él, los terminamos comprendiendo gracias al gran diablo de los números que consigue explicarnos aquellos dilemas de las matemáticas de una manera diferente, ocurrente y tan entretenida que logra, sin que nos demos cuenta, de que al fin y al cabo leemos teoría.
    Un aspecto que me llamó la atención fue un nuevo punto de vista para mí, en el que no había parado a pensar, la idea de que las matemáticas pueden ser consideradas como estar en el cielo o en el infierno. La verdad es que los estudiantes asociamos más las matemáticas con esa segunda idea de infierno porque la gran mayoría de las veces nos cuesta mucho aplicarlas y sobre todo entenderlas.
    Y sobre todo, este libro es él mismo es un ejemplo de la rara parte de las matemáticas que casi nunca solemos ver, esa parte que puede ser divertida, mágica y cautivadora que se da cuando las matemáticas son explicadas y después de un esfuerzo se logran comprender consiguiendo un sentimiento de satisfacción.

    Andrea Val Lamas 2º Curso de Educación Primaria

  171. Sheila Cespón Abuín - 2º curso de Educación Primaria Says:

    As matemáticas case sempre se soen asociar co abstracto, coa memorización e coa mecánica, resultando agoniantes e pesadas para os nenos da Educación Primaria.

    Este libro intenta desmontar o dito anteriormente, facéndoas atractivas e mostrándolle aos nenos/as que tamén poden estar relacionadas coa nosa vida diaria, para que os discentes así lles perdan o medo, e aprendan de maneira significativa e natural as Matemáticas. Polo tanto, paréceme unha idea moi importante que todos e cada un de nós, como futuros docentes, deberíamos ter en conta, para levala a cabo nas nosas aulas, xa que desta maneira os nenos comezarían a verlle sentido ás matemáticas, a interesarse pola resolución dos problemas, a facerse preguntas: Como sae iso?, Porque é así?, De onde provén esta conta?… Ademais explica todos os números de forma que sexan divertidos para os nenos, relacionándoos con cousas que eles mesmos se poden imaxinar ou tocar, por exemplo, os cocos, os triángulos, as lebres ou as pedras do río. Tamén me parece esencial a relación que hai entre o número 1 e o resto dos números, algo que ata me sorprendeu a min, cando comecei a léelo, xa que é por aí, por onde os nenos teñen que comezar a entender esta materia. Por outra parte o libro tamén foi interesante, xa que nos axuda a recordar todas as matemáticas da Educación Primaria e da ESO, como, os números triangulares, os números de primera, ¡Pum! ou raíces entre outros moitos, que xa tiñamos un pouco esquecidos.

    Por último, paréceme ben que tamén se expresen as matemáticas en numerosos casos como algo inexplicable, xa que en realidade é como as aprendemos na maioría dos casos. En isto creo que inflúe, tanto a falta de formación no profesorado como o desinterese no alumnado, o que fai que deixemos de lado os procesos polos cales se chega a unha conta, comecemos a non entender os números e non lle vexamos aplicación ningunha para o noso día a día, cando en realidade encóntranse en todo o que nos rodea.

    A partir da lectura deste libro cheguei a unha conclusión: nas matemáticas existe o infinito, algo que sempre vai estar na nosa mente, sendo nos quen o temos que imaxinar, por iso, debemos comezar, por facer sentir aos nenos esa sensación de estar soñando e desfrutando á hora de aprender os números, deixando que sexan eles mesmos quen chegan ás solución, que poidan investigar e que os axudemos a chegar a unha demostración para poder entendelas moito mellor.

  172. Cristina Cabarcos Rey 2ºEducación Primaria Says:

    ¿Cómo puede ser que un libro que no hace más que hablar de números irracionales, primos, triangulares, divisiones, quebrados… capte mi interés? Yo soy como Robert, en clase las matemáticas siempre fueron aburridas, sin sentido alguno, nunca se presentaron como algo divertido. Sin embargo el diablo de los números lo plantea como un juego: resuelve el triángulo de Pascal, calcula los conejos de Leonardo de Pisa o el camino para visitar a mis amigos de América. Además, que todo vaya acompañado de dibujos explicativos de lo que se describe, ayuda a entender mejor lo que se realiza. También utilizar palabras menos enrebesadas hace que problemas complejos parezcan más sencillos. No puedes parar de leer porque quieres ver que será lo siguiente que te enseñe.

    Quiero mencionar además en el cielo/infierno de los números que apenas hay mujeres porque durante mucho tiempo fueron excluidas pero dice el Diablo que pronto habrá más. Es una forma de eliminar esa tradición varonil en esta rama de las ciencias y que las niñas vean que pueden ser magníficas matemáticas.

    En definitiva, lo encuentro realmente útil tanto para alumnos como padres y profesores porque aprendes cosas que no sabías que existían (a mi me pasó con los números triangulares, el triángulo de Pascal, el inventor del “0”, el polvo de Cantor y los números de Leonardo de Pisa). Pero también para repasar aquellos que ya conoces porque muchas veces no se dominan lo suficiente. Leer un capítulo cada noche con lápiz y papel al lado para ir escribiendo o resolver los problemas planteados hará que el nivel de matemáticas aumente y tu animadversión mejore infinidad.

  173. Martín Sampedro Rañó (ed. Primaria) Says:

    “El diablo de los números”
    Este libro trata sobre Robert, un rapaz de primaria que, como moitos de nos, tiña a asignatura de matemáticas atravesada. O seu profesor mantén unha actitude pasiva en canto a ensinanza. Nos seus soños aparece o demo das matemáticas o cal vai mostrando conceptos matemáticos de forma “simplificada” e con asociacións dos números para a súa mellor comprensión. Os capítulos do libro seguen unha estructura bastante repetitiva mostrando conceptos matemáticos progresivamente.
    É un libro que xa tivera a ocasión de leer cando era pequeno, máis en concreto en 1º E.S.O. Como moitos rapaces eu tamén tiña as matemáticas atravesadas, os meus pais regaláronme este libro para que fora capaz de ver as matemáticas con outros ollos. Nun principio enganchoume xa que é bastante ameno, pero non fun capaz de rematalo. Agora mesmo despois de telo leido penso que é unha lectura bastante recomendada para os rapaces, pero pola contra non demasiado amea. Axudaralles a comprender os conceptos matemáticos dunha forma máis simplificada, e abrir a mente a traballar con métodos alternativos á resolución de problemas.

  174. Nerea Rey Rodríguez Says:

    O meu parecer este libro é un estupendo material didáctico para impartir clases de matemáticas aos nenos do último ciclo de primaria. Pois dunha maneira divertida e diferente mergúllanse en temas matemáticos, como por exemplo: a importancia do cero no noso sistema numérico ou as diferentes curiosidades e características dos números…
    Ademais, é moi interesante a maneira que o autor introduce e relaciona os diferentes temas matemáticos . Un demo dos números visita ao neno protagonista cada noite, pois ao neno non lle gustan as matemáticas. Pero prefire eso a ter os seus pesadelos pasados. Pouco a pouco o neno interesase polas matemáticas de maneira asombrosa. Este feito aínda me parece máis interesante pra tratar cos nenos. Xa que moitos opinan que as matemáticas lle son moi complicadas pois son moi abstractas. Porén este libro pon en manifesto que as matemáticas poden estar o alcance de calquera e son moi importantes na vida cotiá pois demostra que ata se atopan na natureza.

  175. María Pérez Duarte Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS
    En mi opinión, “El diablo de los números”, me parece un libro interesante ya que en el se tratan gran cantidad de contenidos matemáticos, relacionándolos unos con otros de forma sencilla.
    Quizás lo que mas me ha gustado es el hecho de que parta de una idea sencilla para explicar otras más complejas volviendo, finalmente, a esa primera idea. Ejemplo de esto sería la cantidad de veces que menciona, desde el principio del libro y hasta el final, que “todos los números pueden ser creados a partir del uno”. Digamos que esta manera de pantearles el mundo de las matemáticas a Robert y a el lector, hace que parezca todo un poco más sencillo, hasta el punto de volverse entretenido, pues el que uno le encuentre la lógica a lo que ahí se está explicando hace se genere interés. Además el apoyo visual de las imágenes me parece fundamental y muy bien tratado, el hecho de que uno pueda ver todo lo que el diablo de los números le va explicando a robert clarifica enormemente las ideas, no es lo mismo imaginarte todas las figuras geométricas que ahí aparecen que verlas dibujadas y poder reflexionar sobre ellas viéndolas en el papel. Y es que no solo hace que todo sea más sencillo, sino que nos acaban envolviendo de tal manera que parece que nosotros fuésemos ese pequeño Robert, un niño que odia profundamente las matemáticas y a su aburrido profesor, que gracias al diablo de los números y a todos sus ejemplos y trucos acaba haciendo que Robert quiera seguir soñando y aprendiendo más cosas, al igual que el lector quiera seguir leyendo y descubriendo más sobre el infinito mundo de las matemáticas. Y ya por último, creo que también habría que destacar la conexión que hace entre las matemáticas y el mundo real, como podemos encontralas en todas partes, bien sea en un desierto con plameras y cocos, en un campo lleno de liebres, en clase con el resto de compañeros o en medio de un lugar frio rodeado de nieve.
    En definitiva, un pequeño repaso por la historia de las matemáticas que no deja indiferente a nadie y que nos permite descubrir cosas asombrosas que nunca ningún señor Boockel ni otro profesor de matemáticas se había parado a enseñarnos.

  176. Olga Ricoy Castro (Grao en Mestre/a en Educación Primaria) Says:

    Es un libro que fácilmente se podría denominar para “todos los públicos”, porque sin importar la edad lo más seguro es que aprendas algún concepto nuevo o refresques la memoria sobre algo que anteriormente te costó asimilar.
    Asimismo, destacar que al llamarse algunos conceptos no por sus nombres reales sino por otros que el autor determina a su gusto, esto podría provocar cierta confusión, sobre todo tratándose de niños, dificultando tal vez el entendimiento y el progreso del aprendizaje.
    Por otra parte, en muchos casos los niños al leer este libro podrían sentirse identificados con Robert, por lo que la aplicación didáctica de esta lectura es muy probable que surtiese efecto.

  177. Ainoa Raya Fajula (Grado en Educación Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NUMEROS
    Roberto sueña con cosas horribles, hasta que una noche un anciano irrumpe en sus sueños. Este anciano pertenece al mundo de los números y se hace llamar “El Diablo de los números”. Como sucede en la vida real, es un maestro que cumple órdenes de sus superiores e intenta enseñar a sus alumnos las diferentes teorías o cuestiones importantes que deben conocer. A Roberto le sucede lo que a muchos niños de su edad con esta asignatura, todo le parece complicado y de difícil comprensión, y sobre todo le resultan las matemáticas muy aburridas. Por ese motivo desde un principio, las clases del anciano profesor pierden para él todo clase de motivación y estímulo. En los primeros sueños el anciano le enseña unas matemáticas más dinámicas, no como hace su profesor (en la realidad) de matemáticas del colegio. Todo lo que le enseña es muy básico, iniciándole siempre en aspectos sencillos y, que a él le fomenten interés.
    Otra de las realidades que intenta enseñar este libro es la manía que tienen los docentes en el manejo de la calculadora en las aulas. Lo más normal es ver a los alumnos durante las clases haciendo cuentas muy farragosas y operaciones que llevan mucho trabajo en su elaboración. Al finalizar la enseñanza obligatoria y estén en cursos superiores, las operaciones matemáticas serán más complicadas de realizar, y es aquí precisamente cuando es menester el uso de la calculadora.
    También descubre que las matemáticas explicadas de otra forma son mucho más divertidas y sirven para otros muchos usos en la vida cotidiana, o la relación que existe entre las matemáticas y los animales (Números de Bonatschi).
    Tanto es el interés que demuestra por las matemáticas, que cuando se despierta de los sueños sigue pensando en ellas, incluso deja de ir a jugar con sus amigos por la curiosidad tan grande que tiene por conocer si todo lo que el diablo de los números le enseña es cierto.

  178. Claudia Sánchez de Movellán (Grado en Maestra de Educación Primaria) Says:

    “El Diablo de los números” me ha parecido un libro muy fácil de leer. Además, siempre he sido bastante parecida a Robert; no me gustaba como me impartían las matemáticas en el colegio, y por eso, empecé a odiarlas. Pero de la forma en la que el diablo de los números le explicaba las matemáticas a Robert es de la forma en la que me habría gustado que me la explicaran a mí.
    Que el libro tuviera ilustraciones de todas las cosas que el pequeño diablo y Robert hacían me ayudaba mucho a seguir la historia; y como era capaz de entender lo que se estaba explicando, hice algún que otro ejercicio de los que se le planteaba al lector.
    Sería un libro que no haría que los niños leyeran en Educación Primaria, porque hay muchas cosas bastante complejas para ellos. Pero sí que se lo recomendaría a los profesores de Educación Primaria, para que puedan basarse en algunos ejemplos dados por el diablo de los números en sus clases.

  179. Rosa Mouzo Villar (Primaria) Says:

    Este libro pareceume ameno e creo que o feito de ter como protagonista un neno que odia as matemáticas porque lle resultan aburridas e lle parecen difíciles, pode facer que moitos nenos/as de. Deste xeito, ó ler esta novela, a medida que Robert, o protagonista, vai superando primaria se sintan identificados/as con el e sintan ganas de lelo desde a primeira páxina os seus medos coas mates, tamén os lectores/as poden superalos e ver esta ciencia doutra maneira. Incluso poden velas como algo máxico! Se utilizamos as ferramentas axeitadas e se as explicamos da maneira adecuada, as mates poden ser unha materia entretida e fácil de entender. Enzensberger transmítenos a través desta novela a idea de ter que explicar as mates como un todo, tanto polas mensaxes do diaño Teplotaxl, como na maneira de ler o libro, xa que ó lelo por capítulos, ás veces foime necesario retomar a lectura en páxinas anteriores para recapitular e relacionar unhas cousas con outras.

    Con todo, cos meus futuros alumnos/as, creo que o utilizaría no último ciclo de primaria, aínda que non creo que o utilizase na súa totalidade porque non todos os conceptos que se tratan no libro están contemplados para esa etapa educativa. Ademais, tamén me parece que pode ser confuso para o alumnado o uso de termos especiais inventados como pum, saltar, rábano, etc., para referirse a conceptos matemáticos, pois pode ser que isto afecte á comprensión dos propios conceptos nalgún momento. Por estes motivos, paréceme un libro máis axeitado para alumnado de secundaria.

  180. Patricia Quintela Pereiro ( 2º Grado Mestre de Educación Primaria) Says:

    Este libro, que ten como fin abordar un problema bastante común entre algúns alumnos que ven as matemáticas como un problema en lugar de atoparlles o atrativo que posúen, trátanse distintos aspectos das matemáticas como os números primos, as fraccións, os números triangulares, os decimais(…) dende unha perspectiva do subconsciente que son os soños. Pretenden así que a través de crear pequenos ‘conflitos’ e de incitalos a experimentar con cousas físicamente palpables, incluso os números o son; o lector se decate da interrelación que existe entre esos distintos aspectos matemáticos e comprenda a lóxica que seguen con coincidencias e curiosidades. Este ensino é sempre moi motivador porque parte dunha curiosidade que crea o “diablo” pero a pesar de ser unha lectura infantil, coido que por momentos algunhas explicacións resultan complicadas de seguir ou de comprender para un neno de primaria, por exemplo, ademais de que lle faltan coñecementos básicos para comprendelo. Ademais da complexidade, dende un punto de vista infantil penso que para moitos nenos que xa teñen unha concepción negativa das matemáticas é un libro que resultaría aburrido e que evitarían ler a toda costa. A pesar de todo é un libro moi recomendable para cursos superiores como a secundaria, onde poden comprender mellor a cualidade que teñen as matemáticas como unha ciencia lóxica e non tan memorística.

  181. Olalla Rey Casal 2º Curso Grao en mestra de ed. Primaria Says:

    “El diablo de los Números” é un libro matemático escrito por Hans Magnus Enzensberger que conta a historia dun neno (Robert) que non lle gustan as matemáticas, parte por culpa do seu mestre.

    É un libro moi sinxelo de ler, conta con moitos debuxos e exemplos o cal facilita a súa comprensión, pero paréceme un libro un pouco complicado para dar en primaria xa que hai conceptos que non se estudan neses niveis.

    Algo que me chamou bastante a atención e que defenden o uso da calculadora, pero na maioría das escolas está prohibido a súa utilización.

    Paréceme un libro esencial para que o lean mestres e futuros mestres para que poidan comprender en moitos casos a realidade das clases de matemáticas que se imparten en moitas escolas.

    En definitiva recomendaría este libro a tódalas persoas interesadas polas matemáticas (tanto xóvenes como adultas) que non tiveron unha experiencia agradable con esta materia.

  182. Milena Recarey Rama Says:

    Recarey Rama, Milena CLIL_02

    2º Curso do Grao en Mestre/a de Educación Primaria

    El diablo de los números, Hans Magnus Enzensberg

    A lectura deste libro resultoume amena e sinxela, o lector pode identificarse co protagonista e a súa estrutura ordena moi ben o entramado da historia. Os contidos matemáticos preséntanse de forma progresiva e ben explicados, polo que facilita a súa comprensión e aplicación. O libro é un bo recurso para empregar nas clases de matemáticas para facer que os nosos/as alumnos/as lles perdan o medo e que sexan capaces de enfocalas dun modo positivo para o seu día a día. Moitas veces, os profesores de matemáticas ensinan de forma reglada e repetitiva, sen pararse en explicar ou mostrar as curiosidades dun contido ou mesmo a súa aplicación na vida cotiá. O maior problema dos/as alumnos/as de matemáticas é a desconexión que lles encontran co mundo real, feito que eu persoalmente tamén sufrín, sobre todo nos primeiros cursos da ESO. O máis salientable da lectura é o tipo de linguaxe que se emprega, facendo que a lectura sexa sinxela e motivadora para o lector.

    Como futura mestra opino que o emprego desde libro estaría máis ben enfocado de cara os últimos cursos de Educación Primaria e nos primeiro da Educación Secundaria, xa que, segundo Piaget, se corresponden co rango de idade no que os rapaces/as comezan a desenvolver un pensamento abstracto e deductivo. O idóneo dende o meu punto de vista sería que se realizase unha lectura conxunta na sesión de clase para poder comentalo na aula entre todos. O diálogo do grupo co mestre/a é a mellor forma de aprender, despertando a curiosidade e as dúbidas que poidan ter os nenos/as. As matemáticas pódense facer moi boas amigas deles, sempre e cando sexan ensinadas da forma adecuada.

  183. Helenca Torrado Rey 2º Grado en Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números”
    Este es un libro muy ameno y muy fácil de leer, a mi la historia del pequeño Robert me enganchó desde el primer momento. Como al principio no quería soñar con el diablo y luego lo que quería era dormirse para viajar a ese mundo de las matemáticas.

    Me parece un libro muy fácil de leer para los niños de primaria, sobre todo para el 2º y 3º ciclo, un libro donde pueden aprender cosas nuevas sobre las matemáticas y ayudarles a que les gusten más. Con este libro los niños aprenden la importancia de cosas tan simples como el número cero que aparentemente no es nada.

    Me parece que este libro es también muy apropiado tanto para los alumnos, como para los profesores que se den cuenta de que se puede enseñar las matemáticas de una forma amena y para los niños para que no “odien” esta materia. Por otro lado también me ha servido a mi misma como futura docente y en este momento como alumna ya que las matemáticas es una asignatura que me gusta pero al mismo tiempo me cuestan algunos contenidos.

  184. Paula Vázquez Fernández (2º Grado en Educación Primaria) Says:

    Este libro, a diferencia del Tío Petros y la Conjetura de Goldbach, me parece muy apropiado para niños/as de Educación Primaria, dado que es un libro muy fácil de leer y sobretodo es entretenido desde el principio hasta el final.
    Leyéndolo, los niños/as estarán en todo momento en contacto con las matemáticas, aprendiendo de forma divertida, ya que en muchas páginas del libro aparecen varias actividades que te propone y de la forma en que está escrito te inducen a que las resuelvas y quieras aprender tanto como está aprendiendo Robert del diablo.
    Al igual que a lo largo del libro, el diablo va despertando la curiosidad acerca de las matemáticas en Robert, también lo hizo en mi como lectora, y con esta lectura aprendí muchas cosas que no sabía, como por ejemplo, que si escribimos las cifras del no al doce unas debajo de otras de izquierda a derecha y viceversa, la suma de estas daba 13. Además, en todo momento utiliza vocabulario fácil, y las comparaciones que hace para explicarle a Robert los distintos contenidos utiliza elementos cotidianos, como pueden ser los cocos, lo que hace que así los niños/as visualicen mejor lo que se está exponiendo.
    En definitiva, es un libro entretenido e interactivo, yo en mi futuro como maestra se lo recomendaría leer a los niños/as dado que haciéndolo, los animamos a leer más y les ayudamos a que sea más fácil para ellos entender nociones matemáticas, que si se las explicáramos en una clase normal. Y opino que al igual que le ocurrió a Robert y a mi, ellos mismos querrán ir más allá, aprendiendo cosas nuevas e intentando saber el por qué de lo que se está explicando.

  185. Carlos V. Toimil (Primaria) Says:

    El diablo de los números é un relato que nos presenta unha visión das matemáticas que nada ten que ver á que estamos acostumados. Robert, un neno ao que non lle gustan as matemáticas, soña cun demo que lle ensina unha concepción distinta das matemáticas.
    En cada capítulo cóntanos o que o demo lle ensina en cada soño: o carácter infinito das fraccións, as fraccións, a probabilidade…
    Este libro, dende o meu punto de vista, é unha crítica ás ensinanzas actuais da matemática, xa que a ensinanza actual intenta inculcar en lugar de ensinar.

  186. Noelia Moledo Queiruga Says:

    “El diablo de los números” é un libro que narra a historia de Robert, un rapaz que odia profundamente as matemáticas. Nel, relátanse claramente algunhas claves a través das cales se poden apreciar o rexeitamento dos nenos polas matemáticas. Cómo leva a cabo a clase o mestre e a influencia que ten isto nos alumnos e o gusto “inicial” dos alumnos polas diferentes materias son algunhas destas claves. É aquí cando entra o “diaño dos números”, un personaxe totalmente ficticio que se encarga de ensinarlle a Robert a parte interesante e divertida das matemáticas.
    Como opinión persoal, podo dicir que é un libro dentro do que cabe bastante completo, pois a parte de ser sinxelo de ler, o autor do mesmo buscou a participación do lector. Ademais, a diferenza de “El tío Petros y la conjetura de Goldbach”, penso que pode ser adecuada para os alumnos de Primaria e incluso para os mestres como bo recurso educativo. Por último, dicir que me gustou moito que utilizaran os soños como medio para chamar a atención nos nenos e por suposto, a nomenclatura tan orixinal que usa o autor para referirse a termos matemáticos.

    Noelia Moledo Queiruga (“Grao en mestre/a de Educación Primaria”)

  187. Clara Rei García Says:

    “El diablo de los números” pareceume un libro realmente entretido e co que se podería traballar nunha aula de Educación Primaria. Pois ben, ao ler esta obra quedamos cun concepto máis agradable sobre a aprendizaxe das matemáticas. Como case todos, eu tamén tiven problemas coas matemáticas e como Robert, os profesores que as impartían non nos motivaban o suficiente. Se chego a ler este libro nesa etapa de Educación Primaria penso que non tería máis problemas coas matemáticas e os seus contidos.
    Como futura mestra considerarei utilizar esta pequena novela cos meus alumnos/as, xa que non só se pode considerar a lectura, senón que tamén se pode tentar comprobar que o diablo dos números di é correcto. Vendo desta maneira a importancia do número un.

  188. Lara Miguéns Sanlés Says:

    El libro “El diablo de los números” me parece un recurso muy interesante para trabajar las matemáticas ya que los alumnos no están acostumbrados a trabajarlas mediante la lectura. Además los lectores podrían sentirse identificados con el protagonista del libro ya que al igual que Albert al principio, ven las matemáticas aburridas e incomprensibles y este hecho podría ayudarles a sumergirse en la lectura.

    En el libro el protagonista es visitado en sus sueños por un diablo de los números, el cual le ayuda a empezar a adentrarse en el mundo de las matemáticas. El diablo de los números explica las matemáticas como un todo, se manifiesta la necesidad de enlazar las cosas y en muchos capítulos hace recordar lo que enseñó en las noches anteriores. Hace ver que las matemáticas no son conceptos aislados y que quizás el problema es que el método de enseñanza no es el correcto. Me parece necesario explicarlas de forma que se suscite la curiosidad y el interés del alumno. Además, es imprescindible que los alumnos vean la validez de las matemáticas en su día a día y como ellas nos pueden simplificar mucho las cosas. En el libro casi siempre aparecen los conceptos relacionados con la vida cotidiana. Como por ejemplo, cuando Albert tenía que averiguar cuantas posibilidades habría de colocar a sus compañeros en clase.

    Como aspecto negativo destacaría el cambio de nombre de algunos conceptos como puede ser “hacer saltar” en vez de elevar ya que considero que podría llevar a los alumnos a errores.

    En conclusión me parece una lectura complicada para niños de primaria, ya que hay conceptos que no se estudian en esta etapa. Aunque algunos capítulos, como por ejemplo el primero y el segundo (entre otros), si se podrían trabajar en Educación Primaria. La recomendaría sobre todo para alumnado de secundaria en adelante y por supuesto para futuros docentes ya que este libro nos hace cambiar nuestra perspectiva y plantearnos algunas cuestiones como por ejemplo: Cómo debo enseñar matemáticas para no provocar en mis alumnos un rechazo hacia ellas?

  189. Sara Moure Domínguez (2º Educación Primaria) Says:

    “EL DIABLO DE LOS NÚMEROS”

    El protagonista de este libro, Robert, es un ejemplo de muchos niños de hoy en día a los que no le gustan o incluso les tienen “miedo” a las matemáticas. El profesor de Robert, abarca la enseñanza de las matemáticas desde un punto monótono y este no las acaba de entender. Muchas veces, la desgana que tienen los alumnos con respecto a las matemáticas, no tiene por qué ser sólo su culpa, sino que los profesores también juegan un papel muy importante.

    Este libro aborda las matemáticas de una manera distinta, amena y entretenida. Se ayuda con ejemplos, la mayoría de las veces simples, cercanos a la vida cotidiana, y los refuerza con imágenes. Todos los profesores deberían ser como ese “Diablo de los números” que se mete en los sueños de Robert y le ayuda a entender las matemáticas

    Por último decir que este libro, debido a la complejidad de algunos conceptos, sólo lo recomendaría a alumnos a partir de 5º de Primaria. Y por supuesto, me parece un recurso estupendo para los profesores que quieran enfocar las matemáticas desde una perspectiva distinta.

  190. María Mato Vidal ( Grao en mestre de educación primaria, 2º curso) Says:

    “El diablo de los números”
    Esta novela, así como outras non, sí que a recomendaría a nenos de primaria. Pódense sentir moi identificados co neno da nosa historia.
    A historia comeza contando que a un neno se lle atragantan as matemáticas e aínda por riba o seu profesor fai que se fagan máis pesadas e pouco amenas.
    Xa co comezo me sinto identificada, porque na miña etapa de primaria, sempre se me atragantaba esta asignatura a miña mestra non colaboraba nada cos alumnos para que saísen adiante.
    É un libro moi fácil de ler, aínda que o principio cando o tes na man pensas : “que longo”, pero non é así. Ten unha letra grande e as ilustracións que axudan a facer a lectura un pouco máis amena, xa que non estou acostumada a ler libros de matemáticas.
    Ademáis que nos aporta sempre nova información sobre as matemáticas e novos conceptos que xa temos esquecidos.

  191. Carla Figueira Romero (Primaria) Says:

    Considero que “El diablo de los números”, de Hans Magnus Enzensberger podría ser utilizado como un manual en las aulas. Este libro nos permite, tal y como lo hacía su protagonista, Robert, entender el por qué de muchas de las cosas que implica el estudio de los números, de las Matemáticas.

    Hasta ahora se nos obligaba a aprender los contenidos tal cual se explicaba en los manuales utilizados en las aulas, sin explicarse el por qué y ahora, gracias a este libro, podemos ver distintos conceptos de una forma clara, diferente y más entretenida para los niños, que los obliga a pensar sobre lo que están aprendiendo, conocer el cómo y el por qué de lo que se explica.

    Resulta llamativo cómo nos explica que todo empieza a partir del número 1, simplemente. Es curioso también cómo llega a la conclusión de que si los productos de una multiplicación están compuestos por el mismo número de unos, el resultado es igual a los números de la recta numérica colocados en orden, y, al llegar al número de la recta numérica, éste equivale a la misma cantidad de unos que se multiplican y que, a partir de aquí, siguen apareciendo número pero, esta vez, al revés, o sea, contando hacia atrás. También resulta interesante cómo explica los exponentes de los números (a los que se refería diciendo que el número saltaba), las raíces cuadradas, operaciones que utilizamos mentalmente sin entender el por qué de hacerlas, los sucesión de número de Fibonacci, etc.

    Además de las explicaciones Matemáticas que se llevan a cabo en el libro, me gustó también lo que en él se plantea a mayores: la relación entre Robert y el Diablo de los Números. En un principio, el niño odiaba las matemáticas y según se le iba apareciendo el Diablo en sus sueños, iba enganchándose un poco más a ellas y, poco a poco, se ve como se convierte en un juego o, incluso, puedo decir que un reto para el niño. Esto se demuestra en que el niño decide acostarse antes para que el Diablo se le aparezca en sus sueños.

  192. Noelia Torres Rey. 2º Grado en Educación Primaria Says:

    En cuanto al libro “ El Diablo de los números´´ , se trata de una obra en la que Robert, el protagonista, cada noche descubre nuevos conocimientos matemáticos a través de los sueños y en compañía del diablo de los números. Me parece una obra que en ocasiones puede resultar algo liosa para los niños de los primeros niveles de educación primaria, principalmente por la constante aparición del infinito, algunos conceptos que los niños no están acostumbrados a escuchar como por ejemplo rábano y por la forma de explicar ciertos contenidos matemáticos.
    Sin embargo, también muestra que las matemáticas están presentes y son necesarias en nuestro día a día y que incluso en las cosas más simples y que menos imaginamos, detrás se encuentran las matemáticas, como puede ser por ejemplo en la naturaleza y la relación que esta tiene con los números de Bonatschi.
    Además en el libro se explica también la importancia que tiene el orden en las matemáticas, esto es algo que en ocasiones, a los niños les cuesta entender y uno de los grandes problemas de los alumnos a la hora de resolver los problemas matemáticos que se les plantea. Finalmente, decir también que es un libro que ayuda a comprender la diversa variedad de posibilidades y combinaciones que existen en el mundo de las matemáticas.

  193. Antía Varela Quintás Says:

    “El diablo de los números” é un libro no que un neno ó que non lle gustan as matemáticas recibe a visita en soños de un diaño que lle vai explicando conceptos destas como a importancia do número un e do número cero, os núeros de primeira, os saltos, os números de Bonatschi, etc. Finalmente, ó protagonista acaba por gustarlle esta materia gracias á axuda do diaño dos números.

    Para comezar, direi que na miña opinión o libro comeza dunha forma confusa, xa que non hai unha presentación, se non que o neno xa ten directamente un soño no que aparece primeira explicación. Ademáis houbo varias cousas que me chamaron a atención, como por exemplo o vocabulario que utilizaban entre eles, xa que se contestaban de unha forma “borde” ou enfadados o un co outro, por así decilo. Outra das cousas que me chamaron a atención foi que o protagonista está canso de que o seu mestre de matemáticas sempre utilice as trenzas para explicar calquer problema, xa que é importante explicalos con material que os nenos coñezan e poidan utilizar na súa vida cotiá.
    Por último, no que probablemente máis me fixei foi no feito de que no libro se defenda a utilización da calculadora para realizar operacións longas, algo que a min sempre me prohibiron ata que cheguei ó bachiller.

    Como conclusión, direi que si me parece un libro interesante e fácil de ler, aínda que non o aconsello para nenos de primaria, ou polo menos non ó completo. Quizáis, o que si faría como mestra sería escoller certos exemplos deste, ou incluso capítulos relacionados coa temática que se esté dando.

  194. Natalia Quintela Rey (Grado de Maestra en Educación Primaria) Says:

    Se trata de un libro que en un principio puede resultar algo extraño por la forma en la que se presenta la historia directamente en el primer sueño de Robert con el diablo de los números sin una introducción más extensa. Además, en los primeros capítulos puede parecer que cada sueño se trata de una clase de matemáticas independiente de las demás. El único objetivo del libro parece ser la enseñanza del concepto del número y sus propiedades y relaciones.
    Por otra parte de esta historia se pueden sacar varias reflexiones sobre la mejor forma de enseñar matemáticas a un niño. El diablo siempre intenta que Robert le encuentre la lógica a lo que le está mostrando, al contrario que su odiado profesor que se limita a hacerles aplicar fórmulas para resolver ejercicios. Creo que en general, de esta forma más amena, con el apoyo de imágenes y de la aproximación a la realidad se puede facilitar mucho más el aprendizaje, y como consecuencia también cambiar la percepción negativa que la mayoría de los alumnos tienen de la materia.
    Otra cosa que destaco es el uso que se hace de la calculadora prácticamente en cada capítulo como un recurso más para aprender cuando en las escuelas se suele prohibir o limitar mucho su utilización. Además es muy llamativo que se haga una invitación al lector para que se sume a los descubrimientos de Robert realizando los ejercicios para responder a las cuestiones que se lanzan. Por el contrario, creo que el cambio de nombres a las operaciones o a las clases de números como el “rábano”, “saltar” o los “números de primera” puede resultar bastante confuso.
    En conclusión, no me parece un libro tan adecuado para el simple disfrute del lector como para la utilidad educativa que se le puede dar.
    Este libro me pareció muy interesante para utilizar en un aula como recurso didáctico. Creo que utilizado de la manera correcta puede ser de ayuda para despertar una motivación por las matemáticas en el alumnado ya desde los últimos cursos de primaria y en los primeros de la ESO. Dependiendo del contenido que se trate en la clase se puede utilizar la lectura de un determinado capítulo y adaptarlo en el aula para ayudar a la comprensión de las nociones fundamentales que explica el diablo de los números de una manera vistosa y atractiva.

  195. Laura Vázquez Murcia (Grao en Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” amósanos unha viaxe matemática a través dos soños dun rapaz de
    primaria, Robert. O diablo vaille ensinando cada noite novas curiosidades e realidades do mundo
    matemático. Algunhas cousas a Robert sónanlle, posto que as veu na aula, pero outras non, xa que
    nas matemáticas hai moitas cousas que non son o que parecen e hai que ver desde outros puntos de
    vista.
    Normalmente na escola nos ensinaron a aprender dunha única forma e que soamente existe unha
    solución. “El diablo de los números” nos ensina que hai múltiples formas de aprender e que as
    posibilidades poden ser infinitas nalgúns casos.
    É un libro moi apropiado para Educación Primaria, posto que é bastante visual e as explicacións
    matemáticas que trae son coma xogos. E iso é do que se trata. De que os alumnos poidan apreciar a
    beleza e a diversión nesta ciencia. Que vexan que se pode aprender xogando.

  196. Irene Romero Bello (Primaria) Says:

    “El diablo de los números” es un libro interesante en el que debemos pensar si queremos que nuestros hijos o alumnos aprendan de manera dinámica y divertida. En él se exploran todos los misterios de las matemáticas desde una perspectiva simple y divertida. Es ideal para niños a los que les cueste trabajo entender los conceptos matemáticos, pues un libro meticuloso a la hora de explicar cada contenido. Con él podemos llegar a aprender mucho y de manera fácil. Lo aconsejo sobre todo si tienes hijos o si a ti mismo te cuestan un poquito las matemáticas.

  197. Mario Ponce Pérez (2º Educación Primaria) Says:

    Este libro trata a historia de un neno (Robert), ao que non lle gustan as matemáticas e as clases do seu profesor non axudan en absoluto a que teña interese por elas. Ata que comeza a soñar cun demo que lle fai ver os números dun xeito diferente e ao longo de varios soños vaille explicando unha serie de conceptos matemáticos progresivamente máis complexos dunha forma moi sinxela de comprender.
    Considero que é un libro moi interesante para traballar con nenas e nenos e facerlles ver a utilidade das matemáticas na súa vida, xa que adoita ser unha materia que resulta complexa e abstacta nas idades de Educación Primaria.
    É unha lectura moi sinxela aínda que tamén atopo certas cousas que poden confundir aos nenos, como cambiarlles o nome a algúns conceptos matemáticos, cousa que non lle vexo utilidade á hora de explicar ditos conceptos.

  198. Alba Ramos Vizcaíno Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    Este libro cóntanos a historia dun neno ao cal non lle gustaban as matemáticas e lle resultaban moi aburridas as clases desa materia. Esta visión vai mudando a partir dos soños que Robert comeza a ter co diaño dos números. Este último ensínalle contidos matemáticos dun xeito práctico, afastado do método de ensino máis teórico empregado polo seu mestre.

    O caso de Robert pode asociarse co de numerosos nenos que amosan rexeitamento ás matemáticas sentindo medo e aburrimento de cara a esta materia. Para poder cambiar esta visión paréceme interesante o método empregado polo diaño, baseado nun ensino interactivo no que Robert ía descubrindo por si mesmo cuestións matemáticas co apoio de diversos obxectos e exemplos.

    Considero que se trata dun libro doado de ler debido á súa estrutura baseada en capítulos e á presenza de debuxos e exemplos que facilitan a comprensión. Ademais disto, un aspecto importante é que se van incorporando novos contidos progresivamente e se fan alusións a algúns deles explicados en capítulos anteriores para afianzar o aprendido.

    Trátase dunha obra que si que recomendaría para os últimos cursos de Educación Primaria xa que, como dixen anteriormente, a súa lectura non posúe moita dificultade e nela trátanse aspectos matemáticos que lles poden resultar de gran axuda. Tamén penso que a través deste libro os nenos se poden achegar máis ás matemáticas e vendo esta materia dende unha perspectiva máis atractiva.

    O aspecto negativo que saliento do libro é a utilización dunha terminoloxía distinta á empregada nas aulas, xa que pode dar lugar a confusións nos nenos (por exemplo o de chamar rábano ás raíces cadradas).

  199. Jorge Seoane Conde 2º Grao en mestre/a en Educación Primaria Says:

    “O Diaño dos Números” é un libro orientado para os últimos cursos de primaria e cursos posteriores de inicio na E.S.O xa que non conta cun vocabulario complexo. Este relato ten unha estrutura moi simple, xa que os capítulos vanse sucedendo e en todos transcorre o mesmo. O libro segundo comezas parece moi entretido e de lectura rápida, pero a medida que avanzas faise moi pedante. Ao meu parecer ós nenos non lle acabaría gustando seguir léndoo ata o final.
    Os sonos do protagonista, Robert, sempre contaban cun invitado, un diaño co cal aprende sobre as matemáticas, conceptos que son moi útiles para os rapaces. A medida que avanzaba o libro regresaban temas matemáticos que xa foran tocados en capítulos anteriores, un bo xeito de recordar e ver a ligazón entre as matemáticas. Este libro fixo que Robert pasase de pensar que as matemáticas eran aburridas e difíciles, a chegar a ter a concepción que eran de gran utilidade e inclusive en exemplos da vida real.
    Os contidos tratados son moi interesantes, un xogo de números en moitos casos, como os números de Bonatschi, e outros que tamén descoñecía. Co cal eu creo que este libro está ben para os rapaces xa que lles parecerá asombroso e chamativo.

  200. David Radío Rioseco 2º Grao en Mestre/a de Educación Primaria Says:

    Tras la lectura de “El Diablo de los Números” he descubierto diferentes conceptos nuevos que aportar a los ya aprendidos. Este libro desde mi punto de vista está escrito de una manera lineal, los capítulos se van sucediendo y cada uno de ellos tiene la misma estructura que el anterior.
    Como pudimos apreciar, Robert, el protagonista de la lectura, es un niño al que las Matemáticas no le resultan atractivas, culpa de esto la tiene en gran parte su profesor. A este niño cuando le llega la noche se sumerge en sueños matemáticamente profundos, combinaciones y series que guardan una relación. Esto presenta un gran atractivo para los niños ya que parece tratarse de magia en la mente de los estos.
    Finalmente resulta ser un libro un tanto denso y pesado por su continua repetición en la forma de contar los hechos. Estamos ante un libro de lectura rápida, una visión nueva de las matemáticas para los alumnos e incluso para los docentes, algo alejado del día a día de las clases. Una forma de agrado para los lectores orientado para quinto y sexto curso de primaria e incluso cursos superiores, debido a que no tiene un vocabulario muy complejo, aunque algún concepto si les puede resultar extraño, pero que podrán apreciar con las demostraciones.

  201. Jorge Viturro Paz 2º Grao de Educación Primaria Says:

    El libro de El diablo de los números se trata de un libro bastante adecuado para tratar diferentes conceptos relacionados con las matemáticas.
    Tiene una estructura muy intuitiva, en la cual va avanzando de manera paulatina en los contenidos de esta materia mediante una serie de ejemplos que se van desarrollando a lo largo de las noches.
    Con todo, aunque en un principio el libro resulta entretenido e incita a su lectura debido al tipo de estructura que emplea, acaba resultando pesado en capítulos posteriores.
    El final resulta bastante esperable y pierde emoción, como ya he reiterado anteriormente, a medida que avanzamos en el libro.
    Como ya he dicho, los contenidos tratados son explicados de una manera bastante práctica y se podría emplear el libro para complementar los contenidos tratados en el aula.
    Aun así, creo que la lectura general del libro no ayudaría demasiado a grandes rasgos, deberíamos centrarnos en acompañar los diferentes capítulos de explicaciones en clase para así conseguir que los alumnos asimilen los conocimientos de una manera más eficiente y útil.

  202. Sandra Núñez Gómez (2º Educación Primaria) Says:

    El protagonista de esta historia es un niño llamado Robert. No le gustan las matemáticas, le parecen aburridas y por encima tiene un profesor (el señor Bockel) que hace que le gusten menos. Una noche aparece un diablo en sus sueños, el diablo de los números (Teplotaxt), que le enseñará una parte de las matemáticas hasta ahora desconocida por él durante doce noches. Le enseña por ejemplo la importancia del uno, que a partir del uno “nacen” otros números; números infinitamente grandes e infinitamente pequeños; la importancia del cero (los romanos no utilizaban el cero y por ello usaban un sistema más “rebuscado”; los númeos de primera; los saltos; los rábanos (números irrazonables); los números de Bonatschi, números triangulares (con los que pueden resolver el problema de intercambiar los puestos entre varios compañeros)…Tras esta última Robert es condecorado como aprendiz con una estrella de cinco puntas y le acaban gustando las matemáticas

    Creo que muchos/as de nosotros/as nos hemos sentido algo identificados en algún aspecto, en el sentido de que las matemáticas nos pudieron resultar aburridas, pesadas o difíciles y esto puedo estar agravado por la forma en que daba la clase nuestro profesor. Además, con el libro seguimos la explicación del diablo a la par que Robert y aprendemos cosas que igual nunca nos habíamos parado a pensar. En mi caso los profesores nunca me explicaron esta parte de las matemáticas, por ejemplo algunos de los conceptos que aparecen en el libro (rábanos o los saltos, Bonatschi, etc.) nunca los había oído en Primaria o Secundaria. Probablemente, nos enseñan las matemáticas de una forma muy sistemática, sin saber el porqué de las cosas, de donde “sale” lo que estamos aprendiendo. El libro nos enseña otra forma de ver las matemáticas a través de una explicación entretenida.
    También decir que es un recurso muy útil, pues es fácil de leer, es bastante claro a la hora de explicar los sucesos y a la vez no utiliza expresiones rebuscadas, además emplea imágenes con ejemplos que hacen que resulte aún más entendible.
    Por lo tanto, creo que es un libro que puede ayudar tanto a niños como a profesores. A los niños para que comprendan que lo que hacen y practican tiene sentido y tiene un porqué, y también para que pierdan ese “miedo” que pueden tener hacia las matemáticas. En cuanto a los profesores y a futuros profesores, puede hacer que piensen en como enfocar su clase para no caer en lo tradicional (profesor Bockel) o que cambien su método y ayuden a los niños en lo dicho anteriormente.
    Aun así, lo considero más adecuado para cursos a partir de secundaria, o incluso seleccionar contenidos para los últimos cursos de primaria.

  203. María Pérez Mariño ( Segundo Curso de Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” do autor Hans Enzensberger permítenos ver as matemáticas dun xeito que se afasta do que estamos acostumados. O relato ten como protagonista a Robert, un neno ao que non lle gustan as matemáticas pero que, coa aparición do demo no seus soños, acaba poñendo moito empeño en indagar os diferentes temas que éste lle ensina.
    Considero que non sería moi axeitado introducilo como lectura para alumnos de primaria xa que algúns capítulos son algo complexos e poden resultarlles difíciles de entender. Aínda así, penso que sí que poderían utilizarse algúns dos capítulos do libro e que as ilustracións que acompañan o relato facilitan a súa comprensión.
    No que a min se refire, creo que foi un libro sinxelo de leer e que ten contidos moi interesantes que anteriormente non sabía.

  204. Cristina Otero Páramo Says:

    Cristina Otero Páramo (Magisterio Educación Primaria, segundo curso)

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    El diablo de los números trata la historia de Robert, un niño al que no le gustan las matemáticas, y además tiene un profesor que hace que sean todavía más pesadas y aburridas para él. Una noche tiene un sueño con un diablillo, que durante doce sueños le ayudará a ver las matemáticas desde otra perspectiva totalmente desconocida para él.
    En primer lugar, me pareció un libro bastante sencillo de leer. Tiene la letra grande, dibujos… y aunque en un principio pueda dar un poco de ‘miedo’ porque parece extenso, en realidad se hace bastante corto.
    Creo que puede ser un buen recurso para trabajar con los niños. La mayor parte de los niños ven las matemáticas como algo ajeno, muchas veces se les hacen complicadas y no entienden para que sirven. Leer este libro puede hacer que aquellos que las temen, vean que otros niños a los que les pasa lo mismo (como Albert) les pueden acabar gustando, y el hecho de ver ejemplos aplicables a su vida real, puede hacer que vean el sentido de estudiar esta materia. Quiero hacer hincapié en este punto, en mi opinión es muy importante que los alumnos vean que lo que aprenden es aplicable a su vida. Esto hace que lo vean como algo más cercano a ellos, menos complejo e incluso puede llegar a generar un mayor interés por su parte, y por supuesto una mejor comprensión.
    Por otra parte creo que es un buen libro para que se lean los docentes, ya que como él mismo refleja, estos no siempre muestran las matemáticas de la mejor manera a los alumnos, haciendo que en ocasiones el rechazo que estos tienen hacia las matemáticas parta de la forma en que se les presentan.

  205. Milagros Rivadas Says:

    El diablo de los números es un libro escrito por Hans Magnus Enzensberger, la obra ya es una aventura por si misma, en ella, lo que se explora son las matemáticas, todo este proceso se lleva a cabo a través de los sueños que tiene un joven llamado Robert, como si de una alegoría se tratase, ya que los sueños son abstractos al igual que las matemáticas.
    El proceso de aprendizaje es paulatino, primero aprenden de dónde vienen los números, cómo se forman y poco a poco se introducen las operaciones básicas.
    Como se aprecia el hilo conductor es fuerte, el vocabulario es simple y en general es fácil de seguir y de leer.
    Sin embargo, yo considero que se complica un poco debido a los elementos matemáticos y a algunas referencias que se introducen en la obra, como por ejemplo “contar rábanos”, hacer que “los números salten” o llamar a los números de “primera/ segunda… clase”.

  206. Irene Mosquera Gómez (ed. primaria) Says:

    Esta historia nos la cuenta Robert, un niño estancado en la asignatura de matemáticas y a la que el profesor, el señor Bockel, no le pone remedio. Esta situación cambia al encontrarse con el diablo de los números (Teplotaxt), un compañero de viaje en el mundo de los sueños.
    Durante doce noches, Robert se va encontrando en distintos escenarios que van desde un bosque de gigantescos unos a una casa formada por cubos, donde se encuentra distintos acertijos que debe resolver con la ayudad de las matemáticas.
    Gracias a la ayuda de los juegos, las matemáticas le fueron pareciendo cada vez más fáciles, ya que eran más sencillas de aprender mediante juegos y no como las enseñaba en profesor Bockel. Gracias a los juegos, vence el miedo a esa asignatura.
    Es un libro muy interesante tanto para profesores como para alumnos, nos da una visión distinta de los problemas que pueden tener los niños, así como una posible solución para esas dificultades. También nos ayuda a acabar de entender esa asignatura que se nos atraganta a todos, generando un sentimiento de rechazo y frustración.

  207. Andrea val lamas Says:

    Nunca hubiera pensado ni me hubiera creído que se podía hacer un libro que tenga por tema las matemáticas y que sea tan diferente a todos los libros de matemáticas que conocemos. No tiene nada que ver con un típico libro en el que aparecen fórmulas, números, problemas aburridos y cuestiones que no suelen atraer.
    A veces, las matemáticas pueden resultar pesadas porque las vemos como una obligación, pueden no entenderse y como resultado, la mayoría de las veces no nos gustan y nos frustramos mucho o bien las evitamos porque nos cansan y no nos resultan atrayentes.
    Este libro por el contrario consigue hablar y contarnos temas y cuestiones de las matemáticas de una manera bastante atractiva y de la que no podemos huir. Nos transmite y hace que sintamos esa misma sensación de curiosidad que Robert siente con todos esos asuntos matemáticos, porque a pesar de que al principio no los entiende y se siente muy confundido e impotente, al final nosotros, junto a él, los terminamos comprendiendo gracias al gran diablo de los números que consigue explicarnos aquellos dilemas de las matemáticas de una manera diferente, ocurrente y tan entretenida que logra, sin que nos demos cuenta, de que al fin y al cabo leemos teoría.
    Un aspecto que me llamó la atención fue un nuevo punto de vista para mí, en el que no había parado a pensar, la idea de que las matemáticas pueden ser consideradas como estar en el cielo o en el infierno. La verdad es que los estudiantes asociamos más las matemáticas con esa segunda idea de infierno porque la gran mayoría de las veces nos cuesta mucho aplicarlas y sobre todo entenderlas.
    Y sobre todo, este libro es él mismo es un ejemplo de la rara parte de las matemáticas que casi nunca solemos ver, esa parte que puede ser divertida, mágica y cautivadora que se da cuando las matemáticas son explicadas y después de un esfuerzo se logran comprender consiguiendo un sentimiento de satisfacción.

  208. Rebeca Parracho Miguéns Says:

    “El diablo de los números” de Hans Magnus Enzensberger, é un libro no cal se nos mostra as matemáticas dun xeito diferente ao que estamos acostumados a velas, tanto nos como a gran maioría dos alumnos de educación primaria.
    Considero que é un bo libro no cal o interese fundamental é que os nenos cambien a visión das matemáticas como “un rollo”ou aburridas e difíciles, para así transformalas en algo máis que un simple obxecto de estudo: tranformalas en diversión e interese por saber máis sobre elas.
    O libro destinaríao a alumnos de 5º e 6º de primaria, ou incluso a alumnos de secundaria pero sempre que se trate na aula, posto que este transmite moita información xunta e se lles mandamos aos nenos que o lean nas súas casas, o máis posible é que non sexan quenes de rematalo por agobio á gran cantidade de información ou ben porque non relacionan os termos que empregan no libro para referirse a cousas que eles xa coñecen.
    Como aspecto negativo, volvo a destacar o sinalado anteriormente: o feito de que empregue termos distintos para referirse a cousas que aos nenos xa lles son familiares pode conlevar que non asocien os conceptos ou que incluso pensen que realmente ese é o nome que recibe.
    Para finalizar, decir que a pesar de ser un libro aparentemente para cativos, é recomendable que o lea calquer tipo de adulto, e sobre todo aqueles que non miren as matemáticas con interese e entusiasmo.

  209. María Jares Fernández Says:

    A menudo aprendemos matemáticas por mera repetición de procesos, creyendo que entendemos conceptos cuando realmente no es así. Este libro cambia la idea de que las matemáticas son unicamente una serie de cuentas que se deben resolver, y esto se debe a que para entenderlas no solo se debe recurrir a las operaciones.
    El punto clave en el aprendizaje de esta materias es la búsqueda de la lógica matemática, el porque de las cosas, y este se encuentra en el día a día de todos nosotros. Trabajar con ejemplos cercanos y no únicamente con elementos abstractos facilita y mucho esta tarea.
    Este libro es una buena muestra de que las matemáticas van más allá de los libros de clase, llegando incluso a un ámbito considerado totalmente opuesto, la literatura. Este es un buen ejemplo de que las matemáticas rodean nuestro mundo y que debemos tratar de entenderlas.
    En mi opinión, a veces se presuponen como algo ya difícil por naturaleza, y esta es la razón por la que muchos alumnos se dan por vencidos en la tarea de entenderlas, pierden toda la iniciativa en la resolución, dándolos por imposibles. Este libro podría ser una buena herramienta para estos casos, busca identificar al protagonista con aquellos niños con más dificultades o menos interés en la materia. Que en resumen son los más necesitados de este tipo de estrategias motivadoras. Aunque considero que le libro está adecuado en lo que a redacción redacción se refiere para los últimos cursos de educación primaria, creo que trabajarlo todo seguido podría ser algo denso. En mi caso propondría una secuenciación por capítulos, adaptándose al desarrollo curricular de la asignatura, además sería una forma de mantener la motivación o interés en los alumnos, al tratar de llegar al final de la historia (relacionada con el final de los contenidos).
    En conclusión, considero el libro una buena herramienta, pero siempre acompañada de un cambio de metodologías progresivo y constante y no como un ejemplo o actividad aislada que con el tiempo.

  210. Rocío Liñares Mayo (grao en mestre de educación primaria) Says:

    Despois de ter lido o libro “El diablo de los números” considero que se trata de unha obra moi interesante e entretida. Baixo o meu punto de vista, esta obra sería recomendable para os alumnos/as de primaria aínda que algúns contidos presentados nalgúns capítulos da obra, sobre todo nos últimos, resultarían complexas de entender para os alumnos/as.
    Dicir tamén que resulta moi cómodo e últil o feito de que se inclúan tantas imaxes representativas que explican de forma visual os contidos que se están a tratar. Tamén axuda que as matemáticas nesta obra se traballen de forma divertida e como un xogo no que finalmente o protagonista, que nun inicio era totalmente ó estudo das mesmas, remate por aficcionarse a ellas e lles atopa utilidade na vida diaria.

  211. Raquel Núñez Álvarez, Segundo curso en grado de mestre/a en educación primaria Says:

    El diablo de los números de Hans Enzensberger es un libro que no recomendaría a niños de educación primaria, porque aunque nos cuente la historia de un niño que no empatiza con las matemáticas y el diablo de los números, que aparece en sus sueños se las hace ver más sencillas de lo que Robert el protagonista cree, utiliza términos que pueden llegar a confundir al alumnado como por ejemplo, rábano para referirse a las raíces o saltar para elevar una potencia. Además de que es mucha información que podría llegar a saturar al niño/a, incluso llegando a aburrirles. Pero sí me parece un libro adecuada para niños de secundaria, bachillerato o incluso profesores.

    De nada sirve que el alumnado lea libros entretenidos de las matemáticas si luego sus clases se van a parecer a las del señor Bockel. Aunque leer libros así sirva para interesar al alumnado en esa materia a la que le temían.

    Para concluír, los capítulos están muy bien estructurados lo que ameniza y facilita la lectura, con letra grande y dibujos que escenifican lo que hemos leído; más resultan un poco repetitivos porque en todos los capítulos la historia es la misma pero tratando temas matemáticos distintos.
    A nosotros como futuros profesores nos sirve para ver que las cosas entretenidas se aprenden más facilmente y se muestra más interés por ellas que las cosas que se hacen de una manera más aburrida.

  212. Alejandro Pazos Silva (2º Primaria) Says:

    “O diaño dos números” é unha obra na que mediante o tratamento de exercicios simples e vistosos de matemáticas o lector síntese, co trascurso das noites, na pel do protagonista, que pasa de ver os coñecementos matemáticos dunha forma sosa e insípida a outra forma máis original e emocionante.
    Pola miña parte xa tivera que leer este libro no primeiro ano da educación secundaria e non me parecera nin complicado nin fora das miñas capacidades de entón, polo que a súa integración por algún mestre de educación primaria non semellaría ningunha loucura.

  213. Adrián Sueiro Says:

    El libro “El diablo de los números” puede ser un buen libro para apoyar y reforzar los conocimientos que se le enseñen a los niños en clase. Es fácil de leer y tiene ilustraciones que refuerzan todo lo que cuenta en sus páginas, facilitando la comprensión de los capítulos.

    Como puntos negativos del libro destaco la gran cantidad de información que maneja. Puede provocar que los niños se pierdan con facilidad, confundan términos y cantidades o el abandono del libro por falta de motivación debido a la saturación de información .
    Por otro lado se pueden sentir desubicados y confundidos puesto que, muchos términos que conocen perfectamente, se les atribuye otro nombre diferente al que están acostumbrados.

    Aún así, es un libro perfectamente recomendable a alumnos de educación primaria, y como ya dijimos antes, puede ser un buen material didáctico para apoyar nuestras explicaciones en el aula, puesto que nos permite una enseñanza práctica y participativa del alumno.

  214. Irene Villar Pombo ( 2º Primaria ) Says:

    Este libro nos pone en el lugar de Robert, un niño al que no le gustan nada las matemáticas hasta que un día, en sus sueños, aparece un Diablo que le ayuda a cogerles cariño. “ Lo diabólico de los números es lo sencillos que son “ llega a decir en el libro.
    Me ha parecido interesante pero si lo tuviera que recomendar en algún curso de primaria, lo haría en 5º o probablemente 6º, porque muchas veces tiene conceptos un poco difíciles de entender.
    Pienso además que desde un punto de vista didáctico es interesante, porque nos hace ver que exponiendo esta materia de forma amena se llega a entender mucho mejor.

  215. Leticia Ramos Agra Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    Trátase dun libro que como futuros docentes nos debería facer reflexionar. A historia desenvólvese a partir do caso persoal de Robert, un neno ao que non lle gustan as matemáticas. Como sabemos, son moitos os casos de alumnos que consideran esa materia aburrida, non lles gusta e non lle atopan sentido. A pesar diso, vimos que como nos soños o diaño dos números fixo cambiar de opinión a Robert facendo que se chegase a interesar por elas. Afastouse da visión das matemáticas que se adoita ter (para o protagonista os problemas pouco reais das trenzas que lle mandaba resolver o seu mestre) e plantexáballe situacións curiosas, con exemplos e empregando materiais concretos (árbores, coellos, cocos…). Quizais se os mestres de matemáticas fixeran algo así nas súas aulas, os nenos atoparíanlle máis sentido á materia en relación coa realidade, comprenderíana mellor e espertarían neles curiosidade, motivación e interese por seguir aprendendo.

    Do libro destacan os contidos que trata, xa que son múltiples aspectos matemáticos e exemplos que se mencionan (números triangulares, números de Bonatschi…). Todos eses exemplos fixeron incrementar o meu interese xa que nalgúns casos non tivera escoitado falar deles anteriormente e resultáronme sorprendentes e moi curiosos.

    Ao meu parecer trátase dun libro fácil de ler que recomendaría sen ningunha dúbida a partir dos últimos cursos de primaria xa que ao estar apoiado con debuxos e exemplos constantes fai que sexa máis doado de entender. Poñeríao a partir desa idade posto que nel pode facerse alusión a certos contidos dos que pode que os nenos non teñan coñecemento previo e se atopen algo perdidos.

    Considero que é un libro interesante para que os nenos lean porque penso que pode espertar neles interese polas matemáticas a través das curiosidades e exercicios que nel se van ofrecendo, levando esta materia a un plano máis animado e dinámico.

  216. Damián Otero Rodríguez. 2º Educación Primaria Says:

    “ El diablo de los números” pareceume un libro bastante entretido e moi recomendable para utilizar nas aulas de educación primaria, sobre todo no último ciclo (5º/6º), xa que pode ser complexo para nenos con menor idade ao falar sobre unha gran cantidade de contidos matemáticos.
    Como aspectos positivos do libro, destacaría que é moi realista á hora de mostrar a situación dun neno que non comprende as matemáticas e a visión que ten do seu profesor. Por esta razón e moi bo para aqueles nenos aos que lle resulten complicadas as matemática xa que os aproxima un pouco máis a elas. As actividades ao final de cada capitulo fan que intentes realizalas e así o libro e máis entretido.
    Por mostrar algún aspecto negativo, o que menos me gustou foi que se lle cambie o nome a diferentes termos, xa que isto pode confundir bastante aos alumnos.

  217. Manuel Pardo Lareo Says:

    Manuel Pardo Lareo
    (2º curso do grado en mestrede de educación primaria)

    O libro “el diablo de los números” pareceume un libro accesible e bastante dinámico de ler, dado á súa acertada división por capítulos moi ben disposta, aparte do seu tipo de letra, grande e clara, e do vocabulario, fácil e bastante comprensible. Tamén cabe destacar a boa comprensión do libro grazas ás imaxes polas que son acompañadas o texto.

    Non me parece acertado recomendar ou mandar esta lectura en calquer curso da educación primaria, xa que ten algún contido un pouco complexo, difícil e que require certa madurez para a súa comprensión e posterior interiorización, así que mandaríao nos cursos superiores da educación primaria, incluso na ESO e en bacharelato dado que xa teñen máis contidos dados de xeometría e de todo o relacionado coas matemáticas e que aparece no libro.

    Para os mestres ou futuros mestres coma nós, este libro poderíase encadrar dentro dos libros esenciais que todo profesor de matemáticas ten que ler, xa que aclara dunha forma sinxela e fácil de ver os problemas que pode ter calquera alumno a hora de abordar un contido que non comprende, e que ás veces os mestres nos costa explicar, incluso con algunha explicación dificultamos máis a súa aprendizaxe.

    Como conclusión e no relativo ó anterior, vemos como este libro fai unha crítica o ensinado no relativo ás matemáticas na educación primaria, e que ás veces os mestres teñen que buscar outra forma de ensinarlle ós alumnos para que estes o comprendan, como fai o demo.

  218. Eva Montero Arriví Says:

    El diablo de los números cuenta la historia de Robert, un niño que siente rechazo hacia las matemáticas y que gracias al diablo de los números, que se adentra en sus sueños, consigue llegar a sentir admiración por ellas e incluso que le empiecen a parecer mucho más fáciles y divertidas.
    Todas las noches, el diablo de los números visita a Robert en sueños para enseñarle distintos personajes de la historia de las matemáticas así como distintos juegos y estrategias para hacer las matemáticas más llevaderas.
    A través de metáforas y de términos ingeniosos hace que se comprenda la lógica de cosas que muchas veces estudiamos sin saber su por qué. Pero esto es un arma de doble filo, ya que corremos el riesgo de que nuestros alumnos conceptos como el de Rábano, no lleguen a asimilarlos.
    Es un libro interesante con el que les podríamos introducir algún tema a nuestros alumnos en Primaria, pero quizás sea algo repetitivo en sus argumentos, lo que podría provocar un cierto rechazo por su parte.
    Me parece especialmente recomendable tanto para profesores como alumnos más mayores, quizás de la ESO y de bachillerato, ya que probablemente lo relacionen mejor con los temas que están estudiando que niños de Primaria.
    Como conclusión decir que de todo se puede sacar provecho, por lo que como profesores dependiendo de nuestros intereses y de los intereses de nuestros alumnos, deberíamos de analizar la forma en la que trabajar con cada material, para proporcionándoles a los niños ese interés y esa admiración por las matemáticas (y por cualquiera de las demás asignaturas) tal y como hace el diablo de las matemáticas con Robert.

  219. elias ruso gundin Says:

    El Diablo de los números.
    Este libro tamén me gustou moito xa que me pareceu bastante interesante a maneira na que o autor relaciona as matemáticas cun xogo, facendo ver ao protagonista que en realidade non dan tanto medo como lle daban antes, e incluso non daban tanto medo como o que nos daban a nós cando eramos máis cativos.
    Unha pega que lle podo chegar a poñer é que non utilice os termos que nos estamos adoitados a escoitar e empregar nas matemáticas, como por exemplo a palabra “rábano” xa que esto podería dar lugar a equivocacións nos rapaces.
    Por outra parte paréceme moi recomendada aínda que algo complicada para os rapaces de Educación Primaria, pero en cambio me parece moi adecuada tanto para estudantes de ESO como de Bacharelato, xa que nela se nombran teoremas bastante coñecidas e importantes e sobretodo porque tratan sobre teoremas que se estudan desde a ESO ata o Bacharelato.
    Pero sen dúbida o que máis me gusta da intención do autor é que intenta facer desaparecer ese medo que todos os alumnos lle teñen ás matemáticas, facéndollas ver de diferente maneira.

  220. jenniferigon Says:

    Jennifer Iglesias González (2º Educacioón Primaria):

    Después de leer este libro, considero que es un libro muy útil para alumnos de Primaria y que puede ayudarlos a relacionar contenidos matemáticos con su vida diaria, además es un libro muy sencillo de leer y entretenido por lo que sería divertido para los alumnos. Sobre todo, puede ayudar a aquellos alumnos los cuales no tengan un contacto muy bueno con las matemáticas, ya sea porque no les gustan, porque no se le dan bien… Esto libro puede ser adecuado para los alumnos ya que cuenta la historia de un niño llamado Robert que odia las matemáticas.
    El libro relata lo que ocurre todas las noches después de que Robert se duerma. En sus sueños aparece un diablo que le ayuda a ver las matemáticas de formas muy diversas y diferentes a las que él ve, es decir, de una forma más divertida e interesante. Esto va a hacer que Robert le acabe por gustar las matemáticas y consiga encontrarle las cosas positivas y no solo las negativas.
    Lo que aprendí con este libro, fue como llevar a cabo una clase de matemáticas, de manera que los alumnos no tengan la sensación de sentirse incapaces o que no van a poder ser capaces de resolver un problema o un ejercicio que se le proponga.

  221. David Sineiro Casal, Educación Primaria Says:

    En mi opinión, este libro no me costo nada leerlo gracias al aporte de imágenes y la poca letra que tiene por hoja, hace que el libro se lea rápidamente.

    Es un libro que yo recomendaría para que lo lean los profesores/as, y los que estén estudiando para serlo, para que se den cuenta de que las matemáticas no tienen por qué ser aburridas y teóricas, con una metodología poco manipulativa, como acostumbra ser en la actualidad, se lo recomiendo a los profesores/as ya que un niño/a puede leerlo y darse cuenta de que las matemáticas pueden ser divertidas, y que hay otros métodos de aprenderlas, pero si llega a su aula y el profesor/a es tradicional, el alumno/a no puede hacer nada para que el profesor cambie su forma de explicar y seguirá “teniendo miedo” a las matemáticas, esa asignatura que parece imposible aprobar, y sobre todo entenderlas.

    Estas matemáticas aburridas son las que el profesor de Robert imparte en sus clases, y la aparición del diablo “Tepotlax”, hacen que las matemáticas sean más fáciles y divertidas, con una explicación desde otro punto de vista.

    “Seamos como el diablo, y olvidemos lo tradicional”.

    Aunque podemos decir que tiene algún inconveniente como el de cambiar conceptos por otros inventados para facilitar el aprendizaje.

  222. Laura Rey Figueiras 2ºCurso no Grado en Mestre/a de Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números” me parece un libro el cual contiene un título poco real. Con esto me refiero que aunque el personaje que enseña tiene una forma de demonio, esto no es así. Es un “profesor” que de demonio tiene poco aunque a veces tenga hecho algunos trucos de magia en los sueños de Robert pícaros.
    Este diablo se centra en que el protagonista no odie tanto las matemáticas y nos demuestra, poco a poco, que al final lo que realmente odia es el método de enseñanza que su profesor de la escuela utilizaba a la hora de sus explicaciones. Afirmo esto porque con el paso del tiempo Robert busca el aprendizaje matemático por si mismo y desea con más ganas que llegue la noche para aprender más cosas.
    Este libro en mi opinión no se lo haría leer a niños de primaria o por lo menos el libro al completo.
    Pienso que hay muchos capítulos o noches que son interesantes para ver las explicaciones desde otro punto de vista, pero el libro en su totalidad me parece excesivo para esas edades.Aunque me pareció muy interesante el ilustrar las explicaciones dentro del libro, no incluir únicamente letra.
    Pero no lo reduciría a alumnos de primaria ni de secundaria. Me parece un libro para todas las edades debido a que mucha gente aún estando en etapas educativas superiores como puede ser la Universidad, siguen sin entender algunas cuestiones matemáticas enseñadas en estos fragmentos.
    En resumen, diría que lo categorizaría como un libro muy interesante, ameno y divertido a la hora de su lectura pero no para leerlo completo en un único día.

  223. Alberto Tajuelo Real Says:

    El libro es interesante desde el punto de vista didáctico ya que aborda el tema de las matemáticas, el cual a veces resulta poco atractivo para los niños, de forma divertida y rodeando los ejemplos matemáticos de cotidianidad por lo que los alumnos podrán identificar en su día a día propiedades geométricas o matemáticas.
    Además ofrece buenas explicaciones de teoremas que a priori pueden resultar demasiado complicados.
    Es entretenido y posee material didáctico, válido para todas las edades pero especialmente interesante para utilizar como lectura en la Educación Primaria.
    Como pega que le veo es que es un libro de fantasía y como algunos términos aparecen con otros nombres, a mi parecer de forma innecesaria, puede resultar confuso y convendría que el profesor en cuestión aclarase estas diferencias.
    En definitiva, que los niños vean las matemáticas como un juego tal y como pretende el libro es la mejor manera de suscitar en ellos interés por las mismas.

  224. Alfonso Valcárcel Rey || 2º Mestre/a en Educación Primaria Says:

    Si mal no recuerdo, nunca había había leído un libro relacionado con las matemáticas. La experiencia fue muy gratificante, me hubiese gustado haber leído este libro u otros relacionados con las matemáticas durante mi etapa en la educación secundaria. Creo que este tipo de libros son los que te cambian la visión sobre el un tema, en este caso las matemáticas. A priori, a los que no nos llamaban mucho la atención las matemáticas es posible que nos hubiese metido “el gusanillo” y las ganas de ver esta ciencia con otros ojos. Relacionar aspectos de la vida real con las materia ayuda y mucho a comprender las cosas de una forma mucho más sencilla, ya que te acerca algo abstracto a algo que está en nuestras vidas y eso hace nos sea mucho más fácil de interiorizar.

    En cuanto a la lectura de este libro en la Educación Primaria lo vio apropiado quitando algunos aspectos. Aunque se trata de ficción creo que emplear términos que no se corresponden con los conocidos por todos en las escuelas pueden llevar a confusión. No obstante, tienen muchos aspectos que pueden aportar mucho a la formación como los comentados anteriormente.

  225. Daniel Vilasó Boo Says:

    Este libro me pareció una obra muy interesante ya que introduce al lector en un mundo en el que las matemáticas son un juego y a la vez relaciona conceptos matemáticos y geométricos con la vida real.
    La obra está dividida en doce capítulos en los cuales se aborda algún tema matemático diferente en cada uno. Podríamos decir que cada capítulo o “sueño” es una lección del diablo, que va captando poco a poco el interés por las matemáticas dándoles un toque de realidad-imaginaria que las hace más atractivas, siempre tratando cada tema con la importancia que merecen. Explica las fracciones con chicles, les pone nombres diferentes a los números y operaciones (Bonatschi, Números Irrazonables), y acerca a los matemáticos históricos a su parte terrenal (Euler, Gauss, Pitágoras…).
    Es un libro completo ya que habla de muchos temas relacionados con los diferentes tipos de números, aunque sin profundizar mucho ya que es un libro juvenil. Me pareció muy fácil de leer y con ilustraciones que explican sus ejemplos, por lo que considero que es un buen material didáctico para acercar las matemáticas a aquellos alumnos que se las toman como algo malo, muy difícil o incomprensible. Sería una lectura recomendable pero no creo que a todas las edades, ya que trata temas bastante complejos para el alumnado de primaria. Podría ser recomendado para alumnos de secundaria ya que aborda temas que se tratan en el currículum con más detenimiento en cursos posteriores.

  226. Andrea Ozores Fernández (2º Educación Primaria) Says:

    Baixo a miña opinión, El diablo de los números é un moi bo recurso para utilizar nas aulas, xa que explica de maneira sinxela, e casi sempre relacionada con aspectos da vida real, unha gran cantidade de contidos matemáticos. Recomendaríao a partires dos últimos cursos de educación primaria, xa que a pesar de que é sinxelo, mostra certos conceptos que poden ser moi densos para os nenos/as.
    É especialmente útil para aqueles nenos e nenas que teñen un certo temor ás matemáticas. Lendo esta obra consegues meterte na pel de Albert, como se o mesmo Demo estivera explicándolle ao lector en particular. Ademais pareceume moi axeitada a proposta de actividades ao final de cada capítulo, facendo que o lector se involucre ainda máis na lectura. As ilustracións parécenme algo moi importante, xa que son un gran soporte visual e axudan a comprender mellor.
    Algo que me pareceu destacable é a incidencia na idea de que as matemáticas non son conceptos aillados, se non que se relacionan entre sí. Ademais de que non só son algo abstracto, se non que as podemos usar no noso día a día.
    El diablo de los números mostra unha realidade presente en moitas aulas: profesores como o de Albert, aburrido e sen moitos recursos, que provocan nos alumnos un rexeitamento cara a materia. Tódolos mestres de matemáticas deberían parecerse máis a este demo.
    Como punto negativo, resalto o cambio de nomes en diversos termos matemáticos, que poden levar aos nenos á confusión. Outra cousa que mencionaría como negativa é a actitude do Demo en certas ocasións, cando perde os nervios con Albert. Na vida real isto pode provocar medo e inseguridade nos nenos. Á hora de ensinar é fundamental ter paciencia e templanza.
    En definitiva, paréceme un libro que pode ser de gran axuda tanto para os alumnos como para os mestres, ainda que non o aconsellaría para que leran os nenos individualmente, se non para traballar na aula aqueles capítulos de maior interese.

  227. Denisse Pijal Says:

    El libro del diablo de los números, me pareció un libro bastante entretenido aunque hubieron algunas cosas que tuve que volverlas a leer porque no las comprendían hasta llegar a su correcto razonamiento, pero pienso que es un libro que sí se podría utilizar en el aula de primaria y a diferencia del otro libro opino que este libro sí llegaría a despertar ese interés por las matemáticas e incluso se podría relacionar poco a poco con lo que un maestro da en sus clases, es decir, por ejemplo; que el profesor mande a leer uno o dos capítulos del libro antes de dar una determinada clase que esté relacionado con dicha lectura, así de esta manera al alumno va recordando la lectura y quizás se le haga más fácil de entender o tener más estrategias a la hora de realizar determinados ejercicios como multiplicar, dividir… etc.

  228. Carmen Pascual Pérez (2º Ed. Primaria) Says:

    El diablo de los números” es una obra que me pareció muy fácil de leer ya que es una manera entretenida de aproximar el mundo de las matemáticas a los niños. A medida que el protagonista va conociendo, a través de sus sueños, aspectos nuevos de las matemáticas le va cogiendo más gustillo y siente más interés por los números. Por este motivo considero que puede ser un buen recurso para que los profesores utilicen en las aulas y así los niños se puedan llegar a sentir como Robert, el protagonista de la historia, que pasó de no gustarle nada y parecerle algo aburrido a sentir inquietud y querer saber más.

    Se emplea una manera sencilla para contar los aspectos relacionados con las matemáticas y además se complementa con buenos ejemplos cada cosa que se va diciendo, haciendo que el niño comprenda fácilmente lo que se nos quiere contar como son los números primos, los triangulares, los racionales,…

    En definitiva, me parece un buen libro para que a los niños (y a los no tan niños) que crean que las matemáticas son un “rollo” les haga cambiar de idea y puedan pasar a tener interés sobre ello, llegando a descubrir muchísimas curiosidades que desconocían.

  229. Silvia Rouco Martínez. 2º Curso Grao Mestra en Educación Primaria
    O que máis ou que menos ao longo da súa vida académica tivo algún encontronazo coas matemáticas. Se che gustan e se che “dan ben”, pois xenial, pero… e se non das unha a dereitas e sumar dúas e dúas xa che resulta complicado???
    A primeira impresión, despois de ter lido o libro, é bastante agradable. Saber que existe unha literatura sobre as matemáticas proposta para cativos/as, e para non tan cativos/as, que achega unha nova forma de velas, de comprendelas, de asimilalas e de entendelas, porque, unha cousa está clara, as matemáticas son as grandes incomprendidas das materias do sistema escolar. E quizais esta incomprensión veña da man de que nunca ninguén nos abriu a porta a unha forma de entendemento tan simple como a que se presenta neste libro.
    Con “El diablo de los Números” (Hans Magnus Enzensberger) fun descubrindo, ao mesmo tempo que o facía Robert, a cercanía e a sinxeleza que encerran moitos dos conceptos matemáticos, que ata o de agora me parecían irracionais ou complicados…. A forma tan clara que ten de explicar os conceptos, e como deixa que o lector vaia experimentando ao mesmo tempo que o protagonista, fai que sexa un libro que eu empregaría nas miñas clases como futura mestra. Conceptos como os números negativos, os números triangulares, a serie de Fibonacci, ou operacións como as exponenciais ou as raíces cuadradas, quedan perfectamente explicadas a través de descricións sinxelas e creativas, o que fai moito máis comprensible o uso das Matemáticas. Pódese afirmar que este é un libro, que aínda que non chega a ser un manual de Matemáticas propiamente dito, de seguro ten máis valía que algún dos verdadeiros manuais.

    • Carmen Pascual Pérez (2º Ed. Primaria) Says:

      “El tío Petros y la Conjetura de Goldbach” me ha parecido un libro muy interesante, fácil de leer y entretenido. Me costó mucho empezar a leerlo porque tenía una idea preconcebida que no tenía nada que ver con lo que en realidad resultó ser.
      Es un libro cuya trama general habla sobre las matemáticas pero que aborda otros temas como la perseverancia por lo que uno quiere, la avaricia (a veces buena, a veces mala), el hecho de luchar por lo que uno quiere pese a que haya gente que no lo vea con buenos ojos (como cuando el padre del protagonista no quería que estudiase matemáticas), etc.
      Me ha gustado bastante aunque sí es cierto que ha habido ciertos momentos en los que me he perdido un poco; concretamente en los que hablaba de aspectos más complejos de las matemáticas que desconozco por completo. Por ello me parece que esta novela está más enfocada hacia cursos de la ESO.
      En definitiva me ha parecido un buen descubrimiento, con una historia que podría enganchar a cualquiera que lo lea y que te hace ver que cuando quieres algo necesitas esforzarte al máximo para poder lograrlo.

  230. Sara Pérez Ruiz, 2º Grao en Mestre/a en Educación Primaria Says:

    El diablo de los números.
    Este pareceume un libro moi ameno para os rapaces, xa que a eles adoita ocorrerlles o mesmo que ao protagonista, que non lles gustan ou máis ben, cústalles entendelas. Paréceme interesante recorrer a algúns dos seus capítulos para traballar cos alumnos/as de Primaria. Dito isto, véxolle dous inconvenientes. Por un lado, creo que hai capítulos que recollen contidos que non se dan en Primaria e moi complexos para as idades que abarca esta etapa educativa, como é o caso dos factoriais; por isto, en lugar de pedirlles que lean o libro, tería que proporcionarlles eu eses capítulos que considero útiles. Polo outro, penso que o feito de que o autor cambie os nomes de determinados conceptos (por exemplo, chamar a unha raíz cadrada “sacar un rábano”) é un factor negativo para a aprendizaxe dos nenos/as, xa que teñen unha idade na que a abstracción das matemáticas aínda é moi difícil de entender, polo que isto só complica esta comprensión, confundindo os propios rapaces.

  231. Helena M. Cebey 2º Grao Primaria Says:

    El diablo de los números
    Persoalmente considero que este libro é fácil de ler, xa que está escrito cunha linguaxe sinxela e creo que ben adaptada a nenos e nenas destas idades. Para o meu gusto é un libro que pode provocar no alumnado unha mirada máis divertida na área das matemáticas. Aínda que en realidade o libro non teña máis historia ca esa, consiste en que a Robert non lle gustan as matemáticas e un día comeza a soñar cun demo que lle ensina esta materia, dentro do mesmo soño, de forma moi didáctica e empírica. Así pois, fai referencia a situacións reais e o protagonista, Robert, acaba aplicando as matemáticas á súa vida diaria. Ademais creo que se pode considerar unha boa ferramenta para romper con esa extendida idea de que as matemáticas non son boas para a vida real, neste caso fai ver como esa afirmación non é real.
    Particularmente recomendo esta lectura a calquera que teña unha opinión errada(ou non) da área das matemáticas. Aínda que o libro estea dirixido a alumnado mais ben do terceiro ciclo de primaria, considero que tampouco é malo que sexa lido tamén por un adulto. Aínda que ten contidos moi básicos e unha lectura, ás veces moi adaptada as idades máis novas, estou case segura de que hai momentos do libro que lle recordarán cousas xa esquecidas polo mesmo, ou iso foi algo que me sucedeu a min.
    Tamén debo destacar o erro -se cabe dicilo así- do autor. Este optou por cambiar o nome dalgunhas situacións matemáticas, como puideron ser os números primos, os factorial dos números ou as potencias. No meu gusto debería poñer o nome real, xa que, inda que o explique ao final do libro, pode provocar confusión nas persoas que len.
    Con todo debo dicir que me gustou o libro e que o recomendarei para os niveis máis altos do colexio, porque “lo diabólico de los números es lo sencillos que son”!

  232. Pilar Rico Martínez Says:

    A Robert, el protagonista del libro, no le gustan las matemáticas. De repente, esta idea cambiará completamente gracias a las apariciones de un diablo de los números en sus sueños. Cada noche este diablillo intentará enseñarle distintas técnicas con un lenguaje más adaptado a su edad, que despierte su interés y mejore su relación con los números.
    Hasta este momento desconocía la existencia de este libro, todos los profesores de matemáticas que he tenido se limitaban a impartir las clases sin proporcionarnos ningún material didáctico con el que comprender mejor esta asignatura.
    “El diablo de los números” me ha encantado de principio a fin, me ha parecido que, en nuestra tarea como profesores, nos puede ayudar a interpretar de otra forma, muy alejada de la realidad, la profesión que debemos realizar.
    Por otro lado, aunque como ya he dicho anteriormente sí me ha gustado el lenguaje utilizado (saltos en lugar de cuadrados, por ejemplo) no lo utilizaría siempre porque si no puede ser que el lector se adapte y después no sepa a lo que realmente se refiere.
    Al igual que Robert, he seguido capítulo a capítulo el libro, parándome en cada explicación y realizando algunas actividades, el triángulo de los números por ejemplo. Según esto, y revisando el currículum de primaria creo que el libro va dirigido al último ciclo de educación primaria y niveles inferiores de educación secundaria.

  233. Leticia Rodríguez Says:

    El diablo de los números es un libro que trata sobre las matemáticas, pero lo hace de una manera diferente. Lo cual hace que desde el primer momento te integres en el mundo de las mismas de forma divertida y amena. Esto se debe al lenguaje universal y sencillo que el autor utiliza, que facilita su comprensión y las imágenes que acompañan,con ejemplos cercanos a nuestro entorno para explicar los conceptos matemáticos de los que hace referencia, con ejercicios para que el lector realice y así captar más su atención y lo haga partícipe de la historia. Catalogando el libro apto para educación primaria, secuandaria y hasta para adultos. Como futura profesora es un recurso que seria de gran ayuda para los alumnos y alumnas que, como el mismo libro dice” temen a las matemáticas”, ya que a medida que vayan avanzando en las noches van conociendo el otro lado “divertido y curioso” de las matemáticas que en el colegio no se suele enseñar.
    Me ha gustado mucho, es un libro que recomiendo leer.

  234. Sara Viqueira Docampo (2º curso de Grado en Maestro/a en Educación Primaria) Says:

    El protagonista del diablo de los números odia las matemáticas porque no las acaba de entender. Una noche sueña con un diablillo el cual le sirve de ayuda para aprender matemáticas. Al principio no le resultan fáciles, pero con el paso del tiempo le acaban gustando, ya que aprende diversos usos y aplicaciones de las matemáticas, por lo que sus pesadillas se convierten en un recorrido nuevo para él a través del mundo matemático.
    Me ha parecido una lectura muy entretenida debido a los diversos problemas que plantea y que te hacen reflexionar, aunque algunos son más complicados que otros. También creo que este libro nos puede servir como ejemplo de la influencia que tienen las matemáticas en nuestro día a día. Por estos motivos, encuentro cierta relación entre la situación del protagonista y la actualidad de cualquier clase de matemáticas debido a ese temor que existe entre los más jóvenes hacia ellas.
    Por último, pienso que este libro es un recurso útil para emplear en las aulas de Educación Primaria, sobre todo en los dos últimos cursos de esta etapa y a lo largo de la Educación Secundaria, tanto para aquellas personas que les tengan cierto miedo o no les gustan las matemáticas como para aquellas que les ocurra lo contrario, ya que aporta diferentes formas de verlas, a la vez que ayuda y favorece su comprensión.

  235. Judit Pérez Negreira 2º Mestra Grao Primaria Says:

    O Demo dos Números
    O relato preséntanos a Robert, un asombrado neno que ao inicio do libro odia as Matemáticas e pouco a pouco, a medida que transcorren os seus máxicos sonos, remata encantado cos números, os símbolos e as súas combinacións, que acaban parecéndolle cousa de feitizo.
    Entre o protagonista e o demo dos números, establécense, cada noite, unha serie de diálogos amenos e ás veces sorprendentes.
    Unha dos logros da novela é que certamente resulta doada de seguir. As explicacións (dalgún xeito, tal e como adianta o “subtítulo” do libro: Un libro para aqueles que temen ás Matemáticas), son moi sinxelas aínda cando en ocasións tratan temas que non parecen selo tanto: series numéricas, números primos, proporción áurea… O autor aposta pola busca de formas diferentes de ensinar Matemáticas, sendo a súa máxima prioridade esperta a curiosidade polos números.
    É unha obra perfecta para o último ciclo de primaria por a súa sinxela composición.

  236. El diablo de los números

    Se trata de un libro matemático de carácter didáctico que abarca diversos temas como: los números son infinitos, el valor del cero, los números primos, irrazonables, triangulares, cuadrados, los números Bonatschi con liebres, quebrados y la mención de grandes matemáticos.

    El libro critica uno de los grandes problemas que sufren muchos niños/as, el odio que sienten muchos alumnos y alumnas por las matemáticas debido a su falta de comprensión. Por lo tanto, el objetivo del libro es intentar que las matemáticas lleguen a los niños y niñas de una forma comprensible, dinámica y más en contacto con su realidad ya que el libro utiliza, por ejemplo, elementos de la naturaleza para explicar muchos de sus contenidos y dibujos. De esta forma Robert, a lo largo de la historia, evoluciona en su forma de pensar pasando de odiar las matemáticas a interesarse por conocerlas.

  237. Sara Vila Verde . 2º curso del Grado de Maestro/a de Educación Primaria Says:

    El diablo de los números

    El diablo de los números es un libro interesante y fácil de leer, está escrito con un vocabulario entendible, tiene una letra grande y va acompañado de imágenes que hacen su lectura más dinámica, además va acompañado de ejercicios e investigaciones que hace que el lector participe de alguna forma con los protagonistas, como fue mi caso.

    Este libro refleja la realidad de muchos de los estudiantes hoy en día, que consideran las matemáticas aburridas y difíciles de entender. Sin embargo, esta obra trata el tema de las matemáticas de una forma atractiva, pues las enseña como un juego de lógica y no como una serie de operaciones algebraicas sin sentido. Cambiando poco a poco la actitud de nuestro protagonista, Robert, y su visión hacia ellas.

    Me gustó la forma que tiene de introducir cada tema, puesto que utiliza recursos ligados a la realidad (liebres, cocos, árboles…) que permiten a la persona comprender con más facilidad lo que se le está explicando. También me gustó, la mención que se le da a genios matemáticos, sin embargo, me faltó el nombre de algunas mujeres que aportaron cosas importantes a esta ciencia como Hipatía.

    Finalmente, decir que la lectura de este libro es aconsejable a muy diversas edades, principalmente jóvenes, y que es un recurso muy útil para trabajar con él en clase.

    Sara Vila Verde- Grado en Maestro/a en Educación Primaria

  238. SANDRA RAMILO RODO 2º GRAO EDUCACIÓN PRIMARIA Says:

    A verdade é que lin este libro, que foi o primeiro dos dous, coa mesma ilusión e disfrute ca unha cativa. Nunca me mandaran ler libros de contido matemático na escola, nunca pensaría nos libros de lectura como unha ferramenta da materia de Matemáticas, mais paréceme un recurso ben necesario e útil, polo seu carácter motivador. Non sería necesario obrigar ó alumnado a ler todo o libro, ó tratarse de capítulos individuais, poderíanse seleccionar aqueles que considerásemos oportunos.
    Creo que o libro consegue manter o interés do lector/a ó facer uso da maxia, a imaxinación e ese mundo onírico no que os contidos matemáticos son transformados en ideas sorprendentes e curiosas.
    Conceptos do curriculum coma a exponenciación, as raíces cuadradas, os números negativos, os números irracionais, etc. son explicados mediante estratexias lúdicas que desvisten as matemáticas de toda seriedade aburrida. Son explicadas para a mente infantil, empregando a imaxinación, a sorpresa e o humor infantil.
    Moi destacable o obxectivo principal do diaño, que é o de conseguir que o neno comprenda realmente os conceptos, non que os reproduza de maneira automática. Espero que todos e todas nós nos convirtamos tamén en pequenos diaños vermellos.

  239. Noelia Trillo Doval Says:

    “El diablo de los números”

    Este es un libro que se divide en diferentes capítulos que tratan un tema relacionado con las matemáticas. A mi manera de ver refleja muy bien lo que realmente ocurre en el mundo real del alumnado, y es que Robert es un niño que no le gustan las matemáticas y en parte esto se debe a la forma de explicar de su profesor, ya que no le acaba de convencer. Sin embargo, su visión sobre esta disciplina cambia cuando descubre que se pueden aprender jugando y relacionándolas con la naturaleza.

    Esta es una realidad que afecta y que viven muchos niños, y es que en sus inicios en la materia no los supieron adentrar adecuadamente, por eso a las matemáticas le atribuyen muchas veces la frase: “yo odio las matemáticas”.

    El libro me parece un buen recurso para el alumnado del tercer ciclo de educación primaria (quinto y sexto) y de ahí en adelante, pues pueden aprender cosas nuevas que seguramente almacenarán en su memoria a largo plazo.

    Finalmente también destacaría la mención sobre la presencia de las mujeres en las matemáticas, pero en menor medida porque fueron reprimidas y no les dieron importancia porque las subestimaron. Este es un aspecto al que se hace poca referencia pero de gran importancia porque en realidad fueron muchas las que aportaron cosas importantes a esta rama de las ciencias, como Shopie Germain que desarrolla la noción de radio de curvatura (Teoría general de Elasticidad).
    NOELIA TRILLO DOVAL
    2º GRAO EN MESTRE OU MESTRA DE EDUCACIÓN PRIMARIA

  240. Maite Sanmartín Cardama (Primaria) Says:

    Maite Sanmartín Cardama

    2º Grao en Mestre ou Mestra de Educación Primaria

    A lectura de El diablo de los números deixoume dividida. Encontrei múltiples aspectos positivos que destacar da obra, pero tamén outros negativos que lle fan perder puntos. Comezando polo bo, é un libro fluído, que se le con rapidez. A súa estrutura permite seguir a lectura facilmente, sobre todo por esa división en capítulos que son, á súa vez, os soños do protagonista. As múltiples ilustracións e a pouca cantidade de palabras por páxina axiliza a lectura, facéndoa máis entretida e proporcionando a sensación de que realmente avanzas, sen quedar estancado. A trama xira en torno a dúas personaxes que se poden identificar facilmente cunha realidade común: un neno ao que non lle gustan as matemáticas e o seu profesor, monótono e aburrido, que non fai máis que contribuír a aumentar o desapego cara a súa materia. Calquera diría que é doado encontrar moitos nenos con aversión as matemáticas e case todos recordamos ao noso señor Bockel particular. A terceira personaxe principal, o diaño dos números, non é facilmente identificable con algo que coñezamos na realidade, pero si ten o atractivo que lle confire ser unha personaxe irreal, cun aspecto e un carácter particulares. A súa relación co pequeno protagonista desenvólvese ao longo do libro, de xeito que ao final lemos esa visita dos dous ao lugar no que residen os grandes matemáticos, os grandes “diaños” dos números. Outro dos aspectos que encontro de gran utilidade e que considero un acerto no libro son as propostas de exercicios ou prácticas para que o lector participe con elas na lectura, máis alá de pasar as páxinas sen máis. Estas propostas incrementan a implicación do que le e dotan de utilidade os contidos mencionados, que quedarán máis claros ao ser postos en práctica
    En canto aos aspectos negativos, non considero que sexa boa idea o de utilizar unha denominación distinta á empregada no mundo académico para referirse a varios conceptos matemáticos. De non coñecer moitos dos aspectos que se mencionan, é posible crear unha pequena confusión nos lectores que considero innecesaria. Tamén é certo, como mencionaron algunhas compañeiras, que a cantidade de información por cada soño/capítulo é bastante elevada, e en algúns casos dáse moitas voltas arredor de ideas matemáticas. O libro pode resultar ás veces denso, non pola forma senón polo fondo, e aínda que a lectura é rápida para alguén maior, pode que non o sexa tanto para os máis pequenos.
    Sobre a súa adecuación para os nenos das aulas de Primaria, creo que pode ser un libro aproveitable, con algúns matices. Penso que os nenos, amantes das matemáticas ou non, poden gozar da súa lectura a partir do último ano de Primaria. Aínda que está recomendado para maiores de 10 anos, é probable que antes sexa máis difícil de dixerir. Para poder aproveitalo, podería ser boa idea enfocalo como unha lectura por capítulos, xa que se poden entender perfectamente aínda que se lean deixando tempo de separación entre un e o seguinte. Os alumnos poderían ler cada capítulo individualmente e o mestre podería empregar o libro como unha forma de introducir os temas na aula, incluso facendo unha lectura colectiva, e comezar a aprendizaxe polo que entenden os alumnos.

  241. Aurea María Piñeiro Bermúdez Says:

    2º EN GRADO EN MAESTRA DE EDUCACIÓN PRIMARIA

    El libro “El diablo de los números” me ha parecido una obra bastante entretenida la cual puede ser leida y entendida a partir de una relativa corta edad.

    De hecho me parece un libro interesante, con el cual se podría trabajar bastante bien con niños preadolescentes y adolescentes ya que, a estas edades se empieza a formar una idea y a tener ciertas experiencias con las matemáticas que no siempre son las adecuadas y por lo tanto, leer esta obra puede hacer que las empiecen a ver de otra manera y se sientan identificados desde un principio con Robert para que después vean su evolución con las matemáticas y que así ellos intenten hacer lo mismo que el protagonista, ya que al princio a Robert tampoco le gustaban nada las matemáticas y a medida que iban pasando las noches que soñaba con el Diablo de los números le iban gustando y entendiendo más porque las veía como un juego y no como una cosa ininteligible la cual tiene poco utilidad, sobre todo a medida que se va incrementando su dificultad.

    Por otro lado, y como parte del numeroso grupo de personas a las cuales las matemáticas no le caen en demasiada gracia, he de confesar que los problemas que proponia el Diablo despertaron en mi un cierto interés y curiosidad por todo este mundo ya que, cuando eran presentados a Robert, a la vez que él yo misma los intentaba resolver y eso me parece un buen modo de perder el miedo a todo lo que tiene con las matemáticas y poder aventurarse en ellas. Todo depende de como lo enfoques, el Diablo de los números se lo presente de la mejor manera posible a Robert y claramente, al final tuvo sus resultados y recompensa.

  242. Ana Gigirey Vilar (2º curso Grado de Mestre en Educación Primaria) Says:

    Este libro me ha servido para conocer, recordar e incluso entender muchos de los conceptos clave relacionados con las Matemáticas, ya estudiados anteriormente. Lo que más me ha llamado la atención ha sido que en cierto modo, el autor no expone realmente conceptos, sino que realiza diversos procesos para entender el mundo de las matemáticas, a través de un lenguaje por así decirlo universal, el cual ayuda a cualquier niño a entender procesos sin conocimientos plenamente teóricos. Me ha encantado la finalidad que tiene el diablo, la cual, trata de entender las matemáticas razonándolas y comprendiéndolas, dejando de lado la visión de que el verdadero matemático es el que sabe hacer cuentas. Este hecho, hace que me sintiese muy identificada con Robert a lo largo de los capítulos.
    El capítulo que me has me ha impactado es la séptima noche, porque en el triángulo de cubos, el cual, puede ser construido por nosotros mismos, observamos todos los números explicados anteriormente en el libro: números normales, números de primera, números triangulares y números de Bonatschi y a su vez, los diferentes triángulos internos que configuran los números pares e impares. Posteriormente, el diablo y Robert, me han hecho reflexionar sobre la importancia que tienen los números 0 y 1 en la recta numérica y en la configuración de los números, cosa que anteriormente pasaba desapercibida para mí. Al final del libro, me ha gustado la forma en la que el autor hizo recorrido histórico por las eminencias en el mundo de las Matemáticas (Gaus, Euler, Klein), y sobre todo la forma de recrear las características de la sociedad pitagórica. Sin embargo, no me ha gustado nada, cuando el protagonista pregunta por las mujeres en los logros de las Matemáticas y no existe ninguna, a pesar de que el autor expone que cree que eso va a cambiar.
    Considero, que muchos de los ejemplos del libro son interesantes para aplicar en nuestro futuro como maestros de Educación Primaria, ya que el aprendizaje se convierte en un descubrimiento activo por parte del alumno, mientras que el profesor es el guía o facilitador de conocimientos. Esta nueva forma de aprender Matemáticas, amena, fácil, creativa, y en cierto modo que engancha, me conllevó a compararla con la experimentada por mi misma en mi etapa estudiantil, la cual dista mucho de estas características (tradicional, cargada de conocimientos no orientados hacia la comprensión, basada en cálculos numéricos…). Por lo tanto, tengo claro que en mi etapa como maestra no quiero reproducir estos arquetipos.

  243. Laura Pérez Piñeiro- Grao en Mestra de Educación Primaria (2º curso) Says:

    Para comezar, admitirei que non me resultou apetecible ler un libro relacionado coas matemáticas. Identifícome con Robert, aínda que a evolución do meu gusto polas matemáticas sofreu o proceso contrario ao do protagonista, xa que durante un longo período de tempo resultábanme agradables e entretidas; agora xa non tanto, aínda que o vou superando lentamente.
    Neste libro volvéronme a entreter o que foron os contidos, pero o libro, en xeral, pareceume un pouco monótono. Penso que a teoría, aínda que camuflada polas historias dos soños de Robert, está demasiado comprimida, sendo o resultado final similar ao dun libro de texto de matemáticas convencional. Considero que se houbese máis literatura entre as matemáticas se acadaría unha lectura moito máis amena, cun fío na historia a seguir menos predecible.
    Para combater dita monotonía, a lectura fraccionaria de “El diablo de los números” podería ser unha boa opción, xa que é difícil perder a continuidade do mesmo.
    En canto á aplicación da lectura ás aulas de educación primaria, véxoa algo precipitada. Considero que é necesario ter adquiridos os conceptos básicos e telos ben afianzados para un correcto entendemento das matemáticas que se presentan no libro. Sexto curso podería ser unha boa etapa para poñer os capítulos do libro en práctica no colexio. Iso sí, nas aulas e co apoio do mestre, prescindindo, quizáis, dalgúns capítulos, como pode ser o correspondente á oitaba noite, no cal se explica o número de posibilidades de posicións entre alumnos na aula e de apretóns de mans, cuxo procedemento resulta bastante complicado para un rapaz de primaria. É unha boa historia para tratar por capítulos, pouco a pouco. Aínda asi, dito todo isto, penso que os niveis iniciais da ESO serían os idóneos.
    Analizando máis a fondo o relato, un dato destacable é o cambio que se lle da ao nome dos termos matemáticos, o cal ten tanto aspectos positivos coma negativos. Os positivos acontecen cando un nome complexo e difícil de recordar se cambia por un moito máis doado e divertido; pero cando se parte dun nome sinxelo, considero que non se debería modificar, xa que, aínda que o importante é que os alumnos e alumnas aprendan o contido e non o título do mesmo, este, se se pode aprender, moito mellor. Un exemplo do último vese reflictido na transformación que sofre Fibonacci, pasando a ser chamado Bonatschi.
    Como aspecto positivo, resalto a presenza de gran variedade de imaxes que apoian os contidos matemáticos, facéndoos máis sinxelos de entender, así como a relación do libro coa vida real, sendo o problema de Robert e a súa relación co señor Bockel moi cotiá.
    En definitiva, recomendaría este libro a todo tipo de rapaces. Resolve moitos porqués e nunca ven mal repasar contidos básicos, ademáis de aprender teorías relacionadas con estes.

  244. Mariña Sánchez Sánchez, 2º curso Grado en Mestre/a en Educación Primaria Says:

    El diablo de los números es un libro matemático en el que se nos presenta a un alumno que estudia en la Educación Primaria al que no le gustan las matemáticas. Un día se le presenta en sueños el diablo de los números, que le guiará desde ese momento por el mundo de los números.
    Este libro aborda la explicación de los números y de las diferentes clases que podemos encontrar de una forma muy sencilla de fácil comprensión a los lectores. A la hora de mencionar los diferentes tipos de números el autor les cambia el nombre usando juegos de palabras. Este aspecto no me resultó algo positivo debido a que en diversos capítulos los nombres levan a confusión.
    De igual modo, aunque las explicaciones de los conceptos fuesen muy sencillas d entender al estar ejemplificadas con elementos audiovisuales, en él se abordan conceptos muy abstractos. En mi opinión, no creo que los alumnos/as de Educación Primaria tengan el suficiente desarrollo como para comprender lo que en él se dice. Hay que destacar que la lectura la recomendaría al último ciclo de Educación de Primaria o los primeros cursos de la ESO, ya que hace pensar al lector, e incluso sugiere ejercicios para aquel lector que disfrute con ello.
    Otro aspecto que no me agradó del libro fue que la manera de presentar las explicaciones surgían siguiendo unos mismos esquemas. Esta situación puede provocar aburrimiento en los alumnos con el consiguiente abandono del libro, o peor aún, que se produzca en ellos un rechazo por la literatura matemática.
    Finalmente me gustaría destacar que he encontrado en este libro un lenguaje sexista, que no tiene en consideración la igualdad de posibilidades entre hombres y mujeres, debido a que, al final de libro, en el capítulo que se presentan a los grandes matemáticos, en el momento en el que Robert pregunta por qué no hay mujeres; en vez de decir: “Antes no querían saber nada de ellas. Las Matemáticas, se decía en el palacio, son cosa de hombres. Pero creo que esto va a cambiar. ” El autor pudo haber dicho: “antiguamente no se tenía en consideración la igual capacidad intelectual entre hombres y mujeres y que ahora esta situación ha cambiado.” En mi opinión el uso de: “creo que esto va a cambiar” demuestra la poca sensibilidad del autor ante lo mencionado anteriormente. De la misma forma, he de decir que el diablo a lo largo del relato pudo haber mencionado a alguna mujer matemática como Hypatia, Carolina Lucretia Herschel aunque sus descubrimientos no fueran de especial relevancia en la Teoría de números. También a lo largo del relato vemos que ningún personaje principal de la historia fue femenino, ¿por qué en vez de un diablo no fue una diabla que se le presentó a Robert? En vez de Robert, ¿Por qué no una chica? O ¿Por qué un jefe de los números y no una jefa? Con el grave problema que existe en nuestra sociedad sobre la discriminación de género el autor tuvo que haber demostrado una mayor sensibilidad ya que muchas niñas no se sentirán igual de identificadas que los niños.
    Por todo esto no usaría este libro en el aula, es cierto que, algún capítulo puede ayudar hacia el establecimiento de los conceptos, pero más bien sería una lectura que se realizaría al final del tema como repaso. Es de preciso mención que hay que resaltar que el libro es entretenido y al final de un capítulo sientes curiosidad por saber cuál será la próxima lección del diablo.

  245. Laura Salgado Fernández. Grado en Maestro/a en Educación Primaria. Says:

    LAURA SALGADO FERNÁNDEZ. 2º Curso. Grado en Maestro/a en Educación Primaria.

    Personalmente me ha gustado el libro, nunca había leído El Diablo de los Números, pero sí algún otro como Alicia en el País de los Números. Este último me lo habían mandado leer en el colegio y aunque no me acuerde muy bien de la historía en sí, sí que tengo un buen recuerdo de él, ya que este tipo de libros resultan muy entretenidos de leer, con ellos aprendes o simplemente refrescas aquellos conceptos que creías tener olvidados. Eso es lo que me ha pasado a la vez que iba leyendo este libro, ya que trata muchas nociones matemáticas.
    Quizá me surgió alguna dificultad al leer nombres que a nosotros nos enseñaron de otra forma, ya que por ejemplo a los números primos les llamaba números de primera, pero el problema de comprensión no fue a más, ya que a medida que segías leyendo entendías de qué te estaba hablando.
    Me parece muy interesante, si adoptamos la perspectiva para la edad a la que va dirigido el libro, que utilice elementos de la naturaleza (polillas, liebres, árboles, moluscos…) para explicar las diferentes cosas, ya que todo aquello que se lleve a la práctica, los niños lo entenderán más facilmente.
    Finalmente, como futura profesora que me gustaría ser, sin duda recomendaría a mis alumnos que leyesen este tipo de libros, ya que juegan con la imaginación, les refresca o enseña muy diversos conceptos y aprenden matemáticas de una forma divertida. En consecuencia acaban adoptando un pensamiento más positivo hacia ellas, ya que muchos niños comienzan a aborrecerlas a causa del método de enseñanza que emplean sus profesores.

  246. Eva María Fernández González (2º de Grado de Maestro/a en Educación Primaria) Says:

    Muchas veces nos explican conceptos matemáticos de manera abstracta, algo que tiene su lógica pues si por algo se caracterizan las matemáticas es por su trabajo abstracto. Pero tampoco nos podemos olvidar de su aplicación y de su presencia en todo lo que nos rodea.

    En mi etapa en la Educación Primaria fui testigo de discursos que no nos mostraban esa implicación directa de las matemáticas en lo concreto, haciendo más complicada la comprensión de los conceptos, sin tener en cuenta el período de desarrollo cognitivo en el que nos situábamos: el período de las operaciones concretas. Además tampoco se explicaban las matemáticas de una forma divertida y amena, factores que hicieron crecer mis prejuicios en relación a esta asignatura.

    Este libro, El diablo de los números, es todo lo contrario, muestra ese carácter lúdico y concreto de la matemática, características que contribuyen a una mayor comprensión de los conceptos y a un incremento de la motivación a la hora de enfrentar las matemáticas.
    En esta obra se presentan términos matemáticos ligados a la vida cotidiana, próximos al alumnado, y para ello se emplea también un vocabulario llamativo y cercano a las edades destinatarias de este libro. Ejemplos de lo mismo serían la explicación de los números figurados a partir de la visualización de los cocos, o aplicándolos a la reproducción de las liebres, y tomando por nombre “los números triangulares”; la explicación de los factoriales empleando las posibilidades de formación de los grupos, y bajo el nombre “pum!”; el concepto de infinito con las divisiones y multiplicaciones de los chicles; las raíces cuadradas con el símil de “sacar un rábano”; los números primos como “números de primera”; los “números de Bonatschi” referidos a la serie de Fibonacci, etc.
    Además de mostrar las matemáticas aplicadas a la realidad y de forma divertida, a través de un diablo y los sueños, también querría destacar que aprendí muchas cosas. Nunca me hablaran de los números figurados o de la serie de Fibonacci, ni tampoco del triángulo de Pascal (“triángulo de los números”), conceptos con los que quedé un tanto sorprendida.

    Aunque este libro me parece adecuado a la edad, a partir de 10 años, quizás a partir de los 13 quede ya un poco corto y no llame la atención de los alumnos y alumnas.
    También pienso que, a pesar de que el triángulo de Pascal sea útil para trabajar puntualmente los números figurados, los números “saltarines”, la serie de Fibonacci, o ver curiosamente las formas que aparecen con los números pares o con los indivisibles, no acabo de ver su aplicación práctica más allá de la resolución de puntuales problemas relacionados con dichos números.
    De todas formas, creo que es un recurso que se podría recomendar al alumnado (10-13 años) pues puede ayudarles a ver las matemáticas de una manera diferente, incrementar su motivación en esta disciplina, eliminar prejuicios y comprender mejor algunos conceptos matemáticos.

  247. Carolina Rodríguez Llorente Says:

    CAROLINA RODRÍGUEZ LLORENTE, 2º curso, Grado en Maestro/a de Educación Primaria

    Este libro ya lo había leído en 3º de la E.S.O. A mi profesor de matemáticas le gustaba mandarnos leer libros sobre esta materia pero luego no los comentábamos en clase ni nos preguntaba sobre qué nos parecían ni los utilizábamos para trabajar. Recuerdo que me había parecido muy entretenido y que me había sentido un poco como Robert porque no me gustaban mucho las matemáticas. Me había resultado interesante averiguar de dónde salían muchas de las cosas que había dado en matemáticas, tanto en ese curso como en los anteriores, como el triángulo de Pascal o triángulo de números que luego dibujaba yo misma en clase o la prueba de los números primos. Después de haber leído El tío Petros y la conjetura de Goldbach me di cuenta de que también hablan de ella, aunque sin mencionar su nombre. Y es que es un poco lioso el hecho de que le cambien los nombres a todo porque luego ya no sabes a qué se refiere el diablo de los números o te confundes al decirlo. Para mí, por ejemplo, desde la primera vez que leí el libro hasta ahora la facultad de un número ha sido “¡Pum!”.

    A parte de eso, creo que es un libro genial para motivar a aprender matemáticas. Es muy fácil de leer, se acaba en un par de días y lo veo muy útil para trabajar con él en clase. Por ejemplo, si vamos a trabajar lo números primos podemos mandar leer a cada alumno en casa la tercera noche que el diablo de los números visita a Robert, o si vamos a tratar los números irracionales, la cuarta, y así, como diría Robert, hasta el aburrimiento.

    Otra cosa que me pareció interesante es cómo justifican los sentimientos de Robert hacia las matemáticas. Él explica que en clase siempre resuelven los mismos problemas sobre trenzas que tanto le gustan a su profesor. El año pasado en aritmética vimos como el no presentar a los niños situaciones reales y llamativas pierden el interés y no ven el resultado como algo suyo. Es una situación que se debería cambiar.

    Un último contenido del libro que me llamó la atención es que anima a emplear la calculadora cuando se trata de calcular cantidades elevadas, frente a la situación tradicional que se ve en las escuelas de rechazo a este instrumento. A mí me parece bien utilizarla en estos casos pero también entiendo que es necesario agilizar la mente con el cálculo mental.

    En resumen, me parece un buen libro para trabajar con él en clase en el período de secundaria y creo que si el profesor o profesora quiere se le puede sacar mucho partido par a que los alumnos aprendan de forma más entretenida y amena. El maestro puede ser un diablo de los números para los niños si se lo propone.

  248. Carmen Lorenzo Rodríguez, 2º de Educación Primaria

    Na miña opinión é un libro moi interesante, e moi ameno. É sinxelo de ler e que podería servir para nenos e nenas de, cando menos, o 3º ciclo. De tódolos xeitos non teño moi claro como o utilizaría xa que podería ser interesante como recomendación de lectura e considero que moito máis se se traballa por capítulos na aula.

    Principalmente o enfoque que lle da ás matemáticas é o que o converte nun libro tan interesante, xa que moitos de nós nos atopábamos como Robert ao comezo do libro, e vimos como grazas ao diablo pouco a pouco foi entendendo ás matemáticas e aprendendo cousas novas (cousas que eu tamén aprendín…!).

    De tódolos xeitos, e a pesares do útil e divertido que me pareceu, tamén considero que ten algún defecto, principalmente o que vimos na clase do cambio dos nomes dos termos matemáticos entre outros, xa que un dos nosos obxectivos é que o alumnado aprenda o nome dos termos correctamente. Ademais, en liñas xerais, tamén penso que hai momentos nos que me parece algo lioso, cando volve a capítulos anteriores ou cambia tan rápido de tema.

    Gustoume ter lido este libro, e creo que o terei en conta cando, nun futuro (se é posible), poda dar clases de matemáticas.

  249. IRENE PÉREZ MARTÍNEZ ( 2º, ED.PRIMARIA) Says:

    El DIABLO DE LOS NÚMEROS

    Particularmente, sorprendeume e gustoume o tratamento que este libro da ás matemáticas, empezando polo título “El diablo de los números”que elixe un personaxe atractivo na literatura infantil e xuvenil que axudará a espertar a atención dos escolares.

    A lectura faise fácil pois está escrito cunha linguaxe sinxela, letra grande e diálogos entretidos apoiados en estupendas ilustracións.

    Conta como un neno, Robert, ao que non lle gustan as matemáticas (porque non as entende) comeza a soñar cun diaño dos números co que xoga cada noite, dándose conta a través deses xogos, da lóxica das matemáticas e así comezan xuntos un percorrido apaixonante polo mundo das Matemáticas.

    Durante doce noites Robert soña con sistemas numéricos cada vez más incribles, os números cobran vida por si mesmos, unha vida misteriosa na que Robert se introduce cada vez máis e con el o lector/a. Os números, cada páxina que pasas, vanse volvendo cada vez máis absorbentes; é como maxia, termo moi acertado para dar unha explicación ás matemáticas, xa que a maxia parece difícil de facer e comprender cando nola mostran, pero si nos explican o truco e practicamos chegamos a comprender como se fixo e podemos realizalo nos mesmos.

    Resulta motivador que as matemáticas e a fantasía vaian da man.

    Facer un resumo global deste libro sería difícil, habería que facelo por capítulos aínda que estes si están relacionados, continuamente fai saltos cara atrás coa intención de que Robert lembre e aplique o que aprendeu en noites anteriores, ten que reter moita desta información antes de enfrontarse a un novo reto, así que grazas a estes recordatorios ao longo da obra, é necesaria a comprensión secuencial de todos os conceptos.

    Isto creo que sería moi interesante para aplicar ás clases nas que (igual que nestes soños) os contidos deberían ensinarse:

    – Entrelazados, relacionando os coñecementos e habilidades adquiridos e non como se fai a miúdo dando os temas de xeito illado como se non tivesen nada que ver entre eles .

    – Como algo que se pode utilizar en calquera situación do día a día (imaxinade por un momento un día sen números, imposible!!!) e descubrindo que as matemáticas están nas nosas vidas dende que te levantas, palpando a súa utilidade, o que evitaríaa típica pregunta na clase de“e isto para que serve”?

    – De xeito que se entendan e poidan resultar coma un xogo. Por exemplo nos soños o cambio de nome que sofren os termos matemáticos aínda que con certa relación, como o de “sacar rábanos” (raíces), “saltar” (elevar a unha potencia), “números de primera” (números primos), ¡pum! (factorial), etc., é unha forma de acercarnos máis ao alumnado, á súa capacidade para a comprensión de termos que co seu propio nome resultan máis abstractos.

    Vemos o entretido que sería aprender xogando e fomentando nos alumnos/as as ganas de aprender, coñecer, perder o medo, buscar o por que das cousas, etc. Valéndonos deste tipo de lecturas, que normalmente se asocian a outras materias, e que poden acercarnos a este mundo as veces tan odiado, equivocadamente , como é o das matemáticas.

    Considéroo un libro recomendable para os que non lles gusten as matemáticas, e por suposto para os que lles gusten, pois pode espertar curiosidades e cambios de opinión do que son realmente as matemáticas. Por todo isto creo que se trata dun bo recurso didáctico non só para @ alumn@ que o poida ler senón tamén para @ mestr@, xa que pode dar as súas clases dunha maneira máis orixinal e atractiva, saíndo da monotonía do libro de texto e contribuíndo a que o alumnado se achegue á materia con máis ánimo, ilusión e gusto por aprender.

    Tamén dicir que creo que algúns capítulos necesitan algo de axuda para comprendelos en función do curso ao que este dirxida a lectura.

    “…las Matemáticas nunca están acabadas. Hay que decir que por suerte. Siempre queda algo por hacer, querido Robert”

    IRENE PÉREZ MARTÍNEZ ( 2º, ED.PRIMARIA)

  250. Sergio López Valle. Mestre en Educación Primaria Says:

    El diablo de los números

    Brevemente antes de profundizar en el tema, he de destacar que nunca había oído hablar de este libro, a pesar de haber convivido con las matemáticas en todas las etapas previas a la Universidad. De alguna manera, antes de leer el libro, tenía la sensación de que sería un libro que me iba a gustar, pero creo que fue una idea preconcebida demasiada esperanzadora, ya que comencé los primeros capítulos muy entusiasmado, pero al final iba perdiendo el interés, creo que esperaba un poquito más. A pesar de todo, en mi opinión, es un libro con una metodología a partir de la cual unas cosas tan ´´complejas“ como las matemáticas pueden ser explicadas de forma sencilla, de tal manera que, en vez de recomendárselo a mis alumnos, se lo recomendaría a los profesores de matemáticas, con el propósito de ´recordarles` que lo más importante es que el niño aprenda matemáticas de la forma más sencilla y divertida, y a la vez que puedan ir relacionando conceptos.

    Por lo que respecta a los contenidos explicados en el libro, (entre otros los números primos, números triangulares, la sucesión de Fibonacci, las curiosidades matemáticas, el triángulo de Pascal, la conjetura de Goldbach, y también las pequeñas pinceladas al final del libro sobre los matemáticos por antonomasia) he de decir que son contenidos que pueden ser factibles y sobre todo, que pueden entenderse a partir del segundo curso del segundo ciclo de Primaria. Por lo que me parecen contenidos correctos, es más, los muestran de una forma tan sencilla, que a priori, la conjetura de Goldbach aparenta poca dificultad, cuando en realidad es uno de los problemas no resueltos de las matemáticas. Sin embargo, la forma a través de la cual se presentan no me parece muy apropiada, ya que llamar por otro nombre a cosas que tienen uno propio, no me tiene ningún sentido, sobre todo para la asimilación que tienen que hacer los niños, es decir, que aunque de primeras suene muy bien decir ´´pum“ en lugar de ´´factorial“, luego a la larga estoy convencido de que los niños hablarían de calcular el ´´pum“ ( sobre todo con el ´´saltar“, el sacar un rábano…) en vez de hablar con sus respectivos nombres matemáticos.

    Por último, en cuanto a la metodología que se utiliza en el libro, (tal y como comenté en el primer párrafo) me pareció estupenda, ya que desde un primer momento el autor nos sitúa en un contexto en el que al protagonista no le gustan nada las matemáticas, tal y como pasa con niños y con adultos en el día a día, y simplemente por esa razón es muy fácil ponerse en la piel de Robert. Particularmente siempre me gustaron las matemáticas, pero en mi opinión todo ese ´´odio“ que la gente le tiene, surge simplemente a partir de los profesores de matemáticas, que por decirlo de alguna manera: no saben vender el maravilloso producto que tienen en sus manos.

  251. Alejandra Pérez-Lafuente Fole (primaria) Says:

    Alejandra Pérez-Lafuente Fole (primaria)
    El diablo de los números.
    El diablo de los números me pareció un libro muy entretenido y muy fácil de leer. Es una historia que cuenta en doce capítulos los sueños de un niño, llamado Robert, donde sueña con la asignatura que mas odia, las matemáticas, pero noche a noche el diablo de los números le hará cambiar de opinión gracias a sus explicaciones y le acabarán gustando.
    Este odio hacia esta materia la tienen muchos niños en la educación primaria, ya que, les parece una asignatura muy aburrida y complicada; y además en este libro se hace una crítica al sistema educativo actual, ya que las clases de Robert eran explicaciones teóricas y actividades tal y como es en la actualidad. Creo que este libro, nos serviría de apoyo para impartir las clases y se lo recomendaría a los alumnos de 6º de primaria, ya que antes no se enseñan las raíces cuadradas y puede ser difícil de entender para niños más pequeños. Además creo que tiene un vocabulario muy sencillo y fácil de entender, aunque tiene partes que hay que reelerlas para comprenderlas bien, pero creo que esto facilitará a los alumnos a comprenderlas mejor, ya que se explica paso a paso, con grandes ilustraciones como cuando nos referimos a la elevación de números y con mucha sencillez. Creo que es una buena manera de incitar a los niños tanto a que lean como a que le encuentren sentido a esta materia de una forma más amena y divertida.

  252. cristina gomez villaverde Says:

    “El diablo de los números” me ha parecido un libro muy interesante, al que se le puede sacar mucho partido, tanto alumnos como profesores, para explicar las matemáticas. Sus explicaciones son bastante claras y se ayuda de muchos ejemplos, y a la vez también son sencillas y fáciles de seguir, para evitar que los niños se aburran.
    Con este libro se pretende hacernos ver que las matemáticas no son simplemente números y cuentas, como piensa la mayoría de la gente, y que entenderlas bien depende mucho de la metodología con la que se trabajen.
    . Este libro transforma las matemáticas en una diversión. Mediante las explicaciones del diablo de los números, el protagonista , Robert, consigue aprender lo que son realmente las matemáticas e interesarse más por ellas.
    Robert aprende a valorar las matemáticas y se percata de que las mismas están en todo lo que nos rodea, como puede ser el orden en el que nos sentamos, en la naturaleza, en o como se reproducen los animales…

  253. Esteban Mareque Rey, 2º Curso, Grao Mestre Ed.Primaria. Says:

    A Robert no le gustan las matemáticas, cosas que empezará a cambiar gracias a que un diablo de las matemáticas aparece en sus sueños, le explicará diversos conceptos y le hará ver esta ciencia con otro punto de vista.

    Desde mi punto de vista, el autor intenta cambiar nuestra opinión (generalmente miedosa) sobre las matemáticas, haciendo que las explicaciones del diablo sean entretenidas, creativas y prácticas.
    Destaco las actividades que vienen al final de algunos capítulos porque ayudan a que comprendas del todo los conceptos que se mencionan en cada sueño de Robert (aunque algunos tengan otros nombres que en la realidad, cosa que no me parece correcta).

    Por otra parte, además del contenido matemático, no me parece que el libro tenga una buena historia (a Robert no le gustan las matemáticas, llega el diablo y, después de 12 sueños, a Robert ya le gustan).

    Finalmente, creo que este libro puede emplearse en algunos aspectos como un apoyo en un aula en el último ciclo de primaria (como una lectura de un capítulo para introducir un tema, por ejemplo).

    • Alejandra Pérez-Lafuente Fole (primaria) Says:

      El diablo de los números.
      El diablo de los números me pareció un libro muy entretenido y muy fácil de leer. Es una historia que cuenta en doce capítulos los sueños de un niño, llamado Robert, donde sueña con la asignatura que mas odia, las matemáticas, pero noche a noche el diablo de los números le hará cambiar de opinión gracias a sus explicaciones y le acabarán gustando.
      Este odio hacia esta materia la tienen muchos niños en la educación primaria, ya que, les parece una asignatura muy aburrida y complicada; y además en este libro se hace una crítica al sistema educativo actual, ya que las clases de Robert eran explicaciones teóricas y actividades tal y como es en la actualidad. Creo que este libro, nos serviría de apoyo para impartir las clases y se lo recomendaría a los alumnos de 6º de primaria, ya que antes no se enseñan las raíces cuadradas y puede ser difícil de entender para niños más pequeños. Además creo que tiene un vocabulario muy sencillo y fácil de entender, aunque tiene partes que hay que reelerlas para comprenderlas bien, pero creo que esto facilitará a los alumnos a comprenderlas mejor, ya que se explica paso a paso, con grandes ilustraciones como cuando nos referimos a la elevación de números y con mucha sencillez. Creo que es una buena manera de incitar a los niños tanto a que lean como a que le encuentren sentido a esta materia de una forma más amena y divertida.

  254. Ramón Insua - Primaria Says:

    El diablo de los números

    Este libro trata sobre Robert, un neno ao que non lle gustan nada as matemáticas. Durante 12 noites é visitado en soños polo “diablo de los números”, que lle explica os problemas matemáticos doutro xeito.
    Este libro pon de manifesto que a complexidade das matemáticas depende da metodoloxía que se use para ensinalas. De feito “el diablo de los números” expón problemas matemáticos dende outro punto de vista, máis sinxelo ao meu parecer, o que pode facilitar a súa comprensión.
    Non obstante, hai conceptos matemáticos que non están contemplados no currículo de primaria, e que explicados deste xeito non pasan dunha mera “curiosidade matemática”, en lugar de converterse en “coñecementos aplicables”, mais supoño que a tarefa de aplicar estes coñecementos a datos reais forma parte da docencia.
    Libro moi recomendable para que os/as nenos/as poidan ver as matemáticas dende outro punto de vista, poidan (ata) divertirse con elas; e moi recomendable para os mestres para que poidan comprender que as matemáticas non son para meramente aplicar fórmulas a números, senón que tamén se pode “xogar” con elas.

  255. Julián Peche Rey. Educación Primaria Says:

    El Diablo de los Números consta de 12 capítulos. Cada uno de ellos es una noche en la que Robert, protagonista del libro, es visitado por un diablo que le explica aspectos matemáticos de un modo siempre entendible para él, haciendo que pase de detestar las matemáticas a entenderlas.

    La aplicación de este libro en un aula me parece muy apropiada, incluso me sorprende que no se utilice más (hasta este mismo curso no había oído hablar de él). Por un lado, las “lecciones” del diablo de los números ya pueden aclarar conceptos en si al lector, además de demostrarle que muchos problemas matemáticos vistos como imposibles son en realidad muy sencillos si se miran bien. Por el otro, es fácil que un niño se identifique con el protagonista desde el principio, lo que permite una fácil inmersión en la lectura.

    Es un libro muy sencillo para un lector joven o adulto, pero para un alumno de primaria quizá pueda tener alguna complicación por cosas como el rápido paso de descripción a narración de un sueño, por eso, de utilizarse, sería mejor hacerlo en el tercer ciclo.

    En pocas palabras, podemos decir que el subtitulo de “Un libro para todos aquellos que temen las matemáticas” recoge toda la esencia de este relato.

  256. Claudia Martínez de la Iglesia - Especialidade: Primaria. Says:

    -El diablo de los números:

    En cambio, este libro interesoume moito máis que o anterior, ao mellor porque a maneira en que narra a historia me pareceu orixinal, que o diablo dos números fora aparecendo nos soños do rapaz.

    A súa vez o diablo estanos achegando conceptos da índole matemática dunha maneira amena, ben e certo que tiven que releer algun dos seus comentarios porque non chegaba a comprendelo a primeira vez que o lía. Pareceme que podería ser interesante a lectura de este libro para nenos/as de 6º de primaria e da ESO pero non en cursos inferiores. Unha lectura de este tipo pode axudar aos nenos/as a ver as matemáticas dende outro punto de vista moito máis divertido do que se nos presentan normalmente.

  257. Iria Pichel Beleiro (Primaria) Says:

    El diablo de los números.
    Este libro paréceme interesante como futura docente pola crítica subxacente que fai do sistema maxistrocéntrico e da metodoloxía non manipulativa tradicionalmente empregada para o ensino desta materia, encarnado no profesor de Robert.
    O punto forte deste libro son, dende a miña perspectiva, as ilustracións que exemplifican dun xeito sinxelo e visual os conceptos matemáticos expostos. Pola contra non me parece de gran utilidade o xogo de termos que emprega: arrincar un nabo, Bonatchi, etc. Aínda que a pretensión é a de simplificar as cousas paréceme que pode levar a confusión.
    En canto ao uso en primaria deste libro, seméllame que os contidos poden ser interesantes para alumnado de terceiro ciclo. Ocórrenseme dúas posibles opcións de emprego: como libro do itinerario lector do centro ou libro recomendado para a materia de matemáticas ou ben un uso máis puntual botando man das ilustracións ou capítulos illados como introdución a un tema ou como complemento. A estrutura da obra (en cada soño/capítulo introduce unha idea nova) permite este último tratamento, dado que é posible ler illadamente cada un deles. Neste sentido tamén resultan interesantes as actividades propostas ao lector ao final dalgún dos soños en relación co mesmo.
    No relativo á narración o fío condutor é en ocasións un pouco feble e semella por momentos unha simple compilación de capítulos sobre matemáticas.

  258. Valeria González Roel . Educación Primaria Says:

    ‘’El diablo de los números’‘ es una novela que tiene como protagonista a Robert, un niño que a través de sus sueños conoce al viejo diablo, un personaje bastante peculiar que acompañará a nuestro protagonista en su viaje hacia el mundo de los números.
    Robert, noche tras noche, se sumerge en los números, en sus propiedades, en las relaciones que existen entre ellos… es decir, entra en un ‘’mundo matemático’’ guiado por el diablo, el cual hace que poco a poco, florezca en Robert curiosidad y ganas por aprender.
    En mi opinión, es un libro divertido y ameno a la par que enriquecedor. Pienso que despierta interés y curiosidad por los números tanto en niños como en adultos, es una novela en la que el lector se entretiene y aprende a la vez.
    La estructura de la novela y su formato facilitan la lectura, ya que en el momento que el diablo ‘‘realiza una explicación’’, ésta siempre se complementa con una ilustración. Por otra parte, pienso que el cambiarle el nombre a algunos términos, como por ejemplo números primos por ‘‘números de primera’’ podría confundir al lector, en este caso a nuestros alumnos, ya que como maestros utilizaríamos los términos matemáticos correctos.
    En definitiva, como futura maestra recomendaría la novela a mis alumnos y la consideraría un recurso didáctico y lúdico a la hora de dar clase para motivarlos y que fuesen conscientes de que las matemáticas son más que números y que podemos aplicarlas en la vida diaria.
    Además, me gustaría crear una unidad didáctica basada en el libro realizando ciertos cálculos y actividades que se proponen en él para evitar la enseñanza ‘‘tradicional’’ y demostrar a los niños y niñas que aprender, en este caso las temidas matemáticas, puede ser igualmente divertido.

  259. miguel gomez costoya 2º curso,grao de mestre en educación primaria Says:

    O libro “El Diablo de los números” paréceme unha lectura moi interesante, entretido e moi fácil de ler.
    Este libro para primaria seria moi interesante sobre todo para nenos do 3º ciclo de primaria. Xa que é unha forma diferente de ver as matemáticas non so como unha materia mais senón como unha forma de entreterse e divertirse.
    Coas actividades que hai o final dos capítulos axudan aos nenos a comprender mais a lectura e que os nenos tamén intenten facer as actividades.

  260. Raquel Bonilla González (ED.PRIMARIA) Says:

    Creo, que este libro es un buen ejemplo para los niños de Primaria, ya que muchos de ellos se sentirán identificados con el personaje, un alumno que odia las matemáticas. Detrás de ese “odio” que tienen la mayoría de los niños existe una gran frustración de no entender lo que se le explica, lo que provoca poco a poco pánico, miedo, y finalmente odio.

    No me gusta la parte en la que el “diablo” se enfada con Robert, ya que la tarea de enseñar exige tener claro en todo momento qué tipos de experiencias son más pertinentes y eficaces para la formación y el aprendizaje del estudiante y qué técnicas y procedimientos son más efectivos enseñar ciertas cosas. Esto implica no perder la paciencia, ser muy fuerte y estar preparado para que los alumnos no entiendan lo que les quieres explicar. Sin embargo, es una realidad que está muy presente hoy en día y he ahí, bajo mi punto de vista, el porqué del miedo de los alumnos y el porqué de no hacer preguntas a aspectos que no se entienden.

    Es un claro ejemplo de que únicamente se necesita conectar con el alumno para que logre entender las matemáticas. Conectar no significa ser su amigo, pero sí hacerle ver que no hay que tenerles miedo.

    Pienso que el diablo debería de haber conectado con el niño dándole ejemplos en los que él mismo se diera cuenta de la gran utilidad que tienen las matemáticas para su día a día y no únicamente relacionarlas con la escuela,
    haciendo reflexionar sobre ello al lector.

    Creo que este libro debería de leerse en cursos superiores donde los niños puedan comprender los contenidos del libro y el mensaje de fondo.

    En conclusión, me ha gustado el libro, pero personalmente no me ha ayudado a que me gusten más las matemáticas, ya que al igual que el personaje principal del libro, las odio, y simplemente por el hecho de que no entiendo muchos aspectos matemáticos que debo estudiar, lo que no me pasa con otras asignaturas. Supongo, que no he tenido profesores que me ayudaran a “amar” o a hacer que me gusten las matemáticas y no han sabido enseñármelas de la manera adecuada. Al fin y al cabo, un maestro debe de saber que no todos los alumnos aprenden de la misma forma y que todos tienen unas características especiales. El ejemplo más claro es el de este libro, en el que un niño odiaba las matemáticas hasta que un día alguien supo enseñárselas de una manera diferente, la suya.

  261. Elisabet Rey González .Grao en Mestre de Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números” provoca una lectura dinámica que consigue que los niños vean con otros ojos las matemáticas.Es una buena forma de fomentar la lectura matemática,hasta podría utilizarse para leer cooperativamente en la hora de lectura .Como puntos destacables cabe remarcar el fácil vocabulario y el texto ameno que agiliza la lectura del lextor;por otra parte esa es la forma de redactar es lo que provoca que el lector vea los ejemplos fácilmente y por lo tanto también las matemáticas más cercanas y utiles en su día a día .La forma en la que son explicados los conceptos matemáticos son clave para la comprensión de ciertos conceptos curriculares ;aunque también ciertos conceptos al cambiarlos de nombre pueden resultar confusos para los niños puesto que al maestro explicar esa lección ya aprendida o entendida en la lectura (o viceversa ) con otro nombre distinto pueden tener conflictos para saber si se trata lo mismo de lo que se habla en el libro o si es otra cosa.Como futura maestra apuesto por el uso de este libro como intento para fomentar el uso y la motivación de los niños con respecto a las matemáticas y su uso en la vida cotidiana.

  262. Alejandro Pavón Pacior Says:

    Alejandro Pavón Pacior
    Grao en Mestre Educación Primaria

    “El diablo de los números”
    Este libro, ainda que nun comezo pensei que sería aburrido, monótono, etc. ao final gustoume e pareceume entretido. Se por si os libros non son chamativos para a maioría da xente e aínda por riba un que xira arredor das matemáticas este non, é bastante atractivo. A verdade é que trata bastantes temas matemáticos pero sempre dunha forma entretida, non basándose en fórmulas, números e máis números a memorizar coma pasa a menudo nas aulas.
    Para min é un bo libro para os máis novos e podería servir e ser un bo material a usar en diferentes sesións na aula cos eles, eso sí, non llelo mandaría como obrigatorio pois volveríamos ao problema de que non o van ler de boa gana.
    Busca o que máis soe costar nos rapaces e rapazas, que lles gusten e que se interesen por elas, que non as aburran e que se olviden dos tópicos escolares que as persiguen. Ao final non foron tal inferno.

  263. Rebeca Suárez Barral (2º Grado en Maestra de Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números me pareció un libro muy fácil de leer pero no me pareció muy interesante, ya que no tiene un argumento que enganche.

    Aún así, me parece un libro bastante interesante para los niños por varios motivos.

    En primer lugar, porque es un libro con el que se pueden sentir identificados, ya que el protagonista es niño que se muestra reacio a las matemáticas pero que poco a poco, empieza a disfrutar con las mismas. Es un buen ejemplo, para que los niños vean que las matemáticas también pueden ser divertidas.

    Además, el libro cuenta con muchas imágenes, la gran mayoría explicativas que lo hacen mucho más ameno y fácil de entender.

    También utiiza un vocabulario muy sencillo para explicar los conceptos. Aunque a priori, esto está muy bien, a la larga puede llevar a confusiones, ya que en muchos casos cambia los nombres a los conceptos.

    Por último, me parece muy interesante las actividades que traen para completar al finalizar los capítulos, ya que hace que se impliquen en la lectura y piensen en lo que están leyendo.

    Yo no recomendaría el libro completo a niños de primaria porque me parece que trata demasiados temas (algunos de ellos demasiado avanzados para su edad) y se les haría demasiado pesado, pero creo que si que se podrían aprovechar algunos capítulos para distintos niveles, ya que tiene una forma más divertida para abordar las matemáticas que los libros de texto convencionales.

  264. Juan Jesús Freire Pérez Ed. Primaria Says:

    ·”El diablo de los números” un libro que por partes pode ser interesante. A historia e ben sinxela, Robert un neno que odia as matemáticas de repente unha noite comeza a soñar con Teplotax, que noite a noite irá cambiando a idea que Robert ten sobre as mates.

    Pareceme un libro interesante por como esta estructurado, en cada noite abordase un tema, (os numeros primos, números irracionales, a sucesión de Fibonacci, numeros triangulares etc) o que facilitaria que fosen traballados algúns deles na clase. Tamén me parece moi interesante os “exercicios” ou “tarefas” que nos agarda ao final de cada capítulo, ao final para chegar a comprender completamente os contidos que se están a desenvolver, non podes leer o libro como si se tratase dun conto, moitas veces deberás botar man de lápiz e papel para comprender ben o que nos está a explicar.

    Unhas das cousas que non me gustou foi o cambio dos termos matemáticos, por uns termos inventados, para ¿facilitar? a comprensión dos temas tratados. Ademais a complexidade de algúns dos conceptos matemáticos escapase do alcance da Educación Primaria, penso eu.

    Finalmente e a modo de conclusión, as matemáticas non son posibles sen creatividade e imaxinación, só así podemos entender os conceptos mais abstractos, só así entenderemos conceptos como o infinito, imprescindible nas matemáticas.

  265. Itziar Moraña Docampo Says:

    Grao de Mestre de Ed. Primaria 2º
    “El diablo de los números” sinceramente, a pesar de su fácil vocabulario y de su agilidad en la historia me resultó algo aburrido. De todas formas hubo muchas cosas que me parecieron muy interesantes. Al leer el libro me plantee incluirlo en mi vida como docente, pienso que este libro podrían leerlo los alumnos perfectamente, y seguramente les ayudaría a entender muchos conceptos, ya que a mí me ha ayudado en muchas cosas que nunca me habían quedado claras.

    Robert es un niño del todo normal, no es nada nuevo que a los niños no les gusten las matemáticas, pero gracias al diablo que se le aparecía en sueños aprendió a apreciarlas y a interesarse por ellas.

    Todas las cosas que el diablo le enseña son conceptos que deberían ser básicos y que la mayoría de las personas no los tenemos nada claros, o que a pesar de poder parecer que lo entendemos, a la hora de tener que demostrarlo o explicarlo nos surgen muchas dudas que a simple vista no apreciamos.

    Entendí con el libro que para que te gusten las matemáticas lo primordial es entenderlas… y esto me llevó a preguntarme si en algún momento de mi vida alguno de mis profesores de matemáticas se esforzó en hacer que sus alumnos entendiésemos y aplicásemos a nuestra vida cotidiana y a la vida real lo que nos enseña. Me imagino que será muy difícil poder conseguir esto sobre todo en niveles avanzados, pero me ha dado una lección para el futuro.

    De todas formas la lectura me pareció demasiado monótona, por lo que como lectura de entretenimiento no la recomendaría, pero como lectura de aprendizaje sí.

  266. Dulce María Pampillón Rial (Primaria) Says:

    Creo que los contenidos que se tratan en este libro sobre las matemáticas se ajustan bastante bien a los contenidos de Primaria, aunque no creo que sea recomendable para los primeros cursos de Primaria ya que hay contenidos, como las raíces cuadradas o elevar números, que no corresponden para esas edades. Para los cursos más avanzados de Primaria si que puede ayudar a reforzar contenidos de una manera diferente y entretenida como es a través de la lectura. Bajo mi punto de vista, la parte de negativa de los libros es que se centra demasiado en las matemáticas, casi no hay historia, nada que le de emoción y que te empuje a seguir leyendo, a querer saber que pasa después en la historia. Lo único que ocurre es que cada noche el niño sueña con el diablo de las matemáticas y este le ayuda o le enseña algo nuevo. Me parece que llega un momento en el que se hace monótono y aburrido. Por otra parte, no me parece de utilidad cambiar los nombres matemáticos, por ejemplo un rábano es una raíz cuadrada, eso más que ayudar o hacerlo entretenido yo creo que despista y aveces no se sabe de que está hablando, creo que para un niño de Primaria modificar los nombres puede confundirlos.

  267. Miriam Fernández Patrón Says:

    O diaño dos números pareceume un libro interesante e moi entretido. Dende o comezo da lectura, no modo en que está escrito e polas imaxes que acompañaban, fixéronme lelo case dun golpe, pois faise ameno e sinxelo.
    Introdúcete dunha forma na lectura que te sitúa no lugar do protagonista, chegando a, polo menos no meu caso, pasar algúns minutos mais comprobando e resolvendo os exercicios que lle pedían a Robert.

    Penso que sería un moi bo exemplo para o alumnado de Primaria, só que ao meu parecer, deberíase ir lendo por “noites” (capítulos) segundo os contidos matemáticos que se estean empregando na aula.
    Mencionar tamén que existen capítulos mais sinxelos, os cales os nenos poderían ler sen dificultades, e outros máis complexos, que propoñería ler na aula co mestre.

    Por outro lado, paréceme moi interesante a forma en que os explica, empregando exemplos da vida cotiá e moi diferente a como no lo explicaban a case todos na Primaria.
    Polo que, poderíase tomar como referencia dunha forma máis a hora de explicarlle certos conceptos aos nosos alumnos.

    Dicir por último que, o que non me gustou foi o cambio dos nomes dalgúns conceptos, como o caso de “de primeira” e non “primos” , pois pódelle producir problemas os nenos en cursos vindeiros e na propia lectura estar indecisos ao que se refire.

  268. Adrián Porto Montes Says:

    2º Curso Grao Maestro de Educación Primaria.

    “El diablo de los números” es un libro fácil de leer, entretenido y ameno con vocabulario sencillo e ilustraciones que hacen que estemos hablando de una lectura dinámica.
    En mi opinión el libro es una crítica a la situación actual del sistema educativo, ya que la situación de Robert la viven en este momento muchos alumnos de primaria en general y de matemáticas específicamente, ya que todos aquellos que se encuentran en la misma situación que Robert están sufriendo una desmotivación enorme hacia las matemáticas con la diferencia de que en la realidad no va a haber nadie que los ayude en sus sueños, critica el método tradicional de enseñanza, explicaciones teóricas en alto y ejercicios. Creo también que la solución es hacer como “el diablo”, amenizar la enseñanza de las matemáticas en este caso, enseñándoles de dónde proceden las operaciones que se enseñan y sobre todo darles una utilidad para la vida real y no que estudien cosas que no saben para que sirven, simplemente para aprobar la asignatura. El objetivo es que ganen interés por las matemáticas.
    Creo que este libro es para docentes ya que expone los problemas que genera el método tradicional de enseñanza para que reflexionemos y no cometamos los errores que se están cometiendo en la actualidad.

  269. Manuel A. Gómez Campos Says:

    Manuel Ángel Gómez Campos – Grao de Mestre Ed. Primaria 2º.
    El diablo de los números.
    O que máis me gustou deste libro foron os seus gravados e a súa forma de integralos co texto, tamén o alargar e estirar a imaxinación. Enzensberger, crea un conto ben argumentado aproveitando os soños de Robert, con elo a fantasía pódese desbordar. Utiliza unha linguaxe próxima para explicar conceptos matemáticos abstractos.
    Desde o meu punto de vista, non vexo acertada a substitución de termos matemáticos por outros “aparentemente” máis próximos: arrincar un nabo, números de primeira, números irrazonables, cocos, apertas de mans, Bonatschi, un Pum!…
    Salvo certas partes de certos capítulos, creo que non é un libro para ter no estante dun aula de primaria como manual Polos conceptos que nel se trata, estaría máis indicado como lectura para o alumnado de secundaria.
    Por outra banda, si considero que é unha boa lectura para un mestre que vai a impartir matemáticas ó alumnado de primaria. A matemática non ten nada de aburrido e de pesado, eu, na realización do meu practicum asistín a momentos de intenso goce por parte do alumnado na realización de exercicios matemáticos, nos cales a imaxinación e o material utilizado pola mestra facía que os nenos se divertisen.

  270. Paula Otero Fiuza CLEO2 Says:

    O Demo dos Números é un libro mediante o cál se pretende achegar aos nenos as matemáticas, xa que a maioría dos alumnos relacionan dita materia coa dificultade, isto conleva a que se xere un prototipo equívoco do que realmente nos ofrece este campo.
    Parte da base dun neno, que ten as matemáticas como a súa materia máis temida, xunto coa non simpatía que ten co profesor que a imparte, isto fai que o neno non se interese en absoluto por este campo, e por iso mesmo, o que se pretende e que Robert cambie a súa opinión e comece a disfrutar da matemática en xeral.
    A aparición do Demo dos números nos seus soños, fai que o protagonista comece a amosar interese polos números, aínda que nun primeiro momento non lle convenza a idea. O que se intenta demostrar no libro de Hans Magnus , e que para que un neno se achegue de maneira directa as matemáticas é aprenderllas dunha maneira dinámica e divertida, porque se se fai sentados nun pupitre e só con unha explicación oral feita polo mestre, os alumnos probablemente non lles de tempo a asimilar todas as operacións e os porqués de cada un dos exercicios que plasmou o mestre no encerado.
    A forma que ten de plantexar o Demo dos Números, cada actividade que lle propón a Robert é canto menos, moi interesante, porque relaciona a materia con elementos da vida cotiá, xa sexa relacionando con compañeiros de aula, como con animais, pirámides,…etc. Isto fai que o neno ao ter que pensar e razoar con elementos e obxectos cos que está en continuo contacto comece a atoparlle un porqué as matemáticas, xa que partía da idea de que non lle gustaban pola forma que se desenvolvían na súa aula da escola.
    Polo tanto, o que se conclúe tras a lectura do libro, e que moitas veces, nas aulas é preciso traballar con distintos materiais, cos cáles os nenos interactúen, manipulen, e entendan para que así sexan capaces de resolver os exercicios propostos polo mestre, deixando de lado o caderno e os libros, e relacionalos con temas atractivos e que lle chamen a atención. Aínda así, neste libro, trátanse variados e extensos temas matemáticos de maneira que o neno os capte, nalgúns casos son explicados de maneira un pouco abstracta, que tampouco quedan moi claros, temas que o mellor non son de gran relevancia para que se lle ensinen a un neno de primaria; pero hai temas importantes como o das fraccións, que é un tema do currículo da educación primaria, e que si está explicado perfectamente e con exemplos simples, e que serviría para sacar certas ideas á hora de tratar este tema nunha aula.
    É un libro sinxelo, fácil de ler e enténdese, a maioría das veces todas as explicacións que se dan, aínda que hai excepcións, xa que no meu caso, houbo veces que tiven que volver a ler certos parágrafos porque había conceptos que tal e como se explicaban no me quedaban claros.
    A pesar de que sexa un libro, o cál está recomendado para nenos de educación primaria, penso que non o aconsellaría ler individualmente a cada alumno, xa que ten conceptos, como ben se dixo antes, complicados, sería un libro que se podería tratar na aula de maneira grupal, e eliminando algúns dos seus contidos, que non se considerasen de gran influencia; ademais penso que é un libro adaptado para nenos de terceiro ciclo de primaria, xa que para nenos máis pequenos faríaselle demasiado complicado.
    Por último, cómpre destacar que a maneira de explicarlle aos alumnos e de entusiasmalos na materia, e amosándolle o lado máis divertida dela, usar distintos instrumentos, relacionalos con aspectos da súa vida cotiá, usar elementos da aula,… así como que o mestre intente sempre levar unhas clases dinámicas e entretidas e sempre amosando entusiasmo, porque esta actitude fará que os alumnos se contaxien dela.

  271. Laura Trillo González Says:

    Laura Trillo González, 2º Curso Educación Primaria
    “El diablo de los números” es una novela protagonizada por Robert, un niño que odia las matemáticas, y un “diablo” que aparece en sus sueños y ayuda a nuestro protagonista a ver las matemáticas de una forma diferente, amena y sencilla.
    A lo largo del libro de los números le va enseñando a Robert las curiosidades y lo divertidas que pueden ser los números una vez que los entiendes y trabajas con ellos.
    Desde mi punto de vista es un libro de lectura fácil, sin embargo, creo que la tiene capítulos difíciles de entender, si nos referimos a todos los niveles de primaria, por lo que creo que debería de leerse en el tercer ciclo, ya sea de forma común en una clase o individualmente.
    Creo que los niños se sienten identificados en algún momento del libro con el protagonista, ya que seguramente tengan sus mismas dudas e inquietudes y gracias a los ejemplos expuestos en el libro puedan resolverlas. También hay que mencionar que las ilustraciones y los ejercicios que se presentan en el libro sirven de gran ayuda y provocan que el lector se implique en la lectura.
    Por último, me llamó la atención dos cosas: que los hechos se lleven a cabo en los sueños, esto puede ser debido a las limitaciones que presenta el mundo real, y también, la asociación que hace el autor de un diablo con las matemáticas, ya que muchas veces las vemos como eso, nuestro enemigo.

  272. Rebeca Olveira Sánchez (2º Grado E.Primaria) Says:

    “Lo diabólico de los números es lo sencillos que son”, así es como nos presenta el Diablo de los números la esencia de las matemáticas jamás nunca vista. Esta obra de lectura compuesta por doce capítulos los cuales equivalen a las doce noches en que transcurren los sueños de Robert, nos muestra de una manera amena cómo un majestuoso y maestro diablo llevará al pequeño Robert por un sendero del conocimiento matemático de modo que absorba todos aquellos conceptos que lo aterrorizan. Cada una de estas noches es como un cuento con principio y final, pero cada una de ellas guarda sin duda alguna una secuencia lógica de unión con la anterior (conceptos entrelazados), en los temas que aborda. Con el fin de conseguir que todo cuadre y que la divulgación de los temas matemáticos se reproduzca de una manera nueva y fresca: “Y eso es precisamente lo demoníaco de las matemáticas. Todo cuadra”.

    Recomendarlo no sólo como una lectura obligatoria, sino como un pequeño manual de ensayo a seguir en todos los colegios y universidades, ya que no sólo introduce al estudio de los números, sino que propone una manera diferente de entender las Matemáticas. Cambia la concepción completa que todos tenemos a cerca de aquella materia temerosa, misteriosa e infernal que tenemos por nombre como “Matemáticas”. Por otro lado, pasa de ser una ciencia formal de conocimiento oculta para seres inteligibles a una ciencia informal de entretenimiento visible y al alcance de todos. La estereotipación de lo complicado e imposible racha de tal manera que el miedo que tenemos hacia la misma se desvanece, en la medida de lo que cabe, tan pronto Teplotaxl nos presenta pista por pista el razonamiento y funcionamiento de la misma.

    Al mismo tiempo que te atrae la lectura te implica en la misma llegando a ser consciente de que tú participas en ella y eres un Robert más. Evidentemente, se posiciona como una herramienta perfecta para espantar todos aquellos tópicos que tenemos acerca del inservible uso de las matemáticas en la vida cotidiana. Se tratan, además, de capítulos repletos de reseñas interesantes y reforzadoras en los cuales poco a poco se hace mención de algunos de los matemáticos más importantes de las diferentes épocas y sus aportes a esta ciencia. Por este y otros motivos, El Diablo de los Números, se convierte no sólo en un texto infantil, sino en un ensayo serio sobre una las ciencias milenarias más importantes en la historia de la humanidad.

    El elocuente diablo juega de tal modo que a la vez que palpa diversos temas, engancha de una manera graciosa pero eficaz al chico. Todo ello lo hace a través del diálogo, pequeñas ilustraciones y recreaciones así como valerse de referencias hacia términos matemáticos pero de una manera mucho más original que exprese el contenido cambiando la forma: sacar rábanos en lugar de raíces cuadradas, saltar en vez de elevar a la potencia, los especiales números de primera que en realidad se tratan de los números primos, el ¡pum! que tanto nos llama la atención relacionado con los factoriales, entre otros muchas apariciones como:

    -La serie de Fibonacci se presenta de una forma bastante dinámica refiriéndose a Fibonacci como “Bonatschi” (posiblemente ligado al apodo adquirido por su padre) que bueno, como matiz debería decirse que puede llegar a crear un poco de incongruencia puesto que muchos otros nombres de autores que aparecen son verdaderos y puede llegar a dar cierta confusión a la hora de trasmitir el aprendizaje en los niños. A pesar de ello, la relación entre la reproducción de las liebres ligados a esta secuencia de números es espectacular: se hace una constante relación entre los componentes que constituyen la realidad y las formas que estos adquieren, no precisamente por casualidad sino que todo tiene una determinada sentencia a la par que una explicación funcional.

    -Klein y su botella sin interior ni exterior. La representación de Euler y Gauss como figuras que proporcionaron el avance y la revolución en las matemáticas. Sin olvidarse de Pitágoras, la piedra angular (nunca mejor dicho) y principal responsable del nacimiento de la matemática racional como ciencia especulativa y deductiva.

    La pedagogía empleada por descubrimiento guiado es gratamente recibida, junto con la visión ácida que se intenta transmitir acerca de la figura del profesor Bockel y el diablo de los números como figuras en la vida real del típico “profesor pasota” y “profesor académico o de clases particulares”. Una forma completamente cercana y clara para acercar al alumnado hacia aquellos términos que no logran ligarlos con su nombre puesto que todo les resulta bastante abstracto. Debido a estas características, dicho libro podría seleccionarse para niños de Primaria, pero sin duda es preciso encaminarse hacia niveles mucho más avanzados debido al gran análisis de contenidos que este encierra.

  273. Cintia Vázquez Rodríguez Says:

    O diaño dos números.

    Comezando polo título, podo dicir que de primeiras chamou a miña atención, xa que por un momento pensei que ese medo, que a maioría da xente lle ten as matemáticas, pode ser resolto. A medida que vas lendo, no meu caso, sénteste identificado con Robert, protagonista da obra, por ese rexeitamento cara todo o que está relacionado co mundo dos números. Co transcurso da obra o protagonista engánchase as matemáticas, cousa que no meu caso non pasou. Prantexábanse problemas numéricos dun xeito distinto a como se fan na actualidade na aula, máis atractivos si, pero para min case igual de complexos.
    Debo sinalar que si me resultou moi interesante a maneira de introducir os problemas matemáticos na realidade, con obxectos cotiás e do día a día, cousa que durante o meu aprendizaxe tanto na Primaria como no paso pola Secundaría non sucedeu, recordo eses problemas con cantidades de números e sen sentido algún.
    O que demostra o libro e que é moi importante quen nos ensina matemáticas e de que xeito o fai, nun principio o protagonista aborrecía o seu mestre de Matemáticas e a materia, pero ca aparición do “diaño dos números” todo cambia, e como nos indica o libro os contidos son os mesmos cos que Robert da na súa clase de Matemáticas, o único que cambia é metodoloxía e a maneira de expresalos.
    O emprego deste libro na Primaria vexo un pouco conflitivo, xa que, si de primeiras lles mandamos ler ó alumnado o libro, dubido moito que o comprenda, e a maiores, baixo a miña opinión penso que lles resultaría moi pesado. Poño como exemplo o meu caso xa que tiven a sorte de ler este libro ó mesmo tempo que miña irmán que vai en primeiro da ESO, fíxenlle unha serie de preguntas ó respecto e ela confesoume que a lectura lle parecía un pouco aburrida e que lle custaba seguirlle o fío. Penso que unha boa forma, para que os alumnos e alumnas entren en contacto con el, sería que o fosen lendo na aula coa axuda do mestre, xa que si xorden dúbidas poderán ser resoltas de seguida.

  274. Lara Vilas Costa (2º curso de Mestra en Educación Primaria) Says:

    Na miña opinión este libro pode mostrarnos outro xeito de ver as matemáticas, como facer que os nenos a vexan como unha asignatura máis e non como a máis difícil e a que menos lles gusta.
    Moitos alumnos vense reflexados no xeito de pensar de Robert, porque para moitos deles comprender o que estudian nesta materia é moi complicado, e a forma na que se explican os conceptos matemáticos no libro fai que os nenos os poidan ver máis entretidos.
    Por outro lado dicir que, non o recomendaría para ler de xeito obrigatorio, porque me parece un pouco complicad para que os alumnos/as poidan captar todo o que alí se trata, pero si que poderíamos coller algún anaco, ou parte do texto para ensinarlles, algún fragmento a modo de exemplo para que entendan que non teñen porqe ver as matemáticas como a asignatura que todos detestan.

  275. Iago Vidal Rey, 2º Educación Primaria Says:

    Nos encontramos ante un libro que trata de despertar la curiosidad y el gusto por las matemáticas. No estoy completamente de acuerdo con camuflar constantemente la terminología propia de las matemáticas por otras palabras que puedan resultar más familiares, pero si lo puedo comprender por momentos. A veces se escucha hablar de infinito, factoriales o números primos y desconectamos de la conversación o explicación porque pensamos que lo se va a decir es algo aburrido y difícil, sin embargo el uso de otras palabras puede provocar un interés inesperado, que enganche al alumno aunque en el fondo se trate de explicar los mismos conceptos.

    Sobre la edad a la que recomendaría la lectura individual del libro sería en la ESO, 1º o 2º. Por la forma de explicar conceptos que se encuentran en su temario más que en el de educación primaria. Esa manera a través de curiosidades e ingeniosas maneras de plantear y resolver problemas siempre resulta más atractiva, no solo a niños, a todo el mundo.

    Las actividades planteadas al final de los capítulos también puede tener su especial interés, al poder fomentar una mayor implicación en la lectura y se escapa de los típicos ejercicios que realizan los alumnos en sus libros de texto diariamente.

    A nivel primaria me parece excesivo por momentos. Propondría una lectura conjunto de determinados fragmentos acompañados de una explicación paralela del profesor, simplemente para llamar la atención y despertar la curiosidad, tratando de hacer de las matemáticas una asignatura menos pesada y densa de lo que puede parecer en un principio.

  276. Leandro López Vila Says:

    Leandro López Vila (2º Ed. Primaria) O demo dos números
    Esta obra trata a historia dun neno chamado Robert, o cal non se sente para nada a gusto cas matemáticas impartidas polo seu mestre no colexio. Mentres durmía, tiña pesadelos pero deixaron de producirse cando se introduciu nos seus soños un vello demo durante 12 noites (o demo dos números).
    Estou seguro que se moitos/as nenos/as len este libro sentiranse identificados co protagonista, o que leva a preguntarnos, que é o que está fallando nas aulas? Considero que as matemáticas son unha ciencia flexible no tocante á metodoloxía e a didáctica, polo que cada mestre pode impartir os contidos de unha forma moi diferente a outros compañeiros.
    O autor do libro pretende deixar de lado aqueles exercicios sen utilidade cotiá ós cales os/as alumnos/as están acostumados a ter que desenvolver, para potenciar ou premiar actividades que esperten a curiosidade do alumnado e/ou nos que recoñezan algunha utilidade práctica.
    Poderíase empregar este libro como un recurso didáctico no 3º ciclo de Educación Primaria, pero habería que realizar unha selección ou adaptación de contidos, pois no libro trátanse algúns que me parecen complexos para esas idades.
    Como reflexión, considero que un bo mestre de matemáticas é aquel que premia o interese, unha actitude crítica … en definitiva, o que máis habilidades ten para promover o saber. Actualmente mediante as TIC, pódense desenvolver actividades moi variadas e de diversos formatos, co cal se estimula a participación e o interese colectivo na aula.

  277. Tania Rivadulla Domínguez Says:

    Tania Rivadulla Domínguez
    2º curso, Grao en Mestra Educación Primaria

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS (Hans Magnus Enzensberger)

    É un deses libros que a maioría da xente debe ler, sobre todo sería moi interesante que os alumnos e alumnas que comezas a Educación Secundaria Obrigatoria e aínda non teñen moi ben asentadas moitas cuestións sobre matemáticas. Dende o meu punto de vista este libro tamén pode agochar certa crítica cara a forma en que se soe ensinar matemáticas, o diabro dos números realmente o que lle quere facer ver e ensinar ao seu aprendiz Robert son as matemáticas enfocadas dende outra perspectiva totalmente distinta e moi afastada da que se dan na maioría das aulas .O que trata e de primeiro ensinarlle realidades concretas, para que o pequeno Robert trate de entender o por qué e o cómo diso, facéndolle razoar, para logo explicarlle posteriormente o concepto, explicación ou problema matemático relacionado con iso. Eu particularmente lendo esta obra puiden quedarme con ideas interesantes de explicacións que non sabía nin o porque se facían, nin sucedía así. Por exemplo como a través da aparición das lebres por parellas, ían saíndo a sucesión de números de Bonatschi, ou a través dos cocos que formaban triángulos chegaba a explicar os números triangulares. Con todo isto quero concluír que me pareceu un libro moi interesante, recomendado totalmente, con ideas abstractas convertidas con debuxos e obxectos concretos en ideas sinxelas de entender, e familiarizarse con elas, na miña opinión as matemáticas desde este enfoque sería totalmente distintas, podo dicir pola miña experiencia que me gustaría que as explicacións fosen como a que o diabro dos números lle daba ao seu amigo, e non como os profesores ma daban a min.

  278. Marta López Pérez Says:

    El diablo de los números

    Lo cierto es que en un primer momento, el título resulta de todo menos alentador. Pero al empezar a leer el libro, esta sensación se desvanece por completo al comprobar que se trata de una lectura fácil e incluso humorística en algunas ocasiones. El libro nos pone en el lugar de Robert, un niño al que no le gustan nada las matemáticas, hasta que una noche un diablillo irrumpe en sus sueños para mostrarle como es realmente ese mundo.

    Una de las cosas más especiales del libro es que logra que los conceptos matemáticos surjan de forma aparentemente casual y progresiva. Me gustó concretamente como llega a la idea de potencia, cuando afirma que multiplicar el mismo número repetidamente es demasiado aburrido y latoso, así que en su lugar escribe ese número elevándolo, como si se tratase de una manera más sencilla de representarlo. O también, la sucesión de números de Bonatschi a través de las liebres que se van reproduciendo exponencialmente. Sin duda, aplicar este tipo de argumentos puede ser bastante positivo y significativo para los niños, aunque sí es cierto que los conceptos que se muestran van haciéndose más complejos cada vez. Hacia el final incluso aparece la famosa botella de Klein, lo que me parece una idea algo excesiva para introducir en primaria.

    Pero creo que la reflexión más importante que se puede hacer acerca de este libro, es que el amor u odio que puede sentir un alumno hacia las matemáticas, o incluso el grado de dificultad que le supongan, no está tan relacionado con las matemáticas en sí sino en como fueron enseñadas.

    Desde mi misma experiencia educativa, he podido observar como ya en el colegio muchos profesores nos obligaban a hacer actividades mecánicas de resolución de problemas que nosotros nunca nos habíamos planteado, o bien nos proporcionaban fórmulas que debíamos memorizar sin tener demasiado claro de donde habían salido.

    En contraposición a estas ideas, en el libro podemos observar como la enseñanza de numerosos aspectos de la matemática se hacen de manera progresiva, cercana e incluso lúdica como ya hemos visto. Y creo que sin duda es el punto de partida ideal para empezar.

  279. Inés Vega Marín. Says:

    Inés Vega Marín. 2º Grado en Educación Primaria.

    “El Diablo de los Números”

    Este libro, el Diablo de los Números trata el tema de las Matemáticas, a través del protagonista, un niño llamado Robert que odia las Matemáticas. En sueños, a Robert se le aparece un diablo llamado Tetoplax que le ayuda a que pueda llegar a obtener una visión más positiva de lo que son las Matemáticas y lo divertido que puede llegar a ser aprenderlas: “Lo diabólico de los números es lo sencillos que son” como se llega a decir en el libro

    Desde mi punto de vista, la lectura de este libro si se tuviese que aplicar en las aulas, lo más recomendable sería hacerla en cursos más elevados, como 5º o 6º de Primaria; aunque en mi caso no se llevaría a cabo pues trata temas abstractos y complejos que resultarían complicados de entender a edades tan tempranas.

    Como lectora de este libro, me hubiese gustado que se tratasen con más profundidad otros temas matemáticos, ya que realmente a lo largo del libro se hace demasiado hincapié en la sucesión de Fibonacci, números triangulares, etc. Poco se llegó a hablar de la multiplicación o división y resolución de problemas; conceptos matemáticos de suma importancia.

  280. Gadea González Iglesias (Grado en Maestra Ed. Primaria) Says:

    Comentario el diablo de los números
    Me gustaría decir que, en mi opinión, el libro me ha resultado ameno y entretenido y, aunque es relativamente fácil de leer, debo admitir que, repetidas veces, tuve que volver a leer alguna que otra página porque no era capaz de entender, en la primera lectura, de que se estaba hablando. Aunque creo que, en este caso, el factor que más jugó en mi contra, era el hecho de ir leyendo el libro por partes, es decir, un capítulo por día, lo esto hacía considerablemente dificultosa la lectura, ya que me costaba recordar lo que había leído anteriormente y tenía que revisarlo con frecuencia.
    Con respeto al libro en sí, tengo que decir que, aunque el rango de edad recomendada empieza en los 8 años, yo creo que si tuviese que utilizarlo sería, en todo caso, en el tercer ciclo, leyéndolo con ellos en clase. Aunque personalmente dudo que lo hiciese, o por lo menos no usaría éste en su totalidad. La razón de esto es que, creo que una gran parte de los contenidos que se tratan en el libro no tienen relación directa con los contenidos del currículo de primaria y, aunque es cierto que nunca está mal ampliar conocimientos creo que, algunos, no son especialmente relevantes, al menos a esa edad, pues tampoco son cosas que puedan aplicar en su vida diaria.
    A esto debemos añadir que si a mí ya me ha resultado confuso en algún caso, probablemente para ellos lo será aún más, y más si partimos de la idea de que, obviamente, tendríamos que irlo leyendo en clase por partes, por lo que sospecho que, al igual que me sucedió a mí, tuviesen dificultades a la hora de recordar lo leído anteriormente.
    Otro factor que no me ha gustado porque creo que podría traer a los niños una fuerte confusión tiene que ver con el hecho de que el autor no trata a los conceptos matemáticos por su nombre, sino que les llama “rábanos”, “pum”… y creo que eso es algo que, desde mi punto de vista, dificulta la comprensión de los mismos, pues los pequeños no van a encontrar estos términos en ningún libro de matemáticas.
    A pesar de todo esto creo que material como este es fundamental para demostrar tanto a los niños (como a los propios maestros) que las matemáticas pueden llegar a ser una asignatura entretenida siempre y cuando se utilicen las herramientas adecuadas para la enseñanza de las mismas. Un ejemplo donde vi muy claro esto fue con la profesora con la que hice las prácticas la que, por lo general, siempre trataba de emplear los recursos TIC para la enseñanza de esta asignatura, utilizando en las clases vídeos o bien la página de “amolasmates” en la que había una gran cantidad de juegos y actividades que los niños podían realizar y que les resultaban amenas y entretenidas.
    A modo de conclusión decir que, considero que esas actividades, igual que libros como éste, son recursos fundamentales en la didáctica de esta asignatura, pues potencian el gusto de los alumnos por las matemáticas.

  281. María Isabel Sánchez Casal (2º Curso, Grado en Maestro/a en Educación Primaria) Says:

    Desde mi punto de vista “el diablo de los números” es una forma divertida y entretenida de ir aprendiendo sobre las matemáticas y sus números. Nos pone en la perspectiva de Robert, que tiene un punto de vista de la materia que comparten muchos niños, ya que desde siempre la asignatura de matemáticas nos ha resultado a la mayoría tediosa y sin sentido.
    Y por otro lado nos encontramos con el diablo, Teplotaxl, que aunque podría tener una forma de enseñar un poco más amable, es, desde mi punto de vista, el tipo de profesor que deberíamos haber tenido de niños, aquel que nos enseña que las matemáticas pueden ser divertidas, mostrándonoslas con objetos, o situaciones que nos resulten amenas.

    Cada noche con este profesor poco corriente es una aventura para Robert, y poco a poco va cogiéndole cariño a esa extraña desconocida que era la matemática.

    Desde un punto de vista educativo, este libro no me parece muy acertado para que sea recomendado a un alumno de primaria, en todo caso, capítulos o fragmentos de estos leídos en clase a modo de explicación o como acompañante de esta, pero en ningún caso como libro de lectura obligatoria, debido a su complejidad para edades tempranas.

  282. Xulia Fernández Candocia Says:

    Xulia Fernández Candocia (2º curso en grado de ed. primaria)
    Esta entretenida novela combina el mundo de los sueños con el mundo de las matemáticas introduciendo a un personaje (El diablo de las matemáticas) en los sueños de un niño que piensa que las matemáticas no son más que una aburrida asignatura más, impartida por un profesor que no sabe despertar el interés por la asignatura en sus alumnos.
    Cada noche, cuando Robert se queda dormido, aparece en un sorprendente escenario en el cual el Diablo le da alguna interesante lección de matemáticas (números cuadrados y triangulares, raíces cuadradas, teorema de Pitágoras, sucesiones, números primos, etc) utilizando los medios que el escenario les ofrece. El método que el diablo emplea es muy constructivista, en oposición con lo que hace el profesor de la escuela del niño.
    Además, en la novela se hace hincapié en la relación entre las matemáticas y la naturaleza (Bonatschi y las liebres, por ejemplo) y la aplicación que esta ciencia tiene en la vida real.
    Finalmente el niño acaba teniendo fascinación por las matemáticas y en uno de sus sueños consigue una posición en la escuela pitagórica y a partir de ahí el mismo debe seguir sólo su camino en el mundo de las matemáticas. En el cielo de los números se encuentran grandes matemáticos de la historia: Pitágoras, Bonatschi…
    En cuanto a la aplicación en las aulas, considero que es de fácil lectura y los contenidos matemáticos son básicos. Aún así, lo aplicaría en las aulas del tercer ciclo de primaria o en los primeros años de la ESO, ya que hay ciertas cosas que pueden resultar confusas para los alumnos. Además, junto con la lectura, veo necesario reforzar en el aula los contenidos matemáticos expuestos en el libro.

  283. Loreto Maneiro Tubío Says:

    “El diablo de los números”
    El libro narra la historia de Robert, un pequeño de 12 años que teme y odia las matemáticas y a su profesor. Hasta que un día Robert comienza a soñar con un diablo (Teplotaxl) que le aparece cada noche en sus sueños explicándole de manera divertida y agradable cosas acerca de los números. 12 son los sueños de Robert y 12 son los capítulos en los que se le enseña algo nuevo y divertido sobre las matemáticas, llegando Robert a cambiar su visión acerca de ellas, interesándose y gustándole cada día más.
    El libro me parece sencillo de leer y muy entretenido contando con explicaciones matemáticas comprensibles.
    En mi opinión muchos niños se pueden ver identificados con el protagonista Robert, ya que ven las matemáticas como algo duro y difícil. Muchas veces esto ocurre porque a lo mejor sin quererlo los profesores hacen que esto suceda así por su manera de explicarse o por cómo llevan la clase. Creo que se deberían de usar más materiales didácticos compresivos y divertidos para que los alumnos puedan aprender mucho mejor y sin ningún tipo de miedo.

  284. Irimia Muelas (Educación Primaria) Says:

    “El diablo de los números” narra la historia de Robert, un niño que aborrece las matemáticas que su profesor imparte en clases, hasta que una noche se le presenta un diablo en sus sueños que le ayuda a verlas desde otra perspectiva noche tras noche. Es así como Robert pasa de odiar las matemáticas a gustarle e interesarse por ellas.

    Este libro, no deja de ser una crítica al currículum de matemáticas de Educación Primaria y a su estructura, especialmente a la forma en la que la mayoría de los profesores enfocan las matemáticas a la hora de explicarlas en el aula, centrándose en la memorización de una serie de conceptos. Así, la obra muestra a través del personaje de Teplotaxi, una manera diferente de plantearlas para que sean más atractivas y entretenidas.

    En mi opinión, el uso de este material en un aula de primaria debería ser como complemento a las explicaciones y únicamente en el tercer ciclo, dado que el argumento en sí deja mucho que desear (en ocasiones se hace repetitivo) y el cambio de términos de algunos conceptos puede resultar algo confuso. De este modo, esta obra nos serviría como apoyo para entender mejor los contenidos de la asignatura y plantearlos de una forma más dinámica y amena.

    • brais raposo díaz Says:

      Brais Raposo Díaz (2º grado maestro de educación primaria)
      “El diablo de los números”
      Este libro trata sobre una situación que por desgracia es muy frecuente tanto en educación primaria como en secundaria y que a mi mismo me ha ocurrido y es que muchas veces las matemáticas se vuelven una asignatura complicada con lo que muchos alumnos no se molestan en practicar porque no la entiende, con lo que se acaba produciendo una frustración que finalmente puede llegar a producir un odio en el alumno.
      A Robert; un joven de 14 años y protagonista del libro, le ocurre algo parecido ya que al principio del libro no soporta las matemáticas, pero esto va ir cambiando gracias a la ayuda de un anciano ser que se hace llamar “el diablo de los números”, quien visitará a Robert mientras duerme, en mundos que el propio Robert creará en sus sueños.
      A través de los capítulos Robert irá aprendiendo conceptos matemáticos pasando de aquellos que parecen más fáciles para ir aumentando poco a poco el nivel y conociendo más cosas de los números primos, las fracciones, raíces, potencias…
      Creo que es un libro interesante a la hora de enseñar matemáticas pero me parece complicado para alumnos de primaria, sobretodo porque creo que trata algunos conceptos bastantes complicados para alumnos de esas edades y que puede hacer que la lectura se vuelva bastante densa, haciendo que los alumnos pierdan interés en ella.
      Si creo que es un libro que podíamos utilizar en las aulas de secundaria ya que opino que para su lectura es importante que exista una cierta base previa en matemáticas y comprender como se realizan las operaciones.
      Para finalizar tengo que decir que en caso de utilizarlo en primaria serian alumnos del tercer ciclo (principalmente de sexto de primaria), pero esta lectura tendría que ser conjunta y que el profesor participase activamente para poder ir explicando aquellos conceptos que sean más complicados de entender por los alumnos y que respondan a cualquier duda que presenten.

  285. Francisco Javier Seijo Calvo (Primaria) Says:

    Con la lectura de ” el diablo de los números” los niños pueden sentirse identificados con Robert, pues como a casi todos los niños no les gusta las matemáticas. Sin embargo, durante la lectura se muestra que ese disgusto va cambiando a medida que el diablo le va enseñando matemáticas a lo largo de diferentes sueños. En el libro se nos muestra que un motivo de que los niños no disfruten con las matemáticas reside en la labor que realiza el maestro, muchas veces no sabemos adaptarnos a los niños proponiéndoles actividades que, además, de resultarles difíciles no les motivan. También es cierto, que ya se juega en desventaja y que parece que el hecho de no gustar las matemáticas es algo ya innato en el niño.
    Considero que este libro puede ser un buen ejemplo a mostrar a los niños para hacerles ver que las matemáticas no son el ” rollo” que ellos ven y que no necesitan saber muchas cosas sobre las matemáticas para hacer ellos matemáticas.
    Como la estructura del libro consta en que en cada sueño el diablo le enseña algo a Robert, en clase lo que se puede hacer es trabajar cada capítulo un día de la semana establecido, por ejemplo, los viernes. De este modo, sucesivamente cada viernes se irá trabajando el libro, poniendo en práctica lo que dice el diablo.
    Además, puede resultar una actividad entretenida para los niños, pues así verán y comprobaran como han ido apareciendo los números primos, los números triangulares, el número uno… En definitiva, se puede ver como un juego. Pues si queremos, también, podemos llevar a cabo una dramatización con los niños de aquellos capítulos que más nos interesen o gusten a los niños.
    Puede resultar un recurso interesante a trabajar en el aula para fomentar el gusto por las matemáticas, y ver que tal como dice el diablo lo diabólico de los números es lo sencillo que son.

  286. Ricardo González Says:

    Ricardo González Castro. 2º Curso, Grao en Educación Primaria.

    “El diablo de los números” pareceume un libro moi interesante para traballar con nenos e nenas da etapa de Educación Primaria a modo de introdución de conceptos matemáticos que, como no meu caso, poden resultar complexos, aburridos e provocar unha idea negativa sobre esta materia. Dispoñer de un recurso como este é moi útil para conseguir esa famosa evolución pedagóxica que se pretende conseguir, pasando de un aprendizaxe memorístico a un aprendizaxe autónomo, onde se entendan os conceptos con casos prácticos e incluso o alumnado chegue a disfrutar do aprendizaxe conseguindo despertar neles/as a curiosidade.

    O libro ofrece unha serie de coñecementos dunha maneira moi sinxela, acompañado sempre de ilustracións que axudan moito e fan que a lectura resulte moi amena. O “diablo” ofrécenos a posibilidade de adquirir uns coñecementos matemáticos de tal maneira que eu, varios anos despois, entendinos cunha lectura mellor que coas explicaciós de mestres e de profesores que me deron clase ó longo da miña historia escolar. Paréceme moi importante tamén o feito de que consigue que te sintas identificado con Robert, o que fai que te involucres moito máis coa lectura.

    En canto a erros, coincidindo con algúns dos meus compañeiros e compañeiras, non me acabou de convencer o feito de cambiarlle os nomes a algúns conceptos matemáticos, xa que considero que a lectura ofrece un clima ideal para o aprendizaxe e cambiandolle os nomes pode levar a erros ou a confusións, cando creo que poñer “primos” en lugar de “de primera” ou “factorial” en lugar de “pum” non creo que fixera o libro máis aburrido ou pesado e aproveitaríase máis o potencial do mesmo.

  287. Inés Pais Freire Says:

    Inés Pais Freire.
    En El diablo de los números, se explican diferentes conceptos matemáticos aumentando la dificultad progresivamente. Los explica a través de los sueños de un niño, Robert, al que no le gustaban las matemáticas en el colegio y nos muestra cómo se va interesando por ellas, llegando a gustarle mucho y entenderlas, cambiando su opinión inicial.
    Aunque me resultó un poco pesado leerlo, pienso que se podría aplicar didácticamente con los niños de primaria pero no como una lectura obligatoria. Para aprovecharlo de un modo apropiado, que no les resulte aburrido y vean las matemáticas como un juego, el profesor debe explicar los contenidos según el libro de texto (acordes con lo establecido en el currículum en cada curso) y hacer una lectura conjunta con todos los niños de la clase del capítulo que se corresponda con concepto a explicar. En este, se trata la explicación de que todos los números parten del número 1; que el número 0 fue el último en aparecer y gracias a él y a los “saltos” podemos explicar las unidades, decenas, centenas y demás; la explicación de los números de primera mediante una tabla que les podemos indicar que elaboren ellos mismos( los números primos); los números irrazonables, los triangulares y los cuadrados (los que explica a través de experimentos con cosas cotidianas (tirando cocos explica los triangulares y los cuadrados), por lo que una vez leídos los capítulos en clase procederíamos a comprobarlo usando objetos del aula; los números de Bonatschi, mediante la explicación de la reproducción de las liebres (me gusta mucho como enfoca el autor esta explicación) creo que los niños lo entenderían perfectamente, y les resultaría mucho más sencillo recordarlos; la explicación de los números quebrados (es decir, las fracciones) que tanto asustan a los niños, y el infinito (todos los números son infinitos) las entenderían mejor con ejemplos como los que se explican en la novena noche de este; las figuras geométricas mediante la realización de las mismas con folios y luego explicándolas teóricamente y la explicación de problemas cotidianos, aquí emplea las posiciones en el aula pero podríamos hacerles pensar sobre muchas cuestiones similares que les ayuden diariamente.
    El objetivo tanto de las matemáticas como de las demás materias es que les resulten útiles en su vida y que no sean simplemente conceptos abstractos que tengan que aprender, por ello materiales didácticos como este libro son una buena opción para que la enseñanza resulte más amena. Como bien se dice hay que “aprender haciendo” y las
    matemáticas se suelen expresar como simples conceptos y luego básicamente se les presentan ejercicios a los niños. En lo que se refiere a la resolución de problemas, siempre deberían enunciarse realidades para que se interesen y las puedan aplicar. Existen otros muchos recursos didácticos, como libros para aprender las tablas de multiplicar mediante rimas que son muy interesantes.
    Para finalizar, diré que en mi educación primaria, la mayoría de los profesores se basaban en la utilización del libro de texto (explicando la base teórica y haciendo los ejercicios) y, en mi opinión éste solo debe ser una guía. Hay que fomentar en los niños el gusto por el saber de dónde vienen las cosas y no realicen simplemente operaciones matemáticas porque el profesor dijo que era así, con el objetivo de superar un examen. Los profesores tenemos que intentar desarrollar en nuestros alumnos un pensamiento crítico. Para ello, libros como el que estamos a tratar son una muy buena opción. Una vez leído el capítulo que se corresponda con lo que pretendemos explicar (es decir, una de las noches en las que Robert sueña con el diablo de los números) podemos hacer una puesta en común sobre lo que cada niño entendió o no, resolver sus posteriores dudas y llevarlo a la práctica.

  288. Ana Portela Fontán. Educación Primaria Says:

    “El diablo de los números” es una breve novela recomendada , bien señalado en su subtítulo, para aquello que temen a las matemáticas, como Robert, nuestro protagonista. Este joven padece de pesadillas, suelen ser siempre las mismas, ya las conoce, pero un día éstas cambian y aparece en sus sueños un pequeño diablo anciano, “El diablo de los números”. Éste hace que Robert se desprenda de ese sentimiento de rechazo que siente hacia las matemáticas, producido en gran medida por su profesor, el señor Bockel, mediante breves viajes nocturnos durante 12 noches en los que le muestra las verdaderas matemáticas, con sus aplicaciones reales, ejemplos prácticos y reflexiones.
    En mi opinión no es recomendada para alumnos de Educación Primaria a pesar de que su estructura en forma de cuento hace que la lectura resulte muy sencilla, si no existe por parte del alumnado unos conocimientos previos y un nivel madurativo óptimo para el entendimiento de la cantidad de contenidos que se trabajan en ella, su lectura no será válida.
    Una opción sería la selección a modo de lectura, de algunas de las páginas como refuerzo o como introducción de los contenidos que trabajamos en estos cursos. Por poner un ejemplo, en la octava noche se habla de estadística, probabilidad y las posibles combinaciones (AB, BA, ABC,ACB,etc.) siendo éste un tema de sexto curso. Podríamos leer esto a modo de introducción.
    Me gustaría poner de manifiesto mi desacuerdo en la elección del personaje del diablo, o por lo menos en la actitud que éste tiene, pues en varias ocasiones se muestra chulesco, ordena a Robert callar o dice las cosas de una forma muy poco amable y educada.

  289. Patricia Rial Mosteiro Says:

    Patricia Rial Mosteiro. 2º Maestra E. Primaria. 2013/14
    El libro enfoca las matemáticas desde otro punto de vista y aunque con una lectura sencilla y fácil de entender enseña trucos y consejos que se podrían aplicar en las clases de tercer ciclo de primaria, probablemente sería adecuado centrarse en ciertos temas, ya que considero que hay conceptos que los niños todavía no han visto y que por tanto les será complicado entender, o incluso pueda crear confusión con ciertos términos inventados por el diablo para designar aquellos puramente matemáticos.
    Lo veo interesante como complemento al área de matemáticas, permite, mediante el fomento a la lectura, acercar a los alumnos/as a ciertos conceptos de una manera no tan monótona y profundizar en los contenidos matemáticos que propone el libro. Las explicaciones por parte del diablo de los números de la teoría matemática se hacen muy prácticas y gracias al uso de la imaginación por parte del autor permitirá llevar a los niños/as a sitios inimaginables y variados, pudiendo resultar motivador para el alumnado de estas edades.
    Sobre todo nos permite reflexionar a los futuros docentes, acerca de cómo enseñar las matemáticas sin caer en tradicionalismos, aprendiendo de la habilidad del diablo de los números para despertar en los niños/as esa curiosidad (a la que problablemente la gran mayoría estamos poco acostumbrados) acerca de las matemáticas.

  290. Noelia Says:

    El diablo de los números es un libro de base matemática destinado a niños. Pero desde mi punto de vista no lo destinaría a ellos, los sucesivos conceptos matemáticos que contiene, los cuales son explicadas por el diablo de los números a través de los sueños, pueden hacer denso el libro, llegando a aburrirlo .Esto se puede deber a una narrativa poco habituados a leer, en forma de diario, mezclando el pasado y el presente. Algo que puede generar en un niño de poca edad que se pierda en los saltos temporales, entre realidad y fantasía.

    Además no veo el libro como un material clave que deba leer un alumno, si que es cierto que aclara diversos conceptos de forma superficial, pero muy claramente.

    Sin embargo veo un material muy interesante para el docente a la hora de enseñar matemáticas. Nos permite conocer la forma de enseñar matemáticas en la cual los niños están motivados, lo cual permite que se lleve a cabo un aprendizaje significativo. Esta motivación viene originada por la utilidad que alcanza en su aprendizaje ya que pasa a ser participe de el. Esta participación y la relación continua que hace el diablo de los números de los conceptos matemáticos con la realidad, acaba despertando un interés y curiosidad por las matemáticas. Algo que la mayoría de los docentes no consiguen a lo largo de los años con los niños, sino que consiguen todo lo contrario, que las odien y no les encuentren aplicación ninguna en la vida real. Este reflejo se ve en el protagonista, el cual al principio era un niño que odiaba las matemáticas. Pero este odiaba la forma de dar matemáticas su profesor, el cual basaba sus clases en explicaciones y ejercicios, sin dejar experimentar a los niños ni llegar a comprender porque se usa cada propiedad en un determinado momento. Esto fue algo que le aprendió con el diablo y que llego a hacer que le gustasen las matemáticas.

    Tras este análisis donde los sueños son la forma ideal de enseñar matemáticas y la forma del docente no. Lo veo como un símil con la situación real, donde se refleja la forma habitual de enseñar matemáticas, a través del profesor del protagonista, y la forma ideal de enseñarlas para que los niños comprendan los conceptos y puedan relacionarlas con la realidad, a través del diablo de los números.

  291. Esteban Casas Vázquez Says:

    Esteban Casas Vázquez (Didáctica de la geometría, 2º Magisterio Ed. Primaria, 2013-14)

    Empiezo por los puntos que me parecen más positivos. De entrada, tres aspectos muy importantes: es un libro que entra por los ojos, las ilustraciones son profusas y estupendas; el texto lo puede seguir un niño de 11 años como el propio protagonista, Robert; y, el contenido está expuesto con sencillez (numéricamente, pero también gráficamente y verbalmente, ayudando a la tan importante visualización) y, además, cada “cosa matemática” que se hace destaca por la simplicidad de su planteamiento. A fin de cuentas: “Lo diabólico de los números es lo sencillos que son… Para empezar, sólo necesitas una cosa: el uno. Con él puedes hacerlo casi todo” (p.16). Por todo esto, efectivamente, me parece adecuado para aquellos que “teman” o tengan alguna dificultad con las matemáticas. En el ámbito escolar me imagino que podría utilizarse en primaria, por ejemplo, conjugando parte del tiempo dedicado al plan lector con parte del tiempo dedicado a las matemáticas. En este sentido, la estructura episódica en breves capítulos resultaría especialmente adecuada y, además, necesaria para ir asimilando los contenidos reflexivamente. Así que, ¿un libro agradable que consiga que los niños lean algo sobre matemáticas y se interesen por ellas? ¿puede conseguir que los niños comprendan que vale la pena explorar las matemáticas y que no se trata de un mero ejercicio de sadismo por parte de los profes? ¡Genial! ¡Avanti! También hay que valorar positivamente el alcance del libro en lo que se refiere a las matemáticas tratadas: el infinito, los números primos, los números irracionales, los números de Fibonacci, el triángulo de Pascal, permutaciones y combinaciones, series infinitas, la razón aúrea, la fórmula de Euler, el problema del vendedor viajero, etc.

    Sin embargo, no todas las simplificaciones -o supuestas simplificaciones- me parecen útiles, como por ejemplo la que se refiere a cambiar el nombre de los matemáticos (“Bonatschi” por “Fibonacci”o de algunas operaciones (“rábano”, ¿en serio?). Está claro que partir de grandes etiquetas y de teoremas y seguir de manera deductiva no es la forma adecuada de proceder en la educación primaria; se ha de partir de cuestiones particulares y puntuales patentes en la experiencia cotidiana de los niños, pero los cambios de nombres no me parecen muy relevantes aunque hay que reconocer que el autor dedica un espacio al final de la obra para aclarar la nomenclatura “real”. Por otra parte, el no llegar a demostrar ninguna de las cosas quedándose sólo en mostrarlas creo que puede por momentos producir una sensación de agobiante acumulación de hechos matemáticos sin explicación (las secuencia de números que justamente corresponde a esta diagonal en particular del triángulo de los números, por ejemplo) y sin aparente relación.

    Pero sobre todo, para mí el libro resulta muy flojito en lo que se refiere a la historia en general, porque… ¡no podemos olvidarnos de que se trata de un libro de ficción! Si me lo tomo como un libro cuya “agenda oculta-no-tan-oculta” es la de dulcificar ciertos temas de matemáticas y hacerlos más digeribles e interesantes para los niños, pues muy bien. Si por otra parte espero que además de eso sea una buena historia, un buen relato, pues entonces… me llevo una decepción, porque a mi parecer la historia en sí misma tienen poco interés y poca trama y es además muy repetitiva: algo sobre el sueño, aparición del diablo de los números, curiosidades matemáticas, el diablo se enfada y ¡pafff!, siguiente capítulo. Robert empieza odiando las matemáticas y, tal como se espera de los lectores, acaba amándolas, pero no hay realmente ningún desarrollo en los personajes ni se introducen otros temas. Los niños que de manera habitual disfruten con la lectura quizá se sientan decepcionados o aburridos por esta falta de “historia” y de auténtica aventura. Y para finalizar mi comentario, ¿realmente hay que mistificar y sobrenaturalizar una vez más las matemáticas o lo desconocido? Por lo que se ve, las varias revoluciones racionalistas todavía han dejado mucho espacio a la metafísica y a la mística: “El más grande [matemático] de todos vive allí arriba donde termina la escalera, en las nubes” (p.241) ¡Ay, “Señor”!

    • Francisco Hervas 2 educacion primaria Says:

      El diablo de los numeros

      Personalmente el libro me ha resultado muy sencillo de leer, me ha acercado las matematicas desde una perspectiva muy sencilla, y con explicaciones coherentes y facilmente comprensibles en la mayoria de los casos.
      En muchos capitulos del libro he comprendido todo lo que en él se explicaba, pero en otros casos no me he enterado correctamente de lo que estaba explicando, por lo que no me resulto demasiado util.
      Una vez finalizada la lectura, puedo decir que este es un libro que podia acercar las matemàticas a aquellos niños, que como yo, odian, detestan o simplemente no le gustan las matematicas, pero personalmente esperaba micho mas de este libro, y realmente me ha decepcionado, ya que no ha hecho que me gustasen mas las matematicas

      • Noelia García Méndez Says:

        Noelia García Méndez
        2º curso de Mestre en Ed. Primaria
        CLIL 01
        El diablo de los números

        Este libro relata un caso bastante común como o de que a un cativo/a se lle den mal as matemáticas, enfocado dende unha perspectiva máis práctica, posto que entra aquí a figura do ‘’Diablo’’ que é o oposto a esta negatividade, e é o encargado de poñer en funcionamento a mente frustrada do pequeno.
        Nestas páxinas encóntranse moitos exemplos sobre os números e o que hai máis alá deles, vistos dende unha óptica sinxela que, cun pouco de atención por parte do lector, resultan doados de comprender.
        O que me gustou deste libro, a parte dos exemplos, foi a linguaxe empregada, xa que é moi próxima ao público infantil, ademais de relatarlles un caso co que facilmente se poden sentir identificados.
        Por esas razóns paréceme un material axeitado para traballar con nenos de primaria, xa que reúne a simplicidade no seu léxico, igual que á hora de exempliza con exempos prácticos, algo que moitas persoas teñen bloqueado por estar sempre pendentes daquel exemplo que implica o uso de grandes cifras. Pola contra, tamén o considero un pouco ’’ lioso’’ cando, por exemplo, ós Números Primos lles chama Números de Primera que, para un neno, pode supoñer unha confusión á hora de relacionar conceptos.
        Por outra banda, gústame que transmita que as matemáticas non son algo que, soamene, as grandes personalidades no campo das ciencias sexa quen de utilizar, posto que todo o mundo as utiliza, as utilizou no pasado e as utilizará nun futuro, que o que hoxe vemos como algo sinxelo, no pasado era algo complexo de entender, e o que hoxe vemos complexo nun futuro resultará máis doado.
        Nun mundo cambiante e evolucionado, todo campo medra e o que nel se atopa tamén muda, simplificándose ou resultando máis complexo dependendo das súas propiedades.

  292. Pablo Soto Casás (Ed. Primaria) Says:

    ”El diablo de los numeros”

    En este libro nos encontramos con una situación bastante comun en los niños de primaria, esta situación la vivimos a través del protagonista es Robert, un niño de primaria que odia esta asignatura.

    La trama del libro se desarrolla en 14 capitulos en los cuales, aparece el diablo de los números, una especie de maestro que ayuda a nuestro protagonista a ver las matematicas de una forma diferente, entretenida y útil. Este diablo de los números, sólo aparece cuando Robert sueña, en cada sueño le enseña una lección.

    El diablo de los números está actuando como un profesor, parten desde lo más basico de las matematicas, hasta terminar convirtiendo a Robert en un aprendiz del diablo de los números.

    El diablo de los numeros consigue cambiar por completo a Robert, nuestro protagonista pasa de ser del niño despistado de clase, a ser uno de los mejores.

    El libro en sí muestra diferentes puntos, y muchas enseñanzas para nosotros, los profesores. Este libro muestra como aplicando un aprendizaje significativo, y incluyendo al alumno en el aprendizaje por descubrimiento podemos lograr mejores resultados.

    Por otra parte creo que este libro no es el más adecuado para niños de primaria. Es cierto que es un libro bastante completo a nivel de contenidos, e incluso nos sobrepasamos del nivel de primaria. Pero creo que hay mejores opciones para leer en clase que este libro, basicamente porque es un libro en el cual hay que tener una base matematica un poco asentada, y comprender bien las operaciones que se hacen, cosa que es un poco complicada de elaborar si los niños aun estan sentando las bases de la matematica.

  293. Laura Martínez alonso. 2º Curso Grao en Mestre de Educación Primaria Says:

    El diablo de los números es una novela que se podría recomendar a todos los públicos porque invita al lector a conocer de una manera sencilla y divertida las propiedades de los números. El autor decidió transmitirlo a través de un personaje llamado Robert. Este es visitado en sueños por un diablo, una especie de “profesor” donde en cada sueño le va enseñando curiosidades de los números y lo divertidos que pueden ser trabajando con ellos. Sin embargo, presenta ciertos aspectos matemáticos que pueden convertirla en un obstáculo, más que un entretenimiento para los niños por lo que debería leerse en el tercer ciclo.
    Creo que la asociación que hace el autor de un diablo con las matemáticas no es precisamente casualidad, ya que las matemáticas no son precisamente el mejor aliado de un niño. Por ese motivo, al principio más que sueños el niño tenía pesadillas.
    Creo que todos nos sentimos identificados en algún momento del libro con el protagonista, lo que hace que tengas más curiosidad por seguir leyendo. .

  294. Manuel Morgade Martínez Says:

    MANUEL MORGADE MARTÍNEZ (ED. PRIMARIA)

    Resumen y comentario:

    Es un libro que explica la historia de Robert, un niño al que no le gustan las matemáticas, y gracias a la ayuda de un demonio de las matemáticas que se le aparece en sus sueños le va explicando que las matemáticas no sólo son problemas difíciles, sino que tienen que comprenderse desde otro punto de vista. Le va enseñando cosas relacionadas con operaciones de los números, centrado en curiosidades y relaciones matemáticas entre sí, ya que por ejemplo, cuando menciona los saltos numéricos también menciona cómo sacar el rábano, lo cuál es la operación inversa.
    En cuanto al contenido que toca el libro me parece muy completo, y quizás demasiado complejo para alumnos de primaria. En mi opinión no es un libro que pueda ser usado en clase sin estar acompañado de una explicación del profesor, ya que pueden no entenderlo.
    Otro punto de importancia es que este libro menciona curiosidades y explica ciertas cosas pero no demuestra cómo se hacen en su mayoría. Sigue una secuencia de relaciones entre números, que para personas universitarias como nosotros nos parece lógica, pero para personas sin un conocimiento matemático es demasiado complicado.
    Sin embargo coincido en la estructura del libro en sí, es decir, empezar por cómo se crearon todos los números, luego explicar el invento del cero y los decimales, el triángulo de Pascal, las potencias y las raíces cuadradas,… Aunque hay temas como el de los números primos, que es muy complicado, así como la sucesión de Fibonacci, el infinito,… Y ya no digamos en los últimos sueños cuando habla de probabilidades y como probar las cosas de forma matemática, que ya es para gente mucho mayor, se bachiller o incluso de carrera.

  295. Axier Morillo Romaní - 2º Educ. Primaria Says:

    Resumen:

    Esta novela trata sobre un niño, Robert, que como a todos nosotros, no le han sabido enseñar lo divertidas que pueden ser las matemáticas, la de cosas que están relacionadas y lo necesario que son los números.

    Noche tras noche tiene pesadillas, hasta que un día, cuando ya era capaz de dominarlas, aparece ante él un pequeño personaje de color rojo que se hace llamar “el diablo de los números”.

    Durante doce noches le irá mostrando las posibilidades de las matemáticas, así como de lo que uno puede lograr, consiguiendo que poco a poco el niño se sienta atraído por los conceptos e incluso que aprenda a razonar.

    — x —

    Opinión:

    Sinceramente antes de empezar la lectura el libro me parecía un poco infantil, quizás en parte por los dibujos y por el estilo de narración, con palabras simples y una fluidez más que rápida.

    Tras haberlo leído, no podía estar más que equivocado. Es cierto que el contenido es un poco infantiloide, pero es lo que lo hace apto para casi todas las edades.

    Por su contenido, lo encuentro como una buena guía didáctica para aquellos profesores que no saben mucho y/o no les interesa el tema, los que sin el libro del profesor no podrían sobrevivir. ¿Por qué? Pues porque se exponen ejemplos fáciles y cien por cien de posible aplicación en las aulas.

    — x —

    Conclusión:

    Nos encontramos con un libro repleto de ánimos hacia el aprendizaje de las matemáticas, con ejemplos y reflexiones fáciles, apto para todas las edades (a partir del 2º ciclo de primaria) y como ayuda al profesorado.

    Se podría usar como libro de lectura rápida para alguna de las vacaciones y/o como libro de apoyo para las clases diarias.

  296. sarayplaces Says:

    Sarai Places Pérez
    Comentario do libro

    O demo dos números
    Hans Magnus Enzensberger

    Este libro pareceume unha moi boa ferramenta didáctica para o meu futuro coma docente. Por un lado fixo que me decatara que para ser un bo mestre, un bo facilitador de recursos, tes que asemellarte un pouco a un demo dos números. Creo que, como pasa en tódalas materias, tes que sentir as ganas e o desexo de ensinar, e que se ten que ver no día a día. Por exemplo, a Robert non lle gusta nada o seu profesor de matemáticas xa que di que non entende do que lle fala. Por iso defendo a idea de que os nenos teñen que ver as matemáticas como algo que poden entender e aplicar a vida real. Aínda que neste libro os feitos que pasan son mentres Robert dorme e polo tanto algunhas delas son surrealistas, penso que nun futuro coma mestres deberíamos tentar nas nosas aulas que tódolos os nosos alumnos amosen fascinación polos números, e eso non poderá ser posible se na clase non creamos un clima de afecto por esta materia e pola súa aplicación e exemplificación co cotián, nos primeiros anos sobre todo, cando os nenos aínda non son capaces de realizar abstraccións e precisan da manipulación e do acercamento a súa realidade máis próxima.
    Por outro lado, gustoume moito como se explicaban no libro algún temas que vimos nas clases, como a sucesión de Fibonacci. Tamén me gustou moito como está narrada a historia, a disposición dos capítulos, nos cales os temas son diferentes pero relacionados entre sí, sempre volvendo a situacións anteriores ca fin de que o lector relacione o que está lendo co que xa leu en páxinas atrás. As actividades que se propoñen ao final dos capítulos son moi interesantes tamén, xa que podes prácticar o que liches, experimentar e ser máis autónomo na túa aprendizaxe.
    Unha das frases que máis me chamaron a atención no libro foi esta:
    -Sí, as Matemáticas son unha historia interminable-dixo-.Procuras e procuras e sempre atopas cousas novas.
    Creo que esta actitude cara a materia amosa un espírito que nunca se da por satisfeito, que sempre quere saber máis, e que nos coma futuros mestres deberiamos sentilo e facer que os nosos alumnos se sintan a gusto coas matemáticas.

  297. Rubén Santamaría Alonso 2º Grao en educación Primaria Says:

    O diablo dos números é unha obra protagonizada por Robert, unha rapaz que nun principio mostrábase reticente as matemáticas e polo diablo dos números, personaxe que provocará o acercamento de Robert ó inmenso universo dos números.
    En dito libro, preséntasenos na figura de Robert unha realidade moi presente nos rapaces de hoxe en día, e non é outra que a apatía que mostran estes a cerca das matemáticas. O descubrimento dos múltiples factores que poden provocar esta repulsión as matemáticas convértese en esencial para poder mudar a presente situación. Vemos como o principal motivo que se nos expón no libro é a imaxe do mestre de matemáticas do rapaz. En certa medida, considero que en moitas ocasións atribuimos boa parte das nosas frustracións neste campo do saber ós mestres sen ser estes os responsables. Ante a presenza dalgún problema que non nos permite avanzar no noso traxecto a solución correcta, deberíamos seguir intentando e probando novas fórmulas ata dar ca acertada en vez de escoller o camiño máis curto e máis cómodo que, como xa comentamos, é culpabilizar ós mestres da nosa incompetencia.
    A medida que avanzamos as páxinas no noso libro, vemos como o rapaz vai tendo unha serie de soños que se repiten en doce ocasións e que teñen como protagonista un diablo dos números. Este será o encargado de introducir ó cativo no mundo dos números. Cada un destes soños, ambientado sempre nun lugar diferente ó anterior, constitúense como unha especie de clases, onde o diablo coméntalle as Robert moitas das curiosidades que nos podemos encontrar no infinito mundo das matemáticas. A expectación e interese do “alumno´´ aumenta a medida que transcorren as clases, feito que nos simboliza como é posible atraer ós rapaces as matemáticas e ó contrario, tamén se nos mostra a actitude e o modelo tradicional que emprega na súa metodoloxía o señor Bockel (profesor de Robert), o cal provocaba o repudio nos seus alumnos.
    Polo tanto, podemos concluir que o obxectivo desta obra é mostrarnos a posibilidade de poder aprender as matemáticas dunha forma amena e divertida, sen constituirse como todos pensamos nunha carga.
    En canto ó formato do libro, resulta unha lectura moi simple debido ó seu vocabulario e a distribución das súas páxinas. Sen embargo, debo dicir que o igual ca súa sencillez, o libro tamén me pareceu demasiado aburrido, centrándose continuamente na mesma temática e sen variar nin o máis mínimo a historia que nos ocupaba.

  298. Miguel Ángel Avilés Pousada (2º Grado Educación Primaria) Says:

    Me gustaría comenzar la crítica del libro haciendo mención de su portada pues sin abrirlo ya busca la curiosidad del lector con el subtitulo “Un libro para todos aquellos que temen las matemáticas”. Es un factor presente durante toda la obra ya que nos presenta una forma de fomentar la curiosidad y el descubrimiento de quien empieza a introducirse en el cielo o infierno de las matemáticas. Por otro lado, veo este libro como un intento de desmitificar la dificultad que entraña esta materia y creo que en gran medida lo consigue.

    La crítica al modo tradicional de enseñar matemáticas permanece presente de fondo en toda la obra. El argumento nos cuenta los avatares de un niño al que no le gustan nada las clases de matemáticas de su colegio, donde su maestro, con una posición acomodada, no ve o no quiere ver otra forma de impartir la materia que no sea la de poner problemas, deberes, etc., que no tienen ninguna conexión con las motivaciones de los alumnos, y que por lo tanto no despiertan su curiosidad por las matemáticas.

    A través del diablo de los números, el autor pretende, en mi opinión, reflejar su idea de lo que debería ser un maestro de matemáticas. Una persona que busque en el alumno sus motivaciones y que lo ayude, lo apoye en su descubrimiento de los conocimientos. Debe ser quién le acompañe en este proceso de aprendizaje sentando las bases que le permitan, en un futuro, llegar a metas más altas por si sólo. De hecho, así termina el libro, como reflejando la separación entre el maestro y el alumno al finalizar, en nuestro caso, la etapa de primaria.

    El autor también quiere convencer de que las matemáticas pueden ser diferentes de lo que se cuenta en el colegio y que además son útiles y divertidas, intención que a mi entender, está muy lograda en el desarrollo de toda la obra. Creo que el libro es apropiado para el tercer ciclo y me sorprende que se puedan trabajar conceptos como infinito o límites con alumnos de primaria de esta forma cuando yo, en mi formación, si no recuerdo mal, lo empecé a ver en el bachiller. También creo que la modificación de las denominaciones de raíz cuadrada o factorial por rábano o pum, a pesar de tratarse de una licencia literaria del autor, puede ser una muy buena forma de acercar conceptos matemáticos que tradicionalmente tienen una “mala fama” detrás.

    Como punto negativo del libro quizás destacaría que a veces es algo repetitivo con algunos términos, insistiendo sobre algunos grupos de números que hace que la lectura se haga un poco pesada en ciertas partes del libro y que puede provocar que el niño abandone la lectura. Sin embargo, lo veo como un buen recurso didáctico para el maestro.

  299. Marcos Quinteiro Gómez (Grado Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números.

    “El diablo de los números” es una novela, cuyo argumentos son los viajes de un niño llamado Robert al que en un principio no le gustan las matemáticas. El diablo de los números (Teplotaxi) en sus sueños hace que cambie su opinión. A raiz de expresarle sus conocimientos Robert pasa de odiar las matemáticas a admirarlas.
    Me parece un libro interesante ya que trata el tema de las matemáticas de una manera diferente a lo que estamos acostumbrados. Lo lleva a una perspectiva mas amena para los alumnos. Digo esto porque aparte de los contenidos matemáticos las páginas iban acompañdas de imagenes con colores, un tamaño grande de letra lo que hace llamar la atención del lector.
    Es un libro que no se lee con rapidez, ya que hay determinadas partes que exigen pararse para prestar atención a los ejercicios.
    Como parte negativa del libro decir que algunos términos que se utilizan son bastante confusos, un ejemplo es la manera de cambiar los término raiz por rabano. Considero que es un libro recomendado para el último ciclo de primaria (6º de primaria) y esta confunsión de términos presente en el libro en lugar de facilitar su comprensión le dificulta la tarea a los alumnos.

  300. Pablo Méndez Montenegro (2º de Eduación Primaria) Says:

    En primer lugar quiero hacer una crítica positiva acerca del libro. El enfoque léxico que muestra el autor es muy acertado, debido a que utiliza un vocabulario muy asequible tanto para niños como para adultos, además de oraciones cortas y sencillas. Esto facilita muchísimo la lectura del relato por lo que se convierte en un aspecto muy favorable para la utilización del libro en un aula. Por otro lado, la corta duración del relato, junto a las imágenes que muestran, la interacción entre el diablo y Robert, hacen del relato una novela entretenida e incluso interactiva, lo que lo hace tener más aspectos positivos para su lectura.

    En mi opinión el aspecto que más acertado del relato, es la originalidad que muestra el autor con el relato. Que la historia se narre desde los sueños del protagonista, me parece sencillamente genial. También que cada sueño se relate en un lugar distinto, es muy importante, ya que así no se hace tan monótono los lugares en los que
    transcurre la historia.

    Por último, la relación de cada sueño con un aprendizaje nuevo y cada vez más complejo, hace del relato una historia interesante, divertida y bastante entretenida.

    Por otra parte, cabe destacar también los aspectos negativos del libro. Hablamos antes de la originalidad de que el relato transcurría en sueños. Pues bien, esto se hace pesado y monótono. Digo esto, porque cada noche ocurre lo mismo. Robert se acuesta para dormir, sueña con “El Diablo de los números”, este le hace un acertijo matemático que en primer lugar es sencillo, el protagonista lo resuelve fácilmente, el Diablo pone otro acertijo matemático más complicado, Robert no lo sabe hacer, y finalmente el Diablo se lo explica de una forma sencilla, Robert lo entiende y lo aprende para posteriormente utilizarlo en clase. Me parece un tanto monótono y aburrido el nudo del libro, ya que salvo por las imágenes, los alumnos puede que se aburran y dejen el libro de lado.

    Así pues, me parece un libro muy interesante para utilizar como recurso didáctico, pero no para utilizar como lectura independiente

  301. Ander Martínez Domínguez - Educ.Primaria Says:

    En este libro se narra la historia de Robert, quien con ayuda de un diablo de las matemáticas, entiende mejor las matemáticas, hasta tal punto que se interesa por ellas y las comprende a la perfección.
    Es un libro que se lee rápido, ya que es ameno y entretenido. No lo utilizaría con niños de primaria ya que parte de su contenido puede ser algo complejo para ellos, yo mismo descubrí cosas que no conocía. Pero creo que nos sirve como modelo a la hora de entender que la utilización de ejemplos prácticos para explicar matemáticas, es muy importante. Libros así hacen que aumente mi entusiasmo por convertirme en profesor de matemáticas.

    • Araceli Lobato Pérez. 2º Grado en Educación Primaria Says:

      En “El diablo de los números” me he encontrado una total y absolutamente nueva forma de ver y de enseñar las matemáticas. ¿Qué niño o niña, desde su más tierna infancia, no le ha tenido miedo a esas matemáticas, a ese mejunje de números extraños, de operaciones, de problemas, que pocas veces comprende y que no sabe realizar?
      He de reconocer que, al principio, ni yo misma entendía, al igual que Robert, muchos contenidos que el diablo le explicaba, puesto que cambia sus nombres, o lo hace de forma diferente a cómo te lo explicaban en el colegio. (De verdad, espero no ser la única que se ha rebanado los sesos por sabér qué narices era eso de “números de primera” o lo de “cinco ¡pum!”)
      Me pareción, también, muy interesante la forma en que, poco a poco, Robert va cambiando la forma de ver las matemáticas, de odiarlas a acabar gustándole y dándosele bien (no todo el mundo consigue formar parte de la orden pitagórica), pero aún más me gustó la forma que el diablo tenía para enseñárselas, puesto que todo cuanto nos rodea tiene que ver con esta ciencia tan temida en la escuela. Además, la forma en que el diablo tenía de hablarle a Robert sobre los diferentes descubrimientos en la historia de la humanidad relacionados con las matemáticas, así como de los personajes que realizaron los mismos, me parece muy constructiva, e incluso yo misma aprendí muchas cosas que no sabía.
      Eso sí, he de decir que el libro no lo emplearía en clase, puesto que hay aspectos en el mismo que los niños y niñas pueden todavía no saber y, por lo tanto, podrían llegar a hacerse un lío bastante importante. Pero lo que sí haría, y espero poder hacer, es aprovechar algunas formas que el diablo emplea para enseñar a Robert en mi clase (la de las liebres con la explicación de la sucesión de Fibonacci no estaría dentro de mis planes, sería físicamente imposible).
      Este libro, sin duda, me ha abierto los ojos en relación a las matemáticas, y me ha ayudado a ver otras opciones igual de válidas para enseñarlas. Todos los docentes de esta ciencia, ya sean de colegio, de instituto o de universidad, deberían leerlo: seguro que, como a mí, les cambia la forma de verlas. Y, sobre todo, os lo recomiendo a “todos aquellos que temen a las Matemáticas”!

      • Héctor González Moldes (2º Educación Primaria) Says:

        “El diablo de los números” es un libro en el que narra la historia de Robert, un niño al que no le gustan nada las matemáticas que su profesor imparte en el aula. Esta situación cambia cuando una noche se le presenta en sueños un diablo de los números que le ayuda noche tras noche a entender mejor las relaciones matemáticas existentes entre los números. Lo que al principio eran horribles pesadillas para Robert, se acabaron convirtiendo en lecciones placenteras de matemáticas.

        En el libro se refleja una realidad que está presente en muchas de las aulas de Educación Primaria, que es el rechazo de los niños y niñas hacia dicha asignatura. ¿Y por qué se produce esta situación? En mi opinión, y como bien se comenta en el libro, los alumnos están aburridos de hacer siempre el mismo tipo de ejercicios para los que no encuentran ninguna utilidad en su vida cotidiana (véanse los problemas de las trenzas de pan del profesor Bockel). Una de las cosas que más me gusta del libro es que rompe con esta idea proponiendo como ejercicios curiosidades y problemas de la vida real o diaria como el “apareamiento de las liebres” para explicar los números de Bonatschi (sexta noche) o las diversas maneras para calcular las posibles colocaciones de los alumnos de una clase (octava noche).

        Además, el libro me ha gustado mucho por el hecho de que he descubierto en él muchas singularidades que desconocía. Algunas de ellas son: “entre un número y su doble SIEMPRE hay al menos un número primo”; “todo número, siempre que sea mayor que dos, no importa cuál, es la suma de dos números primos”; “todo número se puede confeccionar con un máximo de tres números triangulares”; “las liebres y los troncos de los árboles se comportan como si se hubieran aprendido los números de Bonatschi”, “si sumas los nudos de una estrella y las superficies, y les restas el número de líneas, siempre sale 1”; “con dados, pirámides o diamantes, haciendo la misma operación no sale 1, sino 2″… Otra de las cosas que destacaría del libro es que al final de muchos capítulos (o noches), se nos propone un acertijo o actividad para que llevemos a cabo y pongamos en práctica lo aprendido.

        Como conclusión, yo sí creo que este libro podría aprovecharse para la complementación de las clases de matemáticas en un aula de 6º de Primaria ya que en él se trabajan aspectos elementales como los números naturales, números impares, números primos, números triangulares, números romanos, multiplicaciones, polígonos, poliedros, tetraedros, fracciones, cuadrados y potencias, ángulos… Lo utilizaría siempre realizando una lectura previa en el aula acompañada de una breve explicación, para así resolver las dudas que puedan surgir.

  302. María Morán Llago 2º ED. PRIMARIA Says:

    En este libro se nos cuenta cómo va cambiando la forma de ver las matemáticas del protagonista Robert. En un principio aborrece las matemáticas y a su profesor del colegio. Pero una noche sueña con un diablo que le muestra las matemáticas de otra manera a la que se las enseñan en clase y poco a poco acaban por gustarle e interesarle.
    Me parece un libro interesante y recomendable a futuros maestros de matemáticas para hacerles ver que hay más formas de enseñar a los niños y maneras de que no se le coja tanta rabia a esta ciencia. Pues el diablo además de despertar la curiosidad de Robert para que se interese cada vez más por las matemáticas, le explica cómo los números están presentes en la Naturaleza, enseñándole el ejemplo de las liebres.
    Por otra parte, creo que es curioso que el autor haya decidido contar la historia con el diablo a través de los sueños, así como algunas palabras que utiliza para referirse a signos matemáticos. Además, son me parece una buena idea los ejercicios que se proponen para que los lectores que quieran hagan sus propios experimentos.
    A pesar de que me parece un buen libro, me resulta un poco pesado y repetitivo. Y en cuanto a su uso en Primaria, no lo recomendaría como lectura independiente a los niños, sino que lo utilizaría como recurso didáctico o apoyo, pues creo que en algunos apartados los niños se podrían perder y no lo entenderían.

  303. Ramón Gil Mayán (Educación Primaria) Says:

    El diablo de los números
    El libro al principio no me llamaba mucho la atención, parecía un poco aburrido, pero poco a poco se hizo más interesante. Me gusta mucho la manera que tiene Teplotaxl (el diablo de los números) de enseñarle a Robert. En este libro las matemáticas se muestran de una forma atrayente e interesante lo que hace que te enganches y te pongas a pensar y saques tus propias conclusiones. Poco a poco en el libro encontramos más temas que a simple vista parecen aburridos y complicados, pero las ilustraciones, ejemplos y maneras de explicarlos del diablo de los números hacen que sean más interesantes, fáciles y entretenidos.
    Creo que es un libro muy recomendable para el tercer ciclo de Educación Primaria por los conceptos que enseña y por la formar amena y entretenida de mostrar las matemáticas.

  304. Rubén Says:

    Rubén Nogueira Otero.
    2º Grao en Mestre de Educación Primaria. CLIS 02.

    ”El diablo de los números”
    Las matemáticas no es una asignatura que nos guste a todo el mundo. A la mayoría de niños les resultan aburridas y difíciles.
    Robert, el protagonista de esta historia, tampoco es que le gusten mucho, nada raro. Robert es un niño que sueña con un pequeño diablo que a la vez es un profesor. Cada parte de la historia o cada capítulo, este pequeño diablo, le va demostrando a Robert lo divertido y entretenido que puede resultar trabajar con las matemáticas. El diablo le va enseñando desde lo mas simple a lo más complejo… (comenzando en el número 1 y terminando con los principios básicos matemáticos). Los conceptos que aquí se explican están muy bien ejemplificados y muy bien explicados para que Robert no tenga ningún problema para entenderlo.

    Este libro no es de difícil lectura ni mucho menos, podría leerse en el tercer ciclo de primaria. Los conceptos están claros y explicados de manera fácil. No sería nunca una lectura individual ya que hay conceptos un tanto difíciles, por lo tanto una lectura grupal sería lo ideal.

    Lo que más me llama la atención es lo bien que explica los conceptos y como los va comparando y los introduce en el entorno normal y común del día a día.

  305. Patricia Villar Penas Says:

    Sobre el “Diablo de los números” hay poco que se pueda decir ya, pero lo cierto, es que a pesar de toda esa buena intención de fomentar las matemáticas y de verlas o relacionarlas con cualquier cosa de nuestro mundo diario es, para mi, otro intento frustado.
    Desde siempre fui una de esas personas que con tan solo escuchar la palabra matemáticas se volvía loca, así fue llevandolas siempre a rastro y mal, y por eso le tengo hoy en día tanta rabia.
    Sí es cierto que el libro hace un intento muy bueno para todos aquellos niños y niñas que estén empezando en el “deseado” mundo de las matemáticas; y digo empezando porque para gente como yo, que aborrece las matemáticas es muy complicado que llegue alguien y te haga cambiar de idea.
    Es un libro bueno (por no decir correcto) para los niños y niñas de educación primaria, aunque seguro que muchos de ellos le buscarían la parte retorcida para mostrar su insatisfacción cuando alguien le mandara leerlo.
    Desde mi punto de vista el autor supo perfectamente como extrapolar los sentimientos de cualquier niño o niña(incluso adulto ya) con su personaje, ya que Robert se muestra sensible, confuso y aborrecido por las matemáticas y eso es algo que refleja a las mil maravillas muchos de los sentimientos de los alumnos/as.
    La verdad es que cuando leí detenidamente el título del libro sentí una especial curiosidad por ver reflejadas dos de palabras que deberían ir siempre juntas, diablo y numeros, y es por ello que comencé la lectura con entusiasmo.
    Conforme iba avanzando la lectura se me hizo cada vez más pesada y terminé abandonandolo en repetidas ocasiones hasta terminarlo( por fin!) recientemente.
    La historia es, en mi opinión, bastante repetitiva y aburrida… ya que en fondo es siempre la misma historia: Sueño-matemáticas-realidad.
    Pero lo que sí me gustaría destacar es uno de los puntos importantes del libro, del cual su autor ha sabido reflejarlo de una manera casi brillante, me refiero al mundo de los sueños.
    Por todos es sabido que a cualquier persona le intrigan los sueños, que pocos saben que hacer con ellos y que otros tantos se vuelven locos por tener.
    En este caso, me gustaría creer que el autor utiliza los sueños porque, en una etapa como la de Robert, con una severa maduración en camino de completarse, los sueños son algo que calan en los más hondo de los niños/as ya que tienen una importantisíma carga emocional y se encargan a su vez de fomentar su creatividad e imaginación, aspectos tremendamente importante en ellos en estas etapas.
    Como sentía curiosidad por saber si esta novela iba o no a gustar entre los más pequeños decidí prestarle el libro a uno de mis primos más pequeños, pasado un tiempo al preguntarle por la lectura, su cara fue un poema.
    Le había encantado ( a él ya le gustaban mucho las matemáticas ) y aunque se le hizo un poco repetitivo, consideraba que era muy bueno para que todos los de su clase lo leyeran y aprendiesen que las matemáticas están en la vida real y que son tremendamente útiles, además de que me dijo que así todo parecía más fácil de lo que era, y que muchos niños y niñas pensarían lo mismo que él.
    Me sorprendió bastante escucharlo con tanta madurez, y me sorprendió más aún que yo supiera que él tenía razón pero que siguiera pensando en lo aburridas e inútiles que son las matemáticas.
    Y para ir ya terminando y a modo de conclusión diré que el libro, muy a mi pesar no me ha hecho ver las matemáticas de la manera que seguramente buscaba el autor. Aunque sí estoy de acuerdo en que la mates, como todo en esta vida, pueden enseñarse de una manera divertida, amena y sobreto útil, pero siempre desde el primer momento en el que un alumno/a pisa nuestras aulas, ya que si no, después será completamente imposible.

  306. Antonio Suárez Caíño Grao en mestre de educación primaria Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    El libro “ El diablo de los números” de Hans Magnus Enzensberguer considero que es un libro muy interesante ya que es un libro con el que se puede aprender mucho acerca de las matemáticas de manera divertida y con el que creo que se pretende dar otra visión sobre las mismas e intentar cambiar la imagen que se tiene de ellas como algo negativo y aburrido.
    Se relata de una manera divertida, es un libro que engancha desde el primer momento que lo lees y las ilustraciones que tiene ayuda a enterderlo todo mejor.
    El libro cuenta las aventuras de Robert, un niño que tiene sueños todas las noches con Teplotaxl, el diablo de los números. Este diablo a lo largo de los doce capítulos le va contando a Robert todo lo que se puede hacer con las matemáticas, y a medida que avanzan los capítulos el diablo consigue despertar la curiosidad por las matemáticas en Robert y que le acaben gustando y cambiando su visión sobre ellas.
    Es un libro que se lee muy rápido y muy recomendable para los chicos y chicas especialmente de 5º y 6º de Primaria, junto con las actividades que se proponen dentro del libro, ya que podrían hacerlas en el aula.

  307. eduardo Says:

    Eduardo Martínez Mosteiro Educación Primaria

    El diablo de los números es un libro enfocado a cursos altos de primaria, tercer ciclo, ya que trata temas que hasta ese momento no van a poder comprender.

    Lo explicado va de simple a complejo y explicado con datos curiosos que pueden ir enganchando al lector a las matemáticas y te animan a comprobar lo explicado por ti mismo.

    Robert tiene 12 sueños donde el diablo de los números se le aparece y le explica cómo funcionan las matemáticas de forma muy visual. Personalmente el libro me pareció aburrido aunque también creo que la forma en la que el diablo de los números se explica es muy clara.

    Lo recomendaría para leer capitulo por capitulo en una clase lo que animaría a la clase y los atraería a las matemáticas pero no para leerle por diversión cada uno ya que la historia no engancha.

  308. Laura Noya Ces Says:

    El diablo de los números es un libro narrativo que trata del misterioso mundo de las matemáticas. Debido a su complejidad se ubicaría en el tercer ciclo de primaria.
    Entre las ventajas de este libro cabe mencionar: va de lo simple a lo complejo (el libro empieza con el número uno y termina con los principios básicos matemáticos); repasa mucho los contenidos principales a través de los diferentes capítulos y ejercicios (véase cuando Robert está enfermo y repasan las series de números aprendidos anteriormente); se tratan temas muy presentes en el sistema educativo como números romanos o potencias (en este libro muy bien explicadas); asocia los conceptos matemáticos con la realidad (por ejemplo los números de Bonatschi y la ramificación de los árboles).
    Como inconvenientes destacan: al comienzo el libro se hace repetitivo, pesado, se incluyen muchos conceptos en pocas páginas lo que puede llegar a cansar o a confundir al niño; con frecuencia utiliza palabras que no tienen que ver con su expresión matemática (por ejemplo rábano de dos para raíz de dos o “cinco puuuummmm”); disparidad (abarca contenidos de nivel educativo muy distinto, como la representación en una recta de las fracciones 1/2, 1/3 o 1/4 y los números de Bonatschi); si el libro se quiere integrar en primaria se tratan nociones muy difíciles para los alumnos como el cero o el infinito.
    En conclusión, a mi parecer este libro no es recomendable para niños de primaria debido a su disimilitud entre contenidos y a su escasa fluidez lectora.

  309. Alejandro Pérez García (Ed. Primaria) Says:

    “El diablo de los números”
    Libro dedicado a todas aquellas personas las cuales en cierto modo les tenemos algo de miedo a las matemáticas, igual que le ocurre al protagonista.
    En esta obra durante doce noches, Robert(el protagonista) tiene unos misteriosos sueños matemáticos, en donde el diablo de los números pretende iniciarle en este mundo matemático. Cada vez nuestro protagonista se empieza a plantear cuestiones más difíciles de resolver.
    No se trata de un libro complicado para los lectores, ya que los conceptos están claros y se entienden bien. A medida que avanzamos con la lectura nos engancha más y más.
    Aquí se tocan numerosos temas matemáticos, un poco de cada uno, pero de una manera divertida y entretenida. Se habla de geometría, divisiones, fracciones, raíces, números…
    De los aspectos que más destacaría de este libro es que intenta acercar al lector hacia un mundo matemático, donde puede ver que las matemáticas no son tan difíciles de comprender.

  310. Yolanda Vaz Diéguez; 2º Grao Mestre en Educación Primaria Says:

    “En la vida normal nada cuadra, pero en las Matemáticas cuadra todo.”

    “El diablo de los números”, a título personal, me parece un libro interesante en sí por sus personajes, no así como la historia, que me resulto un poco repetitiva. La estructuración de los capítulos es sucesivamente reproducida, varía únicamente los contenidos que se expresan en uno u otro. Me parece que la idea que subyace es muy interesante e importante a la hora de despertar en nosotros la necesidad de imprimir cambios didácticos en nuestra futura profesión, pero en general el libro no fue de mi agrado.
    Sin duda no podemos enmarcar este volumen en la literatura infantil, pues trata contenidos demasiado complejos para estos niveles. Como libro juvenil, me parece sin en cambio acertado, pues puede ayudar a fijar determinados conceptos de manera más lúdica.
    La obra nos plantea una problemática patente que nos afecta como docentes. La desmotivación y actitud negativa que desarrolla nuestro alumnado frente a los contenidos que explicamos, especialmente aquellos que tiene un cariz matemático. El protagonista del libro es un retrato fidedigno y representativo de muchos de los alumnos que se sientan en nuestras aulas a diario.
    Existe un gracioso juego intencionado entre el personaje del diablo y las matemáticas. Es precisamente un personaje que puede ser categorizado a priori como ser demoníaco y malvado, quien desmitifica y acaba con el estigma de las matemáticas como campo del saber de complejidad endiablada.

    En un principio Robert muestra una actitud escéptica y negativa hacia todo lo que tiene que ver con la matemática, como muchos de nuestros alumnos. Pese a que deducimos por su razonamiento lógico que Robert está ya en una edad comprendida en la etapa de operaciones concretas, a menudo el pequeño se muestra bastante testarudo y no acepta opiniones enfrentadas a sus férreas ideas.
    A Robert le atemorizan números grandes que escapan a su control operacional. Como les pasa a los más pequeños, en ocasiones empleamos operaciones con números bajos que les hacen sentirse seguros y confiados a la hora de responder. Basta que cambiemos las cantidades por otras superiores y ese simple cálculo, cuya dinámica es la misma que en la vez anterior, se presenta como un reto complejo de superar. Aparecen las dudas, los titubeos e incluso, en los primeros cursos de primaria los llantos.

    Muchas veces la aversión a las matemáticas no es más que el miedo encubierto al error, al desconocimiento de la respuesta. Nos resultan pesadas y aborrecibles porque requieren que pongamos nuestro cerebro en funcionamiento y hagamos las deducciones lógicas oportunas. Nos presentan incógnitas que resolver y reglas que aplicar, y esto puede interpretarse como una interesante búsqueda de la respuesta o como una farragosa ciénaga de la que no vemos salida. Es importante, como maestros saber orientar nuestras armas didácticas al despertar de las inquietudes exploradoras y curiosas de nuestros pequeños.
    “-Sí, pero ¿de qué sirve todo ese romperse la cabeza? -preguntó Robert.
    -¡No hagas preguntas tontas! Eso es precisa-mente lo emocionante”
    Mediante ejemplos muy gráficos el diablo explica e introduce conceptos matemáticos importantes y que resultan difícilmente entendibles, valiéndose de la ventaja que proporciona el enmarcarlos en un mundo onírico para ejemplificar su explicación.
    En ocasiones los docentes nos quedamos parcos en ejemplos y no llegamos a conseguir que nuestros alumnos visualicen e interioricen los conceptos matemáticos que intentamos que comprendan.
    La mayor parte de los contenidos matemáticos se explican de forma aislada y cerrada, se aplica la máxima de “esto es así” repetidlo y recordadlo. Pero no se explica de forma comprensible la justificación de donde salen este tipo de reglas o normas. No se ponen ejemplos potentes que eliminen todo atisbo de duda, en lugar de ello nos servimos de endebles explicaciones que no logran asentarse en el magín de los pequeños. No enseñamos realmente el contenido, solo la idea de qué se aplica y cómo se aplica, pero no el porqué. Y en muchas ocasiones el verdadero problema reside en que ni siquiera el propio maestro lo sabe.
    Lejos de la especialización en el campo matemático de los docentes de estudios superiores los maestros de primaria se quedan en gran parte en un conocimiento superfluo de los contenidos que tratan.
    “-Creo que eres injusto con él. Tu señor Bockel tiene que pasarse el día peleando con vuestros deberes, y no puede dar saltos de una piedra a otra como nosotros, sin plan de estudios, simplemente a capricho. El pobre me da verdadera pena. Además, creo que se ha ido a casa, a corregir cuadernos.”
    En cierta medida estamos, como docentes, un poco atados de pies y manos a impartir determinados conocimientos en un determinado tiempo, y conforme pasan los años en nuestra profesión cada vez se nos van minando más nuestras ganas e ilusión por despertar la curiosidad en los pequeños. Cada vez se desafilan más nuestras ganas de innovar y fomentar el pensamiento crítico en ellos, hasta que terminamos por convertirnos en autómatas que nos limitamos a explicar lo que aparece en los libros de texto.
    “¡Muy mal! ¿Por qué he tenido que ir a dar precisamente con un bobo como tú? Debes fabricar el número, ¡idiota!, no limitarte a escribirlo.”
    Este extracto me parece muy esclarecedor pues es reflejo de lo que muchas veces pasa de puertas para adentro del aula. Como alumna fui testigo en numerosas ocasiones del linchamiento público que se hacía de mis compañeros cuando estos salían a la pizarra a realizar operaciones aritméticas. Los peyorativos e incluso cachetes y tortas estaban a la orden del día y venían de la mano de los consecuentes llantos. Hoy día me doy cuenta de las pocas actitudes pedagógicas de los viejos profesores de antaño. No es de extrañar que muchos de estos alumnos desarrollasen desde su más temprana infancia unas inamovibles actitudes negativas hacia la matemática, dadas sus experiencias para con ella.
    En contraposición, ese saber hacer del diablo es el que logra encandilar a un niño reticente con las matemáticas e imprimirle el gusto por entenderlas. Ese es el ingrediente que debemos buscar con ímpetu los docentes. Saber cómo hacer que la semilla de la curiosidad germine en nuestros pupilos, de otro modo estaremos perdidos.

  311. Laura Viñal Rivera Says:

    Grado en Maestro/a en Educación Primaria. 2º curso.
    El libro pretende mostrar una visión completamente distinta de las matemáticas que a menudo se presentan como aburridas, poco inteligibles y nada estimulantes para los alumnos. Lo hace a través de un niño llamado Robert, que es visitado en sueños por un diablo, una especie de profesor que en cada capítulo, en cada nuevo sueño, le va enseñando aspectos curiosos de los números y lo divertido que puede resultar trabajar con ellos si se hace de una manera adecuada. Por ejemplo, el diablo le habla del número uno y de como se forman con este el resto de dígitos; le enseña el invento del cero y las ventajas que tenemos gracias a este con el sistema decimal frente al sistema de numeración romano; la serie de números de Bonatschi ejemplificándosela con liebres; los números triangulares con cocos, además de hablar de relevantes personas de este campo como Pitágoras.

    Desde mi punto de vista creo que es una lectura fácil, adecuada más a nivel matemático que literario, sin embargo para un nivel de primaria creo que hay determinados momentos que se hacen un poco difíciles de seguir, por lo que debería leerse en el tercer ciclo, de forma común, entre todos los alumnos de la clase, ya sea entero o capítulos sueltos, y que tanto a ellos como al profesor puede ayudarles a cambiar su punto de vista sobre las matemáticas y ver como el mismo diablo dice que lo diabólico de los números es lo sencillos que son. Además puede servir de base para una posterior explicación o para reforzar algo ya explicado .

    Los niños se pueden sentir identificados con Robert y seguramente tengan sus mismas dudas y gracias a los ejemplos concretos que expone el diablo Teplotaxl (una figura infantil, que llama bastante su atención) van a poder resolverlas. También ayudan las ilustraciones y los ejercicios que se intercalan, que provocan que el lector se implique en la lectura al intentar resolverlos.

    Me llamó mucho la atención que los hechos se llevasen a cabo en sueños, en el subconsciente y analizándolo un poco puede ser por las limitaciones que existen en el mundo real, ya sean de espacio, de tiempo, o de material (por ejemplo la calculadora, que en la vida real no siempre podemos contar con ella, pero en el libro aparece y desaparece en función de si Robert la necesita o no).

    Entre los aspectos con los que no estoy de acuerdo están el cambio de nombre, creo que se abusa bastante de esto, al principio parece original, pero a los niños puede acabar por confundirlos porque están acostumbrados a usar una determinada terminología.

  312. Gabino Pérez Romero (Mestre Primaria) Says:

    Gabino Pérez Romero ( MESTRE PRIMARIA)

    En líneas generales, El diablo de los números es una novela que bien podría recomendarse a todos los públicos porque invita al lector a conocer de una manera sencilla y al mismo tiempo entretenida las propiedades de los números a través de un personaje cargado de realismo y de sentimientos fácilmente extrapolables al mundo infantil. Sin embargo, presenta ciertos aspectos matemáticos que pueden convertirla en un obstáculo, más que un entretenimiento para los niños.
    Me gustaría considerar por un lado los puntos fuertes que presenta como novela infantil, pues son precisamente éstos los que la convierten en una historia recomendada para niños y adolescentes.
    En primer lugar, el autor coloca como personaje protagonista a un niño con el que el lector fácilmente lector puede sentirse identificado, con los mismas inquietudes hacia el mundo de las matemáticas y con esa actitud de recelo casi constante hacia ellas. Otro de los aciertos de Enzensberger es utilizar el mundo de los sueños como medio para levarnos por todo este viaje, porque los sueños en la infancia tienen una carga emocional muy significativa en sus vidas y ayudan a explotar al máximo su imaginación. En esta etapa de maduración, a los niños les gusta creer que lo que sueñan es real y suelen enfrentarse en un duelo esa realidad con la ficción. El autor juega especialmente bien con este recurso al final de la historia cuando Robert se levanta y tiene consigo la estrella de cinco puntas como prueba de que los sueños pueden convertirse en realidad. Además, liga muy hábilmente la relación que tenían los pitagóricos en cuanto al secretismo de sus operaciones y la misión de Robert por ocultar todo aquello que pueda hacer a alguien pensar su posible relación con los secretos que esconden las matemáticas.
    Por otra lado, no cabe duda que la vinculación de un diablo con la matemáticas no es precisamente del todo gratuita. Hay una intención por parte del autor por evidenciar que las matemáticas no son precisamente el mejor aliado de un niño, de ahí que esos sueños se identifiquen al principio más bien como pesadillas y no como experiencias agradables y placenteras. Bien es cierto que juega con esa dualidad entre cielo-infierno porque no obvia la posibilidad de que las matemáticas puedan convertirse en un juego realmente divertido para todos aquellos que consiguen comprender su magia.
    Además del simbolismo de estos aspectos, creo que la clave de este libro está precisamente en la transformación del lenguaje matemático. La idea del autor de utilizar expresiones como rábanos, nudos, números irrazonables o cinco pum!, en vez de la terminología adecuada es un claro intento de demostrarnos que las matemáticas son inmutables y están libres de convencionalismos.
    El uso de ilustraciones para apoyar la lectura es otro de los aspectos que le otorgan el carácter infantil de la novela. En esta novela es particularmente importante porque ayuda a reforzar el posible déficit en la representación mental de cada uno de los desafíos matemáticos. La posibilidad de que el lector pueda interaccionar con el libro, invitándolo a realizar dichos desafíos y hacer que el personaje protagonista se encuentre con los grandes de las matemáticas como Gauss, Bonatschi, Pitágoras, Euler, Klein, la convierten en una novela inteligentemente bien estructurada y eficazmente bien dirigida.
    Por último, El diablo de los números lleva implícita una moraleja que identifica a las historias infantiles, y es que las matemáticas también pueden aprenderse de modo divertido y que hay lugar para la reconciliación.
    En cuanto a los puntos débiles, creo que no es del todo acertado condensar tanto aspectos matemáticos en un solo libro. Quizás resulten un poco excesivos para un niño de primaria. Considero que se le puede sacar más provecho en los primeros cursos de secundaria (a partir de 12 años), pero tan sólo es una opinión y puedo estar completamente equivocado.
    En mi caso, el libro de Enzensberger no ha conseguido esa reconciliación con las matemáticas, pero lo he tomado como un ejemplo de que los conceptos matemáticos pueden enseñarse de manera divertida e intrigante. Como todas las cosas en esta vida, las matemáticas pueden convertirse en un modelo de vida, en una forma de sentir y de interactuar con las cosas que nos rodean. La idea de que las Matemáticas pueden considerarse como estar en el cielo o en el infierno es muy reveladora. Es cierto que los estudiantes solemos asociar más a las Matemáticas con el infierno porque a la gran mayoría nos cuesta entenderlas y aplicarlas. Muchas veces pienso por qué nos ocurre esto y creo que no es tanto el miedo o que el profesor de matemáticas haya sido un tipo aburrido, que quizás lo era, sino que simplemente han fracasado con nosotros, que no han sabido acercárnoslas de un modo comprensivo y de acuerdo con los ritmos de aprendizaje de cada uno. Y es por eso que El diablo de los números es una novela para todos, y de manera especial para el futuro maestro, para que reflexione y descubra que el modo de entender los números no tiene una única respuesta.

  313. Cristina Losada Loureiro Says:

    En xeral, o libro non me enganchou tanto como esperaba, porén é bastante fácil de ler, resultando entretido e sendo adecuado para os rapaces/as de Primaria ( aínda que dende o meu punto de vista se tería que limitar a 4º, 5º, e 6º, dado que nalgúns capítulos se xoga con operacións matemáticas algo complicadas para ser comprendidas por nenos/as de inferior idade).

    Unha das cousas que máis me gustou é a explicación minuciosa de todos os contidos e operacións matemáticas, por exemplo vincular a raíz cadrada de X como a inversa de X ao cadrado . Como aportación persoal e non creo que única, unha boa parte dos conceptos matemáticos que aprendín na escola adquirinos sen saber de onde viñan ou como se formaron, sendo contidos moi abstractos, por iso tamén vexo necesario este libro. Relacionado con isto, falar sobre a forma na que abarcan o número 0, o cal en idades temperás resulta un problema, xa que os nenos/as non teñen asimilado o concepto de que un número poida representar a nada.

    Por outra banda, en varios capítulos aparecen exercicios que pode facer o propio lector, o cal o involucra máis no libro, supoñendo tamén un reto e xerando interese en averiguar a resposta ás preguntas ou acertixos. Un aspecto moi interesante é o da presentación dos números “Bonatschi”, como unha alusión á Sucesión de Fibonacci, relacionándoos con algo tan básico como pode ser a natureza das pólas das árbores. Cabe dicir que o capítulo 8 foi un dos máis complexos ao meu modo de ver, dado á mestura de todos o tipos de números dados nos capítulos anteriores, o cal pode resultar un pouco confuso para os lectores.

  314. Alba García Duro Says:

    Alba García Duro (2º curso de grao en mestre de educación primaria)

    El libro “El diablo de los números”, constituye un interesante material, tanto para recordarnos contenidos fundamentales de las matemáticas, vistos desde una perspectiva sencilla, como para resaltar importantes aspectos y el carácter de las matemáticas.
    En cuanto al contenido, nos muestra una visión de la llamada “ciencia exacta”, que muchas veces es olvidada y relegada a un segundo plano. De esta forma, las matemáticas, se nos presentan a lo largo de la historia, como una disciplina presente en muchos ámbitos de la vida, que cuenta con un carácter acumulativo (las matemáticas parten de conocimientos anteriormente descubiertos), también se mencionan a numerosos y famosos matemáticos y sus respectivos descubrimientos (Gauss, Bonatschi, Pitágoras, Euler, Klein … ) y también se presentan las clásicas concepciones que en ella se vienen manteniendo desde la antigüedad, como puede ser la escasa participación y consideración de la mujer en este campo de conocimiento.
    Por otra parte, se presentan diversos contenidos básicos (fracciones, potencias, números irracionales, números romanos, divisiones, raíces cuadradas, teorema de Pitágoras … ), de una forma sencilla y contextualizada, en ejemplos que se pueden presentar en la vida cotidiana.
    Por lo tanto, a modo de conclusión, como podemos ver, es un libro muy útil tanto para alumnos de primaria, como para profesores, ya que tanto para unos como para los otros, constituye un importante material tanto de repaso, como para aplicarlo en el aula a la hora de explicar determinados conceptos, para consolidar los conocimientos adquiridos previamente o para encontrar formas alternativas a la normal, para explicar contenidos matemáticos.

  315. Nerea Queiruga Laranga 2º curso en grao de Mestra de educación primaria. CLIS 02 Says:

    Non é de extrañar que as matemáticas resulten bastante aburridas e incluso difíciles para os rapaces de educación primaria. Cando empecei a leer o libro de El diablo de los números sentinme bastante identificada conmigo mesma e incluso con certos rapaces que coñezo e con outros que lles deis clase no Prácticum I. As matemáticas en si adoitan resultar aburridas para os nenos e mesmo algúns deses rapaces lles chegan a coller rabia e odio, chegando en moitos casos a odiar tamén ó mestre que as imparten (ben porque suspenden moitas veces, ben porque non lle gustan os contidos, porque lles resulta moi parada esa hora de didáctica..).
    Dende o meu punto de vista, o libro de El diablo de los números e un libro de axuda e referencia para aqueles mestres especializados na sinatura de matemáticas ou aqueles outros que van impartir dita sinatura, é dicir, non me parece un libro de lectura pa un rapaz de 8 – 12 anos senon como un recurso que pode adquirir o mestre para axuda propia na explicación teórica.
    Gustoume moito o modo en como o diablo lle vai explicando o rapaz dende as matemáticas máis sinxelas ata os procesos que quizáis sexan un pouco máis dificiles de comprender para a súa idade asi como tamén o modo no que relaciona a sinatura de matemáticas cos procesos que se levan a cabo no noso contorno e que en moitos casos pola inexperencia da vida non se chegan a visualizar, como neste caso lle ocorría o noso protagonista, Robert.
    Pero tamén penso que algúns aspectos matemáticos dos que se falan en capítulos que non se chegan a impartir en educación primaria debido o seu complexo nivel didáctico, e de ser o caso de dita explicación esta esa teoría faise de modo máis abstracto e menos intensivo, como se se tratase dun tema que quixese pasar desapercibido se tratase.
    En conclusión, os contidos e procesos matemáticos dos que se fala no libro resultaronme moi interesantes sobre todo na forma na que o diablo os explicaba, xa que en toda a miña época escolar se fixo de forma teorica e moitas veces na forma na que marcaba o libro de texto (se o entendias perfecto, e senon pois tiñas que buscar a forma na que dita explicación entrase nos teus miolos para poder acadar o aprobado).
    Dende o meu punto de vista, as matemáticas deberían ser explicadas en gran parte como un xogo (como fai o diablo con Robert) e non como un “tostón” de teoría.

    • Carolina García Couto. Grado en mestra de Educación Primaria. 2º Curso. Clil 01 Says:

      “El diablo de los números” es un libro escrito por el poeta y ensayista alemán Hans Magnus Enzensberger y publicado en el año 1998.
      Este libro se centra en la explicación de las matemáticas de una manera lúdica y simple, según algunas fuentes está pensado especialmente para aquellos no afines a esta ciencia.
      En mi opinión el libro nos muestra una visión diferente de las matemáticas, combinando diferentes fórmulas o teorías numéricas con ejemplos relacionados con la vida cotidiana. Como prueba de esto me centraré en el capítulo 6 “La sexta noche”. Aquí el diablo de los números le explica a Robert los famosos números de Fhi Bonasshi, además de darle una explicación clara y sencilla de esta, le facilita un ejemplo visual, algo que puede apreciar en su vida diaria: la reproducción de los conejos. Pero lo cierto es que en cada capítulo encontramos algo que podemos ligar a nuestra vida diaria. Sin ir más lejos en el capítulo 8 “La octava noche”, se intenta explicar las diversas posibilidades de agrupación mediante un ejemplo tan sencillo como la distribución de los alumnos en un aula.
      Además de todo esto, me gustó especialmente la parte en que se mezcla la fantasía con la realidad, esto sucede prácticamente en todo el libro, pues es un diablo (algo ficticio) quien le explica al protagonista de la historia, Robert, conceptos matemáticos (algo real). No obstante el capitulo 10 “la décima noche”, no solo muestra conceptos matemáticos sino que le pone ilustraciones a matemáticos tan importantes como Gauss o el señor Fhi Bonashi.
      Por todo lo expuesto anteriormente me parece una obra lúdica que abarca muy bien ese toque divertido que poseen las matemáticas y que nos ofrece un campo diverso al que desgraciadamente en ocasiones vemos en los centros escolares: que tenemos que aprender las matemáticas para solucionar los problemas del libro de texto y que en la vida real no nos va a servir para nada.
      Considero que esto es un gran error, pues todos los descubrimientos matemáticos se deben al intento de solucionar un problema de la vida real.

  316. Valeria Soriano Linde - Grao Mestra Ed. Primaria Says:

    Cuando “El Diablo de los números” cayó por primera vez en mis manos, yo tendía unos 10 o 12 años. Fue mi padre, un enamorado de las matemáticas y de la geometría quien me lo regaló, queriendo transmitirme su amor por los números. Y quizás, entre él y el diablillo, consiguieron, durante mi infancia, hacerme comprender que las matemáticas están llenas de sorpresas y de misterio. Recuerdo que mi padre, por la misma época, me contó un día: “¿Sabes que las líneas paralelas, llegado un momento, se cruzan? Pero eres demasiado pequeña para entender cómo sucede esto, espera un y lo sabrás.” Y yo, como Robert, soñaba por las noches con líneas infinitas que se unían en el espacio sideral.
    Pero mi feliz historia matemática se transformó en ceniza durante mi adolescencia: mis profesores, uno detrás de otro, fueron quemando mi bandera blanca, mi símbolo de la paz hacia las matemáticas. Mis profesores, metamorfoseados en cientos de Señores Bockel, me persiguieron con sus métodos asustadizos, y yo acabé declarándole la guerra a los números. Ni la voz de mi padre ni el recuerdo del viejo diablo me hicieron cambiar de posición.

    Lejos está hoy toda esta aventura escolar y, de repente, vuelvo a tener entre mis manos al “Diablo de los números”. Aunque es un libro que recordaba con mucha ternura, leyéndolo, me he dado cuenta de que me había olvidado de todos los temas que se recorren a lo largo de sus capítulos oníricos. De hecho, cuando en clase vimos la secuencia de Fibonacci, ni un rayito de memoria me iluminó con el diablo y los conejos…

    Pero, ¿qué decir de esta relectura? Ahora soy más mayor, estudio educación y me adentro en la didáctica de la geometría y de la aritmética, y por lo tanto, esta segunda lectura ha cobrado un significado totalmente nuevo para mí. Ante todo, pienso que “El Diablo de los números” es un gran libro cuyo valor reside, justamente, en borrar el rostro temido y receloso de las matemáticas, remplazándolo por uno lúdico y lleno de magia. Enzenserberg logra trasladarnos a un mundo donde la curiosidad matemática dirige al ejército de los números.

    Por eso, pienso que este libro no está escrito para aprender matemáticas, pero para mostrarnos – y a nosotros, futuros educadores más que a nadie – que los conceptos matemáticos pueden enseñarse de manera vivaz e intrigante, despertando el deseo de aprender y comprender. Comprender los cómo y los por qué. Creo que la clave de este libro está precisamente en la transformación del lenguaje matemático. Muchos la consideran un error, pero yo la veo como la barita mágica que lo cambia todo: el autor nos demuestra que el conocimiento lógico-matemático debe comenzar con la adquisición de los contenidos –los conceptos- para después llegar a su escritura simbólica – el lenguaje. Si Robert, metáfora de todos los niños, llega a entender el concepto de raíz cuadrada o de permutación, ¿qué más da que lo llame “sacar un rábano” o “¡pum!”? A lo largo de la historia y de las civilizaciones, los contenidos matemáticos han mutado sus apelaciones, y no por ello han perdido su esencia. Las ideas humanas son eternas, pero el lenguaje es efímero.

  317. Lorena Sanmarco Blanco . 2º curso de Grao en Mestra de Educación Primaria. CLEO 1.

    El diablo de los números é un libro bastante interesante e ameno, xa que ensina matemáticas dende unha perspectiva diferente e que che fai pensar por ti mesmo a solución. Ademais que che ensina as matemáticas relacionadas coa vida cotiá para que poidas ver que as matemáticas están relacionadas con todo o noso entorno. O libro tamén reflexa un aspecto importante que ocorre actualmente a maioría das veces, que é o odio que senten a maioría dos alumnos hacia as matemáticas, isto a maioría das veces ocorre porque non as entenden e non saben como manexalas; polo que Robert representa isto no libro, así como cando o diablo lle vai ensinando desde outra perspectiva as matemáticas se ve que lle van gustando máis.
    Si que se podería aproveitar para utilizar didacticamente en clase, xa que algúns formas de ensinar números e fenómenos matemáticos que son complicados de entender para os alumnos, si se explican dende unha forma como a que se ve no libro pode resultar máis fácil para que os alumnos a comprendan e entendan, así como poden chegar a relacionar algúns fenómenos matemáticos entre sí, tamén como resolver problemas de forma máis sinxela a través deste fenómenos. En clase poderíase traballar a partir deste libro, partindo de capítulos concretos e así tratalos de forma dinámica en clase, tratando de que os alumnos entendesen os fenómenos de maneira fácil. Así podendo despois facer que relacionen os contidos dos distintos capítulos para poder resolver diferentes problemas da vida cotiá. Unha obxeción que pode ter o libro é que algúns dos contidos son bastantes complicados para a idade dos alumnos, xa que estes contidos a maioría das veces non se ensinan en primaria, e si se ensinan é de maneira encuberta, é dicir, que os alumnos non saben como se lles chama a eses fenómenos ou nin se decatan do que fixeron, polo que estes contidos serían para os cursos máis altos de primaria, para que poidan entender ben algúns dos conceptos.
    En definitiva, os contidos que se ensinan no libro si que son bastante interesantes para ensinar en primaria, pero sobre todo a metodoloxía que se utiliza para ensinalos xa que se fai de forma dinámica e entretida, ademais relacionandos co entorno habitual polo que se entenden de forma máis fácil.

  318. Fernando González Bao. 2º Curso, Grado en Maestro de educación primaria (Grupo de mañana) Says:

    Bueno terminé de leer el libro hace unos días y la verdad es que me parece un libro muy interesante al acercar un poco las matemáticas al “día a día” del alumno, y además demuestra de forma muy sencilla conceptos que, tal y como vienen, se entienden perfectamente, pero que en el fondo suele costar mucho coger la esencia del mismo al alumnado (raíces cuadradas, factoriales…). La lectura la verdad se hace entretenida, aunque en algún momento sí que es cierto que se necesita una desconexión del libro por un tiempo. Además, añade actividades que se pueden realizar “in situ”, lo que veo muy positivo.

    Pasando a una perspectiva más didáctica, creo que el libro puede ser mejorado en algunos puntos. Ya para empezar, la utilización de eufemismos en vez de los conceptos reales (Rábano, “pum!”…) lo veo un gran fallo, ya que son conceptos que a medida que se avanza en la carrera académica se vuelven más y más básicos y hay que tenerlos claros. Creo que incluso al llamarlos por su nombre se fomentaría la pérdida del miedo a las matemáticas: si te explican lo que es cinco factorial, es posible que la próxima vez que escuches “factorial” tengas bastante más claro a lo que se refiere.

    El nivel que muestra el libro es no el que se pide en la educación primaria, pero sí el que se puede obtener en esta etapa. Al exponer los conceptos de una forma entretenida, práctica y atractiva facilita la asimilación de los mismos, por lo que no sería difícil que un alumno que esté en sexto tras haberse leído este libro (y se le haya explicado un poco de matemáticas) sepa resolver números factoriales y tenga claros varios conceptos sobre por ejemplo la infinidad de los números, los números que son divisibles, etc.

    Desde mi punto de vista, el libro está muy bien para ser trabajado en clase, pero realmente no creo que un alumno de primaria sea capaz de leerlo por su cuenta y entender todos los conceptos, aplicándolos a la perfección. Me parece un interesantísimo apoyo para la clase, pero que precisa trabajo tanto por parte del alumnado en la lectura como por parte del profesorado para la matización y adaptación de los contenidos del libro a sus alumnos.

    En conclusión, “El diablo de los números” me ha parecido una lectura relativamente amena, entretenida, y que expone de una nueva forma las matemáticas, haciéndolas no sólo más atractivas, sino en muchos casos, más sencillas de lo que la mayoría de los profesores las hacen. Creo que se trata de un recurso muy valioso con el que se puede contar en el proceso didáctico hoy en día.

    • Estefanía Gómez Mesa grado mestre primaria Says:

      Siempre había oído hablar de este libro y sentía bastante curiosidad por él, pero al final si no por una cosa por otra, siempre fui posponiendo su lectura. Las razones por las que quería leerlo eran porque yo me considero una “persona de letras” y siempre se me han dado fatal las matemáticas. De alguna manera pensaba que si leía este libro me pasaría como a Robert; creía que me iba a ayudar a entenderlas o al menos que me sintiera un poco atraída por ellas. Sin embargo, tengo que admitir que a mí esto no me ha ocurrido. En realidad, el libro me ha decepcionado bastante, creo que tenía demasiadas “esperanzas” puestas en él y no ha sido un libro por el que me haya sentido muy atraída al leerlo. De la misma manera, considero, que aunque conmigo no haya funcionado en lo que a “matemáticas” se refiere, es un libro muy valioso a nivel metodológico y del que se puede aprender mucho. Yo se lo recomendaría a los profesores de matemáticas para que enseñasen los contenidos de una forma más atractiva y sus clases resultasen más interesantes, pero no es un libro que yo, como futura profesora, recomendaría a mis alumnos.

    • Estefanía Gómez Mesa 2º mestre primaria Says:

      En primer lugar tengo que decir que siempre había oído hablar de este libro y sentía bastante curiosidad por él, pero al final si no por una cosa por otra, siempre fui posponiendo su lectura. Las razones por las que quería leerlo eran porque yo me considero una “persona de letras” y siempre se me han dado fatal las matemáticas. De alguna manera pensaba que si leía este libro me pasaría como a Robert; creía que me iba a ayudar a entenderlas o al menos que me sintiera un poco atraída por ellas. Sin embargo, tengo que admitir que a mí esto no me ha ocurrido. En realidad, el libro me ha decepcionado bastante, creo que tenía demasiadas “esperanzas” puestas en él y no ha sido un libro por el que me haya sentido muy atraída al leerlo. De la misma manera, considero, que aunque conmigo no haya funcionado en lo que a “matemáticas” se refiere, es un libro muy valioso a nivel metodológico y del que se puede aprender mucho. Yo se lo recomendaría a los profesores de matemáticas para que enseñasen los contenidos de una forma más atractiva y sus clases resultasen más interesantes, pero no es un libro que yo, como futura profesora, recomendaría a mis alumnos.

      En cuanto al aspecto “matemático” se refiere, tengo que decir que los contenidos que se explican en el libro me parecen asequibles a partir de 4º de Educación Primaria y creo que son contenidos que los niños/as pueden asimilar y entender perfectamente. Además, el contenido (curiosidades matemáticas, números primos, conjetura de Goldbach, números triangulares, triángulo de Pascal y algunas de sus propiedades, sucesión de Fibonacci y razón áurea, así como nombrar a algunos matemáticos importantes) me parece bastante acertado y me atrevo a decir que son cuestiones que aparecen en el currículo de educación primaria (al menos en el tercer ciclo). Sin embargo, un fallo que le veo al libro y para mí es bastante importante es el hecho de inventar nombres para los conceptos que se exponen. Creo que se deberían llamar a cada cosa con su nombre pues esto crea bastante confusión. No entiendo cual es el problema de hablar de números primos, raíces cuadradas, números naturales, etc. Son los conceptos con los que van a trabajar en el colegio y me parece que llamarlos números de primera, sacar un rábano o pum va a confundir a los niños que no creo que sean capaces de relacionar, a menos en educación primaria, estos nombres con lo que se usan en las clases de matemáticas.

      Por lo que respecta a la metodología, señalar que me parece muy acertada. El temor que siente Robert por las matemáticas es algo que le pasa a mucha gente y esto se debe principalmente a la forma en la que se enseña esta asignatura en el colegio. A mí sin ir más lejos las clases de matemáticas tanto cuando era alumna como ahora en este mes de practicum, era la asignatura más “rollo” y con este libro te das cuenta que se pueden enseñar los contenidos matemáticos de una forma mucho más atractiva y que resulte motivadora a los alumnos. De ahí, que considere que es un libro que los profesores de matemáticas deberían leer, pues creo que de éste se pueden sacar muchas ideas para explicar ciertos contenidos en el aula de una forma diferente a la tradicional o incluso se podrían trabajar con los alumnos algunos capítulos o realizar algunos de los ejercicios que se proponen.

  319. Lidia Martinez Castro 2º Curso Grao en Mestre de Educación Primaria Says:

    Cando me dispuxen a ler o libro, vin que estaba na mesma situación que o protagonista, Robert, porque as Matemáticas non eran unha das miñas materias favoritas e ademais os mestres de dita materia tampouco eran os mais apropiados. Por iso, ó sentirme identificada, creo que me foi mais sinxela a lectura e grazas a iso puiden pasar un rato entretido coas diferentes aventuras dos nosos personaxes.
    En cada soño, propoñíanse diferentes retos entre o diablo e Robert, desafíos que éste debía resolver despois da explicación do pequeno diablo. Ditas explicacións non son as que os mestres tradicionais de Matemáticas soen explicar, senón que lle trocaba os nomes as operacións e iso facía que por un momento non tiveses a sensación de tar estudando Matemáticas.
    Este recurso que emprega o diablo con Robert creo que tamén podería ser aplicable con nenos de Primaria, xa que o fin e o cabo os nomes das operacións non deixan de ser produto dunha convención entre persoas; por iso cada grupo de persoas pode ter o seu nome para as operacións. Simplemente basta con que todo o grupo use o mesmo término e todos o recoñezan. Con todo iso, creo que o libro podería ser moi didáctico e incluso pedagóxico, para o último ciclo de Primaria. Deste xeito estaríamos fomentando a lectura e o mesmo tempo tamén contribuiríamos a que os nenos olviden ese prexuízos que se soen ter sobre as Matemáticas.
    Por último dicir, que a lectura foi entretida e aprendín algunhas cousas que non sabía anteriormente por iso creo que é un libro do cal se pode sacar partido a calquera idade.

  320. Lucía Pardo Moure. Grao en mestra de Educación Primaria. 2ºCurso. Says:

    Cuando tenía alrededor de 10 años tuve una época en la que todo libro que encontraba en mi casa me valía para leer. De esta forma, apareció uno llamado “El diablo de los números” y, como en la contraportada del mismo ponía “de 8 a 88 años”, me dispuse a leerlo. De esta primera toma de contacto con él no guardo un buen recuerdo ya que muchos de los conceptos matemáticos que encontraba se me hacían incomprensibles y poco útiles. Incluso me llegué a “asustar” y frustrar con los números de Bonatschi (irónicamente, este libro busca que las niñas y niños pierdan el miedo a las matemáticas. Desde luego, cuando yo tenía 10 años no lo consiguió).

    Años después, más que un libro autodidacta para niños, lo veo como un texto pedagógico que muestra a las futuras maestras y maestros cómo deben enseñar las matemáticas para que los alumnos lleguen a entenderlas y no a aprenderlas ni memorizarlas sistemáticamente. Desde luego, este texto nos hace pensar “yo nunca seré como el señor Bockel” ni como algunos de los profesores que, desafortunadamente, nos encontramos durante la etapa de Educación Primaria (con una metodología más bien tradicional en la que las matemáticas se nos mostraban como un imposible o un conocimiento prácticamente incomprensible dado su nivel de abstracción). Este hecho me hace remitirme a un párrafo significativo del libro en el que Robert dice: “no sabía que hubiese tantos Señor Bockel en el mundo” a lo que Teplotaxl contesta: “eso no importa. No tienes por qué temerlos”.

    Así mismo, veo en este libro una crítica al currículum de matemáticas de la Educación Primaria. En concreto, al hecho de que un profesor se vea obligado a dar unos conocimientos de matemáticas en un período de tiempo muy reducido, sin preocuparse de si sus alumnos han alcanzado los conocimientos suficientes para pasar a otro nivel o si simplemente los han memorizado.
    De este modo, en el libro podemos ver como Teplotaxl dota a Robert de una base matemática (como, por ejemplo, enseñándole que todo parte del 1; las multiplicaciones; las fracciones utilizando ejemplos de la realidad con los chicles y personas; los tipos de números como los primos, los de Bonatschi, los triangulares, etc.) para, más tarde, poder alcanzar conocimientos complejos como cuánto miden las diagonales de un pentágono de lado 1 a partir de la división de los números de Bonatschi. De esta forma, Robert alcanza en unas cuantas noches un nivel matemático superior al que han conseguido sus compañeros de clase a lo largo de toda la etapa educativa (e incluso, un nivel mayor que el de su profesor) y sólo por dos motivos: porque el diablo de los números hace que Robert entienda las matemáticas y porque juntos van construyendo los conocimientos, al ritmo de aprendizaje de Robert.

    Por otro lado, y viendo que muchos de vuestros comentarios discrepan del uso que se hace en el libro de términos como “pum!” (en lugar de permutaciones) o “saltar” (en vez de elevar al cuadrado), yo creo que en una clase de matemáticas no estaría mal que ocurriese esto. Según la teoría de Bruner, en el proceso de aprendizaje debemos negociar los significados con nuestros alumnos, de modo que podamos interpretar un determinado conocimiento en grupo. Desde mi punto de vista, cuando me enseñaron a hacer raíces cuadradas me hubiera parecido interesante y hasta cómico que hubiéramos negociado en mi clase llamar a esa operación “sacar un rábano”, que no es lo mismo que el hecho de que tu profesor te diga “hoy vamos a aprender las raíces cuadradas”, término que tus hermanos mayores, tus vecinos o incluso tus padres te han presentado como algo dificilísimo e imposible de entender. No niego que sea necesario explicar cuál es el término aceptado por convención, pero desde mi punto de vista, no es necesario al principio del proceso de enseñanza.

    Para ir concluyendo, en el final del libro se nos muestra como los sueños de Robert se llegan a hacer real, no sólo por el hecho de que se despierta con la estrella “de la orden pitagórica”, sino porque es capaz de extrapolar los conocimientos aprendidos con el diablo de los números, a sus clases de matemáticas del instituto.

    Este libro no sólo es útil para que los estudiantes pierdan ese “pánico” a las matemáticas, sino que también en lo que se refiere al ámbito pedagógico, permite a los maestros llegar a ser “diablos de los números” que sepan enseñar a sus alumnos a entender las matemáticas; en definitiva, mostrarles que “lo diabólico de los números es lo sencillos que son”.

  321. Cristina Mallo García. Grao Mestra Ed. Primaria. 2ºCurso Says:

    Lo primero que debo señalar es que ya conocía el libro y tenía ganas de leerlo desde hacía bastante tiempo, me llamaba poderosamente la atención eso de que es un libro “para todos aquellos que temen a las Matemáticas” puesto que yo puedo incluirme dentro de ese club (o al menos dentro de los que nunca aprendieron a disfrutarlas).

    Quizás esta idealización del libro hizo que los primeros capítulos me resultasen decepcionantes, a Robert no le gustan las matemáticas (algo que le sucede a una parte importante de los niños), su profesor le plantea una serie de ejercicios aburridos que no contribuyen en nada a cambiar esta perspectiva (algo que le sucede a una parte importante de estudiantes de matemáticas) y de repente… el Diablo! Éste plantea una serie de actividades a Robert que se salen de lo habitual, ofreciéndole (¡por fin!) una visión diferente.

    Pero el Diablo sólo aparece en sueños (¿querrá decir eso que en el mundo real lo que plantea no es posible? ¿o que es más difícil?), sueños que siempre empiezan con Robert pasándolo mal (escurriéndose con las manos al rojo vivo por el bosque de unos, en medio del desierto, congelado…) y discusiones con el Diablo en las que éste se enfada muchísimo con Robert (¿quizás lo asocio con otros profesores que también perdían la paciencia en mis clases de matemáticas?) o en otros capítulos como el 9, en el que Robert se queja porque está enfermo y quiere descansar y el Diablo de los números lo obliga a seguir atendiéndole…

    Si bien es cierto que existen todas estas connotaciones negativas, también lo es que el autor, Hans Magnus Enzensberger, intenta contrarrestarlas con expresiones positivas por parte de Robert “A Robert no le importaba que el diablo de los numeros le asediara en sueños de vez en cuando.” (p.47), “Robert se despertó. (…) no pudo por menos que reírse al pensar cómo había arrinconado al diablo de los números.” (p.26), “¿Qué pasaba con el diablo de los números? (…) ¿Se habría simplemente olvidado de Robert? ¡Adiós a los sueños!, habría significado eso. Y esa era una idea que a Robert no le gustaba nada.” (p.229). El autor consigue transmitirnos como poco a poco Robert va disfrutando con todo este proceso, con lo que la imagen del diablo cambia a su vez.

    Si nos ceñimos al uso que daría al libro, yo creo que los alumnos del tercer ciclo de Primaria podrán leerlo sin grandes dificultades, pero particularmente yo optaría por trabajar en el aula con capítulos sueltos (me encanta el de los números triangulares, por ejemplo). Un aspecto que no me ha gustado a este respecto, es el hecho, ya comentado en clase, de que los conceptos matemáticos no son denominados por su verdadero nombre y eso puede inducir a una gran confusión por parte de los niños, ya que una de las principales dificultades reside precismente en distinguir los conceptos. Otro aspecto que debo destacar es el hecho de que sólo al final Robert recapacita sobre las pocas mujeres que se encuentran en el infierno/cielo de las matemáticas y que además, “tampoco se les tomaba especialmente en serio” (p.240). Posiblemente está visión podría modificarse sustancialmente con el simple hecho de que fuese una “diabla” de las matemáticas quién enseñase a Robert.

    Por último añadir, que me encanta en guiño a la sociedad pitagórica con la medalla de la estrella de cinco puntas y el positivo mensaje final del libro: al final, todas las aventuras con el diablo de los números sirven para resolver los aburridísimos planteamientos del señor Bockel, es decir, podemos hacer amena la cotidianidad tediosa a poco que nos esforcemos.

  322. lucia Says:

    algien me puede decir en las partes en las qe se divide este libro lo necesito uurgentemente

  323. Cristina Rivas Pampín Says:

    Comentario El diablo de los números
    Grado en Mestro/a en Educación Primaria. 2º curso. Grupo mañana.

    Este libro cuenta la historia de Robert, un niño que odia las matemáticas. Su profesor no las explica de una manera que Robert las entienda por lo que nunca aprende nada en clase.

    Una noche al dormirse, Robert sueña con un diablo llamado Teplotaxl.

    Teplotaxl es un diablo de las matemáticas que durante 12 noches seguidas le explica diferentes temas matemáticos de una manera original y mágica. De esta manera consigue que el niño pierda el odio que tenía a las matemáticas y que incluso le gusten.

    Este libro me ha gustado, es una lectura adaptada al público más joven por lo que considero que es apta para el alumnado de Primaria.

    Desde un punto de vista didáctico es un libro interesante, ya que nos muestra un ejemplo de una asignatura que se puede entender mejor si la explicamos de un modo agradable y entretenido. Además también podemos utilizarlo para explicar la materia en clase ya sea mediante la lectura de un capítulo o inspirándonos en el libro y adaptando las explicaciones para que sean atractivas y comprensibles.

    La historia de Robert me ha hecho recordar mis años de estudiante odiando las matemáticas hasta que di con una profesora que me hizo entenderlas.

    Por último decir que este libro me ha hecho pensar sobre determinadas cosas que odiamos o no nos gustan porque no las entendemos, nos parecen complejas o tenemos prejuicios negativos sobre ellas.

  324. Antonio Says:

    Antonio García Vinuesa. 2º de Educación Primaria

    En términos generales el libro me ha gustado mucho. Como ya indicó María Teresa en clase un punto que no me gusta es el hecho de que cambie los nombres de conceptos matemáticos como raíz cuadrada, factorial, etcétera o incluso el propio nombre de Fibonacci, cuando sin embargo en la última noche cuando viajan al infierno (cielo) de los números, al resto de matemáticos que encuentran si que los nombra por su nombre real como a Gauss, Klein. Euler o Pitágoras. Creo que esto puede confundir al alumnado o a cualquier lector que no esté familiarizado con las Matemáticas a la hora de ampliar información sobre ciertos conceptos o sobre el propio Fibonacci. Por otro lado, trabajando con el libro en clase puede ser una oportunidad para proponer al alumnado un ejercicio de búsqueda, verificación o identificación de los términos y personajes que el autor menciona.
    Por el resto sólo puedo decir que me ha gustado la lectura y que creo que puede ser una lectura interesante para trabajar en Primaria, ya sea con la lectura completa del libro o por capítulos según lo que nos interese trabajar. Podría destacar el hecho de que para conocer los números no es tan necesario el orden de menor a mayor y que puede ser una manera divertida y eficaz de enseñar y aprender los números a partir de secuencias que entrañan algo más que el simple orden numérico, como hace Teplotaxl, que por cierto no es nadie real, tenía la ilusión de que fuera algún matemático que no conociera. Las diferentes secuencias como la secuencia de Fibonacci o los números triangulares pueden promover el interés del alumnado de un modo más atractivo que los ejercicios típicos del libro para trabajar la suma o la resta. El hecho de que a partir de estas secuencias y los resultados de las sumas o restas que se obtengan tengan cierta información escondida interesante favorece el trabajo con estos algoritmos en vez de simplemente ser números sin ningún significado más que ser el resultado de esas restas y sumas.
    Otro contenido interesante que se puede trabajar con este libro y desde las matemáticas es la igualdad de género, me ha encantado que Robert estuviera atento al hecho de que entre tantos diablos de los números sólo hubiera cuatro o cinco mujeres, aunque Teplotaxl ya podría haber mencionado el nombre de alguna.
    Una lectura entretenida, divertida y educativa. He descubierto muchas cosas que no sabía y que me han sorprendido y agradado mucho.

  325. motyu Says:

    saben que es en la vida real Bonatschi

    • Paloma Gómez Moares Says:

      El diablo de los números de Hans Magnus Enzensberger.

      Comentario de Paloma Gómez Moares, 2º curso, Especialidade Primaria, curso 2013-2014

      Daniel Dafoe publico en 1719 el libro “La vida e increíbles aventuras de Robinson Crusoe, de York, marinero, quien vivió veintiocho años completamente solo en una isla deshabitada en las costas de América, cerca de la desembocadura del gran río Orinoco; habiendo sido arrastrado a la orilla tras un naufragio, en el cual todos los hombres murieron menos él. Con una explicación de cómo al final fue insólitamente liberado por piratas. Escrito por él mismo” o, tal y como lo conocemos hoy en día, Robinson Crusoe. Este libro se considera la primera novela en lengua inglesa, y supuso no solo el inicio de un género narrativo, sino también que los autores empezaran a tratar temas divulgativos usando la escritura de una manera lúdica para un publico generalista y no necesariamente especializado en un área concreta de conocimiento. El libro que aquí nos ocupa sigue la dinámica iniciada hace 295 años: nos introduce en un mundo fantástico pero no solo con el único objetivo de divertir, sino para divulgar el conocimiento de las matemáticas en general.

      Es un libro que parece orientado a un público joven, que se sentirá identificado por su protagonista. Yo creo que es un libro muy adecuado para niños y niñas de tercer ciclo de primaria, de 10-11 años. Es un libro que se puede incluir fácilmente en la docencia. Se adapta al currículo de primaria vigente en Galicia que sigue el Decreto 130/2007, del 28 de julio, por el que se establece e currículum de la educación primaria en la Comunidad Autónoma de Galicia (DOG del 9 de julio de 2007), que tiene en cuenta la capacidades de abstracción de los niños según su edad. En mi opinión, una lectura anterior de este libro por parte de los niños y niñas será una lectura meramente lúdica, porque solo aquellos que tengan un desarrollo adelantado a su edad serán capaces de entender ciertos conceptos por las capacidades de abstracción que requiere.

      Personalmente, no me gustó que el autor no utilizarse la nomenclatura oficial de los conceptos matemáticos de los que se trata en el libro. Metodológicamente, yo no soy partidaria. Mediante el lenguaje le damos un nombre a las cosas, a las personas y a los conceptos. ¿Por que no utilizarlo entonces e inventarnos otro diferente en una novela divulgativa?. De hecho, creo que la falta de relación de lo que se comenta en el libro con lo que se ve en el aula lo único a lo que contribuye es mantener la dicotomía entre aula y la vida real del alumnado, cuando hoy en día se nos pide cada día más a los docentes que dentro de nuestras posibilidades llevemos la vida real al aula y mostremos la relación directa entre los conceptos y las competencias trabajadas en el aula con la vida diaria del alumnado mediante actividades y tareas. Además, esto es algo motivante para el alumnado. De la misma manera, cuando se escribe una novela divulgativa, el autor debería tener esto en cuenta y facilitar que el lector identifique conceptos que ya conoce indicando su nombre oficial. Bien es verdad que esto es una cuestión de modas didácticas y metodológicas, y este libro fue publicado por primera vez en 1997.

      El libro tampoco tiene en cuenta la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, un valor transversal importante que no ha preocupado al autor. Aunque se dice que algún día las mujeres serán buenas matemáticas en un momento determinado (en el capítulo de la duodécima noche) y que quizás el jefe de los diablos de los números sea una mujer (dice el jefe, no la jefa; y puede que sea este un problema de traducción del alemán, que el autor lo haya escrito en género neutro, y el traductor lo haya traducido en masculino genérico al castellano, pero lo que está claro es que no lo escribió en femenino… y esto me hace pensar ¿y por que no?), las figuras que aparecen en la novela son casi todas masculinas. Los protagonistas son masculinos, Robert y el diablo, y siendo una novela de fantasía, no aparece ninguna diabla, por ejemplo. Esto solo contribuye a mantener los estereotipos culturales donde se asume que todo lo referente con la ciencia y las matemáticas es un mundo dominado por los hombres y que las mujeres puede que tengan una presencia marginal en el futuro, cuando de hecho ya hoy en día no es así. Esto no va a hacer que las niñas que lo lean se sientan tan identificadas como los niños que lo lean. Otro elemento es la madre de Robert, que tiene una presencia en el libro donde se mantiene el rol tradicional madre-cuidadora. No se menciona para nada al padre. ¿Es que no lo tiene Robert? ¿No lo cuida?.

      También he echado de menos en el libro que se mostrara la relación entre música y conceptos matemáticos. Quizás esto debido a mi propia experiencia. Por ejemplo, yo entendí realmente las fracciones y aprendí a abstraerlas con la música. Aprendí más matemáticas en clase de música y tocando el piano que en las aulas de lo que entonces era la EGB.

      Pese a todo esto, creo que es un libro que merece la pena utilizar en el aula en los últimos cursos de primaria, e incluso recomendárselos a los alumnos de cursos superiores para que lo disfruten. Es entretenido, le hace pensar al lector, e incluso sugiere ejercicios para aquel lector que disfrute con ello. Yo ya se lo he recomendado a los alumnos y alumnas de una clase de 1º de la ESO en la que estuve de guardia. A ver cuantos de ellos se animan.

  326. vianey Says:

    oues se me hiso algo aburrido largo pero interesante xc

  327. hanii Says:

    ami me parece muy interesante el libro de el diablo de las matemáticas porque te enseña que todo es divertido en la matematica aprendi muchas cosas que yo no sabia 😄

  328. alexa+kamii B Says:

    es algo increible q nos hace ver mas faciles las matematicas porq a muchos no les gusta este se puede aplicar en cualquier momento ha sido para mi una novela que me ha hecho ver las matemáticas de otra manera, como un juego.
    y espero q les guste …

  329. Alberto López Castro - 2º Grado en Ed. Primaria Says:

    Me pareció un libro realmente entretenido y fácil de leer, aunque en algunas partes me tuve que parar a pensar lo que quería demostrarle el diablo a Robert. Aprendí mucho a lo largo de todos los capítulos. Lo que iba explicándole el diablo a Robert me resultó sorprendente.
    Creo que este libro es adecuado para el tercer ciclo de Primaria en adelante, ya que relata una historia de un niño al que no le gustan las matemáticas, con el que se pueden sentir identificados, usando un lenguaje apropiado para su edad y sin usar ningún tecnicismo (por el contrario, el diablo utilizaba términos sencillos e incluso cómicos, para que Robert comprendiera e interiorizara los conocimientos matemáticos que le estaba enseñando). Pienso que este libro pude contribuir a la motivación e interés de los niños y niñas por el aprendizaje de las matemáticas, ayudando a que las puedan comprender mejor, y de una manera más divertida y amena. Incluso se podría ir leyendo poco a poco en clase, entre todos (también se podrían usar las horas de lectura), fomentando así, que leyendo se aprende y que por tanto, es un hábito que deben practicar en sus casas.
    Aparte de esto, me gustaría resaltar la evolución de Robert a lo largo de la historia. Primero no quería saber nada acerca de las matemáticas, a causa de la mala experiencia que tenía con dicha asignatura en el colegio. Pero luego, cuando empezó a comprenderlas gracias al diablo de los números, le empezaron a gustar e incluso se llegó a sorprender y a entusiasmar (igual que me ocurrió a mí) con las lecciones que le daba el diablo Teplotaxl durante sus sueños (si es que lo eran…), terminando por querer saber más y más cosas.
    En conclusión, este libro puede ayudar a los estudiantes a comprender la importancia de las matemáticas y a aprender a disfrutar de ellas, así como al profesorado de la materia, le puede resultar interesante para la motivación del alumnado. Recomiendo a la gente que lo lea, aunque no le gusten las matemáticas, y tengan la edad que tengan. Quizás les ayude a cambiar su visión acerca de las matemáticas (o a empeorarla, quien sabe…). A mí me ayudo a despertar mi curiosidad por las matemáticas (espero que a todos los que lo lean, también). Es un libro que sin duda alguna, volveré a leer.
    P.D.: ¡Qué insensibles fueron al final! ¡Se pudieron dar un abrazo o algo!

  330. EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    Robert es un niño al que no le gustan las Matemáticas. Está harto de soñar, sus sueños sólo lo engañan, sueña con un pez que lo quiere comer y con un tobogán por el cual se tiene que tirar.

    Un dia su sueño cambia y aparece el diablo de los números, Robert le comenta que odia todo lo que tiene que ver con las Matemáticas, las ve inútiles y difíciles. Para Robert su percepción de las matemáticas va a cambiar ya que durante doce noches, el diablo de los números le hará ver que esas Matemáticas a las que el tiene tanto miedo son más fáciles de lo que él creía.

    La primera noche el diablo de los números le muestra el número uno, le muestra que con él puede hacerlo casi todo, de hecho, se pueden crear los otros números a partir del uno.

    La segunda noche el diablo de los números le mostró a Robert los números romanos, lo hace para demostrarle la importancia que tiene el cero, los romanos no lo tenían. Le muestra que sin el cero no sería posible hacer muchas cosas, y que por ello, los romanos al no tenerlo, tenía que escribir las fechas con un montón de letras.

    En la tercera noche el diablo de los números propuso a Robert dividir, le mostró que en algunos siempre queda resto y que en otras no, le habla de los números de primera.

    Es la cuarta noche, el diablo de los números y Robert están junto al mar. Hablan sobre los números decimales.

    La madre de Robert está preocupada, el niño saca malas notas y no duerme. Es la quinta noche, Robert se encuentra de nuevo con el diablo de los números, hace mucho que no se veían porque este último estaba de vacaciones. Comienzan a hacer triángulos con cocos, averiguando de esta manera como sigue la serie de números, esto desencadena en el concepto de números triangulares.

    En la sexta noche, el diablo de los números se muestra sentado en una silla en un campo de patatas, éste habla sobre viejo bonatchi y de sus números, para mostrárselos a Robert, desatornilla el extremo de su bastón y saca un fino rollo de papel, era un papiro en el cuál estaban escritos los números Bonatchi. Para que lo entienda de mejor manera, aparecen dos diminutas liebres blancas, eran un macho y una hembra, en un mes se vuelven adultas y se hacen pardas para tener hijos. Cada mes tienes dos hijos, pero en ese campo de patatas, un mes dura solo 5 minutos. Robert pudo ver que los conejos se multiplicaban de forma estrepitosa.

    La madre de Robert sigue preocupada, ahora está metido todo el día en su cuarto y en vez de hacer los deberes pinta liebres, se pasa todo el dia murmurando números y números. Cuando se va a la cama mete un rotulador gordo en el bolsillo. Una vez en su sueño, el diablo lleva a Robert a a una casa blanca en forma de cubos, con esos cubos se dispusieron a hacertriángulos, aparecieron en ese triángulo (monitor) los números de bonatschi, según el diablo, la idea del triángulo la inventó un chino.

    Robert comienza a soñar, es la octava noche, sueña con el colegio, están todos sus amigos en clase pero en vez de entrar en ella el profesor, entra el diablo de los números, en este capítulo se juega con la probabilidad, por lo que Robert coge su calculadora y vuelven al triángulo numérico.

    La novena noche Robert pregunta por el cero y éste sale debajo de su cama porque dice que está enfermo, entonces el diablo le dice que se vaya. El diablo ya ha hecho formar a los números y salen en fila los números normales (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10…), los números impares (1, 3, 5, 7, 9, 11…), los números de primera, los números de Bonatschi, los triangulares, los saltarines etc… Más tarde le habla de los quebrados.

    La décima noche el diablo le enseña, que con todos los números que vieron el péndulo oscila cada vez más hacia una cifra media (1, 618 033 989…), dando en las clases de números este mismo resultado. También le enseña, por medio de un pentágono y otras figuras geométricas, que esta cifra no sólo se aplica a los números.

    Es la undécima noche el diablo le cuenta a Robert que uno de sus colegas, Lord Russell, intentó hacer una demostración y con el paso del tiempo alguien comprobó que era falsa, por eso con los números todo debe ser comprobado.

    La última noche el diablo de los números le da una invitación a Robert para una cena con un nombre diferente, Teplotaxl. Allí se encuentran con muchos matemáticos famosos como el inglés Lord Russell, el alemán Klein, el profesor Cantor, Euler y Gauss, Bonatschi, Pitágoras, el inventor del cero, etc. Al terminar la cena Robert es condecorado como aprendiz, con una estrella de cinco puntas. El diablo de los números desaparece despidiéndose de él y diciéndole que debe seguir adelante solo. Cuando se despierta ve en su cuello el colgante que le había dado en diablo en sueños. Una vez en clase, Robert soluciona un problema complejo en clase y agradece tocando su estrella de cinco puntos al diablo haberle enseñado tantas cosas.

    Este libro es el adecuado para niños de 6º de primaria, es una buena forma de familiarizarlos con las matemáticas y de que no le cojan el miedo, que no vean las matemáticas como un obstáculo sinó como un juego. Este libro es muy creativo, es sencillo en su descripción y muy fácil de leer, además de entretenido y divertido. Me llama mucho la atención el lenguaje que tienen tanto el diablo de los números como el protagonista, Robert, ya que utilizan un lenguaje muy coloquial, lo que evita el formalismo en el libro

  331. Laura Sue Sánchez Rego (Mestre Educación Primaria) Says:

    EL DIABLO DE LOS NÚMEROS

    Robert, como moitos outros nenos, aborrecía as matemáticas. Ademais sempre se queixaba dos seus soños que, en ocasións, volvíanse pesadelos e, segundo el, sempre lle tocaba facer o “papel de tonto”. Ata que un día, nun dos seus extraños soños, aparecéuselle un demo un tanto peculiar. Robert, ao principio, pensaba que ese ser desfrutaba tomándolle o pelo, falándolle das matemáticas e da súa importancia e aplicacións que teñen na vida cotiá. Dende a primeira noite, o demo comezou a suxerirlle unha serie de cuestións matemáticas ao pequeno, para o cal a ciencia dos números non tiña a penas relevancia nin interese. Robert respondía a todas elas desprezando esta ciencia e queixándose do pouco atractivas que lle parecían as Matemáticas que estudaba no colexio, onde o seu profesor, o señor Bockel, impartía esa materia sen espertar o interese no alumnado mentres devoraba trenzas durante as clases. Pero o demo dos números, pouco a pouco e, a pesar de enfadarse en ocasións co pequeno Robert, foi espertando no neno unha curiosidade por tentar respostar ás súas preguntas. O demo trataba de que Robert vise con exemplos moi sinxelos e pretos de el a importancia das Matemáticas, non só como unha ciencia a estudar para un futuro, senón que tamén como parte do seu día a día.

    Durante doce noites o demo escolle unha serie de conceptos matemáticos que utiliza para involucrar a Robert na busca de respostas ás súas preguntas. Comeza, na primeira noite, coa explicación do número 1 como base de todos os demais números, para seguir con outros temas como: a evolución dos sistemas numéricos durante a historia, na cal explica que o número 0 (que para nós parece imprescindible á hora de numerar ou comprender certas cousas) non existía para os romanos, por exemplo; os números primos e a serie de Bonatschi, entre outros moitos, ata chegar a conceptos máis complexos como a botella de Klein.

    O demo conseguíu que o pequeno Robert tivese unha visión moito máis positiva das matemáticas, espertando nel o interese e mesmo o gusto por elas. O neno a pesar da súa cabezonería nun primeiro momento, rematou por comprender moitos conceptos matemáticos a modo de xogo.

    A obra paréceme interesante e fácil de seguir. Ás veces pode parecer un pouco liosa na explicación de certos conceptos non de todo comúns. Pero aínda así creo que podería utilizarse como un recurso didáctico no que aqueles nenos/as que aborrecen as matemáticas, ao igual que Robert, poidan achegarse un pouquiño máis a elas cos exemplos sinxelos do demo, o cal en ocasións lle da un certo grao de comicidade. Aínda que para Educación Primaria quizais sexan un pouquiño complexas algunhas das cuestións propostas.

  332. Lúa Verde Alén ( 2º en Grao en Educación Primaria) Says:

    Este libro trata dun neno chamado Robert, que odia as matemáticas. O seu profesor non as explica de xeito que el as entenda, e parécenlle moi aburridas, tampouco participa activamente nas clases, e di que non aprende nada, de feito, o único que di aprender do seu profesor é o seu gusto polas trenzas, xa que sempre aparecen en todos os problemas ou exercicios.
    Unha noite Robert, en lugar de ter os pesadelos que adoitaba ter cada noite, soñou con un diaño, que lle dixo que era o diaño dos números. No soño comezou a explicarlle matemáticas dun xeito que endexamais aprendera. Soñou con el durante doce noites, nas que o demo facíalle preguntas e o neno, intrigado, trataba de resolvelas. Gustáballe tanto soñar co demo e aprender cousas das matemáticas, que ata un día comezou a levar un rotulador aos seus soños, para poder anotar o que o demo lle ensinaba, e non esquecelo.
    De este xeito, o neno deixou de odiar as matemáticas, grazas ao demo, e non só iso, senón que fixo que lle gustasen.
    Penso que este libro é moi interesante dende o punto de vista didáctico. O que o autor pretende mostrar é que debemos tratar de ensinar as matemáticas dun xeito máis divertido, no que os nenos poidan participar e con exemplos da súa vida cotiá.
    Tamén serve para os que lle teñen un certo temor ás matemáticas, xa que lendo este libro quizais poidan perdelo, ou polo menos deixar de odialas, e darse conta de que as veces non son tan complicadas se son explicadas dun xeito sinxelo e imaxinativo, e o lector pode entender moitos conceptos matemáticos que ata o momento non entendera.
    Serve tamén como unha reflexión cara as cousas que descoñecemos ou non entendemos e dicimos odialas, como pasa as veces coas matemáticas, e faite pensar en que quizais moitas outras cousas, sen ser necesariamente as matemáticas, ao ser explicadas doutro xeito e miradas dende outro punto de vista, poden chegar a entenderse e mesmo a gustarche.
    Creo que este libro pode recomendarse para nenos de primaria, xa que as explicacións son sinxelas e pode crear nos nenos un interese polas matemáticas, pero recomendaríao tamén a todo tipo de público, incluído adultos, xa que pódese aprender moito lendo este libro.

  333. Sheila Puñal Gerpe (Grado en Educación Primaria) Says:

    Como pode chegar un neno que practicamente odia as matemáticas a sentir admiración e curiosidade por elas? A comprender problemas e contidos matemáticos difíciles como algo sinxelo? Parece unha tarefa case imposible mais o diaño dos números non se lle resiste nada e vaino conseguir con Robert, adentrándose nos seus soños para vivir unhas aventuras irrepetibles e únicas.

    Noite tras noite o diaño dos números vaille ir mostrando mediante diferentes escenarios, trucos e xogos o abraiante mundo dos números e mesmo, a personaxes importantes da historia das matemáticas ( Gauss, Pitágoras, Klein, Eratóstenes…). Isto non só consegue que as matemáticas empecen a ser divertidas para Robert, senón que incluso o motivan para seguir descubríndoas.

    É sen dúbida, desde o meu punto de vista, un libro excepcional en canto ao tratamento que fai dos contidos matemáticos, resultando estes amenos e interesantes. Sérvese de metáforas, representacións gráficas e mesmo a invención de novos termos (números saltaríns, rábanos…) para chegar a comprender a lóxica de certas realidades que moitas veces aprendemos, sen percatarnos de que detrás delas hai toda unha explicación.

    Mais no tocante o nivel narrativo que ofrece é, ao meu parecer, moi pobre. O argumento do primeiro soño vaise repetindo case do mesmo xeito no resto dos capítulos, sen aportar ningunha sorpresa ou misterio. Isto é o que fai que resulte un pouco monótono, non conseguindo en moito casos enganchar ao propio lector.

    Esta tamén é a razón pola que non o recomendaría como lectura obrigatoria en Educación Primaria, xa que se podería facer moi ardúa. Mais si o aconsellaría como recurso didáctico para introducir certos temas de matemáticas, mediante a lectura dun capítulo ou mesmo a representación teatral deste, sempre que se plantexe ben. Isto, de feito, pode incluso chegar a espertar certa curiosidade nalgún neno/a que pode continuar coa súa lectura, mais sempre por pracer e nunca por obrigación!

  334. Diego Suárez Alfonso (2º Grado Educación Primaria) Says:

    En este libro se narran los sueños matemáticos que Robert, el protagonista, tiene durante doce noches. En ellos los protagonistas principales son Robert, el diablo de los números y las matemáticas. A lo largo de la historia se observa una transformación en Robert, al principio es un niño que odia las matemáticas (quizás debido a su profesor de la escuela) pero sueño tras sueño con el diablo de los números, le va cogiendo el gusto a a estas hasta que al final siente un gran interés por ellas.
    En los sueños, el diablo le va explicando a Robert diferentes conceptos matemáticos de una manera atractiva y donde el protagonista participa, no como hacía su profesor de matemáticas del colegio. En estas explicaciones el diablo actúa como guía, preguntándole cuestiones sencillas a Robert y creando en él un interés por lo que está aprendiendo. Utiliza también ejemplos con elementos de la vida diaria.
    Este libro, de fácil lectura incluso para niños de primaria, resulta interesante ya que creo que puede ayudar a crear en el lector un interés por las matemáticas o por lo menos que este pierda se familiarice con ellas y pierda el temor que pueda tenerles. Las explicaciones que aparecen en el libro son muy sencillas de comprender, a mí personalmente me gustaron las de estadística ya que algunos aspectos recogidos en el libro sobre este tema eran desconocidos para mí.
    Por otra parte creo que la utilización de nombres ficticios para denominar ciertas operaciones o conceptos matemáticos puede dar lugar a dudas y confusiones en el lector (sobre todo si este es un niño/a que aún no conoce los términos reales equivalentes a esos nombres ficticios).
    En general creo qu